Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-04-2018

Israel va a un fin apocalptico en Medio Oriente

ngel Guerra Cabrera
Rebelin


La masacre perpetrada por Israel el viernes 30 de marzo contra los palestinos de la franja de Gaza confirma la confianza del Estado sionista en que cualquier crimen que cometa quedar impune. Cien francotiradores israeles dispararon sin cesar contra una marcha pacfica en el marco de un operativo preparado con semanas de antelacin. Esto, sin contar las cargas de artillera y el vuelo de un dron que reparta granadas lacrimgenas. Dieciocho palestinos muertos y cerca de 3 mil heridos fue el saldo macabro del viernes santo cristiano y el inicio de la Pascua juda.

En el curso de esa semana el general Gadi Eizenkot, jefe del ejrcito, realiz varios viajes a la frontera con Gaza para asegurarse de que el dispositivo represivo estuviera a punto. Ampliamente reflejados por los medios israeles, entre amenazas contra quienes participaran en la Marcha del Retorno, dentro del territorio de Gaza, nominalmente no ocupado. El colmo, Israel puso un cerco militar a los territorios palestinos ocupados en 1967 con el argumento de que sus ciudadanos pudieran celebrar la Pascua juda con tranquilidad.

La marcha durar varias semanas, siempre dentro de territorio palestino, y no ha sido convocada solo por Hams, como alega Israel, sino tambin por numerosas organizaciones y lderes palestinos. Varias ONG israeles, como Gush Shalom, han pedido una investigacin independiente, frenada por Washington en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Son demasiados aos de crmenes sin castigo del sionismo en Palestina desde dcadas antes de la proclamacin del Estado en 1948. Ya casi nadie cree en esa farsa eterna llamada cnicamente proceso de paz, que no ha servido ms que para perpetuar y legitimar el expansionismo isrel y prolongar el martirio de los palestinos.

Pero Donald Trump hizo lo que ninguno de sus antecesores: reconocer a Jerusaln como capital de Israel, o sea, como ciudad juda. Una grave violacin a las bases de una solucin poltica del conflicto rabe-israel claramente establecidas por la ONU con el acuerdo de Estados Unidos. Una bofetada no solo al pueblo palestino, sino a cientos de millones de rabes, musulmanes y cristianos para quienes Jerusaln es una ciudad interreligiosa y de paz. Por supuesto, ech tambin a la basura cualquier posibilidad de concrecin de dos estados, uno palestino con capital en la parte oriental de la ciudad santa y otro judo en la occidental. Todo lo que se diga del valor simblico y las graves consecuencias polticas y militares de entregar Jerusaln a Israel ser poco.

Cada vez son ms insistentes las filtraciones sobre la campaa militar que prepara el Estado hebreo para apoderarse de los pocos territorios palestinos que no ocupa, destruir a la combativa organizacin de resistencia libanesa Hezbol para apoderarse de Lbano, atacar Irn y descuartizar Siria. Ver cumplido, en fin, el sueo sionista del Gran Israel. Es obvio que esta empresa no puede emprenderla sin apoyo incondicional de Estados Unidos e implicara un abierto desafo a Rusia y China conducente a la guerra nuclear. La incendiaria extrema derecha gobernante en Israel confa, al parecer, en que su probada influencia en Washington le permitir conseguirlo. Despus de todo, el apoyo a Israel es probablemente uno de los pocos temas capaces de unir a una mayora de legisladores demcratas y republicanos.

Por otra parte, la sustitucin de Rex Tillerson por Mike Pompeo a la cabeza de la secretara de Estado, y del general Macmaster por John Bolton en la oficina de seguridad nacional de la Casa Blanca, implica un enorme reforzamiento de los halcones prosionistas en el crculo inmediato a Trump. Todo indica que ni Tillerson ni Macmaster y tampoco el general Mattis, aun jefe del Pentgono, estuvieron de acuerdo con el reconocimiento de la capitalidad juda de Jerusaln.

Son conocidas la coincidencia de Pompeo con Bolton en apoyar la guerra contra Irak, la ruptura del tratado nuclear con Irn, atacar a Corea del Norte y mano dura con Rusia y China. Bolton, adems, viejo amigo del premier israel Bejamn Netanyahu. Ambos tambin partidarios del cambio de rgimen en Cuba y Venezuela. Con la alianza de estos personajes para saciar la sed sionista de tierras, agua e hidrocarburos deben estar contando Netanyahu y sus pares ultras en el gobierno de Israel

Qu viene ahora? La masacre del viernes santo en Gaza recuerda el inicio de la operacin de castigo contra la franja en 2014, que cost la vida de 3000 palestinos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter