Portada :: Brasil :: Brasil en lucha con Lula
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2018

Degradacin poltica y confusin

Ariel Goldstein
Rebelin


En el escenario de degradacin y confusin que vive el pas vecino, la clase poltica se encuentra deslegitimada por las revelaciones de la investigacin Lava Jato que la involucran extensamente en escndalos de corrupcin. Por eso, han surgido varios candidatos por fuera de los partidos tradicionales que aspiran a ser presidentes a partir de las elecciones de este ao: Jair Bolsonaro, Joao Doria y el animador de televisin Luciano Huck.

En el caso del crecimiento del ex militar de extrema derecha, Jair Bolsonaro, se trata de un discurso que puede tener receptividad. Hay mucha frustracin en la sociedad por la inseguridad que existe en varias ciudades. Adems, el estado de Roraima y su capital, Boa Vista, enfrentan un problema en la capacidad de respuesta de sus servicios pblicos frente a la migracin que proviene de Venezuela. Estos dos aspectos generan condiciones para un discurso de extrema derecha como el de Bolsonaro. Su discurso restituye antiguos valores y se afirma contra la agenda feminista, contra la izquierda, y a favor de la participacin de los militares en el orden interno, como ha sucedido con la intervencin militar de Ro de Janeiro. A esta injerencia cada vez mayor obtenida por los militares en el orden interno se suman las declaraciones antidemocrticas del general retirado Villas Boas, que apuntaban a presionar al Supremo Tribunal Federal para que rechace el Habeas Corpus presentado por la defensa de Lula.

El discurso contra Lula y las acusaciones de corrupcin han calado en la sociedad, porque ya no tiene la misma popularidad de antes. Sin embargo, su intencin de voto se mantiene alta a pesar de las dificultades y las acusaciones porque a) es un lder popular que ha realizado cambios significativos en la sociedad para los de ms abajo, como el Plan Bolsa Familia; y, b) algunos sectores de la sociedad perciben que el juzgamiento a Lula es arbitrario y est orientado, desde los factores de poder, a excluirlo de la competencia poltica por ser el candidato que cuenta con mayores intenciones de voto.

En torno a este tema y otros la sociedad se encuentra polarizada, ms que antes. Es la primera eleccin desde 1994 donde resulta una gran incgnita cmo estar conformada aproximadamente la segunda vuelta de la eleccin presidencial. O que partidos presentarn los principales candidatos. Entre 1994-2014 la competencia era PSDB-PT, que disputaban la presidencia en segunda vuelta. Ahora no se sabe nada.

Lo ms novedoso de este escenario es Jair Bolsonaro -segundo en las encuestas despus de Lula segn la medicin de Datafolha en enero- y lo que ste expresa, y junto con ste una serie de grupos y comunicadores de derecha como Reinaldo Azevedo, Olavo de Carvalho. Tambin los movimientos de derecha liberal como Vem pra Rua, Movimento Brasil Livre (MBL), que buscan desde las redes sociales construir una agenda de derecha para amplias mayoras. A su vez, el grupo Escola Sem Partido, que busca perseguir a profesores de enseanza media y universitaria con pensamiento de izquierda. Es decir, un espectro de grupos y espacios que van de la derecha a la extrema derecha que han ganado ms presencia que antes en la sociedad.

En el caso de Lula, se trata de un ex presidente, y el dirigente de mayor popularidad del pas. Su encarcelamiento sera vivido como parcialidad en la accin de la justicia por parte de una proporcin significativa de los brasileos. La justicia parece estar siendo aplicada en forma selectiva, considerando la lentitud con que son tratadas otras causas, y la celeridad y arbitrariedad que se quiere aplicar en este caso. Inevitablemente en este juzgamiento operan consideraciones polticas. Hay una intencin de excluir al principal candidato de la competencia electoral. Lo ms grave sera que Lula, siendo el candidato ms popular, no pueda competir en la eleccin por una aplicacin selectiva de la justicia. En otros casos de involucramiento en casos de corrupcin de polticos del PSDB o del PMDB, los partidos que integran la coalicin de gobierno, la justicia no ha actuado con celeridad ni ha investigado lo suficiente.

De este modo, se abren distintas posibilidades. Una posibilidad es que el ex presidente fuera encarcelado, lo que sera bastante costoso para los factores de poder, por el repudio y las protestas que esto generara. La otra posibilidad, ms viable a mi modo de ver, es que Lula quede en libertad, pero no pueda competir, y el PT deba designar otro candidato presidencial. La tercera sera que fuera habilitado para competir, aunque no parece nada probable. La mayor probabilidad es la segunda opcin. Sera una opcin intermedia que no expone a los poderes fcticos a la incomodidad de tener preso al mayor lder popular del pas, pero al mismo tiempo lo excluye de participar en las elecciones, donde reside su mayor fuerza. As, el PT deber nombrar despus de agosto a otro candidato, que no tendr la misma fuerza electoral que Lula.

Ariel Goldstein es autor del libro Prensa tradicional y liderazgos populares en Brasil (A Contracorriente, 2017).

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter