Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-04-2018

Palabras en el recuerdo
Manuel Fernndez Mrquez, 45 aos despus

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


1. Recordemos Salvador Espriu y La pell de brau: A vegades s necessari i fors que un home mori per un poble per mai ho ha de ser que un poble mori per un sol home. Espriu deca verdad en el 2 verso, no tanto en el 1 (aunque captemos su intencin).

Nadie, ningn ciudadano, debera morir por un pueblo, por ningn pueblo. No, por supuesto, Manuel Fernndez Mrquez que con 72 aos debera estar aqu, entre nosotros, esta maana del mes de abril, tan cercana a nuestro 14 de abril y al tambin nuestro 25 de abril (sempre!). Nadie, ningn ciudadano decente, tiene que vivir slo 27 aos; nadie tiene que ser asesinado a esa edad... ni a ninguna otra.

2. Qu pas? Ustedes lo recuerdan. Se lo recuerdo ahora con palabras de su nieta, Ainhoa Fernndez: Los obreros de la central Trmica, unos 2.000, haban hecho una parada en el trabajo protestando por la subida de los precios. Pedan un aumento de salario de 4.000 pesetas al mes (que son unos 24 euros de ahora), 40 horas de trabajo en lugar de las 56 que hacan, cobrar el salario ntegro en caso de enfermedad, y tener derecho a reunirse en la empresa. U na brigada de polica especial, un destacamento de polica nacional a caballo y un grupo de guardias civiles apostados en las dos torres de la central componan la tropa de vigilancia. Los trabajadores pretenden entrar al centro de trabajo en grupo; la direccin de la empresa les ordena: han de hacerlo de cinco en cinco; l os trabajadores se niegan. Algunos cortan la va del tren de cercanas y entonces se desencadena la represin. En la tercera carga, la polica ametralla a los trabajadores. Serafn Villegas Gmez, 25 aos, es herido de bala y Manuel Fernndez Mrquez cae abatido mortalmente a su lado. Tena 27 aos, como les deca, y un hijo de 2 aos, haca solo tres meses que vivan en Santa Coloma de Gramenet (tiene alguna calle que le recuerde?) . Mi abuela Carmen - la esposa de Manuel- me ha contado que ella no entendi nunca que esto le pasara a mi abuelo porque l no era violento ni se enfrentaba nunca con nadie, de nuevo es la nieta de Manuel quien habla.

3. Su historia, muy brevemente. MFM naci en  Badajoz en 1946. Como miles de extremeos (tambin andaluces, gallegos, castellanos o aragoneses), tuvo que emigrar huyendo de la asfixia econmica y moral del cortijo donde vivan. Con su familia recal en tierras catalanas. Junto a su padre y su hermano trabaj primero en las minas de Figols Bergued, y luego como montador en COPISA, una de las empresas que construa la central trmica del Bess, propiedad de FECSA-Endesa.

4. El poema que no pudo decirse el da que debi decirse: Martes 3 de abril de 1973 / Ese da muri / Manuel Fernndez Mrquez, / Obrero. / Pero no de cansancio, Como morimos muchos./ Pero no de accidente de trabajo,/ Como seguimos muriendo. / Pero no de hambre y de miedo, / Como quisieran que murisemos. / Muri por gritar / que no quera morir por nada de eso. Son los versos de ' Muri por gritar ', un poema que un compaero de trabajo, cuyo nombre no he logrado averigurar, de Manuel intent leer durante su entierro en el cementerio del Pomar de Badalona. Fue imposible. Ni en eso tuvieron piedad.

5. Pero el olvido est lleno de memoria, de nuestra memoria. De nuevo su nieta: Mi abuelo era de Extremadura y solo llevaba tres meses en Santa Coloma. Aos despus le dedicaron una calle en Sant Adri del Bess, la calle Manuel Fernndez Mrquez, una calle normal y corriente que tiene nombre de persona normal y corriente porque est dedicada a la memoria de un trabajador, como muchos otros, que la polica del rgimen de Franco mat sin que nadie entendiera por qu.

6. Qu hacamos nosotros aquel da? Mi caso por ejemplo. Los estudiantes de Exactas nos concentramos y manifestamos en plaza Universidad. Las autoridades cerraron la facultad. La polica intervino con contundencia. Nada que ver con imgenes recientes (digan lo que digan, cuenten lo que cuenten). Era un asesinato, el de Manuel, que se sumaba a otras muertes obreras. La de Ruiz Villalba, la de los compaeros de El Ferrol, la de Puig Antich un aos despus, la de los fusilados el 27S Y la de tantos otros y otras que deben seguir estando en nuestra memoria. Dnde si no, cmo si no?

7. No habitar nuestro olvido ni en este ni en otros crmenes. No por venganza sino por justicia y dignidad. Por hacer y sentir lo que debemos hacer y sentir. Viviendo, sintiendo, comprendiendo, lo mucho que nos une a todos. Somos uno/una con todos los compaeros y compaeras que han venido de otros lugares de Espaa (mis padres por ejemplo), con los ciudadanos-trabajadores de Zaragoza, Sevilla, Madrid, Donostia o el Ferrol, combatientes, como nosotros, en una difcil y arriesgada lucha por la justicia, la equidad y un proyecto de pas fraternal en paz con la naturaleza y con nosotros mismos. No hay muros que nos puedan separar

8. Por qu estamos aqu, en la plaa del Mercat de Sant Adr del Bess esta maana? Pues por eso: por dignidad, por respeto, por humanidad, porque est en nuestra cultura, porque es un deber estar aqu, porque es un honor hacerlo con todos ustedes compaeros. Y porque no vamos a permitir, desde luego que no, que habite en l, y en tantos otros, nuestro olvido. No en nuestro nombre. No estamos hechos de esa pasta, no son esos nuestros memes, no son esos nuestros descuidos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter