Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-04-2018

50 aos del asesinato de Martin Luther King
Resurreccin

David Brooks
La Jornada


Foto
El reverendo Martin Luther King Jr, durante la Marcha sobre Washington por el Trabajo y la Libertad, una gran manifestacin que tuvo lugar el 28 de agosto de 1963, donde pronunci su histrico discurso Tengo un sueo. El prximo mircoles se cumplirn 50 aos de su asesinato en Memphis -Foto: Afp.

El reverendo Martin Luther King Jr fue asesinado hace 50 aos (4 de abril) en Memphis, marcando el momento ms sangriento de lo que sera un 1968 que sacudi a Estados Unidos y varias partes del mundo. Medio siglo despus, este pas se encuentra en medio de una ola reaccionaria que ha elevado a un supremacista blanco respaldado por el Ku Klux Klan a la presidencia, casi como para burlarse del famoso sueo de King.

Pero vale recordar que King, cuando fue asesinado, ya no era slo el hombre con un sueo de igualdad racial, sino un Premio Nobel y autoridad moral internacional que se haba atrevido en sus ltimos aos a cuestionar y condenar el sistema econmico e imperial de su pas, incluida la guerra contra Vietnam.

King fue a Memphis, en el estado sureo de Tenesi, a brindar su apoyo a una huelga sindical de basureros en nombre de la justicia econmica y social. Al mismo tiempo estaba organizando una movilizacin nacional denominada Campaa de los Pobres (Poor Peoples Campaign) para exigir derechos econmicos para los menos favorecidos de todos las razas y colores, o sea, un cambio fundamental del sistema capitalista estadunidense.

En los ritos y festejos oficiales que se le rinden cada ao a King se recuerda su famoso discurso de Tengo un sueo que pronunci en 1963, pero casi nunca se menciona el mensaje radical a finales de su vida.

En 1967, King declar ante una organizacin de derechos civiles: el movimiento tiene que abordar la cuestin de una restructuracin de toda la sociedad estadunidense, y agreg que hacerlo implicaba llegar a ver que el problema del racismo, el de la explotacin econmica y el de la guerra estn todos ligados. Son maldades que estn interrelacionadas. En torno al asunto de injusticia econmica, no lo limitaba a un asunto racial: Seamos insatisfechos hasta que los muros trgicos que separan la ciudad externa de riqueza y confort de la ciudad interna de pobreza y desesperanza sean destruidos por los arietes de las fuerzas de la justicia.

Unos meses antes coment en una reunin de una organizacin de derechos civiles: creo que es necesario darnos cuenta de que hemos pasado de una era de derechos civiles a la era de los derechos humanos (...) vemos que tiene que haber una redistribucin radical de poder econmico y poltico

Cincuenta aos despus, a pesar de grandes cambios en las leyes y normas del pas en torno al racismo institucional coronado con la eleccin del primer presidente afroestadunidense y lo que eso implica en un pas fundado sobre las espaldas de esclavos, en esencia pareciera que poco ha cambiado.

Una encuesta de AP/NORC la semana pasada registr que slo uno de cada 10 afroestadunidenses opinan que Estados Unidos ha logrado cumplir con las metas del movimiento de derechos civiles de hace medio siglo (35 por ciento de blancos creen que s) y eso despus de dos turnos de un presidente afroestadunidense.

Cincuenta aos despus, nuevas generaciones continan con esa lucha contra la desigualdad econmica, que ha llegado a un nivel rcord en casi un siglo, donde 1 por ciento de las familias ms ricas controlan casi dos veces la riqueza de 90 por ciento de los de abajo.

Cincuenta aos despus incidentes de la violencia oficial provocan furia, y la impunidad prevalece igual que antes, y los indicadores de segregacin y racismo se multiplican junto con, y parte de, las polcicas oficiales antimigrantes. Ni hablar del militarismo en un pas que ha estado en sus guerras ms largas de su historia buscando olvidar Vietnam

Pero ante ello, 50 aos despus, se escuchan los ecos de King por todo el pas.

Los maestros en Oklahoma comenzarn una huelga este lunes, siguiendo el ejemplo triunfante de sus compaeros en West Virginia, exigiendo no slo un salario digno y respeto a su trabajo como hace 50 aos en Memphis sino tambin inversin mayor en la educacin pblica, sobre todo para servir a los pobres y las minoras; sus contrapartes en Kentucky (donde los maestros se declararon enfermos cerrando escuelas en 26 condados el viernes pasado), Arizona y Wisconsin se estn manifestado, ocupando capitolios y realizando acciones de brazos cados con demandas similares de incremento salarial y condiciones de trabajo como defensa de la educacin pblica.

El reverendo afroestadunidense William Barber, famoso por su movimiento de Lunes Morales en Carolina del Norte, en 2013, que batall contra iniciativas estatales para reducir gasto en educacin y salud, as como anular algunos derechos electorales, est resucitando la Poor Peoples Campaign de King esta primavera, y declarando, como su antecesor, que esto es un asunto moral.

El nuevo movimiento de derechos civiles Black Lives Matter contina vinculando la violencia policiaca contra afroestadunidenses con un sistema diseado para marginar y criminalizar a minoras.

El nuevo movimiento estudiantil contra la violencia de las armas de fuego est vinculando la agenda derechista de armas con un sistema de violencia generalizada tanto en suburbios ricos como en las calles de zonas marginadas de las grandes urbes, creando nuevas alianzas entre los que sufren las consecuencias.

Los dreamers tambin describen la persecucin de comunidades inmigrantes como parte de polticas racistas contra los ms vulnerables, y entienden que es parte de una violencia sistmica, y con ello estn naciendo alianzas con los estudiantes y Black Lives Matter.

Mientras lo ms retrgrado de este pas grita histricamente que desea recuperar la grandeza de nuestra Amrica otra vez esa nostalgia de un pas blanco sin derechos para las mujeres, las minoras y nuevos inmigrantes, y que impone su voluntad sobre el mundo se asustan ante los ecos cada vez ms fuertes y presentes del profeta King, entre otros seres que representan lo ms noble de este pueblo.

Con eso, ya no se marca un aniversario de una muerte, sino, tal vez, la de una resurreccin.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2018/04/02/opinion/025o1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter