Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-04-2018

Nuestra organizacin, la patronal y el nuevo Gobierno

Manuel Ahumada Lillo
Pulso sindical


La prensa reprodujo, con algunas imgenes incluidas, el desfile de centrales Sindicales por las oficinas del nuevo Ministro del Trabajo.

Esto, que es un proceso normal cuando de cambio de autoridades se trata, no puede ser tratado como una simple visita protocolar habida cuenta de que el rol de las organizaciones sindicales las obliga a dejar constancia de sus demandas y aspiraciones ante la autoridad.

Si lo hicieron no existe constancia de ello y, por la conducta errtica hasta ahora demostrada por dichas Centrales, lo ms probable es que hayan mantenido la pusilanimidad de su actuar.

Al menos en lo que informaron los medios de comunicacin, generosos hasta mas no poder en la grfica de rostros sonrientes y trato afable, ninguna de las susodichas organizaciones reivindic con justeza y claridad las demandas ms urgentes de los trabajadores chilenos, convencidos seguramente que la ltima reforma laboral de verdad es positiva para los asalariados.

Al parecer no hay grandes cuestiones pendientes entre el Estado y los trabajadores. Seguramente estn convencidos que el accionar de los gobiernos y el Parlamento va dando cuenta de las reales necesidades de los explotados.

Y en que queda la demanda de sala cuna sin mnimo de trabajadoras por empresa, o el trmino de la declaracin y no pago de la previsin (AFP, Salud y Seguro de Cesanta)?.

Es que ya es ley el pago de locomocin y colacin por da trabajado, la gratificacin garantizada?.

Vamos a ignorar que se aplican descaradamente la polifuncionalidad y la flexibilidad laboral y que todo apunta a terminar con una jornada diaria nica y continua de trabajo?.

Es que las Centrales no van a exigir a las autoridades que se establezcan normas de control para terminar con el robo de los recursos sindicales por parte de malos dirigentes, como lo estableca el artculo 265 del C. del T. y que fuera derogado por los gobiernos de la Concertacin.?.

Debemos volver a darnos por enterados, que a las Centrales Sindicales existentes no les apura ni preocupa la carencia de derechos de la clase trabajadora.

Por eso es que no se puede apuntar a generar UNIDAD con quienes se olvidaron de lo que representan. No solo los estatutos y la eleccin de directiva de esos instrumentos fueron generados en procesos antidemocrticos (toda vez que los trabajadores no los han validado con su voto individual). Tambin su accionar es resultado de decisiones de cpula.

La nica UNIDAD que sirve a los trabajadores es aquella que se construye por la base, todo otro intento solo busca mantener vivo un tipo de sindicalismo que rechazamos.

Nuestros problemas no sern resueltos por los gobiernos.

Ya lo dejaron claro con su actuar quienes se han venido repartiendo el poder y no se visualiza que a futuro pueda surgir alguna luz distinta. Solo la organizacin, la independencia, la autonoma y el autofinanciamiento permitir a los trabajadores ponerse de pie y pelear por lo que es de justicia.

Es que acaso todo lo anterior significa que no haremos nada para expresar nuestro sentir en este tiempo de cambio de administracin del Estado?

As lo tienen claro el CIUS y las organizaciones que lo componen. No vamos a dejar de expresar nuestras demandas ni vamos a abandonar a los trabajadores en el trabajo cotidiano. Como CGT e integrantes del CIUS entregamos en la oficina de partes del Ministerio del Trabajo una carta al ministro y al subsecretario, en la que abogamos por mantener el espacio del que hemos dispuesto para rendir tributo a las luchas de los trabajadores.

..Como organizacin nacional de trabajadores con mas de 100 sindicatos afiliados activos y cotizando regularmente y mas de un centenar que solo participa de vez en cuando y no cotiza, adems de varias decenas que nos contactan regularmente y nos piden apoyo lo que nos permite autonoma financiera e independencia en la gestin sindical, queremos saludarles atentamente y solicitarles tengan a bien analizar y mantener las autorizaciones que nos entregaron desde ese ministerio en los gobiernos anteriores, para realizar algunas actividades en torno a la conmemoracin del Da Internacional de la mujer, el Primero de Mayo y Santa Mara de Iquique, como las mas importantes. En que consiste lo anterior?

En que se nos daba la posibilidad de montar las exposiciones al costado de la entrada al Ministerio, lo que posibilita que cientos de personas las observen y reciban los materiales que entregamos. Junto con esto desde el ministerio nos permiten el acceso a electricidad y a poder guardar los materiales durante los das que duran las exposiciones, lo que siempre hemos valorado y destacado, aprovechando esta ocasin para que las mismas garantas de utilizar espacios puedan ser extensivas a regiones

No es que vamos a dejar de accionar si la respuesta es negativa. Es que de esta manera dejamos claro ante los trabajadores que hicimos la gestin y que es el sectarismo gubernamental el que impide utilizar los espacios. Iremos a otro lugar y no cejaremos en nuestro esfuerzo de educar a la clase trabajadora exponindole su historia.

Junto con esta solicitud, somos muy claros en expresar al ministro que no solicitaremos audiencias. Y es que no nos interesa repetir las demandas expuestas desde 1990 e ignoradas por los dueos del poder.

..Como organizacin sindical no pediremos audiencias ni reuniones especiales para tratar los problemas mas acuciosos de la clase trabajadora, porque ciertamente no tendrn respuestas positivas ya que exigen que los gobiernos sean firme y demanden del capital mayor consideracin y respeto para quienes les venden su fuerza de trabajo

Hemos dejado claro a la autoridad que aquellos que dicen ser representantes de los trabajadores, no tienen espacio ni cabida ante los ojos del sindicalismo clasista

..Solo decir que no reconocemos a las Centrales Sindicales que hablan a nombre de los trabajadores pues sus estatutos y directorios no han sido definidos ni electos por los trabajadores en procesos democrticos, adems de que al no autofinanciarse estn expuestos a ser cooptados por los gobiernos de turno o los partidos polticos u otros instrumentos similares, por lo que lo que ellos digan a nombre de los trabajadores no nos representa..

Finalmente le exponemos con absoluta claridad en qu lugar de la cancha estamos jugando y cual ser nuestro trabajo

..Adscribimos a un segmento sindical que considera a los trabajadores como una de las clases en que est dividida la sociedad y por lo mismo dedicamos parte importante de nuestro tiempo a trabajar en la calle, educando a la clase trabajadora y sus familias a travs de diversos instrumentos de difusin y comunicacin sindical.

Lo mismo hicimos con el Parlamento.

Escribimos a senadores y diputados adjuntando la carta al ministro y exponiendo un claro ejemplo de lo malo de la ltima reforma laboral. Tenemos claro que hay una gran cantidad de nuevos parlamentarios y ellos debern demostrar con su actuar que efectivamente estn por cambiar esa desprestigiada Institucin.

Durante todos estos aos de cacareada pero falsa democracia, hemos expuesto nuestra posicin. Contados con los dedos de las manos son aquellos parlamentarios que nos recibieron y escucharon nuestras demandas, aunque esos mismos jams hicieron algo por ellas. Por lo mismo no esperamos resultados positivos, no tenemos confianza en los mismos que hasta ahora han hablado de los trabajadores pero no han considerado la opinin de muchas de sus organizaciones. Les hemos escrito nuevamente, para dejar testimonio ante los trabajadores de que predican y no practican.

.. Esta carta est escrita con un objetivo bien claro. Exponer el caso del Colegio San Diego, en huelga desde el 13 de marzo del 2018, negociacin colectiva que se desarrolla bajo las normas de la nueva ley laboral que muchos de ustedes ayudaron a aprobar en el gobierno anterior y que, incluso, algunos llegaron a calificar como un gran paso en defensa de los derechos de los trabajadores. Bueno, la tan mentada ley no sirvi para que los trabajadores del colegio San Diego, sin servicios mnimos pedidos, pudieran evitar que el patrn contratara reemplazantes y los pusiera a trabajar desde el primer da. El tan mentado derecho a huelga efectiva no corre y hubo que denunciar a la Inspeccin, esperar la fiscalizacin y ver si el tribunal sanciona al patrn por incumplir la ley.

Lo dijimos en innumerables documentos enviados al parlamento, es una mala reforma al Cdigo del Trabajo, pero ninguno de los parlamentarios se dignaron siquiera a acusar recibo en el anterior periodo. Lo expusimos en todos los tonos pero para ustedes claramente hay un segmento sindical que no existe y al que no escucharan, salvo algunas manidas frases de compromiso. Tenemos claro que ni siquiera va a preguntar por el caso del colegio San Diego, pero no nos preocupa. Gestionamos y actuamos sin depender de si usted pondr alguna vez atencin a aquello que piensan los trabajadores organizados, mas all del mbito en el que usted se mueve.

Le enviamos la presente para darle a conocer una carta enviada al ministro del trabajo y su subsecretario, que adjuntamos.

Al igual que para usted, e independiente del gobierno de turno, para ellos solo hay algunas organizaciones sindicales que representan el sentir de la clase trabajadora. Y esta bien que as lo sientan y acten en consecuencia, pero es bueno que sepa que hay mas de lo que los medios y el sistema se permiten reconocer que existe.

Seguiremos trabajando en nuestras propuestas, conscientes de que nada cambia si no logramos generar organizacin clasista y desde la base, poco importa de verdad si responden o no, es solo que creemos importante conozcan el pensar de algunas organizaciones sindicales que gestionan y sobreviven si ser parte de equipos ni aparatos que todo lo resuelven sin avanzar

Esta es nuestra posicin como CGT ante ministro y parlamentarios.

Seguramente peca de faltas en la redaccin y ser calificada como insolente, pero nadie podr poner en duda que contiene la posicin de cada uno de nuestros sindicatos afiliados y tambin representa a millones de explotados hasta ahora sin organizacin y sin voz. Seguiremos dispuestos a confluir en un camino con todos aquellos que sientan en el corazn a la clase trabajadora y sus problemas, seguiremos trabajando por la unidad y accin comn de los clasistas y solo esperamos que los trabajadores vayan reconocindose como clase y puedan prontamente iniciar la lucha por sus sentidas demandas.

MANUEL AHUMADA LILLO es Presidente de la C.G.T - Chile

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter