Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-04-2018

Resea de La tragedia de nuestro tiempo. La destruccin de la sociedad y la naturaleza por el capital, de Andrs Piqueras
Para saber a qu atenerse

Salvador Lpez Arnal (editor)
El viejo topo


El autor de esta tragedia de nuestro tiempo (una formulacin muy ajustada) es un viejo conocido de esta revista. Es profesor titular de Sociologa en la Universidad Jaume I de Castelln (qu nombres tan curiosos, por cierto, tienen algunas universidades!), donde ha sido director del Observatorio Permanente de la Inmigracin. Actualmente es miembro del Observatorio Internacional de la Crisis. Entre sus numerosos libros, notas y artculos cabe citar: La opcin reformista: entre el despotismo y la revolucin. Una explicacin del capitalismo histrico a travs de las luchas de clase.

El libro que comentamos tiene la siguiente estructura: Prlogo de Luis Enrique Alonso -"Cartografiando el sinsentido"- que no deben pasar por alto; Introduccin. Parte I (cinco captulos). Un capitalismo que se apaga. Parte II (tres captulos). No hay economa sin sociedad. El difcil camino de la reconstruccin social. Parte III (Introduccin y tres captulos). Ni economa ni sociedad existen fuera de la naturaleza. La reconstruccin del medio socionatural: de la naturaleza social abstracta a la sociedad-naturaleza concreta. Apndice (cinco apartados): Algunas consideraciones sobre el valor, la agencia del capital y las posibilidades de transformacin social. Bibliografa.

Estamos ante un sofisticado libro de economa pensado y escrito para economistas o gente muy, pero que muy puesta? No. La tragedia de nuestro tiempo es un libro no fcil, conviene no engaar, que debe leer con atencin y tomando notas y hacindose preguntas.

Exige conocimientos especiales o haber ledo pasajes o captulos de El capital, pongamos por caso? No es imprescindible pero el conocimiento de los conceptos y categoras centrales de la tradicin marxista ayudan. De hecho, invirtiendo los trminos, La tragedia de nuestro tiempo abona y nos empuja a la lectura o relectura del gran clsico marxiano.

Es un ensayo adecuado para algn tipo de seminario? S, sin ninguna duda. Estoy convencido que una discusin colectiva y guiada nos hara a los participantes mucho ms sabios y, tambin, ms cultos.. y ms crticos.

Es un libro de economa en sentido estricto que deja al margen las consideraciones polticas? No, en absoluto. Todo lo contrario. Gramci, para algunos el marxista por excelencia del siglo XX, es un autor que inspira muchos de los argumentos y posiciones que mantiene el autor. Su cercana y sus homenajes no se esconden.

Deja al margen o no entra en los puntos ms discutidos de la economa marxista como la ley del valor-trabajo o las ley tendencial de ganancia? Nada de eso. Parte de esos nudos de alta tensin, los explica en ocasiones, y los defiende. Le sirven para extraer conclusiones sobre la fase destructiva de el capitalismo actual.

Hay alguna vindicacin conceptual-cientfica que convenga remarcar? S, varias. Una de ellas, sealada por Andrs Piqueras en los primeros compases de su introduccin, es el materialismo que l llama histrico-dialctico. En su opinin, que no es difcil compartir, "ha sido capaz de ofrecer claves estructurales de anlisis y tendencias verosmiles del capitalismo realmente existente".

Se apuntan reflexiones no estrictamente econmicas? S y no pocas. De hecho el autor no concibe las esferas econmicas, polticas y culturales, en sentido amplio, como mbitos separados, sin comunicacin ni interseccin. Hay. Adems, interesantes reflexiones en el mbito de la antropologa. El capitalismo para Piqueras no slo es un sistema econmico que explota a miles de trabajadores en todo el mundo sino que es un sistema que genera desigualdades constantes y es enemigo de la vida en sociedad y del equilibrio entre la especie humana y la naturaleza.

Hay desarrollos de inters para personas interesadas en temas de la bioeconoma o del ecologismo? Sin duda. La destruccin de la naturaleza de las que nos habla en el ttulo no est de adorno. Se nos muestra claramente de qu va esa destruccin de la naturaleza.

Muestra el autor sus diferencias crticas con otras aproximaciones y tendencias? S, cuando es necesario y sin perder ni el tono ni las formas. Argumentando y sin cortarse.

Hay momentos especialmente brillantes en el desarrollo argumentativo que se va trazando? S, muchos, y no solo en el cuerpo principal del texto sino en las notas. Algunas de ellas, textos o apartados con valor propio. En la senda del clsico de Marx.

Hay un uso de grficos o procedimientos afines que genera dificultades para el lector medio? S que hay uso de grficos y esquemas pero, en ningn caso, generan dificultades insalvables para el lector. Intentan ayudar, ayudan de hecho, no estn para confundir. Las fuentes de esas presentaciones con varias. Roberts, Maito, Amin, Banco Mundial, De elaboracin propia en algunos casos.

Tiene razn el autor cuando afirma que no es solo que el capitalismo no tenga modelo social alternativo contrapuesto para las grandes mayoras de la humanidad sino que, adems, no se concibe en el imaginario social mayoritario nada que fuera de la civilizacin industrial-fosilista? Creo que s, que no hay modelo alternativo, sino "ms madera", ms de lo mismo -ms mercanca, ms capital, ms acumulacin-, aunque algunas voces del sistema son totalmente conscientes de las contradicciones tanticas de esta civilizacin fosilista que en ningn caso son posiciones mayoritarias.

Hay en el ensayo una aproximacin adecuada a la fase, digamos, financiera y sin bridas del capitalismo? Creo que s, que es una de las imgenes ms potentes que el autor nos transmite.

Hay recomendaciones de lectura que pueden resultar de inters para complementar desarrollos del libro? S. Lo ms importante: son accesibles, no son altas y sofisticadas torres imposibles de alcanzar.

Hay realismo real, no quimrico, en algunas de las conclusiones del autor? S, y sin esconder escenarios posibles: "Si hablramos de una superacin no catastrfica del capitalismo, la Poltica sera a todas luces necesaria para ello, pero no para el fin del capitalismo: este puede implosionar dejando un gigantesco remolino de destruccin, y dar paso tambin a autnticas distopas". Primeras lneas de el Manifiesto o "Socialismo o barbarie", recurdese la disyuncin excluyente de la gran Rosa Luxemburg.

Hay una aproximacin sensata e informada a las sociedades que hace aos llambamos de socialismo real? S, y hay pasajes ms que temperados, justos y razonables. Y que ensean.

Caben mil preguntas y mil afirmaciones ms. Debemos dejarlo aqu.

Un consejo de lector: lanlo como su nombre indica, como si estuvieran leyendo una tragedia de dimensiones inconmensurables. Una tragedia que, depende de ustedes, depende todos, no tiene por qu acabar mal, trgicamente

Crticas menores, nada sustantivas: 1.Hubiera convencido un ndice analtico y nominal. 2. Tambin un glosario. 3.Algunas notas de pie de pgina son excesivas en mi opinin, una pginas o ms con letra pequea. 3.1. Conjetura de 3: probable herencia marxiana; en el primer libro de El Capital ocurre lo mimo. Un pequeo homenaje tal vez al gran clsico en el 150 aniversario de la primera edicin del gran clsico.

El autor finaliza con estas palabras (nota 28, pgina 177): "Hoy, sin embargo, ya no estamos en esa tesitura, lo que quiere decir que las posibilidades "objetivas" de superacin del capitalismo se agrandan enormemente [Hay una izquierda marxista capaz de estar a la altura de tamao desafo?]". La pregunta es retrica; Piqueras piensa seguramente que no. Por el momento. El que suscribe esta resea no es tan optimista como el autor sobre las posibilidades objetivas (si englobamos en ellas el poder cultural y armamentstico del adversario) pero piensa que es justo y consistente con esta penetrante aproximacin a la tragedia de nuestro tiempo finalizar con sus palabras.

En sntesis, no se lo pierdan. Lanlo y psenlo.

Fuente: El Viejo Topo, n. 362, marzo de 2018, pp. 77-78.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter