Portada :: Conocimiento Libre
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-04-2018

La neutralidad de la red: detrs del espejo

Daniel Fernndez
Rebelin


Nadie se animara a disentir con la idea que vivimos en un mundo digital. Pero qu quiere decir realmente eso? Hay varias interpretaciones, pero lo cierto es que los datos han adquirido una gran relevancia en la ltima dcada. Y los producimos todo el tiempo, generalmente a travs de las pginas web que visitamos y las aplicaciones que tenemos en nuestra computadora o celular.

Generamos tantos datos que la cantidad de tiempo que se necesitara para procesarlos es inimaginable, pero eso no parece intimidar a las firmas, que invierten mucho dinero para almacenar cada vez ms, a la espera que algn da puedan convertirse en valiosa informacin.

Google, Facebook, Apple, Microsoft, Amazon (entre otras) hacen mucho dinero con los datos que generamos mientras navegamos en sus pginas, aplicaciones y dispositivos. No es casualidad que sean las mismas empresas que se han pronunciado en contra de la derogacin de la neutralidad de la red.

De la misma forma que el capital financiero, para su reproduccin, impuls normativas que garantizaran su libre entrada y salida de los pases, estas firmas, que almacenan datos como si se tratara de una nueva forma de capital, estn preocupadas que nada interrumpa su proceso de acumulacin.

Del otro lado, se ubican las principales prestadoras de Internet en Estados Unidos: AT&T, Comcast y Verizon (AjitPaji, designado por Donald Trump al frente de la FCC, fue justamente abogado de esta ltima); que ahora podrn cobrar a sus abonados cuotas adicionales para acceder a ciertas pginas, descargar aplicaciones o cargar nuevos contenidos.

La neutralidad de la red fue noticia el pasado 14 de diciembre, cuando 3 de los 5 miembros de la Federal Communications Commision (FCC)votaron para derogar la Orden de Internet Abierto, que prohiba a los proveedores del servicio de Internet en Estados Unidos bloquear o hacer ms lento el trfico de un contenido (pgina web, plataforma, aplicacin, etctera) para priorizar otros.

Sin embargo, no fue noticia cuando fue promulgada por el presidente estadounidense Barack Obama en 2015. La misma administracin que en 2010 impulsaba la ley SOPA (Stop Online PiracyAct), que permita al Estado regular los contenidos que podan circular o no a travs de los servidores de Estados Unidos, que no se implement, pero que otros pases consiguieron imitar.

Parece contradictorio, no? Pero ni Obama en 2015 era bueno, ni Obama en 2010 o Trump en 2017 son malos. De hecho, uno de los mayores defensores de la neutralidad de la red en Uruguay es el senador Pedro Bordaberry, que lejos est de ser un hombre progresista.

Debemos quedarnos con la idea que siempre hay intereses que buscan algn tipo de regulacin que los favorezca y aquellos que no quieren ser regulados. No se trata de una batalla ideolgica, sino la confrontacin de intereses materiales.

Es que los transmisores regulados estn facultados para cobrar a los usuarios por el servicio que prestan, pero se les prohbe decidir qu tipo de contenido, bien o servicio circula por la red, salvo que ste atente contra el inters pblico. Por ejemplo, las compaas de electricidad pueden cobrar precios diferenciales entre usuarios, pero la electricidad que circula es la misma.

En cambio, los transmisores privados deciden qu bien, servicio o contenido circula por su red y, sobre todo, de qu forma. Un ejemplo cotidiano de este tipo de transmisores son las compaas de cable, que seleccionan qu canales son parte de su grilla y cules no; o la telefona celular, donde las firmas ofrecen llamadas gratuitas a otros celulares de la misma compaa.

No es que la discusin no sea importante, todo lo contrario, muestra que existen intereses encontrados que tambin estn dando su batalla en la opinin pblica. Pero ms importante an es recordar que siempre que existen intereses, hay actores involucrados, as como tambin un plan o programa econmico de fondo.

Caeramos en un error si pensamos que a la neutralidad de la red se le puede atribuir el carcter de buena o mala en s misma. Siempre depende quien ha diseado el plan y para qu. Y un plan es tan bueno y tan malo como cualquier otro, siempre que pueda implementarse de inmediato y obtener resultados.

En Amrica Latina, la neutralidad de la red est regulada en Chile (2010), Colombia (2011), Per (2013), Argentina (2015), Brasil (2016) y Mxico (se sancion una ley que espera reglamentacin), mientras que normativas similares an estn siendo debatidas en pases como Uruguay y Bolivia.

Sin embargo, la decisin estadounidense sienta un precedente bastante difcil de digerir para las prximas negociaciones sobre este tipo de prestaciones de servicios. No pareciera que el objetivo est puesto en trasladar ese costo a los usuarios, ya que se entrometera con la recoleccin masiva de datos, que ya dijimos, es lo ms importante.

Pero todas las negociaciones podran estar apuntadas a una solucin de compromiso entre las firmas, una alternativa que les exija a las empresas tecnolgicas algn tipo de canon, parte de las ganancias que esos datos potencialmente generan.

La legalidad de las normativas vigentes en nuestro continente, si bien establecen un piso de garantas, son insuficientes en tanto nuestro acceso a Internet depende de servidores localizados en Estados Unidos o est conectado a travs de canales de fibra ptica que atraviesan suelo estadounidense.

Es verdad que existen proyectos para conectar Sudamrica y Europa, como el de la empresa espaola Euralink, o para conectar Amrica Latina y Asia, como el de la empresa china Huawei. Sin embargo, ese sigue sin ser nuestro problema central.

Los pueblos de Amrica Latina nos vemos inclinados a apoyar enrgicamente la neutralidad de la red, pero desde una posicin voluntarista. Al da de la fecha, el 99% del trfico de Internet sudamericano es controlado desde Washington y los datos que generamos quedan en manos de firmas extranjeras.

Mientras la oligarqua financiera global dispone a sus expertos en tecnologa, economa y poltica para que argumenten a favor o en contra de la neutralidad de la red, quienes disean el plan econmico del mundo estn discutiendo realmente sobre distribucin de dividendos.

En nuestro continente, generar datos es un trabajo precarizado de veinticuatro horas que se paga apenas con algunos servicios gratuitos de aplicaciones como Facebook, WhatsApp o Google. Bloquear una pgina web o una aplicacin es el nuevo concepto de cerrar una fbrica y disponer ese cuerpo (y mente) a la acumulacin capitalista de alguna otra firma trasnacional.

No obstante, distintas empresas han comenzado a presionar sobre los vacos legales que deja la derogacin de la Orden de Internet Abierto y las distintas normativas legales, dando lugar a amenazas mucho ms tangibles, como puede ser la aplicacin de tarifa cero en numerosas aplicaciones y servicios asociados con la conectividad de Internet.

El mejor ejemplo puede ser WhatsApp, que desde hace meses ha sido beneficiaria de tarifa cero, es decir que, todo el trfico que se produzca a travs de la aplicacin no consume datos del plan contratado. Lo curioso es que la empresa usa la nube de Internet para ofrecer esos servicios y, por la misma razn, veinte pases americanos eliminaron el cobro de roaming en la regin.

Mientras tanto, el uso de Telegram, Signal o Line sigue consumiendo datos, haciendo conveniente el uso de una aplicacin sobre las dems.

Estos son algunos de los mecanismos que usan las firmas para mantener a los usuarios cerca, ya sea mediante la defensa a ultranza de la neutralidad de la red, por un lado, o la explotacin de los vacos legales que dejan las normativas, por el otro, porque saben que Internet seguir su tendencia a la centralizacin, siempre y cuando los datos sigan fluyendo.

Sino pensemos cmo, en los ltimos aos, las redes sociales se han concentrado en cada vez menos manos, cmo los nuevos emprendimientos han privilegiado su uso por sobre el diseo de sus propios sitios web o cmo stas han devenido en plataformas de comercializacin, siempre atendiendo al problema de la realizacinde las mercancas que se producen.

Las prestadoras de Internet habrn ganado en la arena institucional, pero detrs del espejo, lo nico que importa son los datos. Y en Amrica Latina no nos estamos animando a profundizar esta discusin, hablamos sobre neutralidad de la red porque obviamos discutir soberana de los datos y del acceso al Internet.

En Argentina, estamos a tiempo de reorientar nuestro sistema cientfico y tecnolgico nacional para la tarea. La iniciativa ARSAT-INVAP demostr que tenemos capacidades ms que suficientes para el desarrollo y fabricacin de satlites propios.

Sin embargo, las Universidades Nacionales y los centros de investigacin estn formando profesionales y cientficos que no dimensionan esta situacin como un problema en puerta.

Nuestra regin necesita tcnicos e ingenieros que trabajen sobre los desafos en el mbito de las infotelecomunicaciones, principalmente la extensin y control de nuestra propia red, as como tambin la conectividad soberana al Internet. Debemos formar profesionales capaces de generar plataformas de servicios locales y contenidos propios.

Pero tambin necesitamos cientficos y expertos preparados para poner la mirada ms all; desarrollar tecnologas para el procesamiento estratgico de datos, ciberseguridad, inteligencia artificial, aprendizaje automtico, por nombrar slo algunas problemticas en la frontera de conocimiento. Tenemos grandes profesionales en la tarea, pero necesitamos ms.

Daniel Fernndez: Licenciado en Economa (UNCuyo) y en Ciencia Poltica y Administracin Pblica (UNCuyo), Maestrando en Economa (UNLP), redactor-investigador argentino del Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la ).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter