Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-12-2005

Resea
Quin est detrs de Al Qaida? - "The Perfect Enemy" de John Kaminski

Amanecer del nuevo siglo


The Perfect Enemy (El Perfecto Enemigo) de John Kaminski es un libro muy interesante que revela que el grupo terrorista Al Qaida es una creacin de algunos crculos polticos y de inteligencia en EEUU, que crearon un ejrcito islmico para luchar contra el ejrcito sovitico en Afganistn en los aos ochenta. Estos crculos apoyan el as llamado choque de civilizaciones, que est siendo promovido por algunos grupos sionistas en Israel y EEUU e intentan provocar un choque entre el mundo musulmn y Occidente.

The Perfect Enemy es el ttulo de la segunda coleccin de artculos de Internet y ensayos de John Kaminski, que han sido publicados en muchos centenares de sitios de Internet de todo el mundo. Este libro es la continuacin de un libro anterior del mismo autor 9-11 is a hoax (El 11-S fue un Engao). l nos advierte del futuro negro que nos espera si no logramos neutralizar a las fuerzas malignas que estn intentando esclavizarnos y tomar el control de nuestras vidas. Kaminski tambin denuncia la manipulacin de los grandes medios de comunicacin, que han ayudado a crear las condiciones para el estallido de la guerra de Iraq, y los crmenes ocultos que han sido cometidos por aquellos que promueven los conflictos.

La guerra ha sido histricamente no slo una forma de ganar nuevos territorios y conseguir recursos, sino tambin un proceso de engaos, que ha servido para controlar a la poblacin. Durante las Cruzadas, la falta de enemigos cercanos y la existencia de nobles armados y ambiciosos constitua un peligro para los reyes. Los monarcas intentaron distraer a estos poderosos amigos para que no contemplaran la posibilidad de lanzar una rebelin armada contra ellos. La solucin fue enviar a dichos nobles y a sus tropas a conquistar Jerusaln, obtener ms riquezas para aquellos belicosos reinos y luchar contra los infieles musulmanes, que eran un blanco popular en el mundo cristiano medieval. Los inocentes que fallecieron en estos cnicos juegos de poder entonces y ahora, son considerados como sacrificios lamentables, pero necesarios, en orden a satisfacer la megalomana de aquellos que ocupan posiciones de poder y buscan mantenerlo.

Durante la guerra, los ciudadanos del estado atacante no cuestionaban los motivos de sus lderes. Si lo hacan, normalmente eran acusados de traicin y ejecutados. De este modo, para alcanzar una situacin de obediencia continuada y poner fin a cualquier tipo de pensamiento crtico, algunos estados militarizados han aspirado a mantener un estatus de guerra permanente. Resulta completamente irnico que una clara mayora de ciudadanos de estos pases respalden con entusiasmo estas polticas, sin comprender que es la destruccin de sus propias libertades lo que estn celebrando.

Hoy en da, despus de la Guerra Fra, EEUU se ha convertido en la primera superpotencia y es probable que mantenga este estatus durante algunas dcadas. Durante la Guerra Fra las corporaciones militares norteamericanas jugaron un papel fundamental en la vida poltica y econmica estadounidense. La carrera nuclear y las guerras de Corea y Vietnam hicieron que estas corporaciones consiguieran enormes beneficios e influencia. Los derechos y libertades civiles y polticas fueron recortados en nombre de la lucha contra el comunismo. Sin embargo, tras el final de la Guerra Fra, la situacin cambi y la falta de un enemigo debilit a dichas corporaciones y elimin al mismo tiempo cualquier justificacin para los recortes de libertades. De este modo, segn Kaminski, incluso las lites gobernantes de EEUU, en su posicin de dominio, necesitaban construir escenarios de fantasa para convencer al pueblo norteamericano de que estaba amenazado y haca lo correcto al apoyar guerras de carcter permanente.

Kaminski seala que cuando alguien analiza las amenazas terroristas comprende que ellas han sido deliberadamente creadas por la nacin que ms se queja de ellas. Durante las dos pasadas dcadas, EEUU patrocin a jvenes radicales para luchar en batallas que servan a los propsitos de sus amos, principalmente en Afganistn y otros pases. Washington les proporcion armas y entrenamiento, los utiliz durante un tiempo, y luego cort al parecer sus vnculos con ellos para dejar que se desenvolvieran por s solos. Por supuesto, el progreso de estos jvenes rebeldes era estrechamente controlado por las agencias de inteligencia estadounidenses, con el fin de determinar exactamente cuando ellos podan considerarse lo suficientemente maduros como para cambiar su estatus de aliado nominal, que lucha en favor de los intereses estadounidenses, y transformarles en una amenaza de pesadilla que lucha contra esos mismos intereses.

Kaminski seala que el elemento clave en este proceso fue la realizacin de ataques terroristas manipulados que estaban dirigidos contra los propios ciudadanos norteamericanos, y de los que fueron culpados varios terroristas extranjeros a los que EEUU haba alimentado cuidadosamente y ayudado a madurar. EEUU aprendi esta tcnica de los israeles, que ya la haban utilizado con xito en Europa (principalmente en Alemania) y ms especficamente en Iraq en los aos cuarenta, con el fin de convencer a los judos iraques de los peligros que entraaban sus enemigos" y crear un clima de histeria que les obligara a trasladarse a Israel.

l aade que Israel ha utilizado esta tcnica del terrorismo fabricado para conseguir el apoyo internacional a su ilegal ocupacin de Palestina. Y, ms claramente, vemos como los atentados terroristas fabricados en Nueva York fueron utilizados para empujar a una parte de la civilizacin occidental a una nueva guerra, del tipo de una cruzada, contra los pueblos de los pases islmicos.

Si estudiamos las carreras de Osama bin Laden y de Saddam Hussein, vemos que ambos fueron catapultados a la fama mientras colaboraban con la CIA. Bin Laden fue presentado en los aos ochenta como un hroe de la contracultura rabe que acuda al rescate de los muyahidines afganos, acompaado por una sustancial cantidad de dinero y por la ayuda de la CIA. Por su parte, Saddam fue uno de los hombres que promovieron el golpe de estado de 1968 en Iraq que fue, por supuesto, realizado con el apoyo de la CIA.

ste fue tambin el caso de Manuel Noriega, que mantuvo estrechos vnculos con la CIA y fue un gran amigo de la familia Bush, slo para convertirse ms tarde en el principal objetivo de la masiva invasin estadounidense de Panam en 1989, que fue ordenada por George Bush padre.

De este modo, EEUU ha promovido a figuras clientelares mediante la entrega de generosas ayudas y dinero. Ms tarde, Washington los convierte en enemigos y los utiliza como excusa para invadir pases con el fin de controlar sus recursos y dominarlos.

Kaminski aade con respecto a Al Qaida que los miembros de este grupo terrorista, fundado por Bin Laden en Afganistn (y alimentado por el ISI la inteligencia pakistan-, que fue financiada de forma encubierta por la CIA), lucharon codo con codo con mercenarios y agentes de inteligencia estadounidenses en Afganistn, Bosnia, Kosovo, Macedonia e incluso Chechenia, pero cuando se les necesit como excusa para ir a la guerra en otras partes (Afganistn e Iraq), se les convirti rpidamente en enemigos.

Al Qaida est claramente ligada a la CIA, pero con el fin de invadir Iraq, EEUU vincul este grupo al rgimen de Saddam, y consigui una total colaboracin de la que sola ser llamada prensa libre de EEUU, pero que ahora es conocida con otro nombre mucho peor. Los que controlan Al Qaida viven en el Pentgono y en otras prestigiosas direcciones de Washington, por no mencionar unos pocos palacios en Arabia Saud que tienen lazos con muchas corporaciones norteamericanas. "En lugar de culpar a determinados pases por nuestros problemas y males, tenemos ahora a individuos msticos terroristas- que no pueden ser hallados de ninguna forma, excepto aquellos que, como Atta y los supuestos secuestradores, recibieron un entrenamiento en instalaciones militares norteamericanas."

Para que pueda existir una guerra interminable, debes tener un enemigo que no pueda ser aprehendido y que sea completamente intangible para que, de esta manera, no pueda haber una interrupcin en las medidas de emergencia represivas, en las alertas de varios colores y en la represin contra aquellos que son incapaces de entender las palabras, seala Kaminski. De este modo, la guerra puede continuar para siempre. La creacin de Al Qaida por parte de la CIA ha sido la receta perfecta para esos millonarios y las corporaciones, cuyo objetivo es perpetuar un conflicto que les haga ganar ms dinero. Y gracias a los medios de comunicacin controlados por los sionistas que no hacen las preguntas pertinentes, a los legisladores sobornados que carecen de conciencia, a los miembros de las fuerzas de seguridad que ayudan a sus jefes a encubrir crmenes y a los jueces que no tienen inters en lograr que se haga justicia realmente, no existe un final a la vista para esta guerra en contra de la libertad.

Adems de los millones de estadounidenses que estn protestando por la tortura injusta e inmoral que sufre el pueblo de Iraq a manos de su nacin, existe tambin un considerable nmero de personas en EEUU y otros pases que se dan cuenta de las mentiras y no creen las historias que les cuenta el gobierno norteamericano con respecto a la tragedia del 11-S, que ha sido otro cuento de hadas de pesadilla destinado a conseguir el apoyo poltico de las personas ignorantes e indiferentes para el continuado asalto estadounidense/britnico/israel en contra del mundo islmico.

El principal propsito de aquel terrible da fue demonizar a los musulmanes en la mente colectiva de la opinin pblica estadounidense y permitir a la mquina de guerra occidental incrementar el nivel de su agresin en contra de los estados de la Golfo Prsico sin que hubiera ninguna oposicin poltica domstica. Al menos en su mitad, el plan parece haber funcionado. Pocos norteamericanos cuestionaron inicialmente la versin del 11-S y prefirieron agruparse alrededor de la bandera. Sin embargo, ahora, cuando las falsas justificaciones para las invasiones de Afganistn e Iraq han quedado expuestas a los ojos de todo el mundo como mentiras descaradas, incluso algunos de los norteamericanos ms obtusos estn empezando a cuestionar la honestidad de su gobierno, incluso con respecto al 11-S.

Kaminski aade que las muertes de muchos soldados norteamericanos, los crmenes cometidos por los militares estadounidenses en la prisin de Abu Graib, en Bagdad, y los escndalos que se refieren a la malversacin de fondos por parte de algunas gigantescas corporaciones estadounidenses han dado pie a vivas discusiones en todo el pas y no slo han generado una ola de vergenza pblica, sino tambin han llevado a un cuestionamiento de las mentiras utilizadas para justificar la guerra.

Una minora de estadounidenses contina realizando esfuerzos para poner de manifiesto estas mentiras y engaos que constituyen quizs la mayor amenaza a la estabilidad poltica que el mundo ha conocido, ya que el grupo neoconservador sionista en Washington contina intentando materializar sus planes de apoderarse de todos los pozos de petrleo del Golfo Prsico y planea una serie de guerras en todo el Oriente Medio con el fin de lograr este objetivo. En ambos casos, la tragedia del 11-S y la guerra de Iraq, la gran influencia de la que no se habla contina siendo Israel. La principal figura en el misterio del 11-S es Larry Silverstein, que arrend las torres del World Trade Center meses antes de su cada y obtuvo 3.500 millones de dlares en concepto de compensacin del seguro poco despus de su destruccin. Silverstein, un dirigente influyente de varios poderosos grupos judo-americanos, es conocido por ser un amigo telefnico del primer ministro israel Ariel Sharon.

Entre grupos de escpticos acerca de la versin oficial del 11-S que existen en EEUU, una de las lneas divisorias parece ser la aceptacin o no de la validez de la tesis de los secuestradores. Poco despus de que el FBI publicara una lista con los nombres de los 19 presuntos secuestradores, se supo que ocho de esos nombres correspondan a personas que estaban vivas y que residan en varios pases. Sin embargo, el FBI no ha hecho nunca un intento de modificar su lista ni ha intentado interrogar a aquellos cuyos nombres fueron utilizados por los secuestradores y que son todava capaces de hablar. Adems, no existe ninguna cinta de una cmara de video que muestre a los secuestradores entrando en los aviones o comprando billetes. Sus nombres no estaban tampoco incluidos en las listas de pasajeros que recogen los nombres de los fallecidos.

En lo referente al aspecto israel de la discusin hay que destacar el papel de los estudiantes de arte israeles, que estuvieron siguiendo a los presuntos secuestradores durante los meses previos al 11-S y que fueron enviados a su pas sin una ulterior investigacin tras ser descubiertos.

La evidencia ms slida acerca de las mentiras del 11-S que parece estar ahora surgiendo son las fotografas del desastre en el Pentgono, que demuestran, desde una multiplicidad de ngulos y secuencias, que no existe rastro alguno del esqueleto o carcasa de un jet (que no se consumira por el choque o el incendio). Otra reciente revelacin se refiere a los telfonos mviles que habran sido utilizados por algunos pasajeros de los aviones secuestrados. Parece ser que los telfonos mviles no pueden realizar llamadas por encima de los 8.000 pies, y que las llamadas que han sido citadas (como prueba por la versin oficial) habran tenido que ser hechas necesariamente por encima de esa altitud.

Sin embargo, la prueba ms evidente de que existi una operacin encubierta han sido las declaraciones contradictorias realizadas por altos responsables estadounidenses inmediatamente despus de los ataques. Cheney, Rice y el alto jefe militar Richard Myers afirmaron todos ellos ese mismo da que no conocan nada sobre los secuestradores ni que ataques de ese tipo fueran posibles. Sin embargo, el FBI destruy ms tarde estas alegaciones al sealar que sus agentes haban estado siguiendo a los presuntos secuestradores durante seis meses.

En la actualidad, tras muchas discusiones sobre las razones por las que EEUU decidi invadir Iraq en el momento que lo hizo, el tema del petrleo y el de la adopcin del euro como moneda oficial para las transacciones petrolferas iraques por parte de Saddam han quedado en un segundo lugar, mientras que la influencia israel en la Casa Blanca se ha convertido en la primera causa, en un momento adems en el que las razones oficiales declaradas las conexiones de Saddam con Al Qaida y el 11-S, y su ocultamiento de supuestas armas de destruccin masiva- han demostrado ser mentiras sin fundamento.

La Administracin Bush parece estar dominada por agentes pro israeles: Perle, Wolfowitz, Libby, Bolten, Zakheim, Feith... Adems, Cheney, Rumsfeld y Rice parecen estar estrechamente vinculados a la industria del petrleo y a la agenda sionista, al menos tanto como el liderazgo del principal partido de la oposicin, el Demcrata, y esto explica en que los norteamericanos hayan podido ver como en una reciente votacin de la Cmara de Representantes se apoy las polticas de Sharon de construccin del Muro y de exterminio en masa de los palestinos en los Territorios Ocupados por un margen de 407 a 9.

Lo que ha quedado muy claro ahora, tres aos despus del shock inicial del 11-S es que la informacin que emana de los grandes medios corporativos de todo el mundo est clara y trgicamente manipulada por los sionistas, que culpan a personas inocentes por unos crmenes de los que estos mismos medios prostituidos se hacen cmplices. Y mientras millones de personas son injustamente asesinadas, corporaciones norteamericanas sin escrpulos logran beneficios sin precedentes y una mayora de norteamericanos agitan sus banderas y alaban el sacrificio de sus jvenes soldados que han perdido sus vidas en una guerra intil basada en mentiras.

Lo que resulta alentador es ver que cada vez ms gente de todo el mundo empieza a comprender la realidad de lo que est pasando. Sin embargo, que esto sea suficiente para impedir a estos criminales codiciosos y sin escrpulos destruir el planeta es algo que todava hoy podemos poner en duda.

Enlace a noticia original:
http://www.revistaamanecer.com/spanish/ViewArticle.asp?ArticleID=516&CategoryID=7




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter