Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-04-2018

[Crnicas sabatinas] Por la fraternidad, por una cultura federalista que nos una!
Los persistentes, dolorosos e incomprensibles errores de la izquierda

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para los amigos machadianos de Rocafort (Valencia), tambin ligeros de equipaje

Para Manuel Fernndez Mrquez (1946-1973), asesinado a los 27 aos. In memoriam et ad honorem.

 

@XavierDomenechs

Mig any desprs d'un # 1O sostingut per la gent en un acte extraordinari de sobirania que va marcar un abans i un desprs de la nostra histria.

[Medio aos despus [01.04.02018] de un 1-O sostenido por la gente, en un acto extraordinario de soberana que marco un antes y despus de nuestra historia]


Que los sindicatos apoyen la impunidad para aquellos que estn acusados de graves delitos es un disparate. Se puede discrepar si hubo rebelin en el 'procs' , y para determinarlo habr un juicio con todas las garantas y la posibilidad de recurrir a instancias superiores espaolas y europeas. Ahora bien, no se puede pretender que no pas nada en septiembre y octubre pasado. Jams habr reconciliacin si aquellos que actuaron contra la mayora de los catalanes no piden perdn algn da. Es triste que en lugar de sostener una lucha social en rojo , sin toxinas nacionalistas, los sindicatos se apuntan al lazo amarillo.

Joaquim Coll (2018)


Esta iniciativa [la manifestacin secesionista del 15 de abril] ha generado numerosas crticas tanto entre los afiliados de estos sindicatos en Catalunya, que en bastantes casos han manifestado su rechazo dndose de baja, como de las secciones sindicales del resto de Espaa. En efecto, ambos sindicatos no solo rompen con la neutralidad ideolgica, al alinearse con el bloque independentista, sino que contribuyen a conferir verisimilitud a la lnea argumental de los partidos secesionistas para quienes estas movilizaciones no estn encaminadas a impulsar la independencia, sino a defender la democracia amenazada por el gobierno del PP. Una vez ms se produce una fuerte disonancia entre las bases de estos sindicatos, mayoritariamente contrarias a la secesin, y el posicionamiento de sus dirigentes. No resulta fcil explicar esta postura, aunque pueden apuntarse dos factores; por un lado, la equiparacin entre catalanismo y progresismo que arranca de la dictadura y que, ahora en otro contexto, continan apoyando las cpulas de las organizaciones de la izquierda poltica y sindical; por otro, el temor cerval a ser tachados de fachas por los poderosos medios de comunicacin independentistas. Adems, el apoyo a las reivindicaciones independentistas es para las cpulas sindicales el corolario de su promocin social, si nos atenemos al carcter burgus y pequeoburgus del movimiento nacionalista. En cualquier caso, las imgenes de los lderes sindicales rodeados de estelades propinarn un golpe muy duro a su prestigio ya sumamente debilitado entre los trabajadores. Especialmente, cuando la propaganda secesionista los utilizar para proyectar la falsa tesis de que la clase trabajadora catalana, representada por sus sindicatos, apoya sus reivindicaciones. De este modo, ni los sindicatos mayoritarios, ni los Comunes han aprendido la leccin de las pasadas elecciones autonmicas cuando los barrios populares votaron masivamente a Cs, no tanto como una muestra de apoyo a este proyecto poltico, sino como expresin de su rechazo frontal al independentismo.

Antonio Santamara (2018)


Con la nocin de lengua propia se define a la lengua oficial no castellana como propia de un territorio o de una entidad histrica. Y por ello se la convierte en preferente. La cooficialidad de las lenguas no se anula: simplemente queda en segundo plano. Claro que a costa de una monstruosidad conceptual. Y es que si las personas tienen una lengua, y la hablan, y si las instituciones pueden establecer jurdicamente una lengua de comunicacin, y emplearla, lo cierto es que  ni los territorios ni las entidades histricas hablan.  El Tribunal Constitucional, vindoselas da s y da tambin con las exigencias lingstico-nacionalistas de la Generalitat de Catalunya, acab dando el gran salto al abismo: salir del plano de la lengua oficial al ideolgico plano histrico-lingstico. Decir que la lengua propia de Catalua es el cataln es equivalente a decir que la religin propia de Catalua es la catlica. Ambas cosas parecen verdad. Pero no lo son. Porque no es Catalua la que tiene o no tiene religin o lengua: son los catalanes. Algunos catalanes profesan el catolicismo; otros, no. Algunos catalanes consideran que su lengua propia o materna es el cataln: otros, quiz la mayora, no. La mayora tiene una cualquiera de las lenguas o las dos. Pero la Catalua, como cuestin de hecho, no habla. No puede tener lengua, propia o impropia. Sin embargo ese pseudoconcepto se convirti jurdicamente en operativo. En operativo para constituir el espacio ideolgico-cultural de la independencia de Catalua. Hay que salir de este mal paso con naturalidad. Las lenguas son de las personas. Que no las usen contra ellas. Desgraciadamente lo hizo el franquismo y ahora juega con ellas el nacionalismo independentista.

Juan-Ramn Capella (2018)

 

[Por si tienen un momento esta maana y estn cerca de la plaa del Mercat de Sant Adri del Bess : en recuerdo de Manuel Fernndez Mrquez y de los luchadores obreros antifascistas y por la III Repblica espaola, sin escisiones ni divisiones. Tambin hay esto otro Sbado 7 abril. D a mundial de la Salud. En Barcelona, 11h en Pl St Jaume. Las mujeres ocupamos las calles, [email protected] pensionistas, mostramos nuestra determinacin... Ahora toca saltar a la plaza St Jaume en defensa decidida de la salud y la sanidad pblicas. No faltis.Os esperamos, saludablement Toni Barber]

Cierro el viernes por la maana. Apenas he ledo y pensado sobre la decisin del tribunal alemn.

Entono el mea culpa. Un error, no menor, que un compaero me ha comentado: habl de Biel Mesquida la semana pasada y debera haber hablado de Biel Figueres. Disculpas.

Con la inevitable y pesada-daina compaa de los estudiados (ms, muchos ms tras la decisin del tribunal alemn) y liantes aprovechados que tanto dao hacen (sobre todo a las personas ms desfavorecidas), y de lazos, globos y plsticos amarillos (que en nada recuerdan al submarino ibidem sino ms bien a los sindicatos amarillos, y que tanta contaminacin ambiental generan y generarn por todo el territorio que tanto dicen amar), seguimos encerrados en un solo juguete... por muy tensas que sean las relaciones entre Reina y ex Reina. No me voy de tema, no los voy a hablar de asuntos de la realeza borbnica. No sufran. Pero s cabe sealar que la distancia kantiana entre la cosa en s, el noumeno, y la cosa para nosotros, sentida y comprendida con nuestras humanas condiciones epistmicas, se queda en nada ante la sideral diferencia entre el comportamiento pblico y privado de muchas familias de las clases dominantes. No slo en la de la realeza. No digo que la hipocresa no exista en ningn grado entre las familias trabajadoras pero las clases dominantes son muy dominantes y el poder es su pan nuestro de cada da. Y cuando hay poder hay voluntad de ms poder, de marcar territorio, de aparentar cuando toca y de decir, incluso de gritar: el poder soy yo y no te pases ni un pelo por delgado que sea! cuando la ocasin lo requiere. Y con malos modos y con toda su rabia que es mucha. Hay ejemplos cercanos de estas distancias siderales entre lo real (privado) y lo aparente (pblico) entre las clases polticas profesionales catalanas pero no voy a ser imprudente en esta delicada situacin. Se impone la temperanza.

Sobre las recientes noticias jurdicas (recurdese que en Deutschland el secesionismo sera imposible): 1. Conviene esperar y no precipitarse. 2. Es necesario leer la argumentacin judicial. 3. Lo nico que por el momento no puede haber es extradicin por rebelin, por considerar el juez que no se corresponde con el cdigo alemn. 4. No hay delito, por supuesto, hasta que no hay sentencia firme. 5. Se deja en pie -en principio- la malversacin; si finalmente es extraditado ser procesado. Si condenado, su condena ser mucho menor. 6. Mejor, mucho mejor. Lo peor: su falsa ideologa de vctimas perseguidas 7. Los corolarios jurdicos estn por ver, veremos como repercuten en el resto de encarcelados (que, si por m fuera, no estaran en la crcel). Por el motivo anterior, por humanismo y por evitar males mayores. 8. La lectura secesionista es evidente: subidn ms subidn al cubo. Som els millors i Espanya=Madrid=Estat espanyol s una merda putrefacta! 9. Estn preparando a sus gentes para el 15A. Ser muy masiva (del 14A, desde luego, ni hablar, les importa una nariz). 10. Volver la idea de la presidencia de Puigdemont. Ms leo. 11. Echan las campaas al vuelo por la decisin favorable: la justicia alemana, dicen, es una verdadera justicia, no como la espaola. Veremos qu dicen cuando la situacin se les tuerce un poco y las cosas no les son tan favorables.

Los CDR, se autodenominan as, Comits de Defensa de la Repblica (secesionista), plantaron cientos de cruces amarillas el pasado fin de semana en Port de la Selva, Cadaqus y Argels (Argelers). Tal vez pretendieron vincular algunas aristas de la actual situacin poltica en .Cat con lo vivido por los exiliados republicanos tras la Guerra Civil. Si fue as, como mi familia est directamente implicada dir claramente lo que pienso (y siento): que es una barbaridad, incluso un insulto o una indignidad. Beatriz Silva (Cruces amarillas en Argelers) ha recordado lo siguiente:

El infierno de Argelers es uno de los episodios ms crueles de la Guerra Civil  espaola. Miles de hombres, mujeres, nios y nias cruzaron los Pirineos a pie [enero, febrero de 1939], en medio de la nieve y los bombardeos, para acabar recluidos a la intemperie, sin agua potable ni letrinas y durmiendo en la arena hmeda. Muchos no soportaron estas condiciones extremas y murieron de disentera, neumona, tuberculosis o simplemente de hambre. Porque el nico alimento que reciban eran el pan que les lanzaban los soldados franceses por encima de las alambradas y que tenan que comer mezclado con la arena contaminada de la playa. Algunos de los sobrevivientes fueron devueltos a Espaa y murieron fusilados. Otros acabaron en campos como Mauthausen y unos pocos pudieron establecerse en Francia o viajar a Mxico donde fueron acogidos por el Gobierno del presidente Lzaro Crdenas. En Argelers haba catalanes pero tambin aragoneses, andaluces, asturianos, que haban luchado juntos defendiendo la Repblica hasta el final. La causa que les mova era muy distinta a la que reivindica ahora el so beranismo  cataln.

Efectivamente: la causa era muy distinta. Nada que ver. Y tambin hubo madrileos entre los exiliados. El padre de Eduard Rodrguez Farr, por ejemplo, un mdico republicano casado con una enfermera catalana. Eduard naci en el campo, en 1941. Su padre y su madre fueron responsables sanitarios en Argels.

Las citas: la de Coll es ms que oportuna; Antonio Santamara da de nuevo en el clavo y Juan-Ramn Capella se aproxima documentadamente, y con mirada limpia, a un asunto de alta tensin sobre el que no podemos seguir callados. Ya nos han tomado suficientemente el pelo con sus categoras poltico-lingsticas y su cosmovisin nacionalista.

El tema de hoy: los persistentes, dainos, dolorosos e incomprensibles errores de la izquierda, la de .Cat y la de .Es y de otros lugares (Alemania por ejemplo) en menor medida. El comentario de un compaero muniqus: no resulta sorprendente que quienes se enfrentan de forma resuelta a sus nacionalistas en casa hagan guios de este tipo a los nacionalistas de fuera? Por qu? No se enteran? Les suena a movimiento de izquierdas? Por las fuentes de informacin de Die Linke entre los eurodiputados del Partido de la Izquierda Europeo? No deberan contrastar sus informaciones? El extravo de Die Linke (no son los nicos) no tiene parangn.

El tuit de Xavier Domnech [XD, el sorprendente tuit de XD que, por cierto, es historiador: acto extraordinario de soberana? Por qu no se suma entonces al secesionismo? Cules son sus diferencias? No hubo acto alguno de soberana el 1-O. No hubo una decisin mayoritaria del pueblo ciudadano (que ni siquiera fue convocado: slo los fieles, el pueblo elegido, y otros ciudadanos que acudieron, reaccionando ante la actuacin policial). Ese 1-O ha marcado un antes y un despus en nuestra historia? No ha sido, por el contrario, junto al 6 y 7 de septiembre y el 3-O, el momento en el que se ha roto en mil pedazos la unidad de las clases trabajadoras catalanas? En sntesis: la cosmovisin y el relato secesionistas en estado puro en las palabras de XD..

Y no slo es un tuit, un mal momento. De una entrevista reciente en La Vanguardia:

Ir a la manifestacin de la Taula per la democrcia el 15 de abril? S, claro. Nosotros propusimos hacer un bloque democrtico y se ha hecho esta Taula per la democrcia i la convivncia. Evidentemente estaremos all.

Existe el peligro de que los partidos soberanistas la instrumentalicen y equiparen democracia a independentismo? Vivimos una poca en la que vemos signos de reaccin y de ataque a las libertades muy preocupantes. Lo que ocurre en Catalunya es un ejemplo, pero tambin tenemos a raperos a la crcel, libros que se retiran... Un ambiente general represivo. Que puede haber habido una instrumentalizacin por parte de los partidos, seguro, pero lo que nos ocupa es superar la situacin que vivimos.

Sectores de su partido lamentan que usted y Ada Colau siempre acaban alinendose con el independentismo. La Taula per la democrcia i la convivncia la forman entidades transversales no identificadas con el independentismo. Estn tambin los grandes sindicatos. Y en el acto del 24 de marzo en el Auditori del Parlament estaban tambin las patronales. Lo importante es no comprometerse con fotos, sino con la lucha que hacen entidades diversas y transversales. Hemos defendido el referndum como instrumento, no como solucin final. Defendemos que la solucin pasa por alcanzar un gran pacto. Hay una gran parte de Catalunya que quiere la independencia, pero hay una parte an mayor que coincide en que el estado autonmico se ha agotado y que habra que ir hacia una nueva relacin Catalunya-Espaa. nos tendramos que unir todos en una propuesta que responda a la diversidad de Catalunya y esta respuesta tiene que ver con una relacin ms claramente bilateral entre Cataluya y el Estado, con una hacienda propia y la articulacin de Catalunya como realidad nacional dentro de un Estado que ha de reconocer esto y que ha de ser plurinacional.

Un sector de Catalunya en Com, los Comuns federalistes, afirman que la propuesta territorial del partido es ambigua y que los propios militantes no la entienden. Hace slo diez meses que naci Catalunya en com, y all apostamos claramente por un estado plurinacional, por un reconocimiento de Catalunya y por una relacin de tipo confederal. Esta es la apuesta, y yo creo que es clara. Ahora bien, si hace falta rediscutirla, lo haremos.

Estado plurinacional no definido (los definidos, Bolivia por ejemplo, apuestan por la unidad nacional); relacin bilateral .Cat-.Es (cules son las implicaciones de ese t a t?); apuesta por el confederalismo (dnde existe un Estado confederal? No presupone ese estado la independencia previa de .Cat?); presencia en la manifestacin secesionista del 15 de abril; participacin en el frente separatista de la Taula (presentado con otros ropajes),, etc. Qu ms se les puede pedir desde un punto de vista nacional-secesionista? Qu tendr que ver todo eso con los valores y finalidades emancipatorias de la izquierda?

H ay noticias ms alarmantes incluso. El colaborador del programa de TV-3 'Est passant' Jair Domnguez public el pasado 1 o 2 de abril en su cuenta de Instagram un mensaje (inquietante! ) en el que adverta de que el proceso soberanista acabar provocando "muertos". Lo hizo en estos trminos: "Habr muertos. Habr muertos y ser terrible porque, en el fondo, no nos gusta la violencia. Pero nos han llevado hasta el lmite y ahora por fin hemos descubierto que la Repblica no se construye con lazos y manifiestos sino con sangre y fuego".

Conviene recordar otros asuntos que deberan preocupar (son puntos nodales!) a la izquierda.

El primero de estos asuntos. Lo hemos aprendido desde hace aos gracias a cientficos, pensadores y activistas como Joan Benach. Me baso ahora en una informacin reciente de Jessica Mouzo Quintns [JMQ]: Los catalanes pobres viven ocho aos menos de media que los ricos. La situacin socioeconmica tambin afecta a la morbilidad y a la salud mental. https://elpais.com/ccaa/2018/03/29/catalunya/1522344059_141114.html. Un estudio del Departamento de Salud, seala JMQ, cifra en unos ocho aos la diferencia entre la esperanza de vida de una persona de renta muy baja (ingresos de subsistencia, no contributivos) y otra de rentas superiores a los 100.000 euros. La investigacin, que prueba que el riesgo de morir aumenta a medida que baja el nivel de renta, constata una mxima que la comunidad cientfica ya advirti en numerosas ocasiones: el 80% de los determinantes de la salud son sociales y las condiciones socioeconmicas de la poblacin influyen en su estado de salud. Segn el estudio realizado por la Unidad de Informacin y Conocimiento del Observatorio del Sistema de Salud de la Agencia de Calidad y Evaluaciones Sanitarias (AQuAS) las personas de renta alta (ms de 100.00 euros al ao) tienen una esperanza de vida de 83,8 aos. Por el contrario, las personas que menos cobran -las que subsisten con ayudas y prestaciones no contributivas como nico ingreso- tienen una esperanza de vida de 76,6 aos. 7 aos y dos meses menos, algo as como el 9,5% de sus vidas. De cada 10 das, se les roba 1 (aproximadamente). Para Joan Benach: La equidad en salud es el mejor indicador de justicia social. La situacin socioeconmica afecta a todo, a la mortalidad, a la morbilidad, a la salud mental Ms all del riesgo de muerte, seala JMQ, la situacin socioeconmica de los catalanes se cristaliza perfectamente en una simple consulta del mdico de cabecera. A menos ingresos, ms nivel de hiperfrecuentadores, como se conocen en el argot mdico a los usuarios que visitan ms de 24 veces al ao los servicios de atencin primaria o ms de seis al especialista. La utilizacin de servicios aumenta a medida que baja el nivel de renta, apuntan los investigadores en este informe, que recoge los resultados preliminares de un estudio ms amplio que estn cocinando.

Si mi memoria no me falla, llevo leyendo y escuchando informaciones muy similares desde hace ms de quince aos. Los datos y las desigualdades (en asuntos de vida y muerte!, no hablamos de segundas residencias ni de la superficie del piso donde vivimos) se repiten una y otra vez. No es este un asunto esencial, muy pero que muy importante? No debera centrar nuestras preocupaciones y acciones? No nos une adems con situaciones ms que parecidas que tambin se viven en otros territorios espaoles? No habra que hablar menos del monotema monotemtico y pensar, proponer y hacer ms, mucho ms, en torno a estas temticas?

Un segundo asunto. Me baso esta vez en u na informacin de Pilar lvarez: G alicia y Castilla y Len son las autonomas que mejor ayudan a sus alumnos desfavorecidos. Madrid y Andaluca, a la cola de las comunidades en las que el nivel socioeconmico de los estudiantes influye ms en sus resultados https://politica.elpais.com/politica/2018/03/15/actualidad/1521117918_477132.html. El informe PISA, seala PA, ha mostrado una brecha de resultados que divide a Espaa en dos entre norte y sur: las comunidades con mejores puntuaciones y las que menos en el examen internacional que evala a alumnos de 15 aos. Un nuevo estudio seala cules son las regiones ms y menos equitativas: aquellas ms capaces de atenuar las desigualdades socioeconmicas que los estudiantes traen de casa y las que menos. Galicia, Castilla y Len y Pas Vasco son las tres comunidades donde el nivel socioeconmico de los estudiantes se nota menos en sus resultados finales, donde aquellos que tienen peor situacin menos nivel formativo de los padres, peor economa, menos libros en casa- consiguen corregir su desventaja de partida gracias a la escuela. Estn, afirma PA, a niveles comparables a pases de referencia en equidad como Finlandia, Canad o Noruega.

Y cul es el extremo opuesto? Madrid, Andaluca y Catalua, segn el informe Equidad educativa en Espaa: comparacin regional a partir de PISA 2015 [1]. El cuadro completo: c omunidades en las que el nivel socioeconmico de los alumnos influye menos en los resultados acadmicos (por orden, de menos a ms): 1. Galicia. 2. Castilla y Len. 3. Pas Vasco. 4. Islas Baleares. 5. Islas Canarias. 6. Cantabria. 7. Castilla La Mancha. 8. Extremadura. 9. Comunidad valenciana. 10. La Rioja 11. Aragn. 12. Navarra. 13. Asturias. 14. Catalua. 15. Andaluca. 16. Madrid. 17. Murcia.

Catalua, ptria del meu cor, en dcimo cuarto lugar! Esto no debera ser una preocupacin bsica, central, para los defensores de lescola catalana y para todos en general? El monotema est por encima de asuntos bsicos para una formacin que luche realmente por la equidad? Tambin en esto la culpa es de Madrid o del Estado espaol? Ninguna responsabilidad en las polticas y prcticas educativas de .Cat?

Hay ms ejemplos. Y tambin hay ilustraciones de que la izquierda puede pensar con otra cabeza, con otras perspectiva, con otros valores, desde otros puntos de vista. Un ejemplo destacado: Juan Ramn Capella [JRC], Del happening secesionista a la ms absoluta miseria. http://www.mientrastanto.org/boletin-167/notas/del-happening-secesionista-a-la-mas-absoluta-miseria

El independentismo cataln, seala JRC. acta como si no se diera cuenta de que ha sido derrotado polticamente, de que su ruidosa hegemona social es sin embargo limitada, pues su modo de actuar le contrapone a la mayora de la poblacin de Catalua y se la enajena. El independentismo busc legitimacin para un proyecto ilegal en un simulacro de referndum, nos recuerda con palabras muy alejadas de las comentadas de X. Domnech:

el happening social del 1 de octubre de 2017: convoc a la poblacin catalana a un referndum ilegal, a sabiendas de que adems no haba censo, ni urnas transparentes y vacas, ni mesas electorales sorteadas, pudindose votar en cualquier parte, sin recuento fiable. Un falso referndum sin garantas.

El happening organizado y los tumultos por entrar en colegios cerrados consiguieron que la Guardia Civil se comportara como se haban comportado los mossos en el desalojo de la plaza de Catalunya del movimiento 15M, y las pelotas de goma filmadas generaron la nica legitimidad que recibi aquel happening en el que la mayora de los catalanes no particip. Nunca, afirma JRC, una bola de goma o un descalabro fue ms til polticamente.

La clase poltica independentista, prosigue, tal vez haba querido creer lo que para cualquiera con dos dedos de frente era un imposible: que se poda conseguir la independencia de Catalua simplemente desobedeciendo las leyes, las mismas leyes, adems, que configuraban su poder institucional. La pregunta relevante, seala, es la siguiente:

alguien puede pensar que una regin italiana, un departamento francs, un land alemn, es capaz de independizarse contra la legalidad de los Estados correspondientes? Alguien cree que en Francia, Italia o Alemania eso se podra hacer impunemente? Es ms: en esos estados, es siquiera imaginable?

Los dirigentes polticos del independentismo cataln han inducido, sostiene JRC, una situacin en que parte importante de la poblacin de Catalua suea una quimrica repblica catalana reida con la realidad y sobre todo con los procesos democrticos y aade algo cada vez ms importante:

Si esa movilizacin notable se dirigiera a objetivos compartibles por quienes no piensan como los movilizados respecto a la institucionalizacin poltica de Catalua, entonces sera posible crear una fuerza democratizadora importante para toda Espaa, sobre todo para los de abajo de toda Espaa.

Pero eso es imposible. Por qu? Porque, dicho con total claridad.

la obnubilacin que han creado en sus bases sociales las induce a ver como extranjeros a quienes no comparten sus ideas en Catalua, y su desconfianza hacia el rgimen poltico espaol -un rgimen de libertades deficiente, pero seguramente el mejor que hemos tenido nunca- se extiende a la sociedad espaola, incluso a sus conciudadanos: una desconfianza geogrfica, o, lo que es lo mismo, una desconfianza racista.

Esta obnubilacin disparatada, impulsada por emociones cuyas teclas saben tocar muy bien los irresponsables polticos independentistas -esa catalanidad llorona, quejosa, ofendida por lo que quiere verse ofendida, creyente en un credo histrico sesgado cuando no imaginario-, es su principal aportacin a nuestra desgraciada historia.

Que los polticos independentistas hayan dado lugar a esto no es delictivo, matiza JRC. Es mucho peor que un delito, una ruindad. Por lo dems, insiste JRC con una idea ya formulada por l que es muy importante, en Catalua hay un falseamiento poltico muy bsico: su norma electoral reduce a 85 los ms de 130 escaos del Parlament que deberan poder elegir los habitantes de la provincia de Barcelona.

Los comportamientos delictivos, por supuesto, lo son incluso cuando se realizan con la mejor intencin. Aclara un concepto bsico:

Nadie puede llamar desobediencia civil a la violacin de la legalidad constitucional y estatutaria, pues la desobediencia civil presupone aceptar las consecuencias incluso penales de los propios actos. Quede esto claro. No hay excusas: si desobedeces civilmente, a lo hecho, pecho: no huyes, no intentas sustraerte a tu responsabilidad.

Los responsables de las violaciones del derecho se presentan como vctimas. Al hacerlo, en su obstinacin por seguir recorriendo hasta el final un curso poltico derrotado, sostiene JRC, impiden que podamos solidarizarnos con ellos -tampoco ellos se solidarizaron con las angustias y preocupaciones que causaron y causan a la mitad de los catalanes.

Es cierto, nos recuerda, que la prisin preventiva, previa a una condena penal firme, es una decisin muy dura y altamente discutible.

El amplio margen de interpretacin de las normas jurdicas que tienen los jueces, sobre todo los magistrados del Tribunal Supremo, les permite a stos, ante delitos flagrantes, continuados, y con la nada irrazonable perspectiva de su reiteracin, adoptar decisiones duras. Y es la flagrancia delictiva continuada, y no los insultos reiterados a los jueces y tribunales -el independentismo, no muy inteligentemente, les ha acusado de parciales, de prevaricadores, de seguir instrucciones del gobierno, se ha envanecido de desacatarlos, etc.-, es esa flagrancia lo que tal vez explica la represin actual. Es sta excesiva?

Probablemente responde JRC pero, como es de toda evidencia, la fuga al extranjero de algunos responsables sin duda tiene que ver con esas decisiones judiciales que no gustan. Aade:

Tendr que ser ms adelante, siendo ya firmes las inevitables condenas, cuando, en atencin al sufrimiento de los parientes de los condenados, pidamos tambin nosotros a las instancias correspondientes que se atenen las bien merecidas penas, reducindolas a confinamientos o a arrestos domiciliarios.

Un dao colateral de la divisin poltica y social originada, sostiene JRC con razn, es que ha acabado destruyendo a la izquierda poltica en Catalua. Los dirigentes de lo que quedaba de esa izquierda no han sabido callarse cuando se tenan que callar. Y con solidaridades con los polticos nacionalistas burgueses que nadie les exiga, un afecto que repartan gratis -sobre todo desde el ayuntamiento de Barcelona-, han empujado a los de abajo a huir de ellos y a apoyar polticamente a la peor derecha del pas: a Ciudadanos. No me queda claro que, hoy por hoy, sea Ciudadanos la peor derecha del pas pero es lateral, no es un punto importante de la argumentacin. Muchas gentes trabajadoras, tengo ejemplos en mi familia, apoyaron electoralmente a Ciudadanos esta vez, y acaso primera vez, porque, en su opinin, no haba otra. Nunca han votado al PP y el PSC no les ofreca garantas suficientes visto lo visto.

Las palabras de cierre del artculo:

Construir un espacio poltico de izquierda no ser nada fcil en la Catalua real. Eso necesitar mucha autocrtica, mucha prudencia, aprender y reconstruir unos vnculos dinamitados. Bueno: que cada palo aguante su vela

Eso, construir un espacio poltico de izquierda no nacionalista (perdn por la redundancia) no ser fcil, pero hay que intentarlo, ya hay gentes que lo intentan. No nos queda otra. Y ms pronto que tarde y unidos, adems, en una izquierda espaola que no reproduzca en su seno las tensiones nacionalistas que tantas veces ha incorporado en su propia estructura. Unos por aqu, otros por all, con soberana propia, separndonos cuando nos interesa (ejemplo de ICV), etc.

Las recomendaciones de la semana (seleccionen por favor):

1. Contradicciones en el seno de las clases hegemnicas secesionistas. Artur Mas, 2 de abril de 2018: Investir ahora a Puigdemont comportara abrir procesos penales contra ms personas. Lo que se ha de valorar es si vale la pena o no en este momento despus de tener tanta gente fuera del pas y si es necesario rearmar las fuerzas y seguir adelante.

2. No es mi perspectiva de anlisis pero conviene tenerlo en cuenta (por los debates y los argumentos esgrimidos): Las razones del naufragio de la Barcelona World Race. http://www.lavanguardia.com/deportes/vela/20180330/442031975718/barcelona-world-race-razones.html

3 . Uno de los instrumentos esenciales de la hegemona nacional-secesionista: Ignacio Vidal-Folch, La semntica de Teleprocs. O acaso TV3 no es ya el 'procs' mismo, pues sin ella este no existira?. https://politica.elpais.com/politica/2018/03/31/actualidad/1522511415_524726.html?id_externo_rsoc=FB_CC

4 . De Manuel Cruz: Semana de mantenimiento reveladora. Alguien anunci aqu mismo que en los prximos tiempos la tnica dominante en la poltica catalana se iba a caracterizar por el mucho ruido y pocas nueces, y su pronstico parece irse confirmando. https://blogs.elconfidencial.com/espana/filosofo-de-guardia/2018-04-01/proces-semana-mantenimiento-reveladora_1543025/ Sus palabras de cierre:

En el fondo, es de suponer que, sin pretenderlo, el idelogo al que aluda al principio del artculo estaba poniendo la venda antes que la herida : de haberse producido las detenciones en cualquier otra poca del ao esa misma ausencia de un plan definido que ahora se constata hubiera quedado disimulada tras el ruido de la calle y la bronca de los medios. Pero no ha sido as y para intentar remediarlo el independentismo ya anda convocando una gran manifestacin para el 15 de abril "en defensa de los presos polticos": a ver si, con un poco de suerte, el gritero de la multitud consigue acallar su atronadora carencia de propuestas.

5. No se lo pierda (cambio de tema que siempre va bien): Andreu Miss, Los costes sociales de la crisis bancaria http://alternativaseconomicas.coop/articulo/dossier/los-costes-sociales-de-la-crisis-bancaria . Algunas de sus conclusiones

El primer estudio piloto sobre los efectos sobre la salud de los fraudes financieros ha sido realizado por la fundacin Finsalud, que analiz una muestra de 188 personas que haban sido afectadas por las participaciones preferentes y las hipotecas multidivisa. Mara Victoria Zunzunegui, profesora honoraria de la Escuela de Salud Pblica de la Universidad de Montreal y promotora del trabajo, ha sealado que las personas que han experimentado fraudes bancarios tienen peor salud general, peor salud mental, duermen menos y tienen peor calidad de vida que la poblacin de edad comparable. El estudio piloto seala, por ejemplo, que el 63% de los tenedores de preferentes que no recibieron compensacin y el 66% de personas que haba suscrito hipotecas multidivisa tenan una salud regular, mala o muy mala. Sin embargo, cuando se compara con la poblacin media espaola de la misma edad, el colectivo con la salud deteriorada representa un porcentaje muy inferior (32%). El estudio concluye que los fraudes financieros deberan ser considerados un factor de riesgo para la salud. Y las personas que han sido afectadas deberan recibir cuidados mdicos y psicolgicos adems de la compensacin econmica por el dinero perdido.

6. O es un montaje policial o el secesionismo tiene tambin su derecha fascista (no solo los otros). No apto para menores ni para personas razonable como ustedes. M.I.C. Moviment Identitari Catal. https://www.movimentidentitaricatala.com/galeria-imatges-catalanistes/

7. De inters: Carta de Miquel Amors a Toms Ibez sobre el Procs https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2017/09/30/carta-de-miquel-amoros-a-tomas-ibanez-sobre-el-proces/ La cuestin que cabra preguntarse no es por qu un sector local de la clase dominante decide resolver sus diferencias con el Estado por la va de la movilizacin callejera, sino por qu una porcin considerable de gente con intereses contrapuestos, principalmente jvenes, acta como decorado escenogrfico y fuerza de choque de la casta que ha patrimonializado Catalua, clasista, catlica, corrupta y autoritaria como la que ms. Sus palabras finales:

La conviccin y el entusiasmo de la multitud no provienen de fros razonamientos lgicos o de rigurosos anlisis socio-histricos; ms bien tiene que ver con las descargas emocionales sin riesgo, la sensacin de poder que producen los amontonamientos, el fetichismo de la bandera u otros smbolos, la catalanidad virtual de las redes sociales, etc., caractersticas de una masa desarraigada, atomizada y desclasada, y, por lo tanto, sin valores, objetivos e ideales propios, predispuesta a comulgar con las ruedas de molino que se repartan. La vida cotidiana colonizada por el poder de la mercanca y del Estado es una vida repleta de conflictos latentes e interiorizados, dotados de un exceso de energa que los hace emerger en forma de neurosis individuales o colectivas. El nacionalismo, de cualquier signo, ofrece un excelente mecanismo de canalizacin de esos impulsos que, si se hicieran conscientes, constituiran un temible factor de revuelta.

8 . Presentacin del libro Clase antes que nacin . https://www.youtube.com/watch?v=6LxVQYCXhIk. Vale la pena, no se pierdan las intervenciones.

9. De inters: Joaquim Coll, Sindicatos catalanes, rojos o amarillos. https://www.elperiodico.com/es/motor/. Real como la vida misma. La cita inicial es de este artculo.

El comentario de una sindicalista de izquierdas, Susana Lpez, sobre la manifestacin secesionsta del 15 de abril y el apoyo de CCOO y UGT:

Cuando los indepes se ven en apuros, y no es nada nuevo, apelan a la defensa de la democracia, de la libertad, etc., para lograr "confluencias" que de otra forma no conseguiran y que realmente les harn aparecer (a ellos y su causa) como vctimas del Estado fascista y represor ante la opinin internacional. Que en este pas se estn vulnerando derechos y libertades es una evidencia: con la ley mordaza, contra los piquetes en las huelgas, contra los inmigrantes, contra titiriteros, raperos y otra gente de mal vivir, pero nunca he visto manifestaciones masivas frente a las detenciones y condenas de esta gente corriente, en defensa de unas libertades y unos derechos fundamentales que estn siendo conculcados. Algo que resulta bastante llamativo en comparacin con la enorme sensibilidad que demostramos hacia el "caso cataln", con sus "presos polticos", sus "exiliados"... (sabrn que es eso?), que afecta a una lite corrupta y depredadora, que adems de llevarse una pasta gansa, han hecho escarnio con privatizaciones y recortes en lo social. Recordis cuando, en aquellos tiempos del 15M, tenan que entrar en helicptero en el Parlament estos herederos del "molt honorable" Pujol y familia, y los Mossos molan a palos a quienes protestaban?

Lo que se ventila aqu es un conflicto identitario, que, por definicin, encubre y anula el conflicto de clases (aparte de sus responsabilidades polticas y penales por la enorme corrupcin que les envuelve). Un conflicto, el identitario, que tan bien saben manipular las lites en el poder, y que ha trado (y sigue trayendo) las mayores desgracias que en el mundo han sido. Pero en este caso (como en otros), han logrado construir un "relato" perfecto, aprovechando, por supuesto, los abusos de un gobierno-partido tan corrupto y depredador como ellos. Les conocen bien, porque vienen de la misma estirpe y porque han venido pactando durante dcadas para el mantenimiento del "status".

Yo s he firmado la peticin, tanto para CCOO como para UGT, porque no puedo ni quiero aceptar que los sindicatos (y esa sociedad que sin duda se va a movilizar masivamente) se hayan mostrado pasivos e indiferentes ante las la grave vulneracin de derechos de tanta "gente corriente", que se estn produciendo en este pas, desde mucho antes del "conflicto cataln", y que sean tan "sensibles" a ste.

Lo que me indigna es que no haya ningn espacio donde se pueda debatir con rigor la batalla ideolgica a la que nos estamos enfrentando como pollos sin cabeza. Y a lo mejor, en ese debate, se me demostraba que la equivocada soy yo y quienes piensan como yo.

10. De historia: Manuel Pea Daz, La repoblacin catalana de Andaluca. Sin los catalanes la historia de Andaluca no estar nunca completa, y sin los andaluces la historia de Catalua es sencillamente incomprensible. https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/historias-cataluna/repoblacion-catalana-andalucia_131051_102.html

No obstante, la primera oleada fue espontnea, segn refiere el contador Mguez cuando aseguraba que solo los rumores han bastado a atraer a numerosos paisanos espaoles, especialmente catalanes y valencianos, que casi inundando la sierra en cuadrillas crecidas han venido y vienen suplicando que se les admita. A fines de 1773 fue cuando Olavide y Capmany se pusieron de acuerdo para poner orden y concierto en la llegada de repobladores catalanes a La Carolina en Jan. Las primeras doce familias salieron el 9 de marzo de 1774 desde Argentona, Terrassa, Esparraguera, Barcelona, etc. Y en sucesivos viajes se incorporaron catalanes de los obispados de Girona, Vic y la Seu dUrgell, entre los que haba albailes, herreros, carpinteros, labradores o alfareros. Una de las operaciones ms interesantes fue el establecimiento de fabricantes textiles . Pese al pesimismo de Capmany, Olavide consigui que los igualadinos hermanos Borrull marchasen con sus operarios y dems pertrechos y levantasen una factora que estuvo funcionando hasta la invasin napolenica en 1811. Aunque nunca hubo colonos  que fueran del sur al norte, s los hubo que bajaron del norte al sur. Pero no fueron los repobladores de tierras los nicos catalanes que vieron en Andaluca una tierra de oportunidades. Desde el siglo XIII hasta nuestros das, son innumerables las historias de catalanes que encontraron en el sur un espacio abierto para sus negocios y nuevas vidas para sus familias. En definitiva, sin los catalanes la historia de Andaluca no estar nunca completa, y sin los andaluces la historia de Catalua es sencillamente incomprensible.

11. Como seala con toda razn Antonio-Francisco Ordez Rivero, este tipo de informaciones son las que caldean el ambiente: LEstat destina de manera crnica una inversi inferior al pes de leconomia catalana. https://m.ara.cat/editorial/pressupostos-que-sempre-menystenen-Catalunya_0_1990001204.html. Como recordamos, CDC dio apoyo entusiasta a los presupuestos del Estado en numerosas ocasiones. Peix al cove, decan.

12. El tema ha irrumpido con fuerza: violencia, CDR y movimiento secesionista. Una primera aproximacin: Joaquim Coll, Las violencias del procs. En Catalua hemos asistido a un intento de golpe de Estado apoyado en nuevas formas de rebelin. https://elpais.com/elpais/2018/04/02/opinion/1522687831_202548.html. Sus palabras de cierre (seguiremos con el tema) :

Por ltimo, est la violencia directa, fsica, la que aparece en el auto del magistrado Pablo Llarena y que se vincula con el alzamiento para lograr la independencia a partir del 6 y 8 de septiembre pasado. Es mejor no precipitarse a juzgar si los hechos constituyen un delito de rebelin. No obstante, s conviene hacer algunas consideraciones. A menudo se afirma que sin una visible ostentacin de fuerza fsica no existe sublevacin contra el orden constitucional. Si por tal cosa entendemos una rebelin armada, es cierto que no se dio, entre otras cosas porque el golpe no fue militar sino civil. La dificultad para catalogar lo sucedido radica en la novedad del modus operandi. Los lderes del procs, que en la mayora de casos eran cargos pblicos, desde diputados hasta miembros del Govern, derogaron la Constitucin y el Estatuto en el Parlament y para legitimar su propsito secesionista utilizaron la fuerza tumultuaria de las masas que ellos mismos haban convocado en colaboracin con la entidades soberanistas para hacer intil la reaccin del Estado. Es verdad que la multitud en la mayora de casos opuso una resistencia pasiva, pero en otros actu de forma intimidatoria o violenta contra la autoridad. A ello hay que aadir el crucial papel de los Mossos, un cuerpo armado cuya cpula boicote la obediencia al mandato judicial de impedir la celebracin del referndum ilegal del 1 de octubre. Ms an, hay declaraciones inquietantes como la del exconsejero Joaquim Forn (si hay buena voluntad y se acepta la nueva realidad, no habr choque entre policas), que indican que se estaba dispuesto a utilizar la polica autonmica para completar el plan independentista. Ms all de cmo sean considerados penalmente los hechos, en Catalua hemos asistido a una insurreccin, un intento de golpe de Estado, apoyado en nuevas formas polticas de rebelin.

Tambin este tiene inters, otro de Joaquim Coll: Asimetras. https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/asimetrias_131708_102.html. Una de sus observaciones:

Ms all de lo que decida la justicia en Alemania, existe otro argumento de naturaleza estrictamente sociopoltica para considerar que Puigdemont tiene que ser juzgado en Espaa junto al resto de los acusados por rebelin. Es un problema de simetra entre lo que l persegua como principal responsable del procs, nada menos que la creacin de un Estado independiente, y la asuncin de un riesgo equivalente en trminos penales para un propsito unilateral que implicaba tantos riesgos para la convivencia y el bienestar. Dicho de otro modo, en caso de xito, de haberse producido la secesin de Catalua del resto de Espaa, los beneficios hubieran sido enormes para los promotores de la nueva repblica. Los padres de la patria habran sido glorificados y su gesta exaltada hasta la nusea. Sin embargo, los polticos que han liderado el procs pretenden que se cometi solo desobediencia, un delito castigado con inhabilitacin para el ejercicio de cargos pblicos y alguna multa econmica. Nada ms. Se trata de una asimetra absoluta entre los extraordinarios parabienes por los que luchaban, tanto personales como para la casta del procs, y los escasos riesgos judiciales que queran asumir al emprender una aventura tan peligrosa para la colectividad. Dentro de un tiempo se ver con meridiana claridad que en septiembre y octubre pasado asistimos a un intento de golpe de Estado para quebrar el orden constitucional y producir la secesin de Catalua, aunque ahora muchos acusados argumentan que todo fue simblico y que la estrategia iba orientada a forzar una negociacin con el Gobierno espaol. En realidad da la impresin que los lderes separatistas jugaban a las dos barajas y ambas les sali mal. En la poltica como en los negocios no hay beneficios sin riesgos y ahora los jefes del procs tienen que asumir que los errores tienen consecuencias y que es inevitable que sean juzgados por graves delitos; eso s, con todas las garantas procesales y la posibilidad de recurrir a instancias superiores espaolas y europeas si se estn en desacuerdo con la sentencia. Y he ah otra asimetra ms porque el golpe secesionista, en caso de haber triunfado, hubiera sido irrecurrible, irreversible

13. Tambin de inters: Beatriz Silva, Cruces amarillas en Argelers. https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/cruces-amarillas-argelers_131696_102.html. Lo he citado antes

Hace unos das el periodista Jess Badenes escriba un artculo en el Diari de Girona, titulado Ser como antes?, donde explicaba la agresin que sufri el 3 de octubre en la llamada huelga de pas y las consecuencias fsicas que an le provoca. Recordaba que todos tenemos motivos para el drama, no slo los que estos das reclaman la libertad de los polticos que estn en prisin. Estoy de acuerdo. Tienen motivo para el drama todas las personas que han sufrido acoso o amenazas por pensar distinto a lo que marca el relato oficial en Catalua. A los que se les llama botiflers o colonos. Los que se despiertan con su local marcado con pintadas, como le ocurri a Enric Roig la semana pasada en Tortosa. Tienen motivo para el drama los militantes socialistas y de otros partidos que sufren escraches en sus sedes y los polticos que se ven obligados a ir por la calle con escolta. Y los ciudadanos y ciudadanas que han visto romperse amistades de toda vida por una disputa que no debera haber trascendido nunca la esfera poltica para entrar en la vida ntima de las personas. La grave crisis poltica que atraviesa Catalua no se solucionar con sobreactuaciones, plantando cruces amarillas en las playas o encerrndose en una jaula itinerante que va por los pueblos banalizando lo que representa la crcel y la privacin de libertad para miles de personas. Se solucionar cuando todos y todas hagamos un esfuerzo por entendernos y respetarnos, cuando dejemos de utilizar para nuestros propios fines episodios que son dolorosos para miles de personas, cuando reconozcamos los errores que se han cometido en estos aos y que han tenido como resultado el quiebre de nuestro marco de convivencia.

14. Aproximacin al tema de hoy desde otra perspectiva, siempre documentada en su caso, Antonio Santamara, L as izquierdas catalanas perdidas en su laberinto. http://www.elviejotopo.com/topoexpress/las-izquierdas-catalanas-perdidas-laberinto/ Las palabras de cierre que es fcil compartir:

Lamentablemente este vaco ideolgico y poltico de las izquierdas est alimentando el crecimiento de una formacin de centroderecha y nacionalista espaola como Ciudadanos cuando si la izquierda hubiera cumplido con sus funciones de oposicin y alternativa al nacionalismo/independentismo probablemente esta formacin quizs ni hubiese nacido. En realidad, Cs es un producto tanto de la hegemona ideolgica del nacionalismo como, sobre todo, de la inoperancia de las izquierdas. Hasta que las izquierdas catalanas no extraigan las lecciones del desenlace del proceso independentista entre ellas el ascenso de Cs ser muy difcil, por no decir imposible, que puedan aspirar a articular una mayora poltica capaz de disputarle el poder al bloque secesionista. Ello a pesar de que el fracaso de la va unilateral abre grandes posibilidades en este sentido. El primer paso sera un acuerdo, ahora inviable, entre socialistas y comunes para levantar esa alternativa de momento inexistente.

15. Una reflexin de inters sobre el tema lingstico en Espaa y en .Cat: Juan-Ramn Capella, Las lenguas en el sistema constitucional. http://www.mientrastanto.org/boletin-167/de-otras-fuentes/las-lenguas-en-el-sistema-constitucional. Una de las citas iniciales es de este artculo. Un recuerdo del Estatut de 1931:

Nunca como respecto del lenguaje fue ms cierta la afirmacin de que el mejor Gobierno es el que gobierna menos. Para los gobernados, la lengua es como la religin o la irreligin: no se impone desde fuera, sino que se toma de lo que la sociedad ofrece. Y ya puede decir misa el Gobierno. Sin embargo, previsoramente, el Estatuto Cataln de 1931 s haba entrado a legislar -para reconocer derechos,  no para imponer deberes- sobre los derechos lingsticos de los ciudadanos. Su art. 2 deca: Dentro del territorio cataln, los ciudadanos, cualquiera que sea su lengua materna, tendrn derecho a elegir el idioma oficial que prefieran en sus relaciones con los Tribunales, autoridades y funcionarios de todas clases, tanto de la Generalidad como de la Repblica. Y ese amable que prefieran -en cada caso- se estipula incluso antes de definir las lenguas oficiales: El idioma cataln es, como el castellano, lengua oficial de Catalua. A partir de aqu aquel Estatut estableca las modalidades de un bilingismo bien temperado, sobre todo en el mbito documental y judicial.

16. Sobre las prcticas reales del secesionismo: y sus consecuencias:

El pleno del Parlament  de este jueves [05.04] ha comenzado con un nuevo enfrentamiento entre grupos independentistas y constitucionalistas. Esta vez, a causa de la recuperacin de la paga extra del 2012 de los funcionarios y de las necesidades de endeudamiento de la prrroga presupuestaria. La mayora independentista en la Mesa y la Junta de Portavoces ha eliminado del orden del da del pleno la convalidacin de estos dos decretos alegando un defecto de forma. Junts per Catalunya, ERC y la CUP han explicado que no quieren que estas dos medidas se aprueben bajo la aplicacin del artculo 155 de la Constitucin. Al no haber Govern y al estar intervenido, ningn representante de la Generalitat podra defender estos decretos en el pleno.

Desde la oposicin consideran sin embargo que la mayora independentista no quiere que una medida tan esperada por los funcionarios, la recuperacin del 20% de la paga extra del 2012, salga adelante bajo el mando del Gobierno central. Este es el punto. As lo han sealado desde Ciutadans, el PSC, Catalunya en Com Podem y el PP, que ven intereses partidistas en la medida.

Y en Espaa, se diga lo que se diga, no es verdad que se encarcele a quienes ganan las elecciones en .Cat. Si fuera as, Ins Arrimadas estara en prisin.

Nota.

1) El trabajo lo han elaborado las economistas Gabriela Sicilia (UAM) y Rosa Simancas, (UEx). Es la primera vez que se analizan las desigualdades y la equidad por autonoma a raz de los datos de PISA. En 2015 esta evaluacin internacional ofreci una muestra ampliada con todas las comunidades autnomas: 861 centros pblicos y concertados y 28.864 alumnos de 15 aos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter