Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-04-2018

Muri Daniel Chavarra, escritor uruguayo, cubano, latinoamericano

Jess Mara Montero Barrado
Rebelin


He sabido de la muerte el pasado sbado del escritor Daniel Chavarra. Uruguayo de nacimiento, viva desde 1969 en Cuba, en cuya capital ha fallecido. Fue casi medio siglo de residencia ininterrumpida en la isla caribea, donde acab echando nuevas races y de ah que l mismo dijera que era un escritor cubano nacido en Uruguay o, tambin, que como ciudadano era uruguayo y como escritor, cubano.

Saber algo de su vida nos puede ayudar mucho a entender su obra (1). Hasta su llegada a Cuba, cuando contaba 36 aos, haba sido protagonista de mltiples vivencias y aventuras, que conoci desde una edad muy temprana. Perteneciente a una familia con dobles races (espaolas, por el padre, e italianas, por la madre), fue aderezando al fluir de su vida situaciones a veces cules ms curiosas, ricas, interesantes o extravagantes. Fue testigo de las andanzas de un gaucho contador de cuentos, del que aprendi numerosas ancdotas, pero sobre todo a conocer el mundo. vido de lecturas, se integr en grupos literarios y desde ellos fue conociendo el mundo de la bohemia montevideana. Su militancia comunista aadi un aspecto que nunca olvidara, esto es, la lucha por la dignidad humana, aunque con el tiempo acabara dejando el partido. En fin, toda "una suerte de tener mucho material anecdtico en la cabeza y el corazn".

La influencia de la revolucin cubana transmut esa militancia por otras en varios grupos guerrilleros, pero lejos de su pas: Per y Colombia. Ms como intencin que como efectividad, su llegada a la isla caribea la hizo en una avioneta secuestrada, consecuencia de una accin guerrillera con un grupo colombiano. Pero de esto apenas sabemos cosas. Lo que s parece plausible es que fue el momento en que inici un cierto atemperamento, punto de partida de una nueva etapa en su vida.

Ya en la Isla, primero culmin varios estudios universitarios, para despus dedicarse como docente, traductor, periodista, guionista de cine y televisin, y escritor. De esto ltimo su faceta ms conocida ha sido la de novelista, cuya su labor no ha estado exenta de numerosos reconocimientos, dado que ha ido recibiendo premios en Cuba y fuera de ella. A l le llen de orgullo el Premio Nacional de Literatura en Cuba, pero tambin ha llegado a ser propuesto para el Premio Cervantes por parte de la Federacin de Periodistas Latinoamericanos.

He tenido la ocasin de leer varios libros suyos (2), hasta un total de cinco. Todos ellos editados por Txalaparta, cuya labor de difusin de obras difciles de encontrar por otras vas resulta encomiable. Cuatro de esas obras son novelas: All ellos (1991/2012 en Txalaparta), Adis muchachos (2002/2013), Una pica en Flandes (2004/2009) y Prapos (2005/2010). Y la quinta, Ral Sendic. Por la huella de Artigas (2013/2015), una biografa novelada. No he podido acceder por ahora a otras novelas, como Joy (1978), que fue la primera, o El ojo de Cibeles (1993), que est entre las ms reconocidas, si no la que ms. Me imagino que ya encontrar la ocasin de leerlas.

All ellos es una novela coral, global y sucesiva en el tiempo. Escrita como un friso del siglo XX, por ella van desfilando numerosos personajes, de ndole y condicin variada, reales e inventados, que se van moviendo por todo el mundo, pero que tienen en Amrica Latina su destino. El relato comienza cuando se halla en la selva amaznica brasilea un rbol cuyas hojas tienen propiedades entre insospechadas y apetitosas, esto ltimo sobre todo para quienes slo entienden de dinero y su posesin. Y lo que sigue, en un ir y venir en el tiempo y por los continentes, es lo que nos va contando su autor a lo largo de casi 500 pginas.

En Adis muchachos el escenario es diferente, porque se circunscribe principalmente a Cuba. Inserta dentro del gnero policaco, el humor est presente en todo momento, lo que, junto a una menor extensin en nmero de pginas, la hace fcil de leer. Chavarra juega con sus protagonistas, que, siendo de orgenes, geogrficos y sociales diferentes, tienen en comn su vinculacin a los mundos fronterizos de la picaresca y la delincuencia, lo que conlleva la bsqueda de atajos para obtener ventajas materiales. Siendo el malecn habanero el punto de partida, sus vidas acaban dispersas, incluso fuera del pas, entre otras cosas porque las posibilidades de conseguir sus sueos en la Isla son escasas. Es as como acaba la novela a travs de Alicia, la protagonista principal: "Cuando le haya enseado los meneos del son y del mambo, si la suerte le acompaa un poquito, habr logrado en Buenos Aires, gracias a los estribos, lo que no consigui con los pedales en La Habana".

Una pica en Flandes, dedicada los cinco cubanos que estuvieron presos en EEUU acusados de espionaje, sera la primera parte de una tetraloga, segn ha confesado el autor en la nota inicial de la edicin espaola. Sus protagonistas iniciales tienen en comn una inteligencia y un desapego por el dinero, que es lo que quiere una misteriosa Fundacin que pretende que se descifren varios enigmas en clave grecolatina a cambio de una elevada suma de dinero. scar, Manfredo y Gregorio proceden de diversos pases (Gran Bretaa, Italia y Espaa), tienen dedicaciones distintas (arquelogo, fillogo y ajedrecista) y han desarrollado trayectorias vitales diferentes (un antiguo progre descredo y homosexual, un exitoso lign que mantiene el eco de la tradicin partisana, y un feo, tmido y exsacerdote que poco a poco va descubriendo la vida). En sus enredos en mil peripecias, van saliendo otros personajes, como Cecilia (profesora, izquierdista, exguerrillera y generosa), la mujer de la que se enamora el espaol y a travs de la cual van aprendiendo a entender el mundo. Por ltimo, est la pareja de ancianos que han proyectado la fundacin, quienes al final nos cuentan qu objetivos son los que pretenden.

De nuevo ante una novela corta, en Prapos se cuenta una trama con el nexo comn de cuatro amigos de infancia, hijos de la revolucin, que con el paso del tiempo van siguiendo caminos diferentes. Cuatro personajes bien construidos, complejos y contradictorios, para los que emplea vocabulario de la jerga yoruba. El Bebo, blanco, hijo de un patriota y fidelista. El Bayo, tambin blanco, hijo de un mdico fiel a la revolucin, cuya bisexualidad lo acaba trastocando, hasta el punto de convertirlo con 14 aos en delincuente y opositor al rgimen. El Mon, mulato, hijo de un padre gusano, feo, pero lign, bioqumico y comunista ortodoxo. Y, por ltimo, el Nitro, negro, sin padre reconocido, fronterizo entre los mundos de la picaresca y la delincuencia y miembro de la secta abacu, que no ha entendido la revolucin, pero no se opone a ella. La trama se destapa cuando el Bebo, destinado como mdico a lugar situado en la sierra suroriental de la Isla, descubre una planta que provoca priapismo y secuelas ms que peligrosas. Para el Mon es la ocasin de conseguir una especie de viagra cubana. Todo acaba con un el Bayo que "se mora sin una pzca de arrepentimiento, abrazado al viejo rencor contra su padre y contra le mundo, y orgullosos de no creer en nada, y de ser una inmundicia, una basura, y de no haber sentido desde aquel da ni uno solo de esos que la gente llama buenos sentimientos".

La quinta obra leda ha sido la biografa de Ral Sendic. Fundador del movimiento guerrillero tupamaro, quizs pudo haber sido el lugar natural en el que se hubiera integrado Chavarra de haberse quedado en su pas de nacimiento, en vez de cabalgar por otros, a modo de Quijote. Y quizs por eso le dedic una obra, a modo de deudor de lo que pudo ser, pero no fue. Como explica la final, con motivo del entierro multitudinario de quien fue apodado como el Bebe, "algunos lo tuvieron por santo y otros por quijote, que sin duda lo fue, y el ms entregado a desfacer entuertos que viviera el Uruguay del siglo XX".

Amante de las intrigas, lo policaco y el espionaje estn presentes en sus obras. El humor no falta, corrosivo, sarcstico... Y tampoco el erotismo, con recreaciones explcitas al sexo, y la abundancia de -como le gustaba decir- putas. Sus escenarios estn llenos de gente aventurera, idealista, desengaada, pcara, bohemia, extravagante, de espas, policas, putas... Aport una diseccin del mundo, en especial del continente americano. No tuvo miedo miedo en hacerlo de Cuba, donde puso de relieve la complejidad de la sociedad y las contradicciones del rgimen. Pero lo hizo porque es la realidad, que no quiso nunca esconderla.

Ha sabido valorar de Cuba lo que tiene de bueno, lo que le ha llevado a enfadarse cuando desde alguna revista francesa ilustraron esa complejidad y esas contradicciones con fotos de nios descalzos, viejitos de venta callejera o paredes descorchadas, olvidndose de solidaridad internacional en la medicina, los logros culturales, el rescate de La Habana Vieja, los xitos deportivos... Y es que, fiel a la revolucin cubana, lleg a declarar que es "la sociedad ms justa de nuestro tiempo".


Notas


(1) Pueden consultarse dos entrevistas donde, entre otras cosas, el propio Chavarra nos acerca a su trayectoria vital: una, de 2010, en el semanario uruguayo Voces ; y la otra, de 2012, en la pgina digital Trinchera de nuestra Amrica.

(2) En la enciclopedia digital EcuRed , editada desde Cuba, se ofrece una informacin valiosa de las novelas de Chavarra.



Publicado en marymeseta.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter