Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-04-2018

Ascienden a gendarmes que participaron del operativo durante el que falleci Maldonado
La muerte tiene premio

Adriana Meyer
Pgina/12

Aunque la Justicia todava no determin las responsabilidades de efectivos de Gendarmera en el operativo ilegal que fue el contexto de la muerte de Santiago Maldonado, el Ministerio de Seguridad se apur a convalidar los ascensos.


No fue slo uno. Fueron seis los gendarmes ascendidos por el gobierno de Mauricio Macri, a pesar de haber participado del operativo represivo de cuatro escuadrones que arremetieron sin orden judicial en territorio recuperado por la comunidad mapuche en Resistencia de Cushamen hace ocho meses, cuando desapareci Santiago Maldonado.

Como si las fiestas de fin de ao sirvieran para minimizar el impacto, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich firm el 29 de diciembre los ascensos de la Gendarmera Nacional. A pesar de que era el nico imputado en la causa por la desaparicin y muerte de Maldonado, fue premiado con la elevacin de rango el alfrez Emmanuel Echaz. Es el mismo que fue fotografiado al borde del ro Chubut con una herida sangrante en el rostro y una escopeta en la mano.

Los miembros de la comunidad Pu Lof fueron desalojados a balazos del corte de ruta con el que exigan el 1 de agosto la libertad de su lonko Facundo Jones Huala. Del cotejo entre las 22 carillas con todos los nombres de los uniformados que avanzaron en su escalafn jerrquico, por un lado, y por otro el listado de quienes participaron del procedimiento ilegal, surge que otros cinco gendarmes tambin subieron un escaln en sus carreras.

Uno de los ascendidos es David Coca Alba, quien lleg al lugar de los hechos el 31 de julio.

Que gendarmes implicados en procesos penales sigan ascendiendo sin objetarles nada tiene el mismo efecto que la doctrina Chocobar, que avala disparar por la espalda y legitima el gatillo fcil, dijo a PginaI12 Vernica Heredia, querellante en la causa en nombre de la familia Maldonado. Esto es encubrimiento e impunidad, aadi.

Haban pasado pocas horas de la desaparicin del joven mochilero, de ideas anarquistas y oficio de tatuador, cuando Heredia coment a este diario: Ped el listado de los gendarmes que participaron del operativo. Me dieron menos de diez nombres, de los cuales cuatro eran mujeres, y ah mismo entend que se vena la impunidad.

A cuentagotas esa fuerza fue aportando informacin. El 8 de agosto aparecieron otros ocho que no eran de El Bolsn sino del 36 de Esquel, hasta que finalmente la nmina casi super los 200 efectivos.

En las primeras fojas del expediente surge que a las 13 de ese da se hicieron presentes entre los kilmetros 1848 y 1849 de la Ruta 40 los gendarmes apellidados Gmez, Coronel, Gonzlez, Coca Alba, Carmen Saldao y Echaz. A las 17:15 personal a cargo del comandante principal Fabin Mndez, del Escuadrn 35 de El Bolsn, llev el oficio 972/2017 del juzgado federal de Esquel. sa es la orden para despejar la ruta 40 y dejarla sin cortes. Ms tarde, a las 19:20, consigna el expediente que se hacen fotografas y filmaciones por ser zona despoblada sin testigos.

Poco antes el alfrez Daniel Gmez mantuvo un dilogo con Echaz. Le pidi un oficio judicial y armas. Tambin reconoci que los manifestantes sobre la ruta eran siete. As fue la conversacin:

Gmez: No la llames (a la secretaria del juez). Esperemos el oficio. Yo lo que voy a poner ahora es que habl con vos, que vos me dijiste que hablaste con la Silvina Salvar, que manifest que en breve enviar un oficio para actuar en consecuencia

Echaz: en caso de ser necesario.

Gmez: Exacto. Despus yo me cubro con el tema del tiempo que no hice un carajo Vos conseguime todas las escopetas sas, y las que yo tengo ac, y yo te despejo la ruta, no tengo drama. Cuando forme 50 negros con escopetas atrs, ni bola que van a revolear piedras estos. A la nuca

Echaz: Listo, listo.

Coaching

A pesar de haber sido preparados antes de declarar, en los sumarios que instruy el funcionario de Bullrich Daniel Barberis los gendarmes entraron en varias contradicciones cuando desfilaron ante la Justicia.

La primera de las falacias que se cay fue la afirmacin oficial de que el procedimiento no haba llegado al ro. Pero las inconsistencias ms evidentes surgieron cuando trascendieron los audios de las conversaciones con sus superiores.

El 8 de agosto Gmez tuvo una conversacin telefnica con su jefe, el comandante Badie. Ante la pregunta de si haba algo interesante para tirarle al juez, Gmez asegur: Me qued en la costa del ro hasta ltimo momento, fui uno de los ltimos que se repleg. Y vi a varios de esos manifestantes. Nunca vi un tipo flotando. S vi a los manifestantes que estaban del otro lado. Con quin estuve? Yo estuve con Vera, Fortunato, creo que Vzquez, en un momento Echaz, Pelozo, que son gente ma y estuve con ellos all abajo. El 13 de septiembre, Gmez agregara ante el juez Otranto algunos nombres ms. Pero nunca nombr a Echaz como el cuarto escopetero de ese momento. Todava no haba aparecido el cuerpo de Santiago y tampoco la sospecha de que las heridas de su cara no fueron por piedrazos de los mapuche. Los gendarmes seguan el libreto negacionista del ministerio de Seguridad, acompaados en cada presentacin por el secretario de Relaciones con los Poderes, Gonzalo Can.

Sin embargo, en diciembre el propio Echaz reconoci lo obvio: su presencia a la vera del ro. Si Maldonado se entregaba estara vivo, titul Clarn la entrevista. Pero alguien advirti que la confesin haba ido demasiado lejos y en la edicin web pusieron: Si lo hubiramos visto ahogndose lo habramos ayudado.

Informar tarde, falsear, omitir y tergiversar fue la constante durante la investigacin que, a pesar de los fervientes esfuerzos en contra del Poder Ejecutivo, siguen armando abogados y familiares. Como un enorme rompecabezas de piezas diminutas. Y con dificultad. Pasaron varias semanas hasta que los investigadores tuvieron el listado completo del personal de Gendarmera que reprimi a los mapuche que recuperaron territorio en un sector del casi un milln de hectreas que posee el magnate Luciano Benetton. Entre ellos estn, adems de Coca Alba, Alejandro Brito, de la especialidad criminalstica; y Gabriel Robledo, Isidro Alvarenga y Csar Santamaria, de la especialidad seguridad.

Segn la resolucin 1473-E/2017 firmada por Bullrich y publicada en el Boletn Oficial, junto a Echaz los cinco gendarmes son parte del personal que se encuentra en condiciones de ascenso al 31 de diciembre de 2017, que fue considerado por el respectivo Organismo de Calificacin, no existiendo impedimentos para su promocin al grado inmediato superior, dado que sus superiores mantenan su promocin supeditada a causas o situaciones que al presente se encuentran superadas (sic). Esta afirmacin fue convalidada por la divisin de Asuntos Jurdicos del ministerio de Seguridad.

La familia Maldonado no comparte esta mirada sobre los uniformados ascendidos de la fuerza de choque predilecta del macrismo. Esta decisin nos parece como mnimo prematura porque se encuentra en curso una investigacin sobre la responsabilidad de ese y otros agentes en un caso gravsimo como el de la desaparicin y muerte de Santiago, expres en su pgina web cuando en enero se supo la situacin de Echaz. El ascenso de un agente en esas condiciones resulta impropio y desaconsejable, ya que podra suponer cierto aval a prcticas represivas ilegales y una provocacin a los familiares de las vctimas. Creemos que la resolucin debe ser revocada en cuanto a los gendarmes bajo investigacin y as lo exigimos, agreg la familia.

En dilogo con PginaI12, Sergio Maldonado revel que eran ms los ascendidos. Y as lo confirmaron fuentes de la causa, que lejos de estar cerrada an debe esclarecer las circunstancias que rodearon la muerte de Santiago. Los resultados de la autopsia indicaron que perdi la vida por asfixia por sumersin coadyuvada por hipotermia. Pero ninguno de los gendarmes ni sus superiores fue interrogado al respecto a pesar de las fotos, videos y audios que los ubican en la escena del crimen.

Airosos

La investigacin judicial a cargo del juez federal Gustavo Lleral reacciona en cmara lenta slo sobre un par de medidas, de las decenas solicitadas por las querellas. Entre ellas, el peritaje del DNI ficticio para evaluar si el de Santiago, que apareci junto al cadver, pudo haber permanecido casi en perfecto estado como sucedi. Pero Lleral encarg las pruebas a expertos del INTI, un organismo que se encuentra prcticamente militarizado, lo cual volvi a generar cuestionamientos de la familia.

Quin garantiza que eso no caiga en manos de sus compaeros de fuerza?, se pregunt Sergio Maldonado en C5N. Segn public el periodista Juan Alonso, en el sitio Nuestras Voces, el juez envi a la abogada de la familia las excusas por la tardanza de los peritos de la seccin Plsticos del INTI, desmantelado por los despidos del gobierno. Cumplo en informarle que se intent en numerosas oportunidades mantener comunicacin telefnica con los nmeros del INTI rea Plsticos sin obtener respuesta, pusieron en un escrito desde el juzgado Criminal y Correccional de Rawson, donde trabaja Lleral, a pesar de haber sido asignado en forma exclusiva por la Cmara al caso Maldonado, que est radicado en la justicia federal de Esquel.

El 25 de marzo fueron nombrados, finalmente, los peritos oficiales para esta medida. Pero resta saber el resultado del estudio de los dems elementos que tena Santiago en sus bolsillos: dinero, preservativos y un encendedor.

El magistrado tambin pidi por exhorto a Chile una orden para interrogar al testigo Nicasio Luna, a quien su antecesor Guido Otranto devolvi su documento sin tomarle testimonio a pocos das de los hechos. Pero el msico no est all sino en Uruguay.

PginaI12 public su declaracin ante la Defensora chilena, realizada en diciembre en forma espontnea. All el payador relat que fue reprimido por los gendarmes junto a Santiago, y que uno de ellos le apunt pero algo pas porque la bala no sali. Entretanto los dems gritaban: Fuego libre!.

En su libro El caso Maldonado, que presenta el hecho como fbula, Marcos Novaro, un simpatizante del oficialismo, afirm que el macrismo podra haber tratado con rigor a los gendarmes. Por el contrario, lo que hubo fueron ascensos y traslados a otras provincias. Lo que el socilogo menciona en otro momento como una seria investigacin interna no fue otra cosa que el sondeo sobre quines podran llegar a quebrarse y la preparacin de sus declaraciones.

Nos pusieron a prueba y, ms all de los contratiempos, salimos airosos, declar el 16 de enero Pablo Badi, comandante del Escuadrn 36 de Esquel. A ocho meses algo es seguro: si hubo un pacto de silencio, hasta ahora, al menos, fue exitoso.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/105164-la-muerte-tiene-premio



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter