Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-04-2018

La historia no contada de los judos antisionistas en Israel

Joshua Leifer
972mag

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Durante casi tanto tiempo como los palestinos se han resistido a su desplazamiento, pequeos grupos de judos se han unido a ellos. El sionismo y sus descontentos de Ran Greenstein da vida a la historia compleja, a menudo contradictoria, de aquellos israeles que vieron en pie de igualdad la liberacin palestina y juda.

 

 Soldados israeles detienen a un activista israel durante una manifestacin en la aldea de Nabi Saleh en Cisjordania. (foto: Activestills )

La solidaridad con los palestinos que enfrentan el desalojo, la expulsin y la demolicin de viviendas ha sido una piedra angular del activismo radical de izquierda de Israel en la ltima dcada. El Comit Israel contra la Demolicin de Casas atrajo la conciencia internacional sobre el continuo desplazamiento forzado de los palestinos de Israel. Anarquistas contra el muro enfrentaron excavadoras militares israeles. El movimiento de Solidaridad con Sheikh Jarrah llev a miles de israeles a Jerusaln Este en forma de protestas semanales contra los desalojos. Se pueden encontrar activistas izquierdistas israeles e internacionales de diversos grupos junto con palestinos que enfrentan desplazamientos forzados y demoliciones de casas en el Negev, el Valle del Jordn y las colinas del sur de Hebrn.

Ese activismo tiene una historia. La destruccin de aldeas enteras y la eliminacin de los palestinos de su tierra era parte de la prctica del sionismo mucho antes de la fundacin de Israel. Y durante casi tanto tiempo como los palestinos se han resistido a su desplazamiento, pequeos grupos de judos se han unido a ellos.

La urgencia de las demandas polticas actuales, sin embargo, a menudo entierra la historia de las luchas pasadas. Y sin conciencia histrica, los activistas de hoy corren el riesgo de repetir los errores de sus predecesores. El sionismo y sus descontentos de Ran Greenstein: un siglo de disidencia radical en Israel/Palestina remedia esta amnesia, proporcionando un pasado til para activistas y eruditos que luchan por la paz y la justicia entre el ro y el mar.

Mientras que la larga historia de resistencia al sionismo es el tema del libro de Greenstein, El sionismo y sus descontentos no es una historia de eventos sino una historia de pensamiento en accin: una crnica de los debates internos, posiciones ideolgicas cambiantes, aspiraciones polticas, fracasos y xitos de cuatro movimientos diferentes desde antes del establecimiento de Israel hasta nuestros das. Greenstein analiza con destreza las disputas tericas a veces arcanas de los grupos anticolonialistas y de izquierda mientras intentaban articular una poltica de resistencia al sionismo a lo largo del tumultuoso siglo XX.

Martin Buber y el rabino Binyamin, fundadores del movimiento binacional Brit Shalim, juntos en Palestina. (Archivos Zionistas Centrales)

Greenstein comienza con Brit Shalom, quizs el movimiento binacional judo ms conocido durante el Mandato Britnico, que cont con Martin Buber, Gershom Scholem, Henrietta Szold y Hannah Arendt entre sus miembros y seguidores. Greenstein muestra que el movimiento no careci de buenas intenciones, sino de claridad. Muchos de los primeros binacionalistas judos, a menudo ellos mismos funcionarios en organizaciones de asentamientos sionistas, no vieron cmo el trabajo de una mano deshaca el de la otra. La violencia y el desplazamiento inherentes a la expansin del asentamiento colonial judo socavaron y anularon rotundamente los llamamientos para una federacin pacfica de rabes y judos.

Aproximadamente al mismo tiempo, el Partido Comunista Palestino (PCP) intent conciliar entre sus miembros principalmente judos (al menos en los primeros das) con el apoyo a la revuelta de los campesinos rabes contra los grandes terratenientes rabes y las autoridades coloniales britnicas. Los miembros judos del PCP permanecieron dentro de instituciones sionistas como la Histradrut, la organizacin central de los sindicatos, mientras que, paradjicamente, se acercaron a propugnar un levantamiento rabe armado contra los desalojos de inquilinos rabes y las ventas de tierras a organizaciones de asentamientos sionistas.

Sin embargo, las polticas del PCP a menudo no eran de su propia eleccin, sino que estaban sujetas a los dictados cambiantes de la Internacional Comunista (Comintern), como la arabizacin del partido: transformar al partido en un partido rabe mayoritario y reemplazar a los lderes judos por los rabes. Lo que era controvertido, escribe Greenstein, no fue el proceso de arabizacin sino el "razonamiento subyacente" que tales cambios implicaba: "que las masas rabes se movan inexorablemente hacia la revolucin, independientemente de su liderazgo actual y su direccin, y que los judos eran socios de segunda clase, independientemente de sus antecedentes personales".