Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-04-2018

El siniestro legado de las grandes represas

Gustavo Castro Soto
Ecologistas en accin


Desde hace aos cada 14 de marzo el movimiento mundial contra las grandes represas realiza movilizaciones en todos los rincones del mundo para exigir un cambio en el modelo energtico. Denuncia que la energa producida por las grandes represas no es limpia y que otras formas de energa sostenible son posibles.

Durante dcadas hemos identificado a las grandes represas como suministradoras de energa limpia procedente de una fuente renovable. Sin embargo, en la dcada de 1980 y 1990 las movilizaciones contra ellas en el Sur global fueron de tal magnitud que lograron cuestionar este modelo. Tambin en Europa hubo protestas de todo tipo. Los gobiernos reaccionaron no solo con represin, sino tambin con silencio y olvido.

Durante dcadas las grandes represas no se cuestionaron y se aceptaron sus costos sociales y ambientales. Pareca que no haba otra opcin para generar desarrollo".

Marcha de personas afectadas por las represas de Los Llanitos y Jicatuyo, Honduras.

Al final de la dcada de 1990 se acept elaborar un informe que hiciera balance de estas grandes infraestructuras. El Banco Mundial y otros bancos y empresas constructoras financiaron una comisin compuesta por grandes expertos en el tema. En el ao 2000 sali a la luz el Informe de la Comisin Mundial de Represas (CMR) y sus resultados no gustaron a los promotores del mismo. Entonces se concluy que las ms de 45.000 grandes represas haban desplazado A entre 40 y 60 millones de personas de todo el mundo de sus viviendas, tierras y pueblos (actualmente pueden superar los 80 millones).

Para qu sirven las represas?

Pero el informe tambin afirmaba que el Banco Mundial, principal promotor y financiador de estas grandes obras, haba endeudado a los pases pobres para construir la infraestructura del supuesto desarrollo que se privatizara aos ms tarde en beneficio de las corporaciones de la energa. En Amrica Latina, las grandes empresas que se quedaron con el negocio de su produccin y distribucin fueron Endesa, Unin Fenosa e Iberdrola, entre otras.