Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2018

Contra el adoctrinamiento religioso y poltico en la escuela

Fermn Rodrguez Castro
Rebelin


La ya larga lucha del movimiento laicista en nuestro pas por sacar la asignatura de Religin confesional del mbito escolar y pese a circunstanciales logros formales -como fue la aprobacin en la Comisin de Educacin del Congreso el pasado 21 de febrero de una PNL en ese sentido-, no solo no se han traducido en hechos prcticos, sino que tiene por delante un nuevo desafo: el propsito del gobierno del PP (que sigue manteniendo y desarrollando su LOMCE) de aadir al adoctrinamiento religioso el adoctrinamiento poltico y militar en las aulas. Uno y otro, contrarios a los fines propios de la Escuela y al derecho que concierne a los menores a ser respetada su libertad de conciencia, justamente en periodo de formacin.

El convenio suscrito entre los Ministerios de Educacin y Defensa p retende incluir en el currculo de la materia alternativa a la Religin, Valores sociales y cvicos (Primaria) o Valores ticos (Secundaria) una serie de unidades para ensalzar los smbolos nacionales (himno, bandera y escudo), la figura del Rey, como "smbolo de la unidad y permanencia del Estado" y, sobre todo, reforzar la imagen de las Fuerzas Armadas para que los espaoles se "sientan orgullosos de nuestros militares" y reconozcan "la importante labor que realizan para garantizar la paz y el estado de bienestar", defendindonos de peligros, entre los que se incluye la inmigracin ilegal.

Aunque el acuerdo interministerial viene de 2015, hasta hace poco haba permanecido semioculto. Al salir a la luz los ms que cuestionables contenidos de las diez unidades didcticas propuestas para Primaria, ha obligado a las distintas fuerzas polticas a tomar posicin. Sin embargo, sorpresivamente y en contra de la posible mayora contraria al proyecto gubernamental, el pasado 21 de marzo, con los votos de PP y Cs y la abstencin del PSOE, fue rechazada una iniciativa de Esquerra Republicana que pretenda instar al Gobierno a retirar el Proyecto Conocimiento de la Seguridad y la Defensa en los centros educativos. El representante de ERC calificaba dicho proyecto de inadmisible adoctrinamiento militarista. Contradictoriamente, y para tomar cierta distancia con el PP y Cs, se aprobaba despus por mayora una propuesta de Comproms para el respeto a la diversidad de la sociedad y contra los delitos de odio, rechazando la parte del currculo propuesto que presenta el asentamiento irregular de inmigrantes como una amenaza nacional.

El mencionado proyecto que ahora se quiere llevar adelante con una subvencin de 600.000 para su puesta en prctica, ya ha establecido compromisos inmediatos con la patronal privada ACADE, aunque su intencin es extenderlo a todos los centros pblicos y privados, a Educacin Primaria y Secundaria.

Algunas crticas, todava apresuradas y parciales, han aparecido ya en pequeos medios de difusin. El artculo Educar contra la paz del profesor Agustn Moreno, publicado en cuartopoder.es, habla de que el intento de Moncloa parece encaminado a una nueva Formacin del Espritu Nacional' sobre una patria que no es la de todos. En otro artculo, firmado por Jess Travieso en el diario.es, Religin, franquismo y adoctrinamiento en las aulas: el viaje al pasado del Ministerio de Defensa, se denuncia tambin esa vuelta al patrioterismo ms retrgrado que incluye el estudio de los himnos nacional, de la Armada y del Ejrcito del Aire (letra de Jos Mara Pemn), el pasodoble   La Banderita (utilizado como himno del ejrcito en la guerra colonial de Marruecos) y otras actividades de ensalzamiento del espritu militar. Tambin se incluye en sus diez unidades didcticas, adems de las bondades de la monarqua, las de la participacin en la OTAN, etc. La APDH, por su parte, acaba de sacar un comunicado denunciando los enfoques estigmatizadores que presentan a un sector de la poblacin (inmigrantes) como peligroso para la sociedad en lugar de solucionar lo que no son sino graves problemas sociales. Un pas que destina ms del doble de sus presupuestos a gastos militares que a gastos educativos no puede permitirse aadir a ello adoctrinamiento militar/policial en las aulas escolares.

El tema no es anecdtico. Tiene mayor enjundia de la aparente, desde una perspectiva poltica y tica, y no es ajeno a la especial coyuntura que se vive en nuestro pas. A qu viene recuperar un proyecto ideolgico, de rancio tufo neofranquista, en estos momentos?

A raz de la crisis poltica desatada en el conjunto del Estado, con motivo del proceso soberanista iniciado en Catalua, los demonios franquistas, travestidos de falsa democracia pero nunca erradicados, han decidido, al parecer, salir a campo abierto y sin complejos, como dira Aznar. El fervor nacional-espaolista, impulsado desde los poderes institucionales y fuerzas polticas que han protegido y siguen protegiendo el rgimen monrquico del 78, creen llegado el momento de imponer, como antao, sus valores patrios, utilizando los resortes del aparato de Estado, sin contencin ni medida. Bajo la ilusin de dar por reprimida y resuelta (?) la aspiracin republicana de buena parte del pueblo cataln (que compartimos muchos otros), les lleva a emprender una ofensiva ideolgica y poltica, de carcter profundamente reaccionario en todos los terrenos.

En el caso de la Enseanza, ningn gobierno y sus reformas educativas (y no solo las del PP) se atrevieron a garantizar la entera laicidad de la Escuela, dejando fuera de ella todo adoctrinamiento religioso, confesional y dogmtico. Una herencia del nacional-catolicismo que ha permanecido intocada, pese a ser contraria a derechos democrticos elementales como es el de la libertad de conciencia. Si ya era aberrante la disyuntiva que opona Religin y valores religiosos (particulares) a valores ticos y cvicos (se supone, de carcter comn), ahora a los alumnos se le pone ante el dilema de elegir entre enseanza dogmtica religiosa y enseanza doctrinaria poltica.

Pero tambin es contraria a esos derechos, la identificacin de los valores sociales, cvicos y ticos -que deben abordarse en la Escuela desde su universalidad y mayor consenso sobre sus contenidos democrticos-, con determinaciones de un rgimen y marco constitucional concreto (cuyo estudio tiene su lugar en las materias de Historia), que, sin embargo, pueden dejar mucho que desear en cuanto a su acomodo y respeto efectivo de esos derechos y valores. Para algunos, no es el caso de una monarqua heredada de una dictadura y contraria a la igualdad de derechos y deberes de todos los ciudadanos, como tampoco la bandera que la representa. Consideramos que nada tiene que ver con la democracia mantener los privilegios de la Iglesia negando todos los das la presunta aconfesionalidad del Estado. O el mantenimiento de la impunidad de los crmenes de lesa humanidad cometidos por el rgimen franquista. O la participacin del ejrcito espaol en las intervenciones humanitarias de una OTAN que bombardea y destruye pases enteros, actuando al servicio de los intereses imperialistas en todos los continentes. O la reforma exprs del art. 135 de la Constitucin, que prima el pago de la Deuda ilegtima y las imposiciones de la troika sobre el gasto social y los servicios pblicos. Y tampoco polticas de criminalizacin de las personas que huyen de las guerras y del hambre, negando los derechos elementales de libre circulacin de las personas, de asilo y refugio, Y tantos etcteras legales y constitucionales que desconocen las exigencias mnimas para una vida personal y social que puedan considerarse humanas.

De ningn modo puede permitirse que un gobierno en minora, protagonista de inadmisibles cotas de represin y corrupcin, pueda llevar a cabo tal despropsito y dar curso a un Proyecto tan reaccionario como el presentado con el confuso nombre de Conocimiento de la Seguridad y de la Defensa.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter