Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-04-2018

Un dilogo sobre la Constitucin cubana

Julio Csar Guanche
OnCuba


I.

Das atrs en un parque con wifi en La Habana, un vendedor de peridicos pregonaba, adems de la prensa, folletos de normas jurdicas. Entre ellas, destacaba la Constitucin cubana, que ofreca a 25 pesos. En ello, se produjo este dilogo:

Una mujer: Mijo, pa qu yo quiero eso?

Otra mujer: Pero, bjale el precio, que la van a cambiar, y ahorita no sirve pa n.

Un hombre: Ahorita?

Otra mujer: La Constitucin y los Lineamientos son lo mismo, y los Lineamientos valen 2 pesos.

El vendedor: Dejo la ley de la vivienda en 10 pesos, pero la Constitucin se queda en 25.

El compaero vendi un par de leyes de la vivienda, y una copia del Decreto ley sobre migracin, pero ninguna Constitucin.

II.

La necesidad de reformar la Constitucin vigente fue anunciada en 2011 por el presidente Ral Castro Ruz. Hace unos das, el Bur Poltico del PCC inform acerca de los estudios que se vienen realizando para una futura reforma de la Constitucin. Trascendi que reflejar las transformaciones ocurridas en los ltimos aos. Fue informado adems que la reforma ratificar el carcter irrevocable de nuestro socialismo y el papel dirigente del Partido en la sociedad cubana. Es importante como informacin, aunque no es muy exhaustiva, si se tiene en cuenta que ambos contenidos estn vigentes y que la comisin de estudios debe contar ya con varios aos de labor.

Es un enfoque con historia. El periodo cubano de Provisionalidad Revolucionaria (1959-1976) fue el ms largo de todo el campo socialista del siglo XX. En la fecha el marxismo sovitico segua esta nocin: las constituciones son declaraciones de realidades creadas, y no poseen carcter constitutivo: deben reflejar la realidad econmico-social cambiante y, partiendo de ella, influir en su transformacin y la aceleracin de su desarrollo conforme a su propia naturaleza material y el proyecto histrico (ideolgico) socialista. (1) Por ello, debe consolidar jurdicamente lo logrado. En esa lnea, Jos Luis Toledo Santander ha explicado recientemente que debe esperarse a acabar con el proceso de transformaciones porque si no habra que reformar la Constitucin cada dos aos. (2)

Existen otras maneras de concebir la Constitucin.

Segn una de ellas, la carta magna no es aquel cajn obscuro que registraba fotos con encuadres fijos, sino la regla que define la composicin de la foto: qu pueden hacer dentro del cuadro los que aparecen en ella, dnde deben pararse para no quedar fuera de foco, a qu distancia, en qu orden, etctera.

La Constitucin tiene como objeto producir la imagen: dar lugar a un tipo de situaciones, prohibir otras, definir derechos y deberes para los participantes, y asegurarles que si bien el futuro es siempre ignoto, no ser necesariamente una fiesta enloquecida, en la que gane sin ms el anfitrin. En esta lgica, la Constitucin no retrata una situacin cumplida que ya asegur una particular distribucin de ventajas y desventajas dentro de lo social y de poder ganado o perdido en el proceso por parte de actores intervinientes, sino busca regular cmo deberan ser producidas y distribuidas tales ventajas y poder.

Otra manera de concebir la Constitucin aprovecha aspectos de ambas posiciones: la Constitucin es una norma a la vez que un programa. La ley de leyes debe ser una norma jurdica aplicable a la vez que un programa poltico a desarrollar. Con ello, garantizara cumplir lo que existe, y no reducir lo posible a lo existente: si es tambin un programa empujara a hacer ms.

Mart quizs suscribira esa posicin. El Apstol tiene cierta fama de idealista y romntico, pero lo suyo era, a la par, el realismo y el misterio: Cuba y la noche. Su insistencia en que el tronco sea el de nuestras repblicas era una forma de evitar el socavamiento de los rdenes constitucionales: La existencia de una constitucin formal inaplicable estimula la accin de los enemigos del rgimen constitucional, la inestabilidad crnica y el caudillismo.(3)

A la profesora Martha Prieto, de la Universidad de La Habana, le debemos actualmente la defensa ms sostenida del carcter de la Constitucin como norma jurdica aplicable a la vez que programa, que ya es consenso entre los constitucionalistas cubanos.

En la prctica, la Constitucin se ha considerado ms como programa a alcanzar que como texto aplicable. Esto ltimo significara que se pueda usar en tribunales para exigir deberes y reclamar derechos consagrados en la Constitucin, pero que no cuentan con leyes accesorias que desarrollen su procedimiento. Es un hecho importante, cuando es alto el nmero de leyes que la Constitucin ordena promulgar y an no han sido dictadas.

Ramn de la Cruz Ochoa ha asegurado que los tribunales cubanos no aplican, como regla, de modo directo, la Constitucin. Sin embargo, nada impide hacerlo desde el punto de vista legal. De hecho, se ha invocado en ocasiones, en tribunales provinciales y municipales, para otorgar derecho a cambiar la definicin del sexo en el Registro del Estado Civil, tras operaciones de cambio de sexo, invocando el principio constitucional de igualdad.

La tesis de la Constitucin como reflejo de situaciones creadas ha trado los problemas acostumbrados de esa concepcin: su escasa utilizacin como regla para limitar los derechos del poder y para asignar derechos ante el poder, el escaso despliegue de la fuerza normativa de los derechos reconocidos constitucionalmente, su poca utilidad para relanzar debates axiolgicos sobre aspiraciones de nuevos contenidos de libertad, dignidad, justicia, solidaridad, y la consolidacin de prcticas de ejercicio concentrado de poder.

III.

Hacer una Constitucin, o reformarla, no es sinnimo per se de revolucionarismo o de conservadurismo.

En una imagen conocida, el rey Juan Sin Tierra de Inglaterra fue representado con el ceo fruncido, apretando con saa la Carta Magna en su mano. Una explicacin progresista de la imagen encuentra que la rebelin campesina de 1215 impuso la Carta Magna y la Carta de la Foresta a la monarqua, que haba privatizado los derechos de uso del agua y las tierras. Las Cartas reconocan libertades al pueblo (habeas corpus), pona lmites al poder monrquico (tributos) y reconoca derechos a la existencia (comer de lo cazado en los bosques del rey).

El constitucionalismo cubano tiene tambin una historia popular revolucionaria, ocultada por el despacho sin complejidades que se hace, por ejemplo, de la Constitucin de 1940, en tanto inaplicada. Para lograrla, mujeres llamaron a discutir, entre otros muchos derechos, la legalizacin del aborto. Estudiantes propugnaron la superacin econmica y cultural de las grandes mayoras explotadas de la nacin. Los partidos Comunista y Unin Revolucionaria organizaron una alianza para conseguir $100,000 para asistir a la Constituyente y conseguir la victoria popular. Miles de miembros de la Hermandad de los Jvenes Cubanos y de la Agrupacin Jvenes del Pueblo subieron hasta las montaas orientales para movilizar a la juventud humilde y reclamar la Asamblea Constituyente. La juventud del barrio de Tejas organiz el juicio pblico de un comprador de votos, representado por un mueco, a quien el veredicto popular conden a muerte. Campesinos consideraron deber ineludible () asistir con sus candidatos y reivindicaciones propias a la asamblea constituyente prxima a celebrarse.

Por otro lado, el constitucionalismo sirve tambin para blindar intereses oligrquicos. La obsesin de actores liberales contra la tirana de las mayoras llev a la temprana repblica estadounidense, por ejemplo, a disear un potente sistema institucional elitario. No se trat solo de la exclusin de los pueblos aborgenes y de la poblacin afroamericana. El hecho alcanz, y alcanza, a la enorme dificultad para reformar el derecho constitucional de comprar cualquier tipo de armas, hasta la muy difcil atribucin al Estado de posibilidades para actuar a favor de causas sociales.

Otro ejemplo es la transicin chilena que se organiz dejando una Constitucin, hasta hoy vigente, que protege frreamente los intereses dominantes de esa transicin.

No es cuestin de ideas: los cerca de 12 mil lobbies que funcionan en Bruselas han tenido influencia decisiva en prcticamente todos los tratados vigentes en la Unin, desde el Tratado de Maastricht, firmado en 1992, hasta el Tratado de Lisboa, de 2007, pasando por el malogrado tratado constitucional de 2004.(4)

IV.

La Constitucin vigente en Cuba tambin cost mucho: nada menos que la Revolucin ms profunda de toda la historia cubana. Es imprescindible defender el cuadro amplsimo que establece de derechos sociales, econmicos, culturales, familiares, etctera.

Sin embargo, parte de sus contenidos estn puestos entre parntesis a causa de experimentos como el ejecutado en las provincias de Artemisa y Mayabeque, que desarrollan contenidos distintos al regulado en la ley de leyes, como la separacin de las funciones de Estado y de Gobierno en provincia y municipio.

La nica encuesta nacional que ha sido dada a conocer al pblico sobre el uso de la Constitucin por parte de la poblacin fue realizada en 1987. Se aplic en 12 provincias del pas y alcanz a 11 grupos comprensivos de la casi totalidad de la poblacin. Arroj que las 2/3 partes de los encuestados desconocan la Constitucin como la ley ms importante del pas. El dato incluy al 44,5 por ciento del universo de los dirigentes.(5)

Criterios como los que escuch en el parque Wifi tambin reflejan algo: el rol que le otorga a la Constitucin el hecho de ser convocada a reflejar situaciones ya constituidas.

Los actores populares que impulsaron los contenidos sociales ms avanzados de la Constitucin de 1940 un ncleo del programa revolucionario cubano de los 1950 no eran ilusos sobre el papel del Derecho. Saban que toda Constitucin ser letra muerta en el papel, si las masas trabajadoras no ponen en tensin todas sus energas, toda su accin, para hacer que la misma sea una realidad.(6)

 A este efecto, el Sindicato de obreros y empleados del comercio de vveres pidi la cooperacin de todos los dependientes de bodegas como nico medio de lograrlo, y que cada cual por escrito, con todos los datos que posea, enve la denuncia al sindicato, a fin de que sean hechas en el juzgado, y, sobre todo, que cuando esta denuncia sea hecha, que los compaeros tengan el civismo de mantenerla ante el juez, sin vacilaciones de ninguna clase.(7)

El director de El Dependiente, la revista que publicaba esas palabras, era Fernando Chenard, quien morira luego en el asalto al cuartel Moncada.

Vale para hoy: la accin social es imprescindible para imprimir contenido popular a cualquier proyecto de nueva Constitucin, o de su reforma. Los criterios escuchados en el parque reflejan escasa importancia prctica de la Constitucin, la incertidumbre ante el plazo y el fondo de su reforma, su confusin con los Lineamientos, pero tambin la comprensin de que la Constitucin debe valer 25 pesos, ms que todo el resto de normas, porque es ley primera. El viejo bolero Quizs expresaba la impaciencia del amor: ests perdiendo el tiempo, pensando, pensando, por lo que ms t quieras, hasta cundo? En poltica, el tiempo es an ms urgente. Pedro Luis Ferrer lo dice as: Yo quiero fundamento, mam. No estara mal poner Constitucin donde dice fundamento. Aqu y ahora.

Notas:

(1) Gmez Treto, R. 1987. El concepto marxista de la Constitucin y el sistema jurdico-normativo de la sociedad constituida en Estado. Revista Cubana de Derecho (No.31), p. 52, nfasis propio.

(2) Presidente de la Comisin de Asuntos Constitucionales y Jurdicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Durante una asamblea como Diputado en una circunscirpcin del municipio Plaza de la Revolucin.

(3) Paul Estrade. Jos Mart. Los fundamentos de la democracia en Latinoamrica, Doce Calles, Puerto Rico, S/F, p. 544

(4) Pisarello, Gerardo. 2012. Un largo Termidor. La ofensiva del constitucionalismo antidemocrtico, Quito: Corte Constitucional para el Periodo de Transicin. p. 181

(5) En Hugo Azcuy. 1995. Revolucin y derechos, Cuadernos de Nuestra Amrica, Vol. XII No. 23, enero-junio, p. 150)

(6) La batalla no ha terminado. 1940. CTC, Ao II. Num. 8, junio, p.3

(7) Editorial. 1940. El dependiente, Ao 1. Nmero 9, septiembre, p.3

Fuente: http://oncubamagazine.com/sociedad/dialogo-la-constitucion-cubana/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter