Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Egipto
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2018

Qu significa la victoria de Sisi para el futuro de Egipto?

Taha Ozhan
Middle East Eye

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.



Partidarios del presidente egipcio Abdel Fatah al-Sisi celebran su reeleccin para un segundo mandato en la Plaza Tahrir el 2 de abril de 2018 (AFP)

Egipto tendr su quinto presidente desde 1953. Es decir, el pas slo ha visto cuatro lderes en 59 aos, sin contar a Sufi Abu Talep, cuya presidencia dur slo ocho das, desde el asesinato de Sadat a la llegada al poder de Mubarak, y el presidente en funciones Hussan Tantawi, que estuvo en el cargo despus de que Mubarak fue derrocado.

Lo que resulta ms interesante de las elecciones presidenciales egipcias de 2012, es que fue la primera eleccin celebrada sin un resultado fijo. No saber quin ganar las elecciones es mucho ms interesante que tener finalmente a un civil como presidente.

Escrib esas lneas justo antes de la eleccin de Mohamed Morsi como presidente de Egipto. Despus, en 2014, escrib en un artculo posterior: Las elecciones que Morsi gan se celebraron, en realidad, entre los felul [residuos del rgimen de Mubarak] y el nuevo establishment, mientras que la eleccin de esta semana en Egipto se dirima claramente entre los felul y el viejo establishment.

Lo que ha quedado extremadamente claro en esta eleccin es que Abdel Fatah al-Sisi no pudo conseguir una apariencia de elecciones, ni siquiera con resultados fijos como en la era Mubarak... No hay motivo alguno para sentirse esperanzado en unas elecciones orquestadas por el lder de un golpe de Estado con el apoyo poltico de EE. UU., la financiacin del Golfo, la violencia de los baltayis [matones] y la legitimidad de los liberales.

Hamdin Sabahi que aplaudi en 2012 el derrocamiento del gobierno electo por el ejrcito y que apoy la candidatura de Sisi en las elecciones presidenciales- era el candidato simblico que figuraba en las papeletas con objeto de dar a las elecciones una apariencia de legitimidad. En estos momentos, la presidencia de Sisi, que en retrospectiva parece haber sido la nica motivacin para el golpe, no es ms significativa que un Bashar al-Asad ganando las elecciones en Siria.

Insensibilizado hasta la parlisis

Al leer mis artculos anteriores, me di cuenta de que mis anlisis siguen siendo teniendo validez hoy, que casi no hay inconsistencias en el anlisis o interpretacin polticos de Egipto. La naturaleza de los acontecimientos que tienen lugar en Egipto desafa el curso del tiempo. Cuando se mata la esperanza de cambio, la poltica e incluso la historia se detienen durante un perodo. Como George Orwell seal en 1984: La historia se ha detenido. No existe nada excepto un presente infinito en el que el Partido siempre tiene razn.

Sin embargo, la tragedia en este desastre radica en la insensibilidad de las personas ante tal parlisis. Aunque la gente desee el cambio, est atrapada en el dilema de ser tremendamente sensible al mismo.

El partido de Sisi ha consistido siempre en una coalicin fuerte y slida de actores regionales y globales, desde Obama hasta Trump, desde Netanyahu hasta las monarquas del Golfo, la Unin Europea y Rusia. Los egipcios se ven obligados a someterse a la administracin de este partido. La pregunta vital es: cunto tiempo persistir este statu quo surrealista?

Sisi ha resultado reelegido con el 97% de los votos (AFP)

Egipto haba perdido ya su camino en el siglo XX, y hay seales poderosas que indican que durante la mayor parte del siglo XXI podra sufrir el mismo destino. Sin posibilidades de cambio en un futuro prximo, no hay un terreno firme y realista sobre el que basar valoracin positiva alguna. Podra decirse que la situacin en Egipto es natural, dado el caos poltico de nuestro mundo actual; este tipo de argumento no debe descartarse demasiado rpidamente.

Parece que todas las versiones de Sisi en la regin estn ms o menos invirtiendo en la depresin poltica mundial y que esperan legitimidad a cambio, o al menos aceptacin para estar en armona con el caos regional y global.

Aqu, la locura competitiva entra en la ecuacin geopoltica: cuando Trump es el presidente de EE. UU.; Asad est asesinando a cientos de miles de personas; Netanyahu est profundizando la ocupacin de Palestina; Libia est ardiendo; Iraq inmerso en una feroz crisis poltica y de seguridad; el Lbano lleva dcadas lidiando con el estancamiento poltico y Arabia Saud est ejecutando un extrao modelo poltico en su hotel Ritz.

En medio de tal situacin, por qu Egipto no iba a impulsar los lmites de la ingeniera poltica nihilista?

El culto al orbe

Hay todo un mundo Tolkien en Oriente Medio, que se manifiesta en extrao ritual estilo Saruman de tocar el orbe para derrotar el terrorismo durante la ceremonia de inauguracin del Centro Global para Combatir la Ideologa Extremista en Riad.

Sin embargo, la mala noticia para Sisi es que para garantizar su reino, debe mantener su mano sobre el orbe a toda costa; pero el orbe tiene vida propia. La invencin del orbe Trump-Golfo consiste en exagerar la amenaza terrorista, demonizar a los Hermanos Musulmanes y reducir la geopoltica al terrorismo. La existencia del orbe depende de la continuacin de las amenazas, pero para que el culto al orbe tenga xito, debe derrotar al terrorismo, que podra hacer que el orbe desapareciera.

Egipto no puede encajar en el eje fabricado por la empresa Israel-Golfo-Sisi. El rgimen egipcio se ha sentenciado a s mismo a un atolladero del que no puede escapar. Si bien puede parecer que el espritu nacional, regional y global de la poca acogera sutilmente su creciente dficit poltico y de derechos humanos, el rgimen golpista debe financiar an demandas sociales y econmicas cada vez ms aceleradas, sin que quede ya zanahoria alguna.

En cuanto a la economa de Egipto, puede trazarse fcilmente una correlacin entre el gobierno militar tras el golpe de 2013 y el hundimiento masivo de la economa y del nivel de vida. La deuda externa ha saltado de 38.000 millones de dlares a ms de 80.000, en gran parte financiada por Arabia Saud, los Emiratos rabes Unidos y el Fondo Monetario Internacional. Los impuestos se han disparado despus de que el rgimen optara un aumento masivo de las tasas que gravan cientos de productos y servicios.

Aunque el cuadro econmico es alarmante, el rgimen egipcio necesita satisfacer ms al eje Israel-Golfo que a su propio pueblo. Esta misin imposible definir el futuro de Egipto.

Mirando hacia adelante

En Egipto, aunque el grupo del Estado Islmico y otros que pululan por el Sina satisficieron las necesidades de legitimacin de Sisi hasta cierto punto, el rgimen golpista no pudo aterrorizar a los Hermanos Musulmanes hasta lograr que se convirtieran en un grupo armado.

Los egipcios han conseguido mantener la paz a pesar del golpe sangriento, del humillante apoyo regional y global al rgimen del ejrcito, del asesinato de las esperanzas de millones de personas y de los devastadores efectos domin en la Primavera rabe.

Este hecho en s es una fuente de esperanza por el cambio, porque el culto al orbe no dispone de ninguna conspiracin inteligente contra los movimientos polticos desarmados que piden cambio, democracia y dignidad. Su software poltico slo puede ejecutarse cuando grupos armados, como el Estado Islmico, estn actuando.

En el mundo del culto al orbe, los grupos polticos desarmados no tienen ni valor de uso ni valor de cambio. La nica moneda que existe en su mundo es el terrorismo. Puede que los egipcios no confen en que la democracia llegue pronto. Sin embargo, no van a concederle al culto al orbe el regalo del terrorismo.

Hasta ahora, han tenido xito en el logro de esta exigente y extremadamente difcil tarea. Esta sigue siendo la nica esperanza para el futuro.


Taha Ozhan es miembro del Parlamento turco y presidente de su Comit de Asuntos Exteriores. Es asimismo acadmico y escritor. Tiene un doctorado en Ciencias Polticas y Relaciones Internacionales. Con frecuencia comenta y escribe para medios internacionales. Su ltimo libro es Turkey and the crisis of Sykes-Picot Order (2015).

Fuente: http://www.middleeasteye.net/columns/what-sisis-victory-means-egypts-future-1166881278

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter