Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-04-2018

El 68 en EE.UU.
El largo asesinato de Martin Luther King

Paul Street
Sin Permiso


A medida que se acerca el 50 aniversario de la muerte violenta del Dr. Martin Luther King (el 4 de abril de 1968), es previsible escuchar en los medios de comunicacin de EEUU ms y ms detalles reales y supuestos de su asesinato fsico (o tal vez de su ejecucin). Pero nada se dir sobre el asesinato moral, intelectual e ideolgico subsiguiente y continuo de King.

Me refiero a la narrativa neomacartista convencional, exculpatoria, sobre Martin Luther King que se repite cada ao con ocasin de la fiesta nacional que lleva su nombre. Este retrato aburguesado y difuminado de King como un reformista liberal moderado que quera poco ms que unas cuantas reformas bsicas de derechos civiles en el sistema supuestamente bueno y decente de EEUU, es decir, como un leal reformador que estaba agradecido a los lderes de la nacin por hacer finalmente cambios nobles. Este ao tampoco fue la excepcin.

Las conmemoraciones oficiales no dicen nada sobre el Dr. King que estudi a Marx con simpata a una edad temprana y que dijo en sus ltimos aos que "si queremos alcanzar la igualdad real, los Estados Unidos tendrn que adoptar una forma modificada de socialismo". Borran al King que escribi que "el verdadero problema que hay que afrontar" ms all de cuestiones "superficiales" es la necesidad de una revolucin social radical.

Han eliminado al King que habl en la Canadian Broadcasting Corporation (CBC) a finales de 1967 para reflexionar sobre lo poco que haba conseguido la lucha por la liberacin de los negros ms all de algunos pequeos cambios en el Sur de EEUU. Deplor "el freno del avance limitado del progreso" que los negros y sus aliados haban alcanzado "por la resistencia blanca [que] ha puesto al descubierto el racismo latente que [todava] est profundamente arraigado en la sociedad estadounidense".

"A medida que murieron la euforia y las expectativas", explic King en la CBC, "los negros se hicieron ms conscientes de que el objetivo de su liberacin estaba aun lejano y que nuestra situacin inmediata es sustancialmente todava una agona de privacin. En la ltima dcada, se ha hecho poco por los ghettos del Norte. Todos los cambios legislativos han sido para remediar las condiciones del Sur. E incluso stas solo han mejorado parcialmente". King pensaba que las conquistas ganadas por los americanos negros durante lo que l consideraba slo la primera fase de su lucha por la libertad (1955-65) estaban en peligro en la medida que "haban creado en los blancos una sensacin de realizacin": la impresin absurda de que el llamado "problema negro" haba sido resuelto y que, por tanto, no haba ya fundamento o justificacin para el activismo negro. "Cuando los negros asertivamente comenzaron a subir el segundo peldao de la escalera," seal King, "se produjo una resistencia firme de la comunidad blanca... En algunos sectores se trataba de un rechazo corts, en otros, se trataba de una reaccin blanca en contra. En todas partes, sin lugar a dudas, se trataba de resistencia pura y simplemente".

Explicando a sus oyentes de CBC la importante ola de disturbios raciales que se multiplic en las ciudades de Estados Unidos en los veranos de 1966 y 1967, King no excus la violencia negra. Culp de los disturbios a "la estructura del poder blanco... que sigue buscando mantener los muros de la segregacin y la desigualdad intactos". Denunci que la principal causa de los disturbios era la postura reaccionaria de "la sociedad blanca, que no esta preparada ni dispuesta a aceptar un cambio estructural radical", que"produce caos" dicindole a los negros (cuyas expectativas de un cambio de fondo haban despertado) "que deben esperar seguir siendo permanentemente desiguales y permanentemente pobres".

King tambin atribuy los disturbios en parte a la guerra imperialista y genocida de Washington en Vietnam. Junto con la miseria que infliga a Indochina, segn King, la agresin militar salvaje de Estados Unidos contra el sudeste asitico restaba recursos a la breve y dbil guerra contra la pobreza de Lyndon Johnson. Se envi a los negros pobres como carne de can de una manera desproporcionada. Y cre el ambiente social en el que cuaj la idea de que la violencia era una respuesta razonable e incluso una solucin a los problemas sociales y polticos.

Los negros estadounidenses, pero tambin otros sectores de la poblacin, perciban lo que King llam "la cruel irona de ver a chicos negros y blancos en las pantallas de televisin, matando y muriendo juntos por una nacin que es incapaz de sentarlos juntos en la misma escuela. Los vemos en brutal solidaridad quemar las chozas de una aldea pobre, pero nos damos cuenta que nunca viviran en el mismo bloque en Detroit", dijo King en la CBC, y agreg que "no poda permanecer en silencio ante tan cruel manipulacin de los pobres".

Ms all de la hipocresa racial, King dijo que "una nacin que contina gastando ao tras ao ms dinero en defensa militar [aqu podra haber dicho mejor en un imperio militar] que en programas de mejora social est cada vez ms cerca de su bancarrota espiritual".

Violaron la ley los alborotadores, como les acusan tanto sus crticos liberales como conservadores? S, dijo King, pero agreg que las transgresiones de los alborotadores eran delitos derivados... consecuencia de unos crmenes ms importantes de los... responsables polticos de la sociedad blanca", que haban creado "la discriminacin... en los barrios pobres [y] perpetuado el desempleo, la ignorancia y la pobreza... El hombre blanco", explic King "no respeta el estado de derecho en el gueto. Da tras da viola las leyes de asistencia social para privar a los pobres de sus exiguas asignaciones; viola flagrantemente los cdigos y reglamentos de la vivienda; su polica se burla de la ley; viola las leyes sobre igualdad en el empleo y la educacin y la prestacin de servicios pblicos. Los barrios pobres son la consecuencia de un sistema vicioso de la sociedad blanca".

Son los alborotadores violentos? S, contest King, pero seal que su violencia fue dirigida "en un grado sorprendente... contra la propiedad no contra las personas". Observ que "la propiedad representa la estructura del poder blanco, que [los manifestantes] [comprensiblemente] atacan y tratan de destruir". Frente a quienes creen que la propiedad es sagrada, King argument que "la finalidad de la propiedad es servir a la vida, y por mucho que la rodeamos de derechos y respeto, no tiene carcter personal.

Qu hacer? King defendi cambios radicales que iban en contra de la estructura del estado corporativo, lo que reflejaba su acuerdo con los militantes de la Nueva Izquierda, en el sentido de que "slo mediante un cambio estructural se podrn eliminar los males actuales, porque las races estn en el sistema y no en las personas o en un funcionamiento defectuoso". King defenda un programa nacional de emergencia, que proporcionase empleo para todos o garantizase una renta bsica nacional "de manera que permita vivir en circunstancias dignas". Tambin hizo un llamamiento a la "demolicin de los barrios pobres y su reconstruccin por la poblacin que vive en ellos".

Sus propuestas, dijo, buscaban algo ms que justicia racial. Su objetivo era eliminar la pobreza de todos, incluidos los blancos pobres, y crea que "la revuelta negra" era un desafo frente a lo que llam "los tres males interrelacionados" del racismo, la injusticia econmica/ pobreza (el capitalismo) y la guerra (el militarismo y el imperialismo). La lucha negra "ha evolucionado, afortunadamente, en algo ms que la bsqueda de la eliminacin de la segregacin [racial] y la igualdad", dijo King. Se haba convertido en "un desafo a un sistema que ha hecho milagros en la produccin y la tecnologa", pero no ha sido capaz de "hacer justicia".

"Si el humanismo est fuera del sistema [capitalista]," dijo King en CBC cinco meses antes de su asesinato (o ejecucin), "los negros han revelado la naturaleza del despotismo y tendr lugar una lucha mucho mayor por la liberacin. Los Estados Unidos estn ante el desafo sustancial de demostrar que se pueden abolir no slo los males del racismo, sino tambin el flagelo de la pobreza y los horrores de la guerra"

No hay la menor duda de que King se refera al capitalismo cuando hablaba del "sistema" y la "naturaleza del despotismo". Esto es evidente en la mejor obra sobre King, la biografa pica de David Garrow, ganador del premio Pulitzer, Bearing the Cross: Martin Luther King, Jr. and the Southern Christian Leadership Council (Harper Collins, 1986)

Nadie que escuchase con atencin la intervencin de King en la CBC pudo ignorar el radicalismo de su visin y sus tcticas. "Los desposedos de esta nacin -los pobres, tanto blancos como negros- viven en una sociedad cruelmente injusta", seal King. "Deben organizar una revolucin contra esa injusticia", agreg.

Una revolucin de este tipo requerira "algo ms que un llamamiento a la sociedad en general", ms que "manifestaciones en las calles". "Debe", aadi King, "ser una fuerza que interrumpa el funcionamiento [de la sociedad] de forma decisiva". Esa fuerza hara uso de una "desobediencia civil masiva" para "transmutar la profunda rabia del gueto en una fuerza constructiva y creativa, dislocando el funcionamiento de la sociedad".

"La tormenta crece contra la minora privilegiada de la tierra", aadi Martin Luther King. "La tormenta no disminuir hasta que [haya una] justa distribucin de los frutos de la tierra..." La "resistencia activa, masiva, no violenta contra los males del sistema moderno" que King defenda era "de alcance internacional", porque "los pases pobres son pobres principalmente porque [las naciones occidentales] les han explotado a travs del colonialismo poltico o econmico. Los estadounidenses, en particular, deben ayudar a su nacin a arrepentirse de su imperialismo econmico moderno".

King era un demcrata socialista que defenda la desobediencia de masas y un antiimperialista que abogaba por una revolucin mundial. Los guardianes de la memoria nacional no quieren que se sepa nada de ello cuando transmiten doctrinalmente una memoria oficial impuesta sobre King como un reformador liberal y paniaguado. (De manera similar, nuestros seores de la ideologa no quieren que sepamos que Albert Einstein ["Personaje del siglo XX", segn la revista Time] escribi un brillante ensayo en defensa del socialismo en el primer nmero de la venerable revista marxista estadounidense Monthly Review -o que Helen Keller era una defensora de la revolucin rusa).

La amenaza que suponen para la memoria oficial burguesa las conferencias de King en CBC -y por lo que King dijo y escribi en los ltimos tres aos de su vida- no es slo que demuestran que el pacfico reformador de la iconografia oficial era un demcrata socialista que se opona al sistema capitalista y su imperio, sino tambin revelan con claridad cmo King analizaba los obstculos al progreso de la nacin de la injusticia racial y de clase, hasta el punto de impedir cualquier evolucin en la dcada de 1970, como consecuencia de una reaccin blanca que ya estaba en marcha a principios y mediados de la dcada de 1960 (antes del surgimiento de los Panteras Negras, a los que los historiadores liberales consideran culpables de la deriva racista a la derecha de EEUU con Nixon y Reagan) y la guerra de las clases dominantes estadounidenses contra la clase trabajadora que se inici bajo Jimmy Carter y lleg a su cenit con Ronald Reagan.

La "condena espiritual" del militarismo de Estados Unidos ha pervivido, y Washington caus incontables millones de muertes directa e indirectamente de centroamericanos, sudamericanos, africanos, musulmanes, rabes, asiticos y otros a lo largo de los aos desde Vietnam. Con aproximadamente el 40 por ciento del gasto militar del mundo, los EEUU mantienen unos presupuestos de "defensa" (imperiales) desde la Guerra Fra para sostener un imperio mundial histricamente sin precedentes (con al menos 800 bases militares repartidas en ms de 80 pases extranjeros y "soldados u otro personal militar en cerca de 160 pases y territorios") incluso cuando ms de 45 millones de estadounidenses continan viviendo bajo el nivel de pobreza del propio gobierno federal. Un nmero muy desproporcionado de los pobres del pas son negros y latinos.

Es obvio que el racista y supremacista blanco Donald J. Trump, cuya fortuna procede del sector inmobiliario, fue un hipcrita cuando record con cario al Dr. King el pasado lunes. Pero y su predecesor, Barack Obama, el primer presidente oficialmente negro de la nacin? Fue cruelmente irnico que Obama tuviese un busto de King en la Oficina Oval para velar por continuar la traicin de los ideales de paz y justicia por los que muri Martin Luther King. En consonancia con la proftica (1996) y acertada descripcin del Dr. Adolph Reed Jr. del futuro presidente como "un brillante abogado de Harvard con credenciales impecables y permeable a las represivas polticas neoliberales", Obama respald consistentemente los intereses empresariales y financieros (cuyos representantes llenaron y controlaron sus administraciones, campaas y fondos de campaa) contra aquellos que estaban dispuestos a aplicar programas serios para poner fin a la pobreza, redistribuir la riqueza (la reconcentracin salvaje desde la poca del Dr. King ha producido una nueva Era dorada capitalista en los EEUU), otorgar atencin mdica gratuita y universal, poner lmites al capital, y defender un ecosistema habitable a medida que nos acercamos a una serie de puntos de inflexin crticos en el camino hacia una catstrofe irreversible. Uno de los seguidores de Obama ( Ezra Klein ) se quejaba a finales de 2012 de que un presidente "cuya plataforma se compone de la ley de salud de Romney, las polticas ambientales de Newt Gingrich, los recortes de impuestos financiados con dficit de John McCain, los rescates a la banca y las empresas de George W. Bush, y una mezcla de la poltica fiscal de Bush y Clinton" todava es denunciado como un izquierdista.

Obama se opuso a todo programa especial o atencin federal para acabar con las desigualdades raciales salvajes de la nacin, tan enormes que la media de ingresos de los hogares blancos era 20 veces mayor que la de los hogares negros y 18 veces mayor que la de los hogares hispanos hacia el final de su mandato. Y lo hizo cuando su llegada a la Casa Blanca reforz profundamente el sentimiento blanco en Estados Unidos de que el racismo como barrera para el progreso de los negros estaba ya superado, y generaba su propia reaccin blanca que empeor la situacin de los negros estadounidenses menos privilegiados.

Obama dej claro como el cristal de una manera que ningn presidente blanco hubiera podido que lo que el Dr. King llam en 1963 la "deuda pendiente" a la comunidad negra de Estados Unidos seguira sin pagarse. Todo esto era tristemente coherente con la absurda afirmacin de Obama en su campaa de 2007 (en una conmemoracin de la marcha encabezada por King en 1965 por el derecho al voto) de que los negros ya haban alcanzado un "90 por ciento" de la igualdad en EEUU.

Para redondear su contribucin a los "tres males", Obama -el auto-nombrado verdugo en jefe de la Guerra Mundial contra el Terror- continu y ampli las diversas operaciones de espionaje, asesinatos y crmenes en todo el mundo que hered de Dick Cheney, Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz y George W. Bush. Redujo las guerras terrestres fallidas de Bush pero aument enormemente los ataques de fuerza especiales y aviones no tripulados siguiendo imprudentemente el modelo imperial de John Fitzgerald Kennedy. El programa de aviones no tripulados de Obama, segn Noam Chomsky a principios de 2015 , ha sido "la peor campaa terrorista de los tiempos modernos". Su "objetivo eran personas sospechosas de tener alguna vez la intencin de daarnos algn da, y cualquier desafortunado que estuviese cerca" escribi Chomsky.

En su mortal, desastrosa y demoledora guerra area sobre Libia, Obama (a diferencia de Bush antes de la invasin de Irak) ni siquiera se molest en buscar la aprobacin del Congreso. "Debera ser un escndalo", escribi en HYPERLINK "https://www.counterpunch.org/2017/01/18/obamas-hidden-role-in-worsening-climate-change/"CounterPunchHYPERLINK "https://www.counterpunch.org/2017/01/18/obamas-hidden-role-in-worsening-climate-change/" hace un ao Stansfield Smith, "que liberales de izquierda describieran a Trump como una amenaza radical, un militarista - [pero] no a Obama, que ha sido el primer presidente en guerra todos los das de sus ocho aos de mandato, con siete guerras en la actualidad, que arroj tres bombas cada hora, 24 horas al da, en 2016". Como Allan Nairn declar al programa Democracy Now de Amy Goodman a principios de 2010 , Obama mantuvo la gigantesca maquinaria imperial de EEUU "en funcin de matar".

Obama super con creces al rgimen Bush-Cheney en la represin de los disidentes contra la guerra, por no hablar de quienes se oponan a la dominacin del 1%, que fueron aplastados por una campaa federal coordinada en el otoo de 2011. "Como todo tipo de periodistas han sealado," apunt Glenn Greenwald a principios de 2014, "la administracin de Obama es ms agresiva y ms vengativa cuando se trata de castigar a los filtradores que cualquier otra administracin en la historia de Estados Unidos, incluyendo la de Nixon".

Por otra parte, y para empeorar las cosas, Obama ayud al calentamiento del planeta. Como Stansfield Smith seal dos das antes de la trrida toma de posesin de Trump:

"Obama, que dice que reconoce la amenaza para la humanidad que representa el cambio climtico, invirti al menos 34 mil millones de dlares en promover proyectos de combustibles fsiles en otros pases. Es decir, tres veces ms que George W. Bush en sus dos mandatos, casi el doble que Ronald Reagan, George HW Bush y Bill Clinton juntos... Obama financi 70 proyectos de combustibles fsiles extranjeros. Cuando se terminen habrn liberado 164 millones de toneladas mtricas de dixido de carbono a la atmsfera cada ao - aproximadamente lo mismo que las 95 plantas elctricas que operan actualmente con carbn en Ohio, Pennsylvania y Oklahoma. Financi dos plantas de gas natural en una isla en la Gran Barrera de Coral, as como dos de las minas de carbn ms grandes del planeta... Por otra parte, con Obama, los EEUU han invertido la cada constante desde 1971 de la produccin de petrleo en Estados Unidos. Los EEUU producan slo 5,1 millones de barriles/da cuando Obama asumi el cargo. En abril de 2016 eran ya 8,9 millones de barriles/da. Un aumento del 74%.

Como Obama dijo con orgullo en 2012, en la pelcula Esto lo cambia todo :

"En los ltimos tres aos he ordenado a mi administracin abrir millones de acres a la exploracin de gas y petrleo en 23 estados diferentes. Estamos abriendo ms del 75% de nuestros recursos potenciales de petrleo en alta mar. Hemos cuadruplicado el nmero de plataformas de operacin hasta un mximo histrico. Hemos construido suficientes oleoductos y gasoductos nuevos como para circunvalar la tierra y algo ms. Por lo tanto, estamos perforando en todos lados actualmente".

Tal vez la presidencia neoliberal de Obama -la partera de las atrocidades de Trump- sea al menos una leccin sobre porqu un cambio progresista y democrtico es algo ms que un cambio de partido o de color de quin esta nominalmente en la presidencia. Eso es algo que King (que tendra hoy 88 aos) habra entendido muy bien si hubiera podido ser testigo directo de la mentira sin fin del primer presidente medio blanco de EE UU.

"La revolucin negra" escribi King en un ensayo de 1969 publicado pstumamente , titulado "Un testamento de esperanza" (defendiendo un tipo muy diferente, autnticamente progresista, de esperanza que la de la marca Obama en 2008) "es mucho ms que una lucha por los derechos de los negros. Est obligando a los Estados Unidos a enfrentarse a todos sus defectos relacionados: el racismo, la pobreza, el militarismo y el materialismo. Est exponiendo males que estn arraigados profundamente en toda la estructura de nuestra sociedad. Revela fallas sistmicas ms all de defectos superficiales y apunta a una reconstruccin radical de la sociedad como su verdadero problema".

Esas palabras son ms ciertas que nunca hoy, ms urgentes si cabe, cuando el sistema capitalista lleva a la humanidad al precipicio ambiental. Son palabras que nunca escucharemos en las conmemoraciones oficiales del Da de Martin Luther King.

King, vale la pena recordar, fue propuesto como candidato progresista a la presidencia de Estados Unidos en 1967 por parte del movimiento anti-guerra. l declin cortsmente, alegando que tendra pocas posibilidades de ganar y que prefera ser la conciencia moral poltica de la nacin.

La verdad profunda, evidente en los escritos y discursos de sus ltimos aos, es que no tena ningn inters en llegar a formar parte de la lite del poder: su pasin era la "revolucin" de "los desposedos" y alentar un movimiento popular de masas para la redistribucin de la riqueza y el poder -una "reconstruccin radical de la sociedad misma"- de abajo a arriba. El Dr. King estaba interesado en lo que el difunto historiador radical estadounidense Howard Zinn consideraba la urgente poltica de "quin est sentado en las calles", muy diferente de la poltica comparativamente superficiales de "quin est sentado en la Casa Blanca".

Ser importante recordar en los prximos das y meses como se ha ocultado oficialmente el pasado radical de Martin Luther King y la dicotoma inteligente y sabia de Zinn cuando los liberales de "izquierda" traten de proponer un nuevo Obama (Oprah tal vez?) en 2020. Eso es, sin duda, lo ltimo que necesitamos.

Paul Street, historiador y politlogo, fue director de investigacin de la Chicago Urban League. Autor de siete libros, el ms reciente es They Rule: The 1% v. Democracy (Paradigm, 2014).

Fuente: https://www.counterpunch.org/2018/01/19/dr-kings-long-assassination/

Traduccin de Enrique Garca para Sin Permiso: http://www.sinpermiso.info/textos/el-68-en-eeuu-el-largo-asesinato-de-martin-luther-king



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter