Portada :: Feminismos :: Biografas
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-04-2018

Mdica & Feminista
Amparo Poch y Gascn, una mdica feminista y antifascista

Ana Bernal-Trivio
Rebelin

Dedic su vida a la medicina y fue una de las fundadoras de Mujeres Libres. Ejerci su profesin desde una perspectiva feminista y de clase, ayudando a las mujeres obreras a eliminar prejuicios y tradiciones sobre la maternidad y sexualidad. Cuid de los nios refugiados de la guerra civil y huy de Espaa. Muri, tal da como hoy, en el exilio y la pobreza.


No es carrera propia de una mujer. As respondi su padre, sargento, a Amparo Poch y Gascn, cuando la joven pregunt si poda estudiar Medicina. Cumpliendo rdenes, termin por estudiar Magisterio en su Zaragoza natal y acab la titulacin con premio extraordinario. Pero una vez cumplida la obligacin, surgira la nueva Amparo Poch y Gascn que desafiara a su padre y a todo un sistema donde la mujer estaba relegada, en la Espaa de principios del siglo XX. As lo cuenta Antonina Rodrigo en uno de los pocos libros dedicados a su persona. En 1922, Poch se matricula en Medicina, donde no tuvo reparo en denunciar al machismo y cmo la sociedad de la poca miraba con burla y desprecio a la mujer que decida (y poda) estudiar en la Universidad.

De ms de 1400 alumnos en los cursos de Medicina en Zaragoza, solo 32 eran mujeres. Durante toda la carrera se esforz tambin en aplicar sus conocimientos a la poblacin ms vulnerable y pobre, sobre todo con un fin de prevencin. Era una labor de militancia en la que daba sus primeros pasos y que ejerca de forma clandestina tras el golpe de Estado de Primo de Rivera. Siete aos despus de empezar, consigue titularse con matrcula de honor en todas las asignaturas de Medicina, un total de 28. Tambin ser suyo el Premio Extraordinario de licenciatura, despus de ser la nica mujer en las oposiciones y defender bajo concurso, en un tiempo rcord, el tema Valor diagnstico del examen del lquido cefalorraqudeo.

Fue la segunda mujer en licenciarse en su facultad. A partir de ah hizo mucho ms que ejercer su profesin. A travs de ella realiz toda una declaracin de intenciones y principios. La joven escribi una primera novela sobre el amor libre y revolucionario, lejos del conservadurismo, y sus palabras e ideas empezaron a ser recogidas en diarios de la poca. El feminismo comenz a ser tema de debate y algunos peridicos incluso crearon secciones especficas para ello, como La Voz de Aragn. En uno de sus artculos, Poch dice que la mujer es un ser humano libre, consciente, con todas las libertades, atributos y derechos del hombre, y su voz (...) es la de la Justicia.


Columna de Amparo Poch en 'La Voz de Aragn'.

Defenda que el feminismo, en cuanto a recuperacin de los derechos, no era un problema, aunque el egosmo, la comodidad y la ignorancia lo compliquen, sino un movimiento ideolgico. En otro de sus artculos aade, en noviembre de 1928: Si la mujer trabaja, casada o soltera, es porque quiere ganarse la vida para que, una vez ganada, pueda ejercitar su lcito derecho a conocerla y disfrutar las mltiples satisfacciones que a todos ofrece. No le basta el mezquino programa de coser, cocinar, bordar, etc con el cual se quedaba antes en casa la compaera del hombre, y an se queda en algunos sitios, mientras su compaero y esposo la deja guardando su honor y apellido. 1929 abre su primera consulta en una habitacin de su casa en la calle Madre Rafols, para luego trasladarse a la actual avenida Csar Augusto.

Puso en el peridico La Voz de Aragn un anuncio que deca: Consultorio mdico para mujeres y nios. Consulta de tres a seis. Especial para obreras, de doce a una. Y es que Poch siempre tuvo mucha conciencia de las necesidades de las mujeres obreras. Aquellas que cobraban entre un 55% y un 60% menos que los hombres por igual empleo, con largas jornadas y ms trabajo an en el mbito privado, cuando llegaban a sus casas. A veces, por ello, como mdica ni siquiera cobraba a sus pacientes ms pobres y suministraba medicamentos a quienes menos tenan.

Hasta 1931 la mujer obrera solo tena seis semanas de descanso tras el parto pero sin sueldo Toda su labor se centra en la educacin sanitaria y la prevencin de enfermedades, creando guas como las Cartillas de Consejos a las Madres, con recomendaciones durante el embarazo y la lactancia para reducir la mortalidad infantil. En ella, su dedicatoria deca: A todas las mujeres madres a quienes nada se ha dicho de su maternidad, sino que unas veces -demasiado bajo- es vergenza; y otras - demasiado alto- es gloria. Y es que, como recuerda Antonina Rodrigo en la biografa de Poch, hasta 1931 la mujer obrera solo tena seis semanas de descanso tras el parto pero sin sueldo, por lo que la mayora se incorporaba al trabajo a los pocos das del parto sin contar con que, muchas veces, arrastraban de la gestacin problemas como anemia por las hemorragias o desnutricin.

Mucho antes, Poch tambin se haba rebelado frente a los hombres que transmitan enfermedades de transmisin sexual, y que dejaban solas a madres con sus hijos. Sobre ellos deca: Moralistas de prensa, de plpito y de tribuna. Pensad en esta obra moral masculina que engendra dramas. (...). Pensad en las consecuencias de la impureza del hombre que nadie se da prisa en contener, ocupadsimos como estn todos en convencer a las mujeres que ellas son el sostn y la base de esa sociedad que las aparta a un lado y que las deja, con sus hijos, a merced de un crimen an no calificado, sin defensa alguna.



Anuncio de Amparo Poch y Gascn en el peridico.

El cuerpo de la mujer y su sexo fueron siempre constante en sus estudios. Habl sobre mtodos anticonceptivos y escribi en 1932 La vida sexual de la mujer, donde conciencia sobre la higiene, su rgano reproductor, embarazos y enfermedades sexuales. Tambin, en el polmico tema del aborto, se posicionaba a favor. Recordaba cmo las mujeres obreras que recurran a mtodos caseros solan acabar muertas, mientras las mujeres ms ricas disponan de un mdico si lo necesitaban. Lo defenda en casos como cuando la fecundacin es consecuencia de un acto en el que la voluntad de la mujer no estuvo presente, y no se la puede obligar a sufrir la consecuencia de una situacin forzada, y menos aceptar a un hijo del hombre a quien quiz aborrece.

En aquel ao, la joven tambin se casa, por lo civil, con Gil Comn-Gargallo, con quien comparta ideales, pero aquel matrimonio fue fugaz y dur poco tiempo. Siempre escribi a favor del amor libre, y fue firme defensora de la separacin y del divorcio. En el ao 1934 se traslada a Madrid y abre otra consulta, de nuevo destinada a mujeres obreras y sus hijos, en Vallecas. Por entonces ya era militante de la CNT y formaba parte de la Mutua de Mdicos del sindicato. Y en aquellos aos, junto con Luca Snchez Saornil y Mercedes Comaposada, crea la revista Mujeres Libres, para la liberacin de la mujer obrera. Por entonces escribi en la revista, en numerosas ocasiones, no solo sobre su especialidad mdica y experiencia, sino tambin sobre la institucin del matrimonio o la guerra civil. Meses previos, ante los rumores de un golpe militar, Poch escriba en un artculo: No prestis odos a los himnos nacionales ni a las palabras retumbantes que os hablen de falsos deberes patriticos, sino a esa otra voz dulce y profunda que sale del propio corazn y ensea el precepto intangible de amar a todos los seres y todas las cosas

Llevar la luz, y hundir todo lo que pueda despertar el odio. Fue en aquella etapa cuando imparta cursos de puericultura o inspeccionaba colonias de nios refugiados, como una que organiz de 500 nios a Mxico, u otras a Francia o Rusia. Trabaj desde 1936 a 1937 como directora de Asistencia Social en el Ministerio de Sanidad con Federica Montseny. Pacifista, su compromiso mdico y moral la llev a estar en los hospitales de contienda, con refugiados y nios. La propia revista de Mujeres Libres s se haca eco de la toma de conciencia de la mujer frente al fascismo, con mensajes como: Vosotras, mujeres, podis hacer mucho. Las Mujeres Antifascistas luchan y trabajan en el frente y en la retaguardia. Ven con nosotras. No importa que seas comunista, socialista, anarquista, republicana o sin partido: nos unir un denominador comn: el odio al fascismo!.

En la capital catalana tambin dirigi un programa de capacitacin de las brigadas de salvamento.

En 1937 llega a Barcelona y acta como orientadora pedaggica en el Casal de la Dona Treballadora, donde se instruye y forma a la mujer obrera desde el conocimiento y la cultura. Las mujeres que llegaban al Casal reciban las clases gratis y slo se les exiga voluntad de aprender. En la capital catalana tambin dirigi un programa de capacitacin de las brigadas de salvamento, en las que instruy a los brigadistas sobre asfixia, traumatismos, hemorragias o transfusiones sanguneas. Pero el franquismo gan la guerra y Poch huy.

Logr llegar a Nimes, Francia, aunque le extienden un laissez passer que le prohbe trabajar. Fue entonces cuando su conocimiento mdico y experiencia queda silenciada, y se tiene que dedicar a la economa sumergida, bordando o haciendo sombreros en un taller clandestino. Ella y su pareja, Francisco Sabater, se trasladan despus a Toulouse. All ya se normaliza su vida laboral y ejerce de nuevo su profesin con la atencin de pacientes espaoles. Tambin colabora con Cruz Roja o en los cursos que la CNT organizaba por correspondencia. En 1965 le diagnostican un cncer cerebral.

Un ao despus escribe a sus hermanas porque desea verlas, pero la rechazan de manera frontal. Como si Poch hubiese sido la vergenza de la familia. Altern ingresos en el hospital con perodos de mejora. En alguna ocasin, sobrepasada por el dolor y con sus facultades mentales mermadas, intent suicidarse tomando somnferos. Agotada por la enfermedad, con enajenacin mental, falleci el 15 de abril de 1968. Ms de 200 exiliados espaoles acudieron a su entierro. Al morir slo tena en su cartilla de la caja de ahorros 16 francos con 29 cntimos.

El peridico Espoir de Toulouse indic en una crnica que Amparo Poch y Gascn vivi las penalidades propias de todos los que abandonamos Espaa, por no querer aceptar el triunfo del fascismo. A su ltima morada la acompaaron muchos hombres y mujeres, de todos los partidos polticos y organizaciones, que saban cun abnegada y ejemplar haba sido su vida, como mdico, dedicada a ayudar y a curar a los que ms lo necesitaban.



Imagen de Amparo Poch y Gascn

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter