Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-04-2018

La guerra, un entretenimiento imperial

Sergio Rodrguez Gelfenstein
Barmetro Internacional


En septiembre de 2014, cuando regresaba de un viaje a Corea, el Papa Francisco sentenci que: la tercera guerra mundial ya comenz, slo que se libra en trozos pequeos, en captulos". A la luz de los acontecimientos recientes, y de esta afirmacin, tal vez se haga necesario actualizar el tradicional concepto de Clausewitz quien estableci que la guerra es la continuacin de la poltica por otros medios. Vladimir I. Lenin, agreg que estos medios eran siempre violentos. Clausewitz haba afirmado que se deba entender la guerra como una accin de carcter poltico, que estaba sustentada en la enemistad, la violencia y el odio entre partes y que adems, tena un alto componente de casualidad y de manejo de probabilidades.

En estos trminos, en los que se concibe a la guerra como una accin poltica, deberan estudiarse y definirse los mltiples enunciados que se estn usando en aos recientes (pero sobre todo, desde que Donald Trump asumi la administracin del gobierno de Estados Unidos) y que hacen alusin, -por ejemplo- a guerra verbal, guerra econmica, guerra comercial, guerra diplomtica, guerra meditica y guerra jurdica, por mencionar algunas de las que ms se utilizan.

Por supuesto, como todo fenmeno de carcter poltico y/o social, estas modalidades no se manifiestan aisladas una de otra, al contrario, lo comn es que unas y otras estn imbricadas y se desarrollen de manera simultnea, sin embargo, no deben confundirse con el concepto de instrumentos que son los recursos que se utilizan para llevarlas a cabo.

Trump ha inaugurado una etapa de guerra verbal a travs de las redes sociales, lo cual le permite enmascarar su ignorancia y carencia de recursos intelectuales para la toma de decisiones. As, en pocas palabras, da a conocer sus ideas, insulta a otros lderes y a pueblos enteros, incluyendo a algunos de sus aliados. Uno de los preferidos, ha sido el presidente mexicano Enrique Pea Nieto, pero en este caso no ha habido guerra, sino sumisin y aceptacin de los dichos del agresor. En das recientes: dos cachorros imperiales Benjamn Netanyahu, lder del Estado sionista y Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turqua la emprendieron a insultos en los que cada cual acusaba al otro de tener una calidad genocida superior: el turco, despus de decir que su colega sionista era un carnicero, le espet que No tenemos la vergenza de los invasores, Netanyahu. Eres un invasor y ests presente en aquellas tierras como invasor. Al mismo tiempo, eres un terrorista", a lo cual el verdugo de Gaza le respondi: l, que ocupa Chipre del Norte y la regin kurda, y organiza carniceras de civiles en Afrn, no debera sermonearnos sobre la moralidad y los valores". Estn a la vista los altos principios de estos lderes y sus pases que se enfrentan en este tipo de guerra.

Pero la pugna ms divulgada de los ltimos tiempos, es aquella que confronta el planeta tras recibir los embates comerciales de Estados Unidos, pas que - mientras su economa era boyante, abarcadora y capaz de penetrar exitosamente y a su favor, todos los mercados del planeta- era el mayor promotor del libre comercio, se ha transformado en altamente proteccionista cuando el presidente-empresario se dio cuenta que su nacin ha perdido competitividad cientfica y tecnolgica y ha gastado intilmente gigantescos recursos financieros exportando (casi siempre por va de la fuerza) la destruccin y la muerte a todos los rincones del globo, con el objetivo de imponer su modelo de expoliacin capitalista.

Para ello, se vale de todos los recursos, desde la bufonada que ha dejado en ridculo a los personeros del gobierno britnico desmentidos por sus propios cientficos respecto de un ataque ruso que no han podido probar, hasta las supuestas injerencias del Kremlin en cuanta eleccin haya en el mundo, lo cual tampoco han demostrado. Sin embargo, estos han sido los argumentos para la guerra comercial, la aplicacin de sanciones y el incremento del gasto militar, a fin de intentar apuntalar su economa por esta va.

En el caso de la guerra econmica, comercial y financiera contra China, que parece ser el objetivo nmero uno de Trump en su poltica exterior, dados los indudables avances que la potencia asitica ha tenido en los ltimos aos, se ve poco probable que la misma conduzca a Estados Unidos al xito. Segn el economista japons Takehijo Nakao, presidente del Banco Asitico de desarrollo, la economa china ha tenido un crecimiento acelerado que ha llevado al pas a de uno de los ingresos per cpita ms bajos del mundo al de uno de renta media-alta, llegando a 2017 con 30 millones de pobres de una poblacin de 1.380 millones de habitantes, es decir alrededor del 2,2%, mientras que en Estados Unidos es de 41 millones en una poblacin de 325 millones, equivalente al 12,6%. Segn Nakao China se ha convertido en un lder en reas como el comercio electrnico y la economa compartida. La nueva tecnologa y los emprendedores estn propulsando el surgimiento de grupos industriales innovadores". En cuanto a los factores del xito de China, el ejecutivo defini a los "motores sociales" como "la clave".

Ante las restricciones que pudieran generar las recientes medidas adoptadas por el presidente Trump para aplicar nuevos aranceles por valor de 50 mil millones de dlares a las exportaciones chinas a su pas, el economista estadounidense Joseph Stiglitz afirm que China tiene mejores condiciones y posee una mayor gama de instrumentos que Estados Unidos para enfrentar las perturbaciones econmicas que se pudieran generar tras estos hechos que configuran el inicio de una guerra comercial. Estas acciones, respaldadas por la doctrina Trump en esta materia, que expone que: las guerras comerciales son buenas y fciles de ganar, adems de poner de relieve la estupidez caracterstica del inquilino de la Casa Blanca, esconde su gran ignorancia en el tema.

Segn Stiglitz, los sectores de la economa china que podran salir perjudicados por las medidas, pueden ser redirigidos por el Estado a aumentar la demanda interna en reas deprimidas, toda vez que las decisiones en materia econmica del gobierno chino en los ltimos aos han estado orientadas a impulsar este tipo de demanda. El economista opina que incluso si China cambiara sus polticas comerciales, Washington no podra solventar el problema que le genera el dficit comercial, porque ste es una consecuencia de macroeconoma y Estados Unidos entonces tendr un dficit ms grande con otros pases. Agreg que su pas tiene muchas limitaciones en cuanto a las medidas correctas que pudiera tomar porque se ha vuelto muy dependiente de las importaciones de bajo costo. Ejemplificando su afirmacin dijo que si le aplicara aranceles a los artculos textiles chinos, el costo de la vida aumentara en Estados Unidos, lo que conducir a un aumento de las tasas de inters, volviendo ms lenta la economa y creando desempleo. En resumen una nueva guerra perdida.

Mientras tanto, la guerra diplomtica de Gran Bretaa con Rusia, a la que se plegaron 26 pases, la mayora de Europa y que afect a 153 diplomticos por cada parte, ha resultado en un total ridculo, toda vez que adems de los contratiempos generados a los 306 funcionarios y sus familias, la medida no ha tenido ningn impacto, y ya las cancilleras estn negociando para reponer a los diplomticos expulsados, con otros en los mismos puestos. Un gran escndalo, innecesario y que comienza a desvanecerse, otra guerra perdida, esta vez por gobiernos que cada vez ms hipotecan su soberana a favor de Estados Unidos, que adems los obliga a pagar el 2% de su PIB para protegerlos, nadie sabe de quin, porque las nicas guerras que se han producido en su territorio en el ltimo siglo y medio han sido gestadas por ellos mismos, por sus ambiciones colonialistas, imperialistas y de expansin.

Fuente: http://barometrolatinoamericano.blogspot.com



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter