Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-04-2018

Entrevista a Mario R. Cancel Seplveda, escritor, docente e investigador escritor puertorriqueo
El pasado es poltico

Wilkins Romn Samot
Rebelin


Mario R. Cancel Seplveda (Hormigueros, 1960-) es catedrtico de Historia y Ciencias Sociales en el recinto de Mayagez de la Universidad de Puerto Rico. Tambin es docente de Estudios Puertorriqueos y del Caribe en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, all en el viejo San Juan, Puerto Rico. Cancel Seplveda, contrario a otros, no lleg vaco a su ctedra universitaria. Junto a l trajo una caja de investigaciones, poesas y relatos realistas y no reales, producto de una vida prodigiosa de trabajo creativo desde los mrgenes. Ya en la ctedra, ha mantenido una tendencia de profundidad y rigor intelectual que sin duda no creo mentir si le considero el principal historiador puertorriqueo de su generacin. Tuve la bendicin de encontrarlo en mi camino por la Universidad de Puerto Rico. Mario, como le decimos Carlos y yo me ha contestado unas preguntas con el mismo rigor con que investiga, educa y escribe. Comparto con vosotros sus atinadas respuestas.

- Wilkins Romn Samot (WRS, en adelante) Lo conoc hace algn tiempo. Vos fue mi profesor, yo, un estudiante que aprendi a investigar y cuestionar con vos, como tambin lo hizo ese Carlos que nos une, y que tuvo la osada de escribir un cuento de o sobre sus botas. Desde entonces, hemos mantenido cierto contacto dentro de la distancia, teniendo la oportunidad de resear parte de sus trabajos de investigacin. Cierto es y sera decir que llegu, eventualmente, a estudiar al Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe, Viejo San Juan, Puerto Rico, por esa leccin de investigacin que sin duda fue tomar con vos ese curso de Humanidades en la Universidad de Puerto Rico. Lo que digo, lo digo creo que tambin por ese Carlos que nos une, con quien he mantenido desde entonces esa cultura de intercambiar informacin entre nos, que aprendimos con vos hace ya ms de dos dcadas. Si algo, siempre he apreciado de vos, es su persistencia en escribir y re-escribir desde los mrgenes de la historia la literatura y la historia desde la literatura, dentro del marco de la historia y la micro-historia, de la biografa y de los estudios culturales puertorriqueos y del Caribe. Hace un tiempo, nos hemos vuelto a encontrar, y me ha dejado constancia fsica de su nuevo trabajo de investigacin histrica. Se trata de De Horomico a Hormigueros: 400 aos de resistencia (San Juan: Editorial 360 Grados 2016). No saba que Hormigueros tuviera historia, menos una de resistencia, pero creo que vos s, e insiste en que s le tiene y vale la pena conocerle, recordarle y estudiarle. De qu tratas en este trabajo de investigacin micro-histrica? Cmo integras vuestra formacin trans-disciplinaria a ste y sus otros trabajos creativos como docente e investigador?

- Mario R. Cancel Seplveda (MRCS, en adelante) La historia es un relato de la imaginacin que siempre se reinventa a la luz de las circunstancias desde las cuales se piensa. En ese sentido lo que hacemos con el pasado es una aproximacin creativa y, por ello, exigente. Es una forma de la conciencia que todos los seres humanos y todas las comunidades poseen en el marco de los ms diversos grados de complejidad. Cuando se afirma que Hormigueros tiene una historia que puede ser contada se seala lo obvio. Es posible que para historiografa tradicional el acontecer local no constituyese una historia legtima pero, despus del desenvolvimiento de la Nueva Historia Social, la Historia Cultural y los Estudios Culturales en el siglo pasado sera una presuncin paradjica.

La resistencia a la que se refiere el ttulo se refiere a una diversidad de ndices. Los ensayos de libros miran en varias direcciones. Primero, el relato panormico del pasado hasta mediados del siglo 20. Segundo, un estudio denso de los antecedentes del culto de la Virgen de Monserrate, uno de los signos identitarios claves de la comunidad. Tercero, una revisin de la historiografa sobre Hormigueros desde 1898 hasta 1980. Cuarto, un ejercicio anlogo desde 1980 hasta el 2000. Y quinto, un retorno al tema del culto religioso a la luz del 1898. El prefacio y el eplogo son reflexiones tericas sobre lo que significa la historia, la microhistoria social y la cultural, en el proceso de reflexin.

El concepto resistencia apela a esos nudos que plantea el volumen y que marcaron el pasado local. Se manifiesta en la invisibilidad de un pueblo pequeo en el territorio de las miradas de la macrohistoria por su condicin de zona de competencia entre dos poderes regionales de relevancia: Mayagez, que desde el siglo 18 signific las fuerzas modernizadoras, y San Germn, que desde el siglo 16 representa la tradicin. La identidad de Hormigueros se cuaja en ese escenario contradictorio compartiendo valores de ambos extremos. No en balde fue barrio de San Germn hasta 1874 y de Mayagez entre 1898 y el 1912.

Resistencia tambin invoca a otras zonas de conflicto. El estudio de la microhistoria cultural me ha demostrado que las comunidades pequeas se resisten al imperio o la autoridad de los relatos nacionales o a las presunciones totalitarias de la identidad colectiva. La identidad colectiva o nacional es un producto intelectual muy valioso de los ltimos 250 aos, pero la micro-identidad comunitaria es una praxis rica en matices que debe estudiarse con la misma intensidad.

Y resistencia porque esa micro-identidad comunitaria presenta contradicciones que la enriquecen. En Hormigueros los elementos clericales y seculares, tradicionales y modernos se encuentran y desencuentran. En el cosmos local, como en el nacional, el poder institucional, el poder eclesistico, las clases sociales que se mueven en el mercado, la intelectualidad y la gente, generan sus propios relatos que chocan y, en su oposicin, validan un ejercicio como este. La bsqueda se da en todas esas orientaciones con el propsito de confirmar que el pasado es un mito: de los se trata es de buscar los pasados en plural.

- WRS En el 2007 present en el Museo de la Historia de Ponce, Historias marginales: Otros rostros de Jano (Mayagez: CEPA 2007). Tratabas, en este libro, de historiar la historia de los mrgenes desde los mrgenes, bien la del espiritismo, la prostitucin, la literatura no oficial o no cannica. S que no fue la primera ocasin en la que se acercaba as a lo marginal. Cul considera vos es su mayor contribucin a la historia cultural y crtica dentro del contexto de este trabajo creativo de investigacin y de esa manera de mirar desde los mrgenes aquello que otros han marginado de su mirada histrica?

- MRCS No creo que yo sea la persona ms indicada para hacer esa evaluacin. Me he dedicado a seguir las pistas que ms llaman mi atencin. Investigo y escribo para saciar mi curiosidad y, me hago de la idea, de que mis respuestas tentativas pueden interesar a terceros. Mi contribucin ms significativa tiene que ver con la formacin de mis estudiantes subgraduados y graduados. Si consigo estimular la pasin por la reflexin en algunos de ellos me siento satisfecho. Creo que la contribucin, si alguna, de lo que hago es que mirar a su alrededor y hacerte las preguntas pertinentes respecto a su tiempo a la luz de su yo es suficiente. Mis grandes intereses han sido tres: los temas de la microhistoria poltica y cultural, la produccin creativa de lo que llam alguna vez mi generacin, y ese complicado trnsito del siglo 19 al 20, es decir, los dilemas de la identidad en todas sus manifestaciones bajo los dos imperios.

- WRS Si compara su acercamiento como investigador de la produccin literaria puertorriquea en Literatura y narrativa puertorriquea: la escritura entre siglos (San Juan: Editorial Pasadizo 2007) con sus investigaciones previas y posteriores, qu diferencias observa en su propio trabajo creativo de investigacin adems de su diferencia respecto a las disciplinas con las que trabaja y su contenido literario?

- MRCS He tratado de dejar atrs la comodidad que ofreca el discurso manido de la identidad nacional y el imperativo moral que ello impona a la escritura. Los requerimientos de ese tipo de discurso a veces se convierten en actos de censura. Cuando investigaba a los autores de mi generacin ejecutaba un ejercicio en esa direccin. Pero metodolgicamente no veo diferencia. Siempre he dirigido la mirada hacia los lugares invisibilizados por el canon literario o histrico porque ese pasado sacralizado enquista a la academia y a la universidad en unos lugares comunes. La intencin no es revolucionar la academia o a la universidad ni producir un anticanon. No tengo tiempo para ello, solo se trata de llamar la atencin sobre la diversidad de los problemas que estn sobre la mesa y, a la vez, satisfacer una curiosidad morbosa. De la Nueva Historia Social, la Historia Cultural y los Estudios Culturales aprend a mirar hacia el abajo social, hacia los mrgenes, hacia las periferias, hacia las praxis y los discursos alternativos, hacia la vida de la gente como problemas, hacia la pluralidad de las percepciones de lo que aparenta ser transparente, hacia la fragilidad de las ideas que se presuman slidas. Tambin aprend que todos esos lugares son porosos al arriba social y que hay una rica dialoga entre ambos extremos. Lo local y lo micro son una expresin de lo nacional y lo global en constante interseccin.

- WRS S que vos tiene ms de un trabajo sobre vidas ejemplares. Me refiero a Segundo Ruiz Belvis: El prcer y el ser humano (San Juan: Universidad de Amrica/ Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe/ Municipio de Hormigueros 1994) y a Anti-figuraciones: Bocetos puertorriqueos (San Juan/ Santo Domingo: Isla Negra Editores 2003, 2011). Creo que ambos trabajos condensan un enfoque propio de como historiar la vida del procerato, uno en el que manejas la vida ejemplar desde lo personal con un enfoque o acercamiento personal. A su vez, no dejan de ser vidas marginales en cuanto a su entorno geogrfico, la Isla, como algo que se nos viene distinto a San Juan, Puerto Rico, la metrpolis colonial desde la cual se cuece el rgimen. Qu es aquello que ha aprendido dentro del proceso creativo de dar forma y contenido a un corpus terico propio de la historia y de los estudios culturales pero que no deja de ser un acercamiento ntimo a nuestra historia poltico-cultural?

- MRCS Creo que se sigue mirando con gran reverencia a la figura procera. Los lectores de historia siguen prefiriendo al personaje sobre la persona. Las biografas laudatorias siguen llamando ms la atencin que los estudios abiertos sobre las figuras pblicas. Yo s que es ms fcil levantar un culto (o seguirlo emocionalmente) que comprender crticamente el objeto que se pretende cultivar. Eso es lo ms difcil porque finalizas en manos trminos con aquellos que articulan el culto y con los que quieren demolerlo. El pasado es poltico, lo s. En la colonia los contenciosos de todos los das, los que ocupan las horas de reflexin de los anticolonialistas, van a afectar la interpretacin del pasado. El problema es que esa actitud puritana o fundamentalista se convierte en un discurso defensivo que ofende la inteligencia y conduce a gente muy capacitada a pontificar cuando se enfrentan a posturas que ponen en duda sus presuntos aciertos intelectuales. Uno de los modelos en que me apoy para esto fue la obra de Lucien Febvre sobre Lutero y Erasmo. Lo nico que le he aadido a esto es mirar un poco hacia la vida de las figuras proceras recuperndolas para lo ms cercano a una vida diaria como la que llevamos nosotros. Las pequeas historias de lo cotidiano persiguen a estas figuras. Mas tomo pero dejo de verlas como ancdota moral y las inserto en una cotidianidad imaginaria e incompleta pero rica en matices. Ese es, en sentido estricto, mi homenaje al vitalismo desde la historiografa. Los espacios para la imaginacin historiogrfica se abren ms all del dato. As hice mis seudobiografas, mis antifiguraciones, mis experimentos. No las veo como vidas ejemplares o a imitar. Al menos eso no es lo que pretendo pero esa sigue siendo la lectura ms fcil. Las veo como expresiones de la indocilidad que pululan por todo el espectro ideolgico

- WRS Tenis unos libros de poesa y de cuentos, textos, relatos o pretextos. Vienes de una escuela en la que una manera de no explotar, era escribir, escribir, escribir. Por qu los ttulos de estos textos? Qu tiene de particular su trasfondo personal (historia de vida) en la formacin del contenido de su trabajo creativo en estos pretextos? Cmo se ha integrado su trabajo de creacin literaria de por s (poemas, cuentos, etc) con su trabajo de ensayista e investigador? Cmo integra vos su experiencia de vida en su propio quehacer creativo hoy en Puerto Rico?

- MRCS La escritura de poesa y cuento es una bsqueda: los orgenes etnoculturales, la casa rota me preocupaba mucho en los aos 1980. La volcadura del lmite y la sonrisa que no se consolida me llamaron la atencin en los 2000. Las ignominias de la crisis que se vive hoy estn inditas. Toda la poesa que no publiqu es un mero registro terico privado, personal y mo, que no est divorciado de las obras creativas que hago en el ensayo histrico. La nica forma de escribir es desde el yo, desde el espacio vital en que te mueves, de eso no me cabe la menor duda. Esa subjetividad deba ser asumida con tranquilidad y la asum porque es lo nico que hace tu obra realmente tuya.

- WRS S que vos es un autor caribeo que es oriundo de Hormigueros, Puerto Rico. Don Mario, se considera puertorriqueo? Existe el puertorriqueo o slo es literatura su cultura e historia? Por qu? Qu es la que hace que su literatura o su trabajo creativo sea de vos y lo que es de vos es o decide ser dentro de Hormigueros, Puerto Rico?

- MRCS Soy casualmente puertorriqueo: si hubiera nacido en la luna sera un selenita o un luntico como los personajes de George Melis. Esto significa que lo soy al margen de las autoridades que me dictan una frmula sobre lo que eso contiene o significa. A veces soy historiador o un habitante de la literatura. Por lo regular soy una persona comn que trabaja 8 horas al da siete das a la semana, en el saln de clases o fuera de ste, y adems posee dos mascotas, la gata Caciba y el gato Tao y limpia su patio. Soy plural y si lo mirara de otro modo me angustiara porque reconozco la multiplicidad de las acepciones de ese concepto. Me parece que en su contingencia y plasticidad radica parte de su fortaleza. Ser puertorriqueo, francs o ruso son convenciones culturales cambiantes. Dada la asociacin histrica de la identidad (un estado del alma) y la soberana (un estado jurdico), fruncimos el ceo cuando alguien pide que te identifiques. Igual que los mayas pensaban que eran lo que coman -hombres de maz-, yo soy un reflejo de lo que produzco y viceversa.

- WRS Don Mario, cmo visualiza su trabajo creativo de carcter literario con el de su ncleo generacional de escritores en Puerto Rico? Cmo ha integrado su identidad tnica y su ideologa poltica con o en su trabajo creativo de carcter literario o no literario?

- MRCS No creo que haya una generacin de escritores con la cual me pueda identificar. Las promociones de escritores posteriores al extraordinario fenmeno del 1970 siempre me llamaron la atencin. Desde 1989 escriba sobre esa generacin que pareca germinar. Pero el lenguaje de la crtica cambia y los conceptos se hacen inadecuados. A la larga es ms fcil establecer lo que no eres que afirmar lo que eres. No soy un autor del 1970 ni del 1960 aunque los considero mis maestros. La impresin que me produjo trabajar ese tema desde 1989 hasta 2008 es que los autores ochenteros ya eran viejos para los noventeros y que cada grupo nuevo estaba deseoso de dejar atrs a los que le precedan. Despus de todo eran promociones pequeas con una forma de progeria avanzada que siempre llam mi atencin.

La decisin de verlos de ese modo es enteramente ma. Mi trabajo literario, si se reduce a la poesa, el cuento y la crtica, es marginal a mi ncleo o cronotopos. All hay verdaderos poetas como Alberto Martnez Mrquez y Zo Jimnez Corretjer, brillantes narradores como Mayra Santos y Eduardo Lalo, experimentadores de calibre mundial como Jos Liboy Erba y Pedro Cabiya. Yo los leo y los disfruto. Ese es mi lugar entre ellos. Despus de todo soy un historiador y ya me han sealado como un outsider varias veces. Para algunos poetas o escritores un historiador no es un escritor sino otra cosa, un alien en su territorio. Pero a m me consta que muchos escritores no son historiadores. Para m eso es un asunto irrelevante. Los leo y los disfruto.

En cuanto a la etnicidad y la ideologa cada vez me preocupan menos lo cual no debe interpretarse como que les resto relevancia.

- WRS Su trabajo creativo literario no se inicia recientemente. No obstante, ha dedicado una parte de su vida a la ctedra universitaria. Cmo relaciona su trabajo poltico-cultural con su lectura particular de la vida y su propio quehacer literario o no hoy?

- MRCS Si entiendes que hacer historia no es un trabajo creativo literario tienes razn. Si te das cuenta que en mi vida una y otra cosa son los mismo, no. En cuanto a la condicin de profesor, te digo, ensear historia como un recurso para la vida no es fcil. Las preconcepciones de lo que significa mi disciplina son retrgradas y devastadoras. Estoy convencido que poltica y cultura sern un cadver si no sirven para vivir el hoy. Lo que trato en mi profesin es que lo que les digo de una u otra cosa, dialogue siempre con el presente de una manera radical.

- WRS Qu diferencias observas, al transcurrir ya ms de tres dcadas de produccin cultural activa, en la recepcin de sus compaeros de viaje o aventura creativo-literaria con su trabajo creativo y la temtica o las temticas que ha abordado y los gneros literarios (ensayo de investigacin, cuentos, novela y poesa) desde los que les has abordado?

- MRCS No veo diferencias. Tampoco las he buscado ni las buscar. No me voy a convertir en tema de mis propias reflexiones de ese modo. Me basta con escribir desde el yo. Por mi parte sigo viendo a los compaeros de generacin, voy a llamarlo de ese modo por comodidad, del mismo modo de siempre. Los sigo leyendo pero cada vez escribo menos sobre lo que hacen porque otros lo estn haciendo. No hace falta que yo lo haga. Creo que la literatura creativa est muy viva hoy y que lo que reflexionaba en los aos 1980 es una promesa cumplida.

- WRS - Qu otros proyectos creativo-literarios tienes pendientes? Qu de lo pendiente queda o est todava indito? Por qu ahora escribes o sigues escribiendo?

- MRCS Estn en proceso unas reflexiones sobre la indocilidad en figuras del siglo 19 y el 20, una evaluacin general de la historiografa puertorriquea, un nuevo volumen de representaciones puertorriqueas en textos estadounidenses con el colega Jos Anazagasty Rodrguez y un libro sobre narradores contemporneos que quiero completar. No escribo poesa desde el 2005 ni cuento desde el 2010. No tengo planes de hacerlo en buen tiempo.


Wilkins Romn Samot, Doctor de la Universidad de Salamanca, donde realiz estudios avanzados en Antropologa Social y Derecho Constitucional.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter