Portada :: Brasil :: Brasil en lucha con Lula
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-04-2018

La prisin de Lula da Silva

Luis Carlos Muoz Sarmiento y Luis Eustquio Soares
Rebelin

La dimensin polticamente (in)correcta del Golpe de Estado en Brasil: biopoltica y tanatopoltica del imperialismo estadounidense


1. Un Golpe de Estado polticamente correcto

Un aspecto tal vez an no abordado, relativo al uso de la Ley N 12.850 del 2/ago/2013 (conocida como Ley de la Delacin Premiada) por la Operacin Lava a Chorro (o... Lava Jato), como instrumento jurdico del actual Golpe de Estado, habla respecto al cuidado de aplicarla de forma polticamente correcta.

Ser por casualidad que los blancos principales de las conducciones coercitivas, de las casi eternas prisiones preventivas, sin contar las efectivas condenas realizadas en el mbito de la Operacin Lava Jato, sean ejecutivos y polticos, en general hombres y blancos? Es la Lava a Chorro una Operacin polticamente correcta?

Las mujeres que se centraron en la Operacin Lava Jato, en funcin del desenlace jurdico de su situacin, reafirman el argumento de que las excepciones hacen la regla y no al contrario, si se considera, por ejemplo: 1. La situacin de la cuada de Joo Vacari Neto, Marice Corra de Lima, con mandato de prisin preventiva expedido a comienzo de 2015, pero pronto suelta, no obstante la humillacin que sufri; 2. La mujer del ya condenado ex diputado Eduardo Cunha, Mrcia Cruz, absuelta por el juez Srgio Moro de los crmenes de lavado de dinero y evasin de divisas, no obstante las robustas pruebas contra ella; 3. La publicitaria Mnica Moura, tambin liberada sin mucha dificultad; 4. La mujer del ex gobernador Srgio Cabral (tambin preso), Adriana Ancelmo, igualmente liberada para cumplir prisin domiciliaria; 5. La negociante de divisas Nelma Kodama, parcera del negociante Alberto Youssef, quien parece haber vivido toda la situacin como un gran negocio; 6. Congresistas como la senadora Gleisi (Lula) Hoffmann que, aunque puestas en suspenso, no fueron directamente investigadas en funcin de la inmunidad de congresista que transfiere sus respectivos casos al Supremo Tribunal Federal (STF).

Como una excepcin ms que confirma la regla, la prisin de Roberto Gonalves (en marzo/2017), como el primer ciudadano negro involucrado con la Operacin Lava a (todo) Chorro, aumenta la hiptesis de un golpe polticamente correcto, incluso porque fue poco divulgada.

De cualquier manera, lo importante en este ensayo es el anlisis del foco espectacular inmediato de las investigaciones de la Operacin Lava Jato: hombres, blancos y ricos, sobre todo porque ese recorte produjo el siguiente efecto publicitario: Por primera vez los varones blancos y ricos del Brasil estn siendo arrestados.

2. El dispositivo de la confesin y la diferencia entre biopoder y tanatopoltica en la era de las delaciones premiadas del imperialismo estadounidense

Ser la Operacin Lava a Chorro polticamente correcta? Existen dos formas de responder a esa pregunta y ambas se entrecruzan. La primera de ellas tiene que ver con la Ley de Delacin Premiada y con, por lo tanto, el inconsciente poltico imperialista que est en el origen de esa Ley.

Cmo as? Como seal Michel Foucault en Historia de la sexualidad: voluntad de saber (1976), la biopoltica posee un dispositivo importante, entre otros: el de la confesin. Antes de tratar sobre ese dispositivo, el de la confesin, es necesaria una pequea digresin, teniendo en cuenta la siguiente pregunta: qu es el biopoder y cmo se distingue del tnatopoder?

El tnatopoder es el poder ejercido por el soberano que decide el estado de excepcin usando la mediacin de diversas fuerzas: mercenarios, poltica, ejrcitos. Se define por el siguiente diagrama: soberano + fuerzas de represin + poblacin y/o comunidades y/o personas a ser reprimidas: la muerte es regla general en este contexto. El soberano acciona, a partir de una relacin de exterioridad, las fuerzas de represin bajo su dominio, para imponer su voluntad a las mayoras. Eso es la tanatopoltica.

A diferencia de la tanatopoltica, el biopoder se constituye por la eliminacin de las mediaciones represivas, que separan al soberano de las mayoras. Con el biopoder, el soberano no necesita ms de fuerzas de represin porque acta directamente en el inconsciente, luego en el deseo, luego en las subjetividades, de las mayoras. Con el biopoder, el soberano acta no a partir de la muerte o de la amenaza de muerte contra los oprimidos, sino, por lo contrario, a partir de las vidas de stos ltimos: habitndolas.

De ah resulta la importancia del dispositivo de la confesin, para el biopoder. Si en la pastoral religiosa, sobre todo teniendo en cuenta el poder de la Iglesia Catlica en la Edad Media, la confesin de los pecados, para el cristiano, significaba un arrepentimiento de la culpa de ser quien es y al mismo tiempo un ritual de iniciacin subjetiva a partir del cual Dios pasara a habitar directamente en la subjetividad del pecador, transformndolo en una especie de soldado de la cristiandad medieval: en el biopoder todo cambia para que todo quede igual.

El dispositivo de la confesin es una tecnologa de poder usada para transformar a aqul que se confiesa en un soldado de una estructura de poder mayor. La confesin es solo aparentemente espontnea. Solo vale si aquello que se confiesa fuera una forma de incorporar al soberano en su propia vida; para que esta, sin precisar ser reprimida o amenazada, acta de conformidad con los objetivos del poder soberano.

Aunque, como se sabe, existiesen relaciones mercantiles en sociedades pre-capitalistas, en la civilizacin burguesa las relaciones mercantiles, va mercado mundial, se volvieron el centro de su forma de expresin. El capitalismo es una estructura de poder asentada en relaciones mercantiles y estas sustituyen, en l, las relaciones sociales. De ah resulta la importancia del fetichismo de la mercanca.

Situacin semejante se da con el biopoder, teniendo en cuenta la estructura de dominacin del imperialismo gringo. El biopoder siempre existi. Fue un componente importante de la dominacin burguesa europea. Sin embargo, con la victoria del imperialismo yanqui y su hegemona planetaria, a partir de la II GM, el biopoder se transform en el centro mundial del comando soberano estadounidense.

En este contexto, el biopoder significa ms bien que relaciones mercantiles, pensadas como mercancas, relaciones entre cosas, una vez que se transforma, bajo el signo del imperialismo gringo, en un tipo cualitativamente diferenciado de las relaciones mercantiles, puesto que en l y por medio de l la vida se vuelve mercanca y como tal pasa a ser el origen fetichista de las relaciones mercantiles.

A partir de ah, habra que repensar el fetichismo de la mercanca. Habra que actualizarlo teniendo en cuenta la singularidad de la dominacin yanqui.

En ese contexto, el dispositivo de la confesin toma una configuracin especfica, porque la principal mercanca que el imperialismo estadounidense produce, sobre todo va industria cultural, es la mercanca subjetiva, teniendo en cuenta la vida humana como materia prima.

Quien confiesa, sin embargo, contina siendo el pecador, tal como en la Edad Media. Y, quin es el pecador que se confiesa en la era de la dominacin mundial gringa?

Quien se confiesa es el Otro con respecto al soberano de la civilizacin burguesa, en su periodo anterior a la II GM, marcado por la dominacin planetaria europea. Como se sabe, el soberano crea a su otro: el oprimido. El capitalismo europeo produjo el Otro obrero, negro, indio, mujer, musulmn, latino, asitico, marcndolos con el rasgo de inferioridad, considerando la divisin entre civilizacin y barbarie.

El europeo burgus (heredero de la aristocracia) represent el smbolo de la civilizacin. Sus Otros, los oprimidos, se transformaron en brbaros, concebidos como ignorantes, como improductivos, como matables e inferiores.

La dominacin gringa, al convertir al biopoder en su principal materia prima mercadolgica, cambia esa situacin, porque transforma la confesin en un dispositivo de poder a partir del cual el Otro deja de confesarse como inferior y pasa a designarse, aunque inconscientemente, como mercanca gringa: bien entendido, como un soldado estadounidense.

Bajo este punto de vista, es posible afirmar que la dominacin yanqui produjo el siguiente atributo para su mercanca subjetiva confesional planetaria: el sello de lo polticamente correcto como su principal ISSO 9000 de control de calidad, en el sentido anarcoliberal del trmino, porque as funciona: contina siendo tanatopoltica colectiva. Contina matando, ms que nunca, comunidades negras, indgenas, femeninas, obreras, musulmanas, latinas, pero, as como est en el horizonte de las relaciones mercantiles, en el capitalismo, camuflar las relaciones sociales, el sello polticamente correcto de la mercanca subjetiva gringa tambin es usado, aunque en otro contexto, de la misma forma: para producir una cortina de humo mundial con el objetivo de esconder las relaciones sociales genocidas que el imperialismo estadounidense produjo, efectivamente, en todo el mundo.

La cuestin del sello ISSO 9000 de lo polticamente correcto tiene que ver con esto: con la dominacin confesional gringa. Es por esto que la Operacin Lava Jato, como el centro del Golpe por iniciativa estadounidense, es polticamente correcta, habiendo sido previamente orientada para economizar mujeres, negros, gays, por tres motivos: 1. Porque funciona en alianza con el poder meditico y el objetivo de esa alianza es conquistar a la opinin pblica, de modo que perseguir y arrestar mujeres, negros y gays no es objetivamente una buena tctica; 2. Porque sirve para dividirnos, en tanto, al final, en la era de lo polticamente correcto, quin va a preocuparse por hombres blancos, incluso con el ex presidente Lula da Silva, el principal blanco poltico de la Operacin Lava a (todo) Chorro? 3. Porque no teniendo que enfocarse en las mercancas subjetivas del imperialismo gringo, por estar al servicio de estas, la Operacin Lava Jato no cumple una funcin biopoltica, sino tanatopoltica.

3. La Ley de la Delacin Premiada y la tanatopoltica jurdica de la dominacin estadounidense

La Ley de la Delacin Premiada (Ley N 12.850 del 2/ago/2013) fue firmada, psmense, por el entonces presidente de la Repblica Federativa del Brasil Luiz Incio Lula da Silva, ahora su vctima como preso poltico del imperialismo gringo. Concepto en el que coincidimos con el economista e investigador Mark Weisbrot del Think Tank de Washington (1). Aunque la principal cortina de humo de la dominacin mundial estadounidense sea la mercantilizacin planetaria de sus mercanca subjetivas, va biopoder, evidentemente EE.UU no tiene el arsenal blico que tiene por casualidad. En ltima (y tambin, en primera) instancia el poder soberano es fuerza. Es, por lo tanto, tanatopoltica antes que biopoltica.

La funcin de polica, como mediadora de la dominacin soberana, nunca dej de existir. El diagrama soberano + fuerzas policiales + oprimidos es la principal estructura de las sociedades polarizadas, incluso y hasta, sobre todo, de la civilizacin burguesa, dividida como est entre los dueos de los medios de produccin, los burgueses, y los obreros, definidos como aqullos que no poseen los medios de produccin.

La Operacin Lava Jato cumpli y cumple el papel de ser la tanatopoltica del golpe gringo contra la economa brasilea. Como se sabe, el recurso jurdico de la delacin premiada fue creado por el Departamento de Justicia estadounidense y este siempre lo us (exportndolo al mundo) como forma de confesin tanatopoltica.

Esto significa que la confesin detenta dos rasgos: uno biopoltico y otro tanatopoltico. El primero es usado como efecto de poder liberal (por no decir anarcoliberal): incluye en el poder individuos aislados, incluso negros, mujeres, gays; las alteridades, sin que stas deban sentirse culpables. En este sentido, confesarse no tiene nada que ver con confesar una culpa. Por lo contrario, significa afirmarse como soberano: en ese caso, de la subjetividad mercadolgica estadounidense.

El segundo, a su vez, es lo contrario del primero, puesto que confesar significa aqu, como en la pastoral medieval, asumir una culpa; la culpa por un pecado grave: el pecado de ser la dimensin colectiva de la sociedad: ese eterno objeto de la tanatopoltica soberana.

La Ley de Delacin Premiada fue y es un dispositivo legal tanatopoltico usado para obligar al Brasil a confesar el siguiente pecado: el pecado de su independencia econmica y poltica.

4. La prisin de Lula da Silva y la dimensin polticamente incorrecta de la independencia nacional

Los ejecutivos, hombres y blancos, presos y torturados, para, en esa condicin, firmar sus respectivas delaciones premiadas, en el mbito de la Operacin Lava a Chorro, tenan y tienen (si quisiesen y quisieran ser premiados) que confesar el siguiente pecado: el de haberse involucrado con la economa brasilea, en una perspectiva nacional, con todas las contradicciones de ese proceso.

El dispositivo confesional tanatopoltico que est en la base de la Operacin Lava a Chorradas, jejeje, es usado con un nico propsito: poner en la hoguera a la economa brasilea, como las brujas (y los gatos, vinculados de por s a las mujeres como seres intrnsecamente malignos) y los herejes de la Edad Media (2).

El chivo expiatorio (s, tiene que haber uno), en ese caso, es Lula da Silva. Es por eso que las delaciones premiadas de la Operacin Lava Jato, realizadas por ejecutivos de las grandes empresas nacionales, solo valen si delataren a Lula da Silva.

As, el chivo expiatorio es un Silva, ese apellido tan corrupto, por ser tan brasileo, razn por la cual, siendo el objetivo principal de la tanatopoltica de la dominacin gringa, es descartado del dispositivo confesional.

Esto es: no es detenido para delatar la soberana de su propio pas; y ser premiado por eso. No es premiado. Es el premio tanatopoltico.

Ese pueblo es Silva, Lula: un preso polticamente incorrecto por ser brasileo y, como tal, por haber trabajado por la independencia poltica y econmica de Brasil.

En ese sentido, se concluye: la independencia nacional es polticamente incorrecta y por eso debe pudrirse en la crcel, como parece ser el destino de Lula, si nosotros, los brasileos, y los colombianos, no luchamos revolucionariamente por su libertad que, ms all de eso, es la nuestra (3). Y, ms all, por la democracia. Por la poca democracia que, sin pesimismo, pero tambin sin chovinismo, va quedando en el mundo.

Notas

(1) https://www.brasil247.com/pt/247/poder/350456/Pesquisador-americano-aponta-Lula-como-um-prisioneiro-dos-EUA.htm

(2) Como relata el escritor francs Gerard Vincent en su libro Akenatn La historia de la humanidad contada por un gato. Alfaguara, Madrid, 1998, 273 pp.

(3) En tal sentido, va este texto de uno de los autores del presente ensayo: LCMS. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=240470

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter