Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-04-2018

Amrica Latina, un continente infestado por los pesticidas

Valeria Saccone
Esglobal


En la ltima dcada Amrica Latina encabeza junto a Estados Unidos el consumo mundial de agrotxicos, muy usados en los cultivos de transgnicos como la soja o el algodn. Brasil y Argentina encabezan la estadstica latinoamericana. En 12 pases de Amrica Latina y del Caribe el envenenamiento por productos qumicos, sobre todo pesticidas y plomo, causan el 15% de las enfermedades registradas, segn la Organizacin Panamericana de Salud.

Cultivos regados por pesticidas al oeste de Brasil. Yasuyoshi Chiba/AFP/Getty Images

Con 1.000 millones de toneladas por ao, Brasil es el Estado del mundo que emplea ms pesticidas en su agricultura, superando en ciertos aos incluso a EE UU. Segn la Asociacin Brasilea de Salud Colectiva (Abrasco), el 70% de los alimentos consumidos en este pas tropical estn contaminados por los agrotxicos. Esto supone que cada brasileo consume anualmente una media de 7,3 litros de plaguicidas.

Le sigue Argentina, otro campen en el consumo de glifosato, con cerca de 300 millones de litros por ao. Se trata de un herbicida capaz de inhibir una enzima vegetal esencial para el metabolismo de las plantas, que es conocido por los efectos nocivos sobre la salud de la poblacin. Uruguay, Paraguay y Mxico tambin se destacan por el empleo masivo de estas sustancias, que para muchos expertos son responsables de causar distintas enfermedades.

Hay varias investigaciones en los Estados de Cear, de Mato Grosso y de Paran, en Brasil, que muestran un aumento de los casos de cncer y de malformaciones en fetos ligados al uso extensivo de agrotxicos, seala a esglobal Karen Friedrich, investigadora de la Fundacin Oswaldo Cruz (Fiocruz) y profesora de la Universidad Federal de Ro de Janeiro. Brasil concentra el 20% del mercado mundial de agrotxicos. Lo que hemos visto en los ltimos aos no solo en Brasil, sino en todo el mundo es el aumento del uso de agrotxicos en el cultivo de materias primas. Una de las causas es el uso de semillas transgnicas resistentes a los herbicidas, aade.

El mercado mundial de agrotxicos creci un 93% en los ltimos 10 aos. En Brasil este incremento fue del 190%, segn datos de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de este pas (Anvisa). Otro estudio publicado alerta sobre el impacto de stos en la salud. El Instituto Nacional de Cncer seala que los agrotxicos tienen una relacin estrecha con el nmero de casos de cncer detectados en edades cada vez ms precoces, destaca para esglobal Luiz Cláudio Meirelles, investigador de salud pblica de la Fiocruz y secretario ejecutivo del Foro Nacional de Combate a los Agrotxicos y a los Transgnicos. A diferencia de Brasil, donde el 70% de los alimentos consumidos estn contaminados por pesticidas, en la Unin Europea este porcentaje roza el 47%, segn datos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en ingls).

En Brasil siempre tuvimos grandes extensiones de tierra y fazendas, cuya cultivacin invita al uso de agrotxicos. Su uso aument durante la dictadura militar. Hoy tenemos un modelo de agricultura promovido por las grandes polticas pblicas desde los 70, que favorece la produccin en grandes extensiones de tierra y de monocultivos, que a su vez son un ambiente propicio para la proliferacin de plagas, explica Friedrich. De ah que el consumo de los pesticidas haya crecido exponencialmente.

Este aumento se debe en gran parte a la plantacin masiva de semillas transgnicas, sobre todo de soja. Varios expertos sealan la relacin intrnseca entre cultivos transgnicos y crecimiento del uso de pesticidas, precisamente porque las grandes multinacionales del sector producen y comercializan semillas resistentes a los plaguicidas con el fin de aumentar la venta de estos productos. Un estudio publicado el ao pasado por la revista Science Advances (editada por la Asociacin Americana para el Avance de la Ciencia) seala que la utilizacin de transgnicos de maz y soja en Estados Unidos ha reducido la utilizacin de productos insecticidas, pero ha incrementado el uso de herbicidas, especialmente glifosato.

La fragilidad de los Estados de Amrica Latina crea un ambiente propicio para registrar molculas txicas que estn prohibidas en otros pases. Tambin influye la falta de informacin sobre los riesgos de estas prcticas. Los medios de comunicacin y los lobbies del agro-negocio muestran solo las ventajas de este modelo de agricultura, asegura Karen Friedrich.

La reciente adquisicin de Monsanto por parte de la alemana Bayer, bloqueada a principios de octubre por la Unin Europea, y la fusin de los gigantes estadounidenses Dow y DuPont contribuyen a consolidar an ms el mercado de semillas transgnicas y de pesticidas. Ambos grupos controlan gran parte del mercado latinoamericano de las semillas y de los plaguicidas.

En Brasil la llegada al poder de Michel Temer parece favorecer a los productores de agroqumicos. Desde el inicio de su mandato, que sustituy al de Dilma Rousseff tras el impeachment de 2016, no ha escatimado apoyos al lobby de los empresarios agrarios. En los ltimos meses el Ministerio de Agricultura ha elaborado una medida provisoria que pretende ablandar las reglas de control sobre los agrotxicos en Brasil. Este proyecto de ley, que tiene que obtener el visto bueno del Parlamento para entrar en vigor, abrira el camino para que sea autorizado el uso de sustancias consideradas cancergenas o responsables de causar malformaciones fetales y mutaciones genticas en base a pruebas realizadas en laboratorio.El nuevo proyecto de ley pretende cambiar el nombre de los agrotxicos, que pasaran a llamarse defensivos fitosanitarios, enmascarando as la peligrosidad de estos productos. Tambin quiere retirar de organismos de control como Anvisa la responsabilidad de la valoracin de estas sustancias sobre la salud y el medio ambiente, advierte Friedrich. De todos los agrotxicos permitidos en Brasil, el 30% son prohibidos en la UE, y esta ley hara an ms permisiva nuestra realidad, recuerda la profesora Larissa Mies Bombardi, investigadora del laboratorio de Geografa Agraria de la Universidad de So Paulo (USP).

Argentina es otro pas que se destaca por el uso masivo de pesticidas, sobre todo de glifosato. Varios especialistas asocian el creciente empleo de agrotxicos al incremento de los cultivos transgnicos. Argentina empez a utilizar agrotxicos de forma masiva a partir de 1996, cuando se aprob la primera soja transgnica resistente al glifosato, desarrollada por Monsanto. De hecho, la llegada de la soja a Brasil se produce a travs de Argentina, por la provincia de Misiones, explica a esglobal el periodista Patricio Eleisegui, autor del libro Envenenados. Desde 1996 Argentina tiene cerca de 40 semillas transgnicas aprobadas. De ellas, 32 son resistentes a algn tipo de pesticida, generalmente al glifosato. Estas semillas no tienen ninguna modificacin en relacin a su capacidad nutricional. Son modificadas nicamente para resistir a los pesticidas, agrega.

Se trata, en otras palabras, de un estratagema de las grandes corporaciones para poder vender ms agroqumicos. El resultado en Argentina es que en los ltimos 20 aos el uso de pesticidas ha subido dramticamente: casi el 50% entre 2002 y 2008, segn Eleisegui. A pesar de que no hay un estudio epidemiolgico exhaustivo que establezca a ciencia cierta el efecto de estas sustancias sobre la salud, hay cada vez ms evidencias de que estn causando estragos entre la poblacin de las reas rurales.

No hay un estudio epidemiolgico a nivel nacional porque tanto el Gobierno de Cristina Kirchner como el de Mauricio Macri promueven los transgnicos. En San Salvador, en la provincia de Entre Ros, el 40% de las muertes hoy se deben al cncer. Tambin hay estudios que comprueban que hay una contaminacin por el uso de glifosato y otros pesticidas en el agua, en el suelo y en el aire de toda la ciudad. En otras ciudades se han registrado datos parecidos, informa Eleisegui.

Su libro, publicado en 2013, fue censurado y tras una larga lucha para recuperar los derechos, volvi a aparecer en las libreras este ao. Eleisegui destaca que Macri ha mantenido a Lino Baraao como ministro de Ciencia, heredndolo del antagnico Gobierno de Cristina Kirchner. El cultivo de la soja ha permitido una recaudacin histrica. Argentina nunca ha tenido tantas ganancias como con la soja transgnica. sta fue el gran sustento econmico del proyecto de los Kirchner durante ms de 10 aos, asegura este periodista.

Al mismo tiempo, ha habido una degradacin del sistema medioambiental y productivo, porque Argentina se ha convertido en un pas meramente productor de soja, cuando tena una matriz muy diversificada de cultivos. En trminos sanitarios el drama es cada vez peor. Hay muchos estudios de universidades que confirman la contaminacin masiva por el uso del glifosato y otros pesticidas. Los transgnicos se han disparado y eso se debe a intereses econmicos. Lo peor es que la riqueza generada se concentra en muy pocos sectores. La sociedad argentina no est mejor por la ganancia generada por la soja transgnica, aade Eleisegui.

En el resto de Amrica Latina, el consumo global agrotxicos tambin es preocupante. Uruguay emplea de manera abundante peligrosos herbicidas. En este pas el 97% de las frutas y hortalizas que se consumieron entre noviembre de 2015 y agosto de 2016 presentaban residuos de plaguicidas, segn datos de la Unidad de Regulacin Alimentaria de la Intendencia Municipal de Montevideo. De hecho, casi todo el sector agrcola uruguayo est desarrollado por empresarios argentinos. Cuando en Argentina comenz a haber restricciones de algunos cultivos, los productores compraron tierras en Uruguay y exportaron el mismo modelo. Hay incluso discursos del ex presidente uruguayo Jos Mjica en los que alaba Monsanto y admite que hay que aprovechar la soja transgnica si crea riqueza. El Gobierno de Tavar Vzquez est an ms a favor de los transgnicos, recuerda Eleisegui.

Entre 2009 y 2013, Paraguay quintuplic su importacin de agrotxicos. De ocho millones de kilos pasaron a importar 43 millones de kilos, segn datos oficiales. Frente a este incremento, en 2015 la ONU lleg a expresar su preocupacin, al mismo tiempo que instaba a este pas suramericano a regular el uso de los pesticidas.

Una de las ltimas medidas de Rafael Correa antes de dejar el poder en Ecuador fue liberar la siembra de transgnicos, vedada desde 2008. De hecho, este pas era uno de los pocos pases que prohiba el cultivo de transgnicos en su Constitucin. En 2012 Correa mostr cierta apertura a este tipo de cultivos, que automticamente conllevan el uso de pesticidas, al declarar que las semillas genticamente modificadas pueden cuadruplicar la produccin y sacar de la miseria a los sectores ms deprimidos. Finalmente, el ex presidente recurri a una brecha legal existente en el artculo 401 de la Carta Magna y aprob el uso de transgnicos con fines investigativos. Esta medida ha generado la protesta de un sector de los agricultores.

En Bolivia la importacin de plaguicidas se multiplic por seis en tan solo ocho aos, segn dados de 2015. En este periodo el pas adquiri 228.000 toneladas de agrotxicos por valor de 1.237 millones de dlares. Esta tendencia se ha consolidado en 2016, cuando el consumo de stos creci casi un 50%. En Bolivia se muestran renuentes a la introduccin de los transgnicos, pero en los medios de comunicacin se observa que hay ms presin que otros aos para que se habilite el uso de estas semillas modificadas, seala Eleisegui.

A pesar de no poseer grandes extensiones de tierra cultivadas, Chile emplea muchos pesticidas, hasta el punto de que el ao pasado se dispar la alarma debido a la alta mortalidad de las abejas, responsables de la polinizacin. Recientemente, un estudio ha revelado que los agrotxicos utilizados en Chile han causado una reduccin en un 39% de la produccin de espermatozoides en abejas.

Otro pas que destaca por el uso de pesticidas es Mxico, que en la actualidad libra una batalla para evitar la introduccin de la semilla de maz transgnico. En este pas se emplean al menos 12 plaguicidas prohibidos en el resto del mundo por sus efectos nocivos en la salud y el medio ambiente. Substancias como el DDT y el Lindano llegan a Mxico de contrabando y representan un serio riesgo para los consumidores. Adems, en este pas estn registrados comercialmente 186 plaguicidas altamente peligrosos que contienen sustancias cancergenas, que han sido prohibidos en Europa o no son vendidos en otros Estados porque las empresas que los comercializan se han negado a seguir invirtiendo en pruebas de laboratorio que deberan dejar claros sus efectos secundarios.

Es importante destacar que estas sustancias peligrosas para el consumo humano llegan a Europa en forma de productos exportados. Argentina, por ejemplo, vende a Italia harina de soja con restos de glifosato, que posteriormente es empleada en la produccin de la pasta. Ante la preocupacin generada por la presencia de este pesticida en productos de alimentacin, el programa de televisin Le Iene lleg a grabar un programa entero sobre los efectos del glifosato en Argentina.

El ao pasado, Alemania devolvi todos los cargamentos de miel de Uruguay porque detect restos de glifosato. Desde entonces, Alemania ha reducido drsticamente la compra de miel al pas latinoamericano, que ha bajado bruscamente del 90% al 15%. Son tan solo dos ejemplos que revelan que el uso descontrolado de los agrotxicos puede tener un impacto tambin a miles de kilmetros de distancia.

Por el contrario, recientemente Espaa ha conseguido esquivar la crisis de los huevos contaminados por pesticidas que ha golpeado la economa de 17 pases del eurogrupo. Este pas, que cuenta con ms de un millar de granjas y 40 millones de gallinas ponedoras, ha conseguido evitar la retirada de sus productos gracias a los controles exhaustivos que realizan las autoridades nacionales y locales.

Fuente: https://www.esglobal.org/america-latina-continente-infestado-los-pesticidas/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter