Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-04-2018

Las dudas de un mdico sobre el ataque qumico
Buscando la verdad entre las ruinas de Duma

Robert Fisk
The Independent

Traducido para Rebelin por Juan Antonio Julin.


Esta es la historia de una ciudad llamada Duma, un lugar devastado y apestoso de bloques de apartamentos destrozados, y tambin es la historia de una clnica subterrnea cuyas imgenes de sufrimiento permitieron que tres de las naciones ms poderosas del mundo occidental bombardeasen Siria la semana pasada. Hay incluso hay un amistoso mdico vestido de bata verde que, cuando me lo encuentro en la misma clnica, me dice alegremente que el video del gas que horroriz al mundo a pesar de todas las dudas es completamente genuino.

Las historias de guerra, sin embargo, tienen la costumbre de oscurecerse. Este mismo mdico sirio, de 58 aos de edad, agrega a continuacin algo profundamente incmodo: los pacientes, dice, no fueron vctimas del gas sino de la ausencia de oxgeno en los tneles y stanos llenos de basura, en una noche de viento y fuertes bombardeos que provocaron una tormenta de polvo.

Cuando el Dr. Assim Rahaibani anuncia esta extraordinaria conclusin, vale la pena observar que l mismo admite que no fue un testigo ocular de los hechos y, como habla bien ingls, se refiere por dos veces a los yihadistas de Jaish el-Islam [Ejrcito del Islam] de Duma como terroristas, la palabra que utiliza el rgimen para sus enemigos y un trmino utilizado por muchas personas en toda Siria. Estoy escuchando bien? Qu versin de los hechos debemos creer?

Con la misma mala suerte, los mdicos que estaban de servicio esa noche del 7 de abril estn todos en Damasco dando testimonio de una investigacin sobre armas qumicas que intentar dar una respuesta definitiva a esa pregunta en las prximas semanas.

Mientras tanto, Francia dijo que tiene pruebas de que se usaron armas qumicas, y los medios de comunicacin estadounidenses han citado fuentes que afirman que las pruebas de orina y sangre tambin lo demuestran. La OMS ha dicho que sus socios en el terreno trataron a 500 pacientes que mostraban seales y sntomas que indicaban la exposicin a sustancias qumicas txicas.

Al mismo tiempo, los inspectores de la Organizacin para la Prohibicin de las Armas Qumicas (OPCW) siguen sin poder llegar aqu al sitio del supuesto ataque con gas, aparentemente porque carecan de los necesarios permisos de la ONU.

Antes de continuar, los lectores deben tener en cuenta que esta no es la nica historia respecto a Duma. Hay muchas personas con las que habl en medio de las ruinas de la ciudad que afirman que nunca creyeron en estas historias de gases, historias que los grupos armados islamistas diseminaban regularmente. Estos yihadistas en particular sobrevivieron bajo una tormenta de fuego al vivir en las casas de la poblacin y en largos y anchos tneles con caminos subterrneos tallados con herramientas manuales por los presos en la roca viva, en tres niveles por debajo de la ciudad. Atraves tres de ellos ayer: vastos corredores de roca viva que an contenan cohetes rusos s, rusos y coches quemados.

As pues, la historia de Duma no es solo una historia de gas o no gas, segn cada uno. Se trata de miles de personas que optaron no marcharse de Duma en los autobuses que partieron la semana pasada, junto con los hombres armados con los que tuvieron que convivir como trogloditas durante meses para poder sobrevivir. Ayer, atraves la ciudad con bastante libertad, sin soldados, policas o guardianes que siguieran mis pasos, solo dos amigos sirios, una cmara y un cuaderno. A veces tuve que trepar a travs de murallas de 20 pies de altura, arriba y abajo de paredes de tierra casi transparentes. Felices de ver extranjeros entre ellos, y an ms felices de que el sitio finalmente haya terminado, en su mayora sonren; aquellos cuyas caras puedes ver, por supuesto, porque una sorprendente cantidad de mujeres de Duma usan un hiyab negro completo.

Mi primera entrada en Duma fue como parte de un convoy escoltado de periodistas. Pero una vez que un aburrido general anunci, a las puertas de un municipio destartalado, que no tena informacin, el ms til lema basura de los funcionarios rabes, me alej. Otros reporteros, principalmente sirios, hicieron lo mismo. Incluso un grupo de periodistas rusos, todos con vestimenta militar, se fue a su aire.

Fue un corto paseo que me llev al Dr. Rahaibani. Desde la puerta de su clnica subterrnea - Punto 200, se llama, en la extraa geologa de esta ciudad parcialmente subterrnea - hay un corredor cuesta abajo donde me mostr su humilde hospital y las pocas camas donde una pequea nia lloraba mientras las enfermeras trataban un corte sobre su ojo.

Estaba con mi familia en el stano de mi casa a trescientos metros de aqu esa noche, pero todos los mdicos saben lo que pas. Hubo muchos bombardeos [por parte de las fuerzas gubernamentales] y los aviones siempre sobrevolaban Duma por la noche, pero esa noche hubo viento y enormes nubes de polvo comenzaron a entrar en los stanos y bodegas donde viva la gente. La gente comenz a llegar aqu sufriendo de hipoxia, prdida de oxgeno. Entonces alguien en la puerta, un Casco Blanco, grit Gas!, Y comenz el pnico. La gente comenz a arrojarse agua unos sobre otros. S, el video fue filmado aqu, es genuino, pero lo que se ve en l son personas que sufren de hipoxia, no de envenenamiento por gas.

Curiosamente, despus de conversar con ms de 20 personas, no pude encontrar ninguna que mostrara el ms mnimo inters en el papel de Duma como provocacin de los ataques areos occidentales. Dos me dijeron textualmente que no tenan idea de que hubiera ninguna conexin.

Pero fue un mundo extrao en el que entr. Dos hombres, Hussam y Nazir Abu Aishe, dijeron que desconocan cuntas personas haban sido asesinadas en Duma, aunque este ltimo admiti que tena un primo ejecutado por Jaish el-Islam [Ejrcito del Islam] por supuestamente ser cercano al rgimen. Se encogieron de hombros cuando pregunt sobre las 43 personas que se dice que murieron en el infame ataque de Duma.

Los Cascos Blancos, los asistentes mdicos de respuesta rpida, ya legendarios en Occidente pero con algunos aspectos llamativos en su historial, desempearon un papel familiar durante las batallas. Este grupo est en parte financiado por el Ministerio de Asuntos Exteriores britnico y la mayora de las oficinas locales estaban integradas por hombres de Duma. Encontr sus oficinas destruidas no muy lejos de la clnica del Dr. Rahaibani. Haban abandonado una mscara de gas fuera de un contenedor de alimentos con un ojo perforado y haba una pila de sucios uniformes militares de camuflaje dentro de una habitacin. Un montaje? me pregunt a m mismo. Lo dudo. El lugar estaba lleno de cpsulas, equipos mdicos rotos y archivos, ropa de cama y colchones.

Por supuesto, debemos escuchar su versin de la historia, pero eso no suceder aqu: una mujer nos dijo que todos los miembros de los Cascos Blancos de Duma abandonaron su cuartel general principal y optaron por tomar los autobuses organizados por el gobierno y protegidos por los rusos con destino a la provincia rebelde de Idlib junto con los grupos armados, cuando se acord la tregua final.

Haba puestos de comida abiertos y una patrulla de policas militares rusos, un extra optativo para cada alto el fuego sirio, y nadie se haba molestado siquiera en asaltar la intimidante prisin islamista cercana a la Plaza de los Mrtires, donde supuestamente decapitaban a sus vctimas en los stanos. El personal complementario de la ciudad a la polica civil del Ministerio sirio del Interior que llevan una extraa vestimenta militar es vigilado por los rusos, que a su vez parecen o no observados por los civiles. Una vez ms, mis serias preguntas sobre el gas se encontraron ante lo que pareca una genuina perplejidad.

Cmo podra ser que los refugiados de Duma que haban llegado a los campos en Turqua ya estuvieran describiendo un ataque con gas que nadie en Duma hoy pareca recordar? Se me ocurri, una vez que hube caminado ms de una milla a travs de estos miserables tneles excavados por prisioneros, que los ciudadanos de Duma vivieron tan aislados unos de otros por tanto tiempo que las noticias en nuestro sentido de la palabra simplemente no tenan significado para ellos. Siria no llega a ser una democracia jeffersoniana -como me gusta cnicamente decirles a mis colegas rabes- y de hecho es una dictadura despiadada, pero eso no pudo evitar que esta gente, feliz de ver a los extranjeros entre ellos, no reaccionara con unas pocas palabras de verdad. Entonces, qu me estaban diciendo?

Me hablaron de los islamistas bajo los cuales vivieron. Hablaron de cmo los grupos armados se haban robado viviendas civiles para evitar los bombardeos del gobierno sirio y los rusos. Jaish el Islam haba incendiado sus oficinas antes de marcharse, pero los enormes edificios dentro de las zonas de seguridad que ellos mismos haban creado haban sido derribados por ataques areos. Un coronel sirio que encontr detrs de uno de estos edificios me pregunt si quera ver qu tan profundos eran los tneles. Me detuve despus de caminar ms de una milla, y l me hizo la crptica observacin de que este tnel podra llegar hasta Gran Bretaa. Ah s; me acord de la seora May, cuyos ataques areos haban estado tan ntimamente conectados a este lugar de tneles y polvo. Y el gas?

 


Fuente original: https://www.independent.co.uk/voices/syria-chemical-attack-gas-douma-robert-fisk-ghouta-damascus-a8307726.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter