Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-04-2018

Frente a los abusos del sector elctrico cada vez surgen ms iniciativas de organizacin ciudadana en busca de justicia energtica
Alternativas que dan luz

Marta Luengo Genoveva Lpez
El Salto


Jos Mara Aznar, ngel Acebes o Pedro Solbes son algunos de los cargos pblicos de alto nivel que han terminado ejerciendo de consejeros en los confortables sillones de las grandes elctricas espaolas al terminar su carrera poltica. Endesa, Iberdrola o Unin Fenosa estn ms que acostumbradas a las investigaciones, las denuncias y las multas, pero estas representan poco frente a los beneficios millonarios que obtienen en su cuenta de resultados.

El Gobierno ha legislado sistemticamente para ralentizar el cambio de modelo energtico, ponindose al servicio del statu quo, comenta Mario Snchez-Herrero, uno de los fundadores de Ecooo Revolucin Solar, entidad que promueve el cambio de modelo energtico. Sin embargo, el statu quo se est quedando obsoleto y hay en juego una tarta muy jugosa: las renovables.

El sistema elctrico es mucho ms que la venta de luz, es un proceso que comienza con la generacin de la energa y llega al consumidor en distintas fases. Las grandes compaas copan todas esas fases, asegurndose pinges beneficios, un alto poder de presin poltica y condenando a la pobreza energtica a capas cada vez ms amplias de la poblacin. Por eso las alternativas deben ser integrales y abarcar, no solo todas las etapas del proceso, sino impulsar transicin energtica y nuevas polticas sociales vinculadas a la desigualdad en el acceso a la energa, seala Pablo Cotarelo, de la cooperativa de asesora econmica y energtica Ekona.

La Unin Europea ha establecido como objetivos vinculantes para el ao 2020 que los Estados miembros reduzcan en un 20% los gases de efecto invernadero respecto a 1990, mejorar en un 20% la eficiencia energtica y conseguir que el 20% de la energa utilizada en la UE sea renovable. La carrera por las renovables no ha hecho ms que empezar.

Los gobiernos se han aliado con las grandes compaas elctricas para perpetuar un modelo fsil y centralizado, seala Snchez-Herrero, quien aade que, sin embargo, ha habido dos subastas de potencia renovable que ha promovido el Ministerio de Energa porque no bamos a cumplir con el compromiso de renovables en 2020.

Iniciativas locales

Gracias a los compromisos de reduccin de gases de efecto invernadero, se ha abierto una grieta en la legislacin que abre la puerta a las alternativas al oscuro sistema energtico espaol. Alternativas que demuestran que encender la luz puede ser un acto de desobediencia, de organizacin e iniciativa ciudadana. Muchas de estas iniciativas surgen de la propia iniciativa ciudadana de manera colectiva, al margen de lo pblico.

Una de ellas es Viure de laire del cel, que se materializ el 13 de marzo. Es el primer y nico aerogenerador de propiedad compartida y se encuentra en el trmino municipal de Pujalt, en Barcelona. El aerogenerador est compartido por unas 454 personas, familias, asociaciones o pequeas empresas que han juntado alrededor de dos millones de euros.

Esto en Espaa no haba ocurrido an, pero ya existan experiencias en Alemania, Francia, Reino Unido y otros pases; en Dinamarca, la energa elica naci ciudadana, comenta Josep Puig, uno de los promotores. El objetivo es unir a la ciudadana en la lucha contra el cambio climtico. Se les invita a participar con una cantidad econmica que, invertida en el molino, genere la energa que ellos utilizan en la vida cotidiana comenta Puig, con lo cual puedes decir que a lo largo de la vida til de molino, que son 25 aos, ests libre de emisiones.

La electricidad que genera el molino se vende a la red elctrica despus y los beneficios se reparten entre los inversores de manera proporcional a sus aportaciones. Si queremos democratizar el sistema energtico, lo primero que tenemos que hacer es apropiarnos de las tecnologas. Apropiarse de un molino es difcil y la nica manera de abordar esto es colectivamente, afirma Puig.

Ecooo Revolucin Solar es una organizacin que promueve la participacin ciudadana en la implantacin de un nuevo modelo energtico, invirtiendo en plantas fotovoltaicas con aportaciones desde los 100 euros.

Adems de las inversiones en plantas fotovoltaicas, Ecooo apoya a ayuntamientos a implementar plantas de energa solar, tiene proyectos educativos en colegios de eficiencia energtica de los edificios y promueve el autoconsumo en hogares. No obstante, en Ecooo lo tienen claro: Lo importante es activar ciudadana y eso tiene que tener un componente local, afirma Snchez-Herrero.

El componente local est garantizado gracias a las cooperativas que estn surgiendo a lo largo de todo el Estado. Som Energia, Goiener o Nosa Enerxia son algunas de las iniciativas que han nacido para poder garantizar energa renovable. La Corriente, otra entidad de energa, surgi al no existir una cooperativa renovable en Madrid, dice Julio Campo, uno de sus promotores. Todas comercializaban aqu, pero no tenamos la nuestra, aade. En Madrid no hay un arraigo cooperativista grande, falta el carcter identitario, puntualiza Campo.

No solo lo identitario es un problema. Las integrantes de la cooperativa Mujeres con Energa trabajan por incluir la visin de gnero este terreno. El proyecto plantea distintos ejes, uno de los cuales est centrado en estudiar y promover la presencia de las mujeres en el sector de la energa, otro es la generacin de energa solar. El proyecto tiene vocacin local, cooperativa y transfronteriza, queremos cooperar a nivel europeo, comenta Yolanda Picazo, miembro del grupo promotor Mujeres con Energa, que por ahora cuenta con mujeres de Comunidad Valenciana, Pas Vasco, Madrid, Castilla-La Mancha, Galicia, y algunos lugares de Portugal.

Las discriminaciones que han identificado son varias y agudas. La horizontal, que coloca a las mujeres en puestos administrativos y no tanto en los tcnicos; la vertical, que impide a las mujeres llegar a los rganos de decisin; la discriminacin directa, por embarazos por ejemplo; o indirecta, con los micromachismos que sufren las mujeres de manera cotidiana. En la nuestra solo hay mujeres en los rganos de decisin y participamos en todos los procesos, queremos que todas las fases del proyecto estn diseadas por mujeres, afirma Picazo.

Luz municipal

Otra de las opciones que estn surgiendo en la actualidad parte de la iniciativa pblica, en concreto de los municipios. Ante los abusos del oligopolio elctrico que incrementa los precios de forma desmedida, no hace los deberes contra el cambio climtico y permite que la pobreza energtica se extienda, muchos ayuntamientos estn buscando nuevas vas de suministro elctrico.

El movimiento es internacional pero en Espaa coge fuerza en 2014, tras la aprobacin de la Ley del Sector elctrico, que penaliza la generacin renovable y asegura un incremento de precio que supuso una vuelta de tuerca en las presin sobre los diezmados presupuestos de los ayuntamientos.

En los primeros meses de 2018 se han sucedido distintos acontecimientos en algunos ayuntamientos que buscan crear una nueva poltica energtica. En marzo se publicaron los pliegos con las condiciones del acuerdo marco para el suministro de energa elctrica renovable para edificios municipales y equipamientos del Ayuntamiento de Madrid. En ellos se exige que la futura suministradora elctrica del Ayuntamiento debe vender nicamente energa renovable. Este requisito no lo cumplen Iberdrola, Endesa ni Gas Natural, segn el etiquetado de la Comisin Nacional de Mercados y Competencia, con lo que, de un plumazo, quedaran excluidas de la convocatoria.

Como era de esperar, las grandes compaas se afanan en estos momentos en encontrar los resquicios legales por los que tumbar el acuerdo, como ya hicieran con el presentado en el verano de 2017, tras un recurso de Gas Natural Fenosa. Consideran discriminatorio que el Consistorio les exija que no solo la energa que suministran sea renovable sino toda la que comercializan. Desde Madrid, en cambio, se defiende la medida asegurndose que forma parte de los compromisos adquiridos en el marco del Acuerdo de Pars de lucha contra el cambio climtico y la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, segn el nuevo concejal de Economa y Hacienda, Jorge Garca Castao.

Trabas como las que sufre Madrid son habituales, dado el poder del lobby de la electricidad, pero son muchos los ayuntamientos que se han propuesto cambiar las reglas del juego. En trminos municipales, un modelo integral de poltica energtica requiere ir mucho ms all del consumo de energa renovable. Otros municipios han avanzado hacia la creacin del llamado operador energtico, iniciativa que se quiere desarrollar en Crdoba, Rivas Vaciamadrid, Pamplona o Barcelona. En febrero, estos dos ltimos anunciaron finalmente su creacin.

Estos operadores seran un paso para construir un modelo de gestin municipal de la energa integral, transparente, participativo y sostenible, segn afirman desde el Ayuntamiento de Pamplona. Son el germen de una comercializadora pblica de energa que, adems, suministrar electricidad al alumbrado y edificios pblicos y a las familias consideradas en situacin de pobreza energtica.

Para Pablo Cotarelo, que ha asesorado en temas energticos a Barcelona y Pamplona, se trata de hacer una verdadera poltica energtica desde los municipios, algo que no ha ocurrido realmente en el pasado. Esta poltica debera perseguir la soberana energtica ya que solo con ella las alternativas sern realmente emancipadoras y podrn cumplir los objetivos de lucha contra el cambio climtico y control democrtico.

Dentro del mbito de lucha contra la pobreza energtica y contra la desigualdad en el acceso a la energa, los consistorios que asuman un enfoque integral podran impulsar las rehabilitaciones energticas de edificios, medidas de reduccin de la demanda energtica mediante asesoramiento gratuito, instalaciones de autogeneracin a costes muy reducidos y la venta de energa con tarifas adaptadas. Este aspecto ampliara considerablemente la actual concepcin de la poltica energtica, hacindola capaz de integrar el principio de distribucin de la riqueza, segn Cotarelo.

La energa como bien comn

Detrs de las nuevas polticas y de las cooperativas energticas late un mismo proyecto: considerar el suministro energtico como un bien comn. Los bienes comunes trascienden la dicotoma propiedad pblica-propiedad privada y abren el horizonte a la gestin democrtica de los recursos que pertenecen a la propia comunidad que es la que regula su uso.

Otro de los pilares de la concepcin comunal de la propiedad y de la energa es impulsar un empleo verdaderamente ecolgico de los recursos, priorizando tanto la energa renovable como una nueva relacin con el medio ambiente a travs de usos realmente eficientes y frugales. Un modelo energtico pblico-comunitario podra aprovechar las sinergias de unir las experiencias de las cooperativas, que han puesto la soberana energtica en el centro, con el sector pblico, quien ha de dirigir esta hacia la necesaria transicin energtica, concluye Cotarelo.

Fuente: http://www.elsaltodiario.com/energia/alternativas-cooperativas-electricidad-luz


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter