Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-04-2018

Mercado mayorista, cooperativas y trabajo por cuenta propia

Ricardo Torres
Progreso Semanal


El viernes 16 de marzo se report que entraba en funcionamiento el primer mercado mayorista de alimentos para el sector no estatal, concretamente para las cooperativas que gestionan restaurantes que anteriormente pertenecan a empresas estatales.

Se dijo que en la medida en que las condiciones lo permitan, se extendera esta posibilidad a los trabajadores por cuenta propia que arriendan locales estatales. El hecho en s se limita a La Habana, aunque se ampliar a otras provincias cuando se demuestre que es una experiencia vlida.

Este mercado (Mercabal) ubicado en el municipio Plaza, ofrecer un descuento del 20% sobre el precio minorista de un grupo seleccionado de productos de alta demanda en estos establecimientos como bebidas, cigarros, frijoles, azcar, sal, hamburguesas y pollo; para este ltimo el descuento llegar al 30%. Una buena parte de estos son bienes de importacin. Este nuevo paso, a falta de un tiempo prudencial para evaluar sus resultados, deja sin respuesta varios asuntos de capital importancia, a la vez que introduce complejidades adicionales en el manejo econmico.

Los precios padecen de varias distorsiones en Cuba. Tanto el sistema monetario-cambiario vigente, la planificacin central, como las deformaciones que exhiben las relaciones entre agentes econmicos constituyen factores que explican esa distorsin. Cualquier transformacin que aspire a propiciar el desarrollo de las fuerzas productivas debera caminar en el sentido de reducir estas distorsiones, y premiar a los productores ms eficientes. El prrafo 50 de la Conceptualizacin afirma: La sostenibilidad del socialismo est asociada al desarrollo, y requiere ritmos y estructuras de crecimiento de la economa que aseguren la prosperidad con justicia social.

Mercabal solo tendr como clientes a una parte minoritaria de los concurrentes en la actividad gastronmica, y existen pocos argumentos para sostener que extiende una ventaja a los productores ms eficientes, la mayora de los cuales no estar representado entre los seleccionados.

Asimismo, se crea un sistema paralelo al comercio mayorista existente en dos mbitos fundamentales. Por una parte, ya existen empresas que cumplen esa funcin. Estas mismas podran haberse encargado de hacer esto. Una opcin que estaba prevista en resoluciones de 2016, pero que dej insatisfecha a sus clientes debido a los altos precios, la insuficiente calidad, y la escasez de productos. Las mismas empresas usan unos precios para el sector pblico, mientras venden el mismo producto a otro precio para el sector no estatal (en realidad una parte de este). Con esto, en lugar de reducirse las distorsiones de precios, se incrementan.

En el apartado 239 de la Conceptualizacin se escribi: Los precios mayoristas incluidos los de acopio y los minoristas, se forman considerando el mercado interno y externo. Configuran un sistema integral coherentemente interconectado, de modo que cumplen la funcin de medir los hechos econmicos, y estimular la eficiencia.

Otro punto cuestionable es el criterio para determinar el acceso a esta ventaja, que tiene poco que ver con nivelar el campo de juego para incentivar ganancias de eficiencia. A lo que s nos ayuda es a despejar la interpretacin vigente de que la empresa privada (de la cual apenas se habla, aunque est consagrada en documentos largamente discutidos) y los cuentapropistas (los verdaderos autoempleados) sern formas subsidiarias de la empresa estatal. La diferenciacin sobre la base de la forma de propiedad no es lo deseable, en tanto es un argumento esencialmente poltico.

Con este proceder se anuncia que la condicin de subsidiariedad no tiene que ver solamente con el tipo de sector, tambin con el tipo de propiedad per se. Dentro de la misma industria, podrn coexistir diferentes tipos de empresas, cuyas condiciones de acceso a insumos y otros sern un reflejo de su lugar en la escala de prioridad de la poltica pblica, que al parecer se mover desde la empresa estatal, las cooperativas hasta la empresa privada. Adems de ser una frmula ya utilizada y fracasada en Cuba y en otros muchos contextos, representa una contradiccin insalvable a los efectos del objetivo declarado de mejorar el desempeo econmico mediante, entre otros medios, el aumento de la eficiencia econmica.

En el apartado 246 se lee: Proporcionar a los productores de diferentes formas de propiedad y gestin condiciones similares de acceso a los mercados. Si estos constituyen las metas a lograr, este cambio nos aleja de esas metas. Ahora tambin sabemos que similares no quiere decir en igualdad de condiciones.

Por otra parte, no parece que puede hacer una contribucin sustancial a aliviar la presin que suponen los concurrentes de estos establecimientos para la poblacin que compra en la red minorista. Dada la baja capacidad de importacin actual y la escasa capacidad de reaccin de los productores domsticos, elementos que limitan el aumento de la oferta, las cantidades totales disponibles no deben variar sensiblemente.

Los consumidores seguirn compitiendo con estos establecimientos, solo que ahora no sern tan conscientes de ello. La parte que va a cada destino se decide en otro segmento de la cadena. Adems, dado que el nmero de beneficiarios es una parte menor del universo de concurrentes, la competencia del resto de las entidades privadas se mantendr.

Es casi seguro que aparecern muy buenas razones y muchas ms mejores intenciones detrs de la medida, pero tiene todo lo necesario para parecer un intento de ltimo momento para reflotar a muchas cooperativas no agropecuarias que provienen de empresas estatales, despus de repetir hasta la saciedad que son una alternativa compatible con el socialismo, por su carcter social.

A pesar de ello, esta forma de gestin no sali muy bien parada en los ltimos cambios anunciados como parte de la nueva poltica hacia el trabajo por cuenta propia y las cooperativas no agropecuarias. Se anunciaron lmites externos a los diferenciales de pagos entre socios y no podrn vender bienes o servicios fuera del territorio donde tiene residencia legal. Una de cal y otra de arena

A fin de cuentas, se ha explicado que se trata de un experimento aunque de duracin variable. Todo es tan efmero

Fuente: http://progresosemanal.us/20180405/mercado-mayorista-cooperativas-y-trabajo-por-cuenta-propia/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter