Portada :: Mundo :: Chechenia, la guerra ignorada
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-12-2005

Para conocer a un pueblo
Los Chechenos, quines son?

Tatiana Sinitsina
Ria Novosti


Los chechenos estn seguros de que sus ms profundas races se hunden en el reino de Sumer (siglo XXX antes de la era cristiana), as como dicen ser descendientes del pueblo de Urartu (siglos IX -VI a.J.C.).

Por lo menos la escritura cuneiforme de estas dos civilizaciones descifrada indica que en el idioma checheno se han conservado muchas palabras de ese origen.

La Providencia quiso que los chechenos a lo largo de toda su Historia no tuviesen su Estado. El nico intento de instituir el reino checheno de Sinsir, emprendido en el siglo XIV, result ser fallido: esa idea que acababa de nacer la aplastaron las caballeras de Tamerln. Despus de haber perdido dos terceras partes de su pueblo en los combates contra los conquistadores orientales, los chechenos abandonaron los frtiles valles y se fueron a las montaas, desde donde era ms cmodo proseguir la lucha. Los montes se convirtieron por siempre en un asilo y un lugar entraable y hasta sagrado para ellos.

Aparte de los conquistadores forneos, abundaban enemigos locales: los destacamentos armados de diferentes etnias caucasianas atacaban regularmente unos a otros, as era el modo de su vida. Haba que siempre andar armado. Para proteger con mayor eficacia sus casas y aldeas, los montaeses se unan en destacamentos, construan lneas de defensa. Hasta hoy da, en cspides de montaas caucasianas se encuentran disipadas centenares de torres de piedra.

Eran atalayas desde las que se segua el desplazamiento del adversario, all se encendan hogueras para dar la seal de alarma, si ste se acercaba. Lo de permanecer constantemente a la espera de ataques y la necesidad de rechazarlos militarizaban la mentalidad de los chechenos y al propio tiempo forjaban en ellos la osada y el desprecio hacia la muerte.

En las batallas hasta el sable era un arma importante, por lo que todo varn desde muy tierna edad se educaba con severidad, como un futuro combatiente. Segn la etnloga Galina Zaurbekova, madre de cuatro hijos, la tica chechena prohbe ser cariosos con los nios y ceder ante sus caprichos. Tambin actualmente, meciendo la cuna, se entonan baladas antiguas en que se decanta la valenta del combatiente, su buen caballo y su sable bien templado.

La cima ms alta del Cucaso del Este es Tebolus-Mta, de 4512 metros. Su escalada por el pueblo checheno y los heroicos combates contra el enemigo que lo persegua son tema de muchas leyendas antiguas. El carcter montaoso del paisaje caucasiano hizo que el pueblo checheno se dispersara por muchos desfiladeros y se diferenciara no por principio territorial sino por el de clanes, o teipes.

El teip es un grupo de familias, cada una con su jefe electo. Los ms venerados son los teipes antiguos; otros, de rbol genealgico ms corto, surgidos como resultado de los procesos migratorios, tienen el estatuto de menores. Actualmente, en Chechenia se cuentan 63 teipes. El teip defiende tanto los usos seculares como a cada uno de sus miembros.

La vida en las montaas determinaba las relaciones sociales. Los chechenos tuvieron que pasar del labranto de terrenos a la ganadera, fue excluida la prctica de contratar a asalariados. Ello obligaba a trabajar a cada uno. Desparecieron las premisas de desarrollo de un Estado feudal y la necesidad de establecer jerarqua. Floreci la llamada democracia montaesa, que estableca la igualdad entre todo el mundo, las leyes de la cual no podan ponerse en entredicho. Y si aparecan aves con otro plumaje, las hacan irse, si no les gustaban esas leyes.

Al abandonar el clan, los parias iban a parar a predios de otros pueblos y se acriollaban en el nuevo medio. El espritu de la libertad y la democracia montaosa convirti la dignidad personal en un culto. Precisamente sobre esta base se form la mentalidad chechena. Las palabras de un saludo antiguo, que ellos siguen pronunciando hasta hoy al encontrase, reflejan la esencia de su sentimiento de independencia: Ven libre!, dicen ellos.

Otras palabras que se puede or a menudo son: Es difcil ser checheno. Realmente, no es fcil. Aunque sea porque su personalidad amante de la libertad literalmente tiene que llevar puesta la armadura de hierro del adat, que es un cdigo de normas elevadas a rango de tradiciones. El que no las observa se cubre de oprobio y perece.

Las normas del adat son muchas, pero su parte central es el cdigo del honor masculino, que recoge las reglas de conducta del hombre, estimulando la osada, la nobleza, el honor y la sangre fra. Segn ese cdigo, el checheno debe saber ceder el camino, pues los senderos montaosos son estrechos.

Debe saber tratar con los circundantes y nunca mostrar su superioridad ante nadie, para evitar conflictos. Si el que va a caballo se encuentra con uno que va a pie, debe saludar el primero a ste ltimo. Y si el que viene a su encuentro es un anciano, primero debe aperase y slo despus saludarlo. Al hombre se le prohbe salir perdedor en cualquier situacin, parecer indigno o ridculo.

Los chechenos le tienen un miedo moral al insulto, tanto al recibido por un individuo como por la familia o el teip a causa de no observar las rigurosas normas del adat. Si un miembro del teip se deshonra, la comunidad lo rechaza. Tengo miedo al oprobio, por lo que siempre procedo con cautela, dice un montas que acompaa al poeta Alexander Pushkin en su viaje a Arzrum. Tambin en nuestra poca, los guardas interno y exteriores de la conducta lo obligan al checheno a ser reconcentrado, reservado, taciturno y discreto al mximo al verse en una sociedad.

El adat establece algunas reglas muy buenas, tales como la de hermandad, la disposicin a la ayuda mutua: por ejemplo, todo el mundo ayuda a construir casa a aquel que no la tiene. Las normas de hospitalidad prescriben darle asilo, pan y proteccin a quien atraviese el umbral de la casa de uno, aunque se trate de un enemigo. Sin hablar ya de los amigos!

Pero tambin hay costumbres destructivas, como la de vengar la sangre derramada de un miembro de la familia. La sociedad chechena contempornea intenta luchar contra esa tradicin arcaica, se crean procedimientos llamados a reconciliar entre s a las familias en tal conflicto. Pero para lograrlo, se necesita la buena voluntad de las partes, en algunos casos puede prevalecer el miedo a cubrirse de oprobio y a no ser visto como un hombre de verdad.

El checheno nunca deja que la mujer pase la primera. Hay que cuidarla, pues en los senderos montaosos acechan muchos peligros: desprendimientos de rocas, fieras y otros. La mujer juega un papel muy especial en la etiqueta chechena. Es, antes que nada, la guardiana del hogar. En la Antigedad, esa metfora tena el sentido directo: la mujer responda por mantener en casa el fuego sobre el que se preparaba la comida. Hoy da esa expresin tiene el sentido figurativo, aunque tambin muy profundo. Entre los chechenos, las palabras Que se apague el fuego en tu casa! se perciben como la maldicin ms grave.

Las familias chechenas son muy slidas, a lo que hace su aporte el adat. El marido nunca se entremete en los asuntos caseros, que son la prerrogativa de la esposa. Es inadmisible humillar o golpear a la mujer. Pero si ella por su carcter o conducta lo lleva a la desesperacin, l puede divorciarse muy fcilmente de ella: basta con repetir tres veces Ya no eres mi esposa. La separacin es inevitable si la mujer le falta al respeto a los familiares del marido. Es por eso que las chechenas han aprendido tan bien el fino arte de tener buenas relaciones con la parentela del esposo.

El adat prohbe todas las manifestaciones de la bella locura, como, por ejemplo, el secuestro de la novia. Pero algunos todava se atreven a hacerlo. Segn Galina Zaurbekova, antao se recurra a este mtodo cuando la familia de la muchacha le negaba al pretendiente la mano de ella, hiriendo la dignidad del enamorado. Entonces ste se desquitaba secuestrando a la amada y hacindola su esposa.

En otros casos ello se haca por no poder pagar el rescate a los padres de la muchacha, o porque la pasin ofuscaba la razn. En tales situaciones, el punto final se pona de dos modos: o el secuestrador reciba el perdn y se celebraban las bodas, o lo perseguan hasta el fin de su vida con la venganza. Hoy da, el secuestro de la novia tiene ms bien un matiz romntico y se realiza por acuerdo mutuo, formando parte del ritual nupcial.

Las bodas es una de las fiestas ms grandes en la sociedad chechena, que casi no ha cambiado con el devenir del tiempo. Las celebran durante tres das, bailando siempre por la noche. La danza chechena es muy fogosa y est llena de gracia. En el siglo XX, este pequeo pueblo tuvo la posibilidad de mostrar la belleza de sus danzas al mundo entero: el gran bailarn y caballero checheno Mahmud Esambaev fue aclamado en casi todos los pases del planeta. La plasticidad y el sentido del baile checheno descansan sobre los valores ticos y estticos fundamentales de este pueblo: el hombre es valeroso y soberbio, y la mujer, bella y pudorosa.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter