Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-04-2018

Mayores sufrimientos, pero no menor migracin

Miguel ngel Ferrer
Rebelin


El discurso antiinmigrantes, la militarizacin de la frontera Mxico-Estados Unidos, la existencia en sta del muro ya existente y el propsito de su total ampliacin, las redadas de indocumentados, las deportaciones de stos y zozobra permanente en que viven los trabajadores sin papeles indudablemente tienen efectos disuasivos en el fenmeno migratorio. Pero no tantos ni tan poderosos como para eliminarlo o reducirlo significativamente.

Todo esto, obviamente, lo sabe el gobierno de EU y concretamente Donald Trump. Es necesario, entonces, buscar la verdadera razn que anima el ltimo exabrupto del mandatario estadounidense: el envo de la Guardia Nacional a la lnea fronteriza con Mxico.

La hiptesis ms plausible es que esa medida tenga esencialmente el propsito de Trump de quedar bien con su base social y electoral de notorios rasgos antiinmigrantes, xenfoba, supremacista, ultrarreaccionaria e ignorante.

Si la hiptesis va bien encaminada, no hay duda de que Trump se acaba de anotar otro xito en sus afanes por afianzarse en el poder y conseguir un segundo mandato presidencial.

Al mismo tiempo Trump habr logrado elevar significativamente el costo en sufrimientos y muertes en las personas que aspiran a sumarse al gran mercado laboral estadounidense. Pero elevar estos costos no significa necesariamente conseguir una disminucin en el flujo migratorio hacia EU. Porque, como bien se sabe desde hace dos siglos, la pura expectativa de obtener un empleo, un ingreso econmico y un relativo mejor nivel de vida en el lugar de destino es razn ms que suficiente para animar a millones de personas a emprender la aventura del xodo a la tierra prometida.

Por su parte, la experiencia ensea que la nica manera de frenar o atenuar ese xodo es la mejora en las condiciones de vida en los pases expulsores de mano de obra. Y es obvio que en el caso mexicano no hay signos de una mejora. Ms bien acontece lo contrario: cada da que pasa es mayor el deterioro del nivel de vida de la inmensa mayora de los mexicanos. Y para ocultar este hecho evidente de poco sirve la publicidad oficial que habla de progreso econmico y mayor bienestar social.

De modo que en la ecuacin migratoria est plenamente asegurado el factor oferta: millones de brazos dispuestos al xodo. Y lo mismo puede afirmarse del factor demanda: la agricultura, la industria y el sector de los servicios estadounidenses requieren, a veces desesperadamente, esa mano de obra barata que garantiza la viabilidad del negocio y la obtencin de mayores ganancias.

Incluso podra decirse que las medidas antiinmigrantes pueden tener el efecto, buscado o espontneo, de incentivar la migracin indocumentada. Porque al abaratar la fuerza de trabajo migrante y aumentar de ese modo las ganancias patronales ser mayor la oferta de puestos de trabajo.

Frente a esta situacin de mayor o menor continuidad de la emigracin hacia EU es muy poco, por no decir nada, lo que puede hacer el gobierno mexicano. Salvo lo que ya est haciendo: lloriquear, no hacer enojar al energmeno rubio y esperar que la medida no pase a mayores. Es decir: que, como siempre, la realidad econmica se imponga y que con altas y bajas el fenmeno migratorio contine ms o menos inalterado.

Blog del autor: www.economiaypoliticahoy.wordpress.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter