Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-04-2018

Barcelona debe ser una ciudad machadiana

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para Clara Valverde y Carlos Jimnez Villarejo, dos barceloneses machadianos

Es un honor estar entre ustedes, en este da azul y con este sol (un poco nublado) de la infancia, aqu, en este Centre Cvic que lleva el hermoso nombre de Teresa Pmies, y en este ms que merecido homenaje a Antonio Machado y a Carlos Jimnez Villarejo [CJV], familiar de algunos de ustedes, referente, compaero y amigo de todos nosotros desde hace aos, desde hace muchos aos.

Uno dos intervenciones, la que me ha encargado el colectivo Juan de Mairena (qu nombre tan bien escogido, todo un acierto!) sobre ciudades machadianas y una ma, personal, sobre CJV (esta segunda, al final).

Les hablo en primer lugar, de un tema que puede parecer que no toca -todo se pega!- en un da como hoy, en este 14 de abril, pero que, si lo pensamos un poco mejor, s toca y toca mucho: est directamente relacionado con nuestro encuentro. Entre otras razones porque CJV es un gran jurista machadiano y porque adems, a algunos de ustedes, tambin a m, quizs les recuerde la figura de aquel poeta republicano, fiel a la Repblica espaola hasta el ltimo aliento, ligero de equipaje, casi desnudo, como los hijos de la mar, aquel autor de proverbios y cantares como ste por ejemplo: No es el yo fundamental/ lo que busca el poeta, / sino el t esencial. Algunos juristas, CJV por ejemplo, buscan lo mismo.

El 80 aniversario de la llegada de don Antonio a Barcelona es la causa desencadenante de este doble homenaje y por eso les voy a hablar de redes, de redes ciudadanas que dan libertad.

La Red de Ciudades Machadianas es una de ellas y se ubica en lugar destacado. Esta red es una asociacin de municipios creada el 22 de febrero de 2009, hace algo ms de 9 aos. Forman parte de ella hasta el momento Sevilla, Soria, Baeza, Segovia, Collioure y Rocafort (Valencia). Han sido invitadas a unirse Madrid y Pars. Madrid, en tiempos de Ana Botella, rechazo el ofrecimiento. Todas esas ciudades tienen en comn (tambin las dos ltimas) el haber sido lugares de residencia del poeta del torpe alio indumentario. La Red, que por supuesto es una asociacin sin nimo de lucro, surgi con el objetivo principal de difundir la obra y la vida de Machado, as como establecer intercambio de experiencias entre los municipios socios y desarrollar una poltica de promocin y generacin de encuentros sobre la figura del autor del Juan de Mairena (un texto, por cierto, muy amado por un profesor, tambin referente de algunos de nosotros, machadiano donde los haya, un poeta y activista que estara muy a gusto aqu esta maana; les estoy hablando, como han adivinado, de Jos Mara Valverde; su hija Clara no ha podido venir pero s el amigo ngel, su yerno), actividades, encuentros, deca, que quieren preservar los valores republicanos-democrticos y populares (populares en serio esta vez) que AM tan bien, y con tantos riesgos y desprecios, representaba y representa.

La asociacin desarrolla sus actividades tanto en Espaa como en Francia, y desea extender su radio-crculo de accin por todos los pases del mundo. Es razonable. Si existe un poeta universal, un poeta de todos los ciudadanos-trabajadores del mundo, ese autor tiene un nombre que est en nuestros labios y en nuestros corazones.

No he hablado hasta ahora de Machado y Barcelona y debera haber hablado ya de nuestra ciudad que tambin fue suya (y de ustedes por supuesto), de esta ciudad antifascista, democrtica y fraternal resistente, tan vinculada en luchas, relaciones y amistad con otras ciudades no menos resistentes de toda Espaa (que no del Estado espaol, ni de un Madrid pronunciado siempre con cierta o con mucha desconsideracin). Lo hago con brevedad.

El viaje de los Machado fue organizado por el gobierno de la II Repblica. Llegaron a Barcelona, procedentes de Rocafort, abril de 1938, el poeta, doa Ana, su madre, y su hermano, Jos Machado y su esposa Matea. Su estancia en la ciudad de Giulia Adinolfi, Gregorio Lpez Raimundo, Manuel Sacristn y Paco Fernndez Buey (CJV y Paco FB presentaron hace aos un libro de Lpez Raimundo en la UPF, una tarde imposible de olvidar), la estancia de Machado en Barcelona, deca, se prolongara durante nueve meses, hasta el 22 de enero de 1939. Cuatro das despus, un militar criminal de odioso recuerdo, Juan Yage el africanista, tomara la ciudad. Tuvieron que exiliarse, como tantos otros y en muy duras condiciones. Nada que ver con otros supuestos exilios.

El primer lugar donde se hospedaron los Machado fue el Hotel Majestic (creo que en esas fechas viva tambin en el hotel Len Felipe, pero no estoy seguro). Una placa que est en el hall lo recuerda. No ha sido iniciativa del hotel sino de la Sociedad cultural andaluza.

No estaban bien los Machado en el Majestic. El trnsito, el ajetreo de la ciudad no les resultaron cmodos. Pudieron alojarse finalmente en la Torre Castanyer. Los actuales dueos, la familia Gell, se han negado a recordar la estancia machadiana en su casa. Lucha de clases o algo similar en el mbito de los recuerdos y las placas. Los menes esclavistas generan esas negaciones.

No fue aquella la primera vez que Machado visitaba nuestra ciudad. Estuvo antes en Barcelona con motivo del estreno de la obra de teatro Las adelfas, escrita junto con su hermano Manuel, en la Sala Eldorado, el 13 de abril de 1928. Otra vez abril y de esto hace 90 aos!

En Barcelona, durante 1938-39, desde un ao antes de su llegada, escribi Machado en La Vanguardia [LV], que entonces era, as se anunciaba, un Diario al servicio de la democracia (lo dej de ser muy pronto). 26 artculos en total salvo error del que les habla. El primero fue publicado el 16 de julio de 1937; el ltimo, el 6 de enero de 1939, en una seccin titulada Desde el mirador de la guerra, un artculo en el que reflexiona sobre la turbia poltica de Chamberlain que aprovecha el equvoco y lo cultiva. Terminaba con estas palabras:

Espaa, por fortuna, la Espaa leal a la nuestra gloriosa Repblica, cuantos combaten la invasin extranjera, sin miedo a lo abrumador de la fuerza bruta, habrn salvado, con el honor de la Europa occidental, la razn de nuestra continuidad en la historia.

En el primero de los artculos, El poeta y el pueblo, Machado sealaba, creo que conviene recordarlo, un poderoso argumento contra la nocin de cultura de lites:

Para nosotros, la cultura ni proviene de energa que se degrada al propagarse ni es caudal que se aminore al repartirse; su defensa, obra ser de actividad generosa que lleva implcita las dos ms hondas paradojas de la tica: solo se pierde lo que se guarda, slo se gana lo que se da.

El amigo y filsofo Joaqun Miras, que est entre nosotros, podra hablarnos horas y horas sobre esta hermosa reflexin machadiana, sobre ese perder lo que se guarda y ese ganar lo que damos.

No slo fue, como les deca, en LV (al cabo de poco, como se recuerda, un diario entusiasta del fascismo). Machado sigui colaborando, desde Barcelona, con Hora de Espaa, con el Servicio Espaol de Informacin y con Nuestro Ejrcito. Escribi tambin el prlogo del libro del presidente Azaa Los espaoles en guerra (publicado en 1939 por la editorial Ramn Sopena de Barcelona, aunque no lleg a distribuirse) y un segundo prlogo para La corte de los milagros de Valle-Incln. Adems, en 1938, la editorial Nuestro Pueblo public La Tierra de Alvargonzlez y canciones del Alto Duero, que fue distribuida entre los combatientes antifascistas (mi to cado en la batalla del Ebro, acaso mi padre tambin, lo leeran probablemente), ilustrada con dibujos y un retrato del poeta, hechos por Jos Machado.

AntonioMachado conoca la literatura catalana -desde Ramon Llull y Verdaguer hasta contemporneos como Carles Riba o Joan Maragall- y se relacion con Josep Carner, el musiclogo Eduardo Martnez Torner, el fillogo Toms Navarro Toms y Joaquim Xirau. Poetas catalanistas han reivindicado su obra. Cuando, en 1907, publica Soledades, galeras y otros poemas una de las reseas ms celebradas sobre su libro la escribi Carner. Aos despus, finales de los 50, poetas catalanes viajaron a Colliure en su honor, todos recordamos la fotografa que all se hicieron, Jaime Gil de Biedma, Jos Agustn Goytisolo, Carlos Barral, tambin Josep Maria Castellet. No recuerdo si tambin Gabriel Ferrater. Miquel Mart i Pol, por su parte, escribi un poema en su honor: Compliment a Antonio Machado.

Vuelvo a las ciudades machadianas. Se han celebrado hace muy poco la quinta edicin de las jornadas Aula Juan de Mairena en Rocafort. Su objetivo ha sido ahondar en el carcter ms filosfico y social, cultural y educativo de la figura y obra machadianas (sin olvidar la esencialidad potica y literaria de las mismas). Las jornadas tuvieron mucho que ver con la entrega y el buen hacer de un activista incansable, Enric Albiach, con quien hemos hablado para este encuentro. Es amigo de la compaera Teresa Soler, otra activista machadiana imprescindible sin la que este encuentro no habra sido posible. En Enric tenemos apoyo, fuerza, buen consejo y mejor hacer. Deba estar con nosotros pero no ha sido posible; nos enva su apoyo. Le aplaudimos y se lo agradecemos desde aqu.

La propuesta-pregunta que ahora les hago en este da republicano: vamos a permitir que Barcelona no est vinculada a la red de ciudades machadianas? No ha hecho Machado a muchos barceloneses? No nos ha hecho a muchos de nosotros? No sale Antonio Machado cuando nos recomponemos? No le debemos una reparacin ciudadana tras aquel sesudo comentario de un historiador contratado por el consistorio de Sabadell? No se la debemos tras la desconsideracin del anterior consistorio barcelons?

Formar parte de la red machadiana es fcil: basta que el municipio lo acuerde en un pleno. Los gastos son insignificantes -unos 2.000 euros anuales- para una ciudad como Barcelona, poco ms de una milsima de euro por barcelons: 0,0013 euros.

Como la mejor forma de decir es hacer, conviene crear, abonar entre todos, un movimiento ciudadano que se movilice y organice y haga llegar al consistorio -con posibilidades de xito- nuestra sugerencia. Nos sobran razones (y deseos) para ello. Tomamos este compromiso? Lo explicamos a nuestros amigos, familiares y compaeros, a nuestras organizaciones? Empezamos a buscar complicidades? Recogemos firmas? Quin no apoyar una iniciativa tan fraternal y tan republicana (en el buen sentido de la palabra que dira nuestro poeta)? Hay algo que sea ms razonable, ms justo, ms necesario, ms de sentido comn, ms a la altura de la Barcelona popular y resistente que ustedes y, especialmente, CJV tan bien representan? No es esta una forma de generar cultura federalista, de la que tan faltos estamos en estos momentos?

Finalizo la primera parte. Lo hago con el poema de Miquel Mart i Pol del que antes les hablaba, Compliment a Antonio Machado. Del Llibre de les solituds, del Libro de las soledades, ttulo machadiano donde los haya.

No t'he dut flors, Antonio, t'he portat /un silenci amors, per no interrompre/ el teu ntim dileg amb la mort/ que fa tants anys que dura. Compartir-te/ ha estat deturar el temps, per retrobar-me / ms ingenu que mai i amb un sanglot / a flor de pell, com una criatura. / No t'he dut res, Antonio, per estimo / ms que abans aquest mar que m'ha vist crixer / i prop del qual confio de morir / d'en que he vist que tu m'hi acompanyaves.

Se lo traduzco, con poca destreza potica por mi parte:

No te he trado flores, Antonio, te he trado/ un silencio amoroso, para no interrumpir/ tu ntimo dilogo con la muerte/ que hace tantos aos que dura. Compartirte/ ha sido detener el tiempo, para reencontrarme/ ms ingenuo que nunca y con un sollozo/ a flor de piel, como una criatura. / No te he llevado nada, Antonio, pero amo/ ms que antes este mar que me ha visto crecer/ y cerca del cual confo morir/ desde que he visto que t me acompaabas.

Faltaba la segunda parte, la ms personal. Apenas un minuto. Haba pensado presentar y recitar un poema de Machado en honor de CJM para mostrar mi admiracin y respeto. Al final me he decidido por un poema de Brecht, que tambin creo que es poeta de su gusto. Un poema, en mi opinin, fuertemente machadiano, incluso en su ttulo: Satisfacciones. Desconozco las lecturas del poeta alemn pero no me extraara que nuestro poeta, casi desnudo, como los hijos de la mar, estuviera entre ellas. Brecht escribi el poema en 1955, un ao antes de su fallecimiento. As pues, para ustedes, para CJV, y sin olvidarnos de lo comentado anteriormente: tenemos una tarea pendiente, el programa de nuestra hora, adherirnos a la red de ciudades machadianas. Como forma de hermanar pueblos y ciudadanos, para abonar, como les deca, la cultura federalista que tanto -y tan urgentemente- necesitamos. El poema pendiente, para ustedes:

La primera mirada por la ventana al despertarse,

el viejo libro vuelto a encontrar,

rostros entusiasmados

nieve, el cambio de las estaciones

el peridico, el perro, la dialctica,

ducharse, nadar, msica antigua,

zapatos cmodos, comprender, msica nueva,

escribir, plantar, viajar, cantar [aado: estar entre y con ustedes], ser amable.

Viva Antonio Machado, viva Carlos Jimnez Villarejo y viva la III Repblica federal espaola! Gracias por su paciente y generosa escucha.

Nota de edicin: Una versin reducida de este texto fue presentada el pasado 14 de abril en el homenaje a Antonio Machado y a Carlos Jimnez Villarejo organizado por el colectivo Juan de Mairena.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter