Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-04-2018

Los senegaleses retornados afrontan un futuro incierto

Issa Sikiti da Silva
IPS


Emigrantes recin retornados a Senegal reciben asistencia al llegar a su pas. Crdito: Lucas Chandellier/OIM

DAKAR, 3 abr 2018 (IPS) - Bouba Diop observa encantado la cantina de su to recin reformada en el barrio pobre de Keur Massar, a las afuera de esta capital de Senegal.

Desde que volvi a su pas de Argelia y Libia, donde trabajaba en la construccin, se pregunta cmo har para reconstruir su vida tras dos aos en el norte de frica, desde donde pretenda seguir a Europa.

Pero ahora su to le volvi a dejar su trabajo de encargado.

Hogar dulce hogar

Estoy feliz de haber regresado despus de vivir en el infierno del norte de frica. Pero estoy enojado conmigo mismo por no concretar mis sueos, explic Diop, de 22 aos, y educado en Darra, una escuela religiosa.

Es el destino. Ahora debo mirar al futuro, acot.

Mientras, en Kolda, en el sur de Senegal, Ibou, retornado de Nger, se interroga sobre su futuro, que considera incierto y complicado.

A diferencia de Diop, quien encontr consuelo en el comercio de su to, Ibou no sabe qu har despus de haber vendido todo su ganado para cruzar el desierto del Sahara rumbo a El Dorado europeo. Pero ni siquiera lleg a la atribulada Libia.

En Nger, unas personas que dijeron ser contrabandistas y me prometieron llevarme a Trpoli y luego a Italia, me robaron todo el dinero (unos 2.800 dlares) y mis pertenencias, relat el joven de 25 aos.

Ibou qued varios meses varado en Agadez, la puerta del Sahara, en el norte de Nger, donde casi se muere de hambre y malaria (paludismo).

Me da vergenza regresar porque me convert en otra carga para mi familia, confes.

Nac en una familia pobre. Pusieron sus esperanzas en m, creyendo que llegara a Europa y conseguira un trabajo bien pago para comenzar a mandar dinero, explic, visiblemente emocionado.

Tristes historias

Diop e Ibou son solo la punta de un iceberg en este continente, donde jvenes de frica subsahariana desesperados, entre ellos menores sin referentes adultos, abandonan pases pobres o en guerra para llegar al norte.

Unos 150.982 migrantes con suerte lograron llegar a Europa en 2017 cruzando el mar Mediterrneo, pero ms de 15.000 murieron en la travesa desde 2014, y 3.139, el ao pasado, segn la Organizacin Internacional de las Migraciones (OIM).

Pero para las personas que se quedaron varadas en crceles de Libia o Nger, unas 20.000 en 2017, o fueron vendidas como esclavas en mercados libios, la nica forma de resolver la crisis parece ser la asistencia al retorno voluntario a sus pases de origen.