Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-04-2018

Una evaluacin estadounidense
Por qu Vietnam sigue siendo importante? (Parte V)

Matthew Stevenson
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Fue Khe Sanh una victoria o una derrota?

 

Foto: Lawrence J. Sullivan | CC BY 2.0  

Matthew Stevenson, en exclusiva para CounterPunch, ha viajado desde Hi Phng y Hanoi, en lo que antes era Vietnam del Norte, hasta las tierras altas centrales y Ciudad Ho Chi Minh, la antigua Saign, en bsqueda de los vestigios de la guerra de EE. UU. en Vietnam. Esta es la V Parte de una de serie de ocho (Vase: I Parte , II Parte , III Parte , IV Parte ).  

Asedio de Khe Sanh, 1968.- Khe Sanh se halla al sur de la Zona Desmilitarizada, en lo que constitua la esquina noroeste de Vietnam del Sur, cerca de la frontera con Laos. Se puede llegar all desde Hue.

Desde la Calle sin Alegra, hice que el taxi me llevara a travs de Le Thuy, un pueblo costero donde los franceses lanzaron en 1953 la Operacin Camargue, que finaliz con un desembarco de lanchas, al igual que en Normanda. Doce aos despus, los marines estadounidenses se haran eco del teatral amerizaje con un grupo similar de desembarco en Danang (descendiendo por la costa durante varias horas), aunque ninguna de esas misiones impresion mucho al Viet Cong, que acechaba en las dunas que se extienden desde las playas hasta la autopista 1.

Ni los soldados franceses ni los marines estadounidenses nunca pudieron pacificar los matorrales que se extendan a lo largo de la Calle sin Alegra, porque la mayora de los pueblos y aldeas de la zona, incluyendo Lai Ha, donde mataron a Fall, se asemejan a pequeas fortalezas insulares que flotan en un mar interior plagado de diques y arrozales.

No puedo imaginar siquiera que las patrullas ms fuertemente armadas de cualquier ejrcito invasor quisieran enredarse con el Viet Minh en los remotos caminos de la jungla de esas aldeas, razn por la cual se mantenan pegadas a las carreteras (que, a su vez, eran blanco de minas y morteros).

El puente entre el norte y el sur

Desde la costa sur de la ciudad de Quang Tri, el taxista se dirigi hacia el puente de Hien Luong, que en otra poca separaba Vietnam del Norte de Vietnam del Sur, especialmente despus de la Conferencia de Ginebra de 1954, que de forma temporal parti el pas a lo largo del paralelo 17.

Al mismo tiempo, los estadounidenses, ayudados por su Marina, orquestaban el reasentamiento de miles de refugiados (incluidos muchos catlicos) que haban decidido huir hacia Vietnam del Sur en vez de continuar viviendo en el agnstico Norte. Fue precisamente ese puente el que atravesaron muchos refugiados (tanto de Vietnam del Norte como del Sur) buscando nuevos mundos.

Finalmente, un total de unos 800.000 vietnamitas abandonaron el Norte, muchos de ellos de religin catlica romana, a quienes sus sacerdotes advertan: La Virgen Mara se ha trasladado al Sur, y t vas a ser menos?.

La irona de la particin, segn Loren Baritz en Backfire: A History of How American Culture Led Us into Vietnam and Made Us Fight the Way We Did , es que sirvi para alinear el naciente pas en el Norte con dos enemigos de EE. UU. Baritz relata: Esa lnea puso el vientre de Vietnam del Norte en manos de la Repblica Popular China, mientras su cabeza permaneca con Mosc. (El fin de la guerra de Corea permiti tambin que muchas armas fabricadas en China se enviaran a Vietnam del Norte.)

Segn los trminos de la Conferencia de Ginebra de 1954, Vietnam del Norte y Vietnam del Sur deban celebrar elecciones presidenciales y parlamentarias en 1956, pero ni el presidente Dwight Eisenhower ni su secretario de Estado, John Foster Dulles, vieron razn alguna para permitir que el norte comunista ganara en las urnas.

Una vez aplazadas las elecciones, el paralelo 17 se reforz convirtindose en una frontera internacional, similar al paralelo 38 que dividi Corea del Norte y Corea del Sur tras la tregua de 1953. Pero ninguna lnea en la arena (en Vietnam, el suelo es ms pantanoso) tuvo su origen en frontera o divisin histrica algunas reconocibles.

El puente peatonal, pintado la mitad en amarillo y la mitad en azul, permanece como parte de un memorial a la reunificacin de Vietnam, aunque hasta donde puedo decir, son slo turistas occidentales los que se acercan al lugar.

Es una especie de Va Crucis de sus excursiones sobre la guerra a partir de Hue, que incluye algunos tneles de la Zona Desmilitarizada, la base de marines en Khe Sanh, la Colina de la Hamburguesa y el almuerzo en un caf que vende sopa y Kit Kats al comercio turstico.

La lnea McNamara

Quiz el legado ms extrao en la Zona Desmilitarizada sea lo que se llam la Lnea McNamara, una creacin del secretario de defensa Robert McNamara. Durante el apogeo de la guerra de Vietnam, harto de los infiltrados del Norte que cruzaban la ZDM, a McNamara se le ocurri la idea de limpiar una franja de una milla de ancho a travs de la ZDM y controlar el desfiladero con una lnea de sensores electrnicos (algunos de los cuales se exhiben an en los museos locales).

En teora, cuando la infantera del EVN cruzara ese corte, los estadounidenses utilizaran helicpteros de combate o artillera para acabar con ellos. La Lnea McNamara oscureci un problema mayor en el esfuerzo de guerra estadounidense: que ni los ejrcitos de los EE. UU. ni los vietnamitas del sur tenan suficientes hombres para derrotar las armas combinadas del EVN y sus afiliados locales en el Viet Cong.

Desde el mar del sur de China hasta la frontera con Laos, la ZDM tiene alrededor de 80 kms. de ancho, aunque gran parte del paisaje, especialmente en el oeste, est compuesto por altas colinas y montaas rugosas, no muy diferentes de la descripcin de Daniel Boone sobre Kentucky: una tierra oscura y maldita.

Aunque se hubieran alineado todos los 550.000 soldados estadounidenses en Vietnam siguiendo el permetro sur de la ZDM, no hubieran podido impedir que el EVN pasara al sur. Para complicar an ms las cosas, muchas de las incursiones venan del oeste, a lo largo de las Rutas Ho Chi Ming que rodeaban la ZDM y que se dirigan hacia el sur a travs de Laos y Camboya, ninguna de ellas incluida en el alcance los sensores de McNamara.

Todo lo que los estadounidenses pudieron hacer en la ZDM fue establecer bases de combate artillero sobre las colinas estratgicas, y desde aquellos picos aislados tenan nombres como Campo Carrikk y el Montn de Rocas-, lanzaban cohetes y patrullas con la vaga esperanza de que as podran ralentizar la invasin del Sur.

Por desgracia, las bases de combate no fueron ms barrera ante la invasin de lo que fue la Lnea Maginot en la primavera de 1940, cuando los alemanes sobrepasaron la frontera francesa.

Los marines toman posiciones

La base de combate ms famosa cercana a la ZDM era la de Khe Sanh, que en 1967-68 fue testigo de algunos de los combates ms duros de la guerra de Vietnam. Khe Sanh es el nombre de una ciudad en el borde occidental del pas, justo al sur de la ZDM.

La base estadounidense que haba all tena capacidad para que aterrizaran enormes aviones de transporte y helicpteros, y tena tambin como misin proteger la carretera 9, que iba del este al oeste, desde la costa hacia Laos.

Aunque la analoga no es muy exacta, la presencia estadounidense en Khe Sanh y las batallas en las colinas circundantes, se hicieron eco de determinados aspectos de la batalla que los franceses mantuvieron en 1954 para mantener su puesto de avanzada estratgico en Dien Bien Phu.

Khe Sanh era un campamento solitario que durante lo peor de los combates se qued aislado de las lneas de suministro y slo pudo recibir refuerzos desde el aire.

En la historia de la guerra, Neil Sheehan describe como el comandante estadounidense en Vietnam, el general William Westmoreland, albergaba algunas de las mismas fantasas que los franceses tenan en Dien Bien Phu. Escribe:

Como Westmoreland relat, Krulak [un general de marines] entendi que su principal motivo para enviar marines a Khe Sanh era la esperanza en que una base de marines aislada en las montaas atrajera a miles de soldados norvietnamitas que, presumiblemente, podan ser pulverizados por la potencia de fuego de EE. UU.

Los combates para defender Khe Sanh fueron los ms desesperados de la guerra, aunque varios meses despus de luchar contra los ataques del EVN (en el verano de 1968), el sucesor de Westmoreland, Creighton Abrams, decidi abandonar esa base, una retirada que simboliz en gran medida la confusin estadounidense sobre los objetivos de la guerra.

La ruta 9 a Khe Sanh

Esta era mi segunda visita a Khe Sanh. Desde mi primer viaje en 2016, haba ledo varios relatos sobre los combates, incluyendo dos memorias del Cuerpo de Marines de las luchas a muerte para mantener las lneas en las colinas de los alrededores.

Ni en mis libros ni en mis visitas a los campos de batalla pude decidir nada sobre una de las preguntas ms interesantes de la guerra de Vietnam: Fueron los ataques contra Khe Sanh durante la ofensiva Tet de 1968 un seuelo destinado a desviar los recursos estadounidenses a un rincn distante del pas; o intentaba el general Giap en Khe Sanh repetir sus grandes xitos contra los franceses en Dien Bien Phu, y, al hacerlo as, confiaba en aniquilar a los estadounidenses en una trampa mortal que estaba muy alejada de todos los centros de poblacin?

Para cualquiera de los marines que defendieron Khe Sanh y las bases artilleras que lo rodeaban, los ataques del EVN contra las lneas estadounidenses eran parte de uno muy grande. Gregg Jones, en su historia de la batalla en Last Stand at Khe Sanh: The U.S. Marines Finest Hour in Vietnam , sostiene que los ataques eran parte de una campaa ms importante contra los campamentos vulnerables de EE. UU. Escribe:

Es probable que nunca sepamos con certeza la verdad sobre los objetivos de los norvietnamitas, pero el compromiso de Giap con tres divisiones reforzadas en la fase inicial de la campaa de Khe Sanh fue realmente algo ms de lo necesario para una estratagema eficaz.

Otra de las razones de que Khe Sanh fuera un suceso fundamental en la guerra de Vietnam es que se extenda a horcajadas de uno de los caminos principales de la Ruta Ho Chi Minh, que en aos recientes se ha convertido en una va interestatal a travs de las tierras altas, completada con rampas de salida, zonas de descanso y puentes colgantes, si bien algo primitivos.

Aunque Giap no hubiera querido desviar a tantos de sus hombres hacia las selvas de los alrededores de Khe Sanh, no tuvo ms opcin que atacar la base de combate si quera mantener los suministros de las tropas que luchaban ms al sur, y Giap, al igual que Dwight Eisenhower, fue un general bien conocido como intendente de cinco estrellas.

Incluso un alto dirigente del Viet Cong pens que se trataba de una batalla importante. En A Viet Cong Memoir , Truong Nhu Tang relata las dificultades de renovar la ofensiva en los primeros aos de la dcada de 1970: Lo que pudiera sucederle a las principales fuerzas de las divisiones del norte bajo la trituradora del poder areo estadounidense era una incgnita. Ciertamente, Khe Sanh no fue un precedente alentador.

Fue Khe Sanh un episodio secundario?

Entre quienes han argumentado en contra de Khe Sanh como batalla crucial figuran los historiadores-periodistas Howard Simpson y Neil Sheehan; ambos llegaron a la conclusin de que Khe Sanh fue una argucia para desviar la atencin de los comandantes estadounidenses, cuando no del presidente, del objetivo de la Ofensiva Tet, que pretenda asestar un duro golpe en las zonas urbanas y poner fin a la guerra.

En su accesible historia Dien Bien Phu: The Epic Battle America Forgot , Simpson, que sirvi muchos aos en Vietnam como diplomtico y corresponsal extranjero, sostiene que Khe Sanh no fue sino una repeticin de la batalla anterior que conden a los franceses. Escribe:

No hubo equivalentes de Dien Bien Phu durante la guerra de EE. UU., aunque el presidente Lyndon B. Johnson, el general William Westmoreland y otros percibieron errneamente una repeticin de la batalla en Khe Sanh a principios de 1968. Pero esta batalla fue una maniobra de distraccin de Giap, destinada a alejar a las fuerzas estadounidenses de las ciudades costeras para que l pudiera lanzar la ofensiva Tet. Saba que los estadounidenses y los franceses eran diferentes y que careca de la fuerza necesaria para desafiar el podero abrumador de EE. UU. en una nica confrontacin.

Ni hay duda tampoco de que tanto Westmorland como Lyndon Johnson estaban obsesionados con mantener Khe Sanh, aunque se mostraran reacios a comprometer ms batallones de marines estadounidenses en su defensa. (Apoyndoles estaban la artillera y los bombardeos en alfombra, a los que se convocaba en cuanto localizaban alguna concentracin de soldados del EVN.)

Irnicamente, una de las unidades presentes en Khe Sanh fue el primer batalln, noveno de marines, con el que Bernard Fall patrullaba cuando le mataron. Fue tambin durante el asedio a Khe Sanh cuando Fall, en la historia recientemente publicada de Dien Bien Phu, titulada Hell In a Very Small Place , consigui su amplio nmero de lectores. (Puede que leerlo les parezca complicado y largo, pero el esfuerzo merece la pena).

No hay duda de que si los ataques contra Khe Sanh fueron una estratagema, tanto Westmoreland como Johnson mordieron el anzuelo. Westmoreland dijo enfticamente en una de sus reuniones de comando: No, repito, NO van a derrotarnos en Khe Sanh. En numerosas ocasiones tuvo que hacer las mismas representaciones ante el presidente Johnson (a quien le gustaba suplicar a sus asesores: No quiero ningn maldito Din-Bin-Fu! [Dien Bien Phu]).

Las mesas de arena de Lyndon Johnson

LBJ lleg hasta instalar en la Casa Blanca una rplica del paisaje que rodeaba Khe Sanh, para poder seguir mejor los informes sobre su destino. (Johson tampoco hizo sugerencias tcticas durante la guerra de Vietnam. Despus de todo, le gustaba alardear sobre la guerra area de que sus generales no pueden bombardear ni un cagadero sin pedirme permiso primero.)

En su biografa de John Paul Vann y la experiencia estadounidense en Vietnam, Neil Sheehan plantea repetidamente que Khe Sanh fue una estratagema, parte de la guerra psicolgica contra los estadounidenses que se distraan con tanta facilidad. Escribe en varios fragmentos:

- Khe Sanh fue el mayor seuelo de la guerra. Los comunistas vietnamitas no tenan la intencin de organizar all un segundo Dien Bien Phu. El objetivo del asedio era William Westmoreland, no la guarnicin de marines. El asedio fue un ardid para distraer a Westmoreland mientras se preparaba el golpe real.

- Para dar un giro decisivo a la guerra en su favor, tenan que lograr un golpe maestro que tuviera el efecto de romper la voluntad de los estadounidenses, del mismo modo que Dien Bien Phu lo haba conseguido con los franceses. El golpe maestro fue Tet, 1968.

- Khe Sanh fue de los pocos lugares en Vietnam del Sur donde, a excepcin de ms bombardeos miserables, no estaba sucediendo nada.

Sheehan incluye tambin esta cita de un general de marines. Escribe:

La opinin de los generales de marines respecto a la creencia de poseer Khe Sanh no haba cambiado desde que Lowell English, el asistente del comandante de la 3 divisin de marines en 1966, observ: Cuando ests en Khe Sanh, no ests realmente en ningn lugar.

En su historia Tet! The Turning Point in the Vietnam War , Don Oberdorfer escribe: Khe Sanh fue un lugar en Vietnam donde no hubo un gran ataque en Tet.

Ese fragmento se hace eco de una memoria escrita por mi amigo, el novelista Larry Heinemann, quien dijo tras un viaje de posguerra a Hanoi, cuando se reuni con el general Giap:

Comprendi bastante bien que los vietnamitas ganaran una guerra de desgaste, aunque les llevara una generacin o ms. Estaba perfectamente dispuesto, por ejemplo, a dejar que el general Westmoreland pensara que el ataque de los norvietnamitas a Khe Sanh era un gran problema cuando ciertamente no lo era; en 1968, como en 1971, 1973 y 1975, haba peces ms grandes que frer. l casi se retir despus de la reunificacin, tras haber sido un soldado en guerra durante ms de treinta aos.

Quin gan en Khe Sanh?

Mi propia conclusin, basada nicamente en las dos visitas que hice a Khe Sanh y en las lecturas sobre los combates, es que Giap nunca iniciaba una batalla que no tuviera posibilidades de ganar, y que consider que los marines que haba en Khe Sanh eran pan comido (sobre una prolongada lnea a ninguna parte en una jungla remota).

Si a costa de una batalla notable poda asegurar un desvo importante en la Ruta Ho Chi Minh, y al hacerlo as rodear las lneas estadounidenses a lo largo de la ZDM, esa era una apuesta que mereca la pena plantear, aunque la respuesta viniera de los bombardeos estadounidenses. (Por parafrasear lo que el general Jean-Baptiste Klber dijo de Bonaparte, Giap era una clase de general que necesitaba 10.000 hombres al mes.)

Uno de los bigrafos de Giap, Cecil B. Currey, escribe: Los occidentales han criticado en ocasiones a Giap por intentar repetir su xito de Dien Bien Phu en Khe Sanh. Si esto fue realmente as, quin podra culparle por querer repetir una victoria tan sorprendente?. Pero aade: El objetivo de Giap era mayor que Khe Sanh; era toda la Repblica de Vietnam. 

En su libro sobre Khe Sanh, el periodista Gregg Jones pregunta:

Quin gan? Quin perdi? Fue el general Westmoreland engaado por su nemesis norvietnamita, el general Vo Nguyen Giap? Estaban dispuestos los norvietnamitas a hacerse con Khe Sanh o estaban tratando de alejar a las fuerzas estadounidenses de las zonas urbanas antes de la Ofensiva Tet? Fue Khe Sanh un fiasco estadounidense, como concluy el periodista Stanley Karnow ?.

Jones contina:

Los comentarios del general Giap sobre Khe Sanh a la periodista italiana Oriana Fallaci son exactamente los que caba esperar. Oh, no, se le cit diciendo. Khe Sanh no intentaba ser, ni poda haber sido, otro Dien Bien Phu. Khe Sanh no era importante para nosotros. O slo en cuanto que era importante para los estadounidenses; en efecto, en Khe Sanh su prestigio estaba en juego

Tal y como estn las cosas, el caso de Khe Sanh como golpe de gracia norvietnamita programado es circunstancial. Pero tambin lo es la opinin interesada del general Giap y sus lugartenientes de que nunca intentaron apoderarse del baluarte estadounidense.

Como result, tanto Tet como Khe Sanh fueron victorias militares para los estadounidenses, aunque derrotas polticas.

Khe Sanh hoy en da

Khe Sanh es hoy, parafraseando al poeta ingls de la I Guerra Mundial Rupert Brooke, un rincn remoto de un campo extranjero que, en mi opinin, ser estadounidense para siempre.

Aunque envueltos a menudo por una niebla opresiva, todava son visibles los contornos del permetro de la base y, aparcados cerca de la vieja pista, hay varios aviones estadounidenses capturados, includos los restos descomunales de un avin de transporte C-130 y varios helicpteros.

En el lugar hay un pequeo museo, aunque las dos veces que estuve all estuve solo. Por las razones que sean, los vietnamitas no muestran mucho inters en Khe Sanh, aunque unos cuantos hombres de la tribu Bru merodeaban por el lugar confiando en poder vender a los visitantes chapas para perros, fragmentos de metralla y refrescos de naranja.

Por lo dems, Khe San es tan sombro como la casa de Usher de Edgar Allan Poe: Una atmsfera sin afinidad con el aire del cielo, que apestaba a causa de los rboles en descomposicin y los muros grises y el silente lago de montaa; un vapor pestilente y mstico, aguado, aletargado, apenas perceptible y de tonos plomizos.

Cazando fantasmas en la Colina 881 en Vietnam del Sur

Desde la base de combate, conduzco unos ocho kilmetros al noroeste, en direccin a la Colina 881, escenario de algunos de los combates ms duros durante el asedio. Sobre esa colina, el capitn William Dabney estaba al mando de la I compaa, 3 batalln, 26 de marines durante la peor de las luchas, en la cual oleadas de atacantes del EVN intentaron arrasar la base. La compaa de Dabney mantuvo sus lneas, aunque sufri bajas y necesit del apoyo de los B-52.

A su vez, los vietnamitas se deslizaran cerca de las lneas estadounidenses en la cima de la colina, con la esperanza de que su proximidad limitara la respuesta de los bombarderos y artillera estadounidenses. Como en una muralla medieval, los hombres de Dabney tuvieron que defenderse con armas de fuego pequeas, granadas de mano y fuego de mortero.

Muchas de las imgenes que tenemos del asedio de Khe Sanh, de marines luchando cuerpo a cuerpo para defender una base en lo alto de una colina rocosa, proceden de puestos de avanzada como Colina la 881 Sur. Jones escribe sobre el inspirador liderazgo de Dabney:

Una cosa no haba cambiado: la moral era alta, un tributo a la difcil operacin dirigida por Dabney. Los hombres se mantenan ocupados, trabajando en trincheras, bnkeres y madrigueras cuando era demasiado peligroso ir a la parte superior, comprobando la alambrada o realizando otras tareas cuando estaba nublado o con niebla para proteger a sus actividades.

A veces, poda imaginar bien que Dabney, all en lo alto de aquella colina solitaria, deba haber pensado que estaba cazando fantasmas, los suyos y los del enemigo. (En la vida civil, era yerno del condecorado y legendario Lewis Chesty Puller, del cuerpo de marines, para quien las guerras estadounidenses haban sido una especie de kindergarten, a pesar de las muchas bajas sufridas por los hombres bajo su mando.) Una historia sobre el cuerpo de marines escribe de su inconclusa conclusin:

El valor desenfadado, la determinacin tranquila y el humor macabro de los hombres en la Colina 881 Sur ejemplificaron el espritu de los defensores estadounidenses y sudvietnamitas, que no slo desafiaron al enemigo sino que, en lucha clsica de 77 das, lo destruyeron. Al mismo tiempo, la lucha en torno a la aislada base de combate desencaden una apasionada controversia en EE. UU y, por lo tanto, la batalla precisa de un escrutinio minucioso.

Reflexionando despus sobre el sacrificio de los marines, muchos de los cuales lucharon cerca de la ZDM y en las colinas de los alrededores de Khe Sanh, Neil Sheehan escribi:

En esta guerra murieron 14.691 marines, tres veces ms de los que haban muerto en Corea, una prdida cuantiosa de vidas, una prdida que pes mucho ms que los 24.511 marines perdidos durante la II Guerra Mundial. Pero el general Brute Krulak [estrecho colaborador del presidente Kennedy] deba saber, antes de que hubieran muerto la mayora de estos marines en Vietnam, que todos ellos iban a morir en vano.

Por mucho que me hubiera gustado ver la Colina 881, su perfil apareci en una cordillera lejana, uno de los muchos picos en lo que resulta ser un paisaje petrificado marcado, incluso ahora, por la desolacin creada por el Agente Naranja.

Piensen en las montaas Allegheny en el oeste de Pensilvania, elevadas y claustrofbicas; el teln de fondo, al igual que Vietnam, para aquel juego fatal de la ruleta rusa en la pelcula El cazador.

Tierra de nadie

Pasada la colina 558, que est cerca de la carretera de dos carriles, mi conductor empez a inquietarse por lo tarde que era ya y por el hecho de que estbamos fuera incluso de la transitada ruta de Ho. Tampoco pensaba que ms adelante furamos a encontrar nada digno de verse en un paisaje tan sombro, aunque en aquel momento nos habamos sacudido ya la niebla y podamos ver las colinas de los alrededores que, en la lucha por Khe Sanh utilizando la analoga de la batalla de Gettysburg- haban sido una especie de Little Round Tops .

Estaba claro que mi conductor nunca haba ledo la conclusin de 1968 sobre la batalla que se public en el peridico Washington Star. Se deca en ella:

Seguramente, Khe Sanh ser un tema controvertido durante mucho tiempo, pero hay algo que es indiscutible: Se ha ganado un lugar importante en la historia de la guerra de Vietnam como ejemplo inspirador del valor estadounidense y aliado. En realidad, puede que un da se juzgue la victoria sobre el asedio como un punto de inflexin decisivo que finalmente sirvi para convencer al enemigo de que poda ganar.

Uno de los fragmentos ms tristes que encontr en mis viajes y en mis lecturas aparece en los recuerdos sobre Khe Sanh de Michael Archer A Patch of Ground . Escribe de la ceremonia de entrega de medalla al que era el comandante de marines durante el asedio: 

Creo que la ceremonia en la Casa Blanca para el coronel Lownds fue programada para ocultar la decisin del Pentgono de abandonar la Base de Combate Khe Sanh. Sin embargo, pareca que slo se magnificaba el problema. Si Khe Sanh hubiera sido tan vital para la defensa de Vietnam del Sur, justificando un derramamiento de sangre tan enorme, por qu no lo fue? Alabar ceremoniosamente los grandes sacrificios hechos en Khe Sanh, mientras que al mismo tiempo se entregaba al enemigo, fue una contradiccin que para muchos de nosotros resultaba difcil de aceptar .

Con demasiada frecuencia, en una guerra dominada en gran parte por los recuentos de cadveres, los soldados y marines estadounidenses luchaban salvajemente por un claro en la jungla o una colina remota; luego, un da, una semana o un mes ms tarde, reciban la orden de retirarse y volver a sus barracones. Los casacas rojas britnicos lucharon en la guerra revolucionaria estadounidense con las mismas tcticas (y resultados).

Baritz escribe en Backfire:

Los reclutas odiaban los combates sangrientos para poder tomar una base de combate, con la consiguiente prdida de amigos durante los mismos, y que despus les ordenaran abandonar esa base para ir a combatir o a patrullar por otros lugares Un soldado lo expres de esta forma: No tomamos tierra alguna. Ni la restitumos. Slo mutilamos cuerpos.

Recorriendo Khe Sanh en medio de la plomiza niebla, me vino a la memoria un fragmento de la excelente coleccin de historias de la guerra de Vietnam de Marc Levy How Stevie Nearly Lost the War and Other Postwar Stories . En l figura el siguiente dilogo:

VA [siglas en ingls de la Administracin de Veteranos] Shrink: Estuviste en Vietnam?

Veterano de Vietnam: S.

VA Shrink: Cundo estuviste?

Veterano de Vietnam: La pasada noche.

Antes de que el coche diera la vuelta para dirigirse de nuevo hacia Hue, me content con unas cuantas fotografas de las distantes colinas, aunque esas fotos no iban aadir nada al debate sobre si Khe Sanh fue una victoria o una derrota.

Por el momento, este rincn de un campo extranjero es una afligida tierra de nadie o, como Brooke escribe en The Soldier: Baada por los ros, bendecida por los soles de casa.

Matthew Stevenson es redactor colaborador de Harpers Magazine y autor de varios libros, el ms reciente de ellos Reading the Rails . Su prximo libro es Appalachia Spring. Vive en Suiza.

 Fuente: http://www.counterpunch.org/2018/03/23/why-vietnam-still-matters-was-khe-sanh-a-win-or-a-loss/  

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter