Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Siria
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-04-2018

Doctrina de choque en Siria

Leila Al-Shami
Al-Jumhuriya English

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.



Tras expulsar en masa a comunidades enteras de numerosas ciudades y pueblos sirios, una ley permite ahora que el rgimen de Asad pueda confiscar sus propiedades, convirtiendo su desplazamiento en permanente y transformando de forma radical la demografa del pas.

Despus de siete aos de represin y guerra, ms de la mitad de la poblacin siria no vive ya en sus hogares. La mayora se han convertido en desplazados internos, pero casi seis millones han huido del pas en busca de asilo. Casi todos suean con volver algn da a sus casas, pero una nueva ley parece que va a impedir que muchos de ellos puedan hacerlo.

El 2 de abril, el rgimen sirio emiti la Ley n 10. Esa Ley autoriza la formacin de nuevas unidades administrativas locales (en gobernorados, ciudades y pueblos), que se encargarn de la tarea de registrar las propiedades dentro de su rea de jurisdiccin. Quienes posean propiedades privadas disponen de treinta das para registrarlas y presentar pruebas de dicha propiedad. De lo contrario, el Estado confiscar la propiedad sin indemnizacin alguna.

El rgimen ha presentado esta ley como instrumento para recuperar zonas de barrios marginales informales y zonas daadas por la guerra. Sin embargo, se espera que afecte desproporcional y gravemente a las comunidades que estuvieron en algn momento bajo poder rebelde, zonas de las que sus habitantes han sido desplazados con objeto de impedir su retorno. Estos suburbios informales de clase obrera (as como zonas rurales desfavorecidas) han sido semilleros de la resistencia y, por tanto, han sido pulverizados por los implacables ataques areos del rgimen.

Muchos de los sirios desplazados temen regresar a las zonas que estn ahora bajo control del rgimen. Poder registrar sus propiedades va a depender de una autorizacin de los aparatos de seguridad. Ha habido numerosos informes en los ltimos meses sobre personas que al regresar han sufrido arresto, tortura o reclutamiento forzoso. El pasado mes, una pgina de informacin pro-oposicin publicaba una base de datos con 1,5 milln de sirios buscados por los servicios de inteligencia. La lista data de 2015, por tanto es probable que su tamao haya aumentado desde entonces. Los familiares de los incluidos en la lista pueden tener que enfrentar tambin determinados peligros. El rgimen tiene un largo historial de castigo a los parientes de aquellos que percibe como disidentes. Algunos propietarios pueden hallarse actualmente en prisin, pueden haber sido asesinados o estar desaparecidos.

Incluso para quienes estn dispuestos a asumir el riesgo de regresar, sigue habiendo muchos obstculos. Muchas de las casas fueron construidas sin permiso porque en las ltimas dcadas las zonas urbanas se expandieron rpidamente y los funcionarios corruptos estaban siempre dispuestos a hacer la vista gorda a cambio de un soborno. Muchos de los que construyeron o compraron sus casas legalmente ya no tienen documentos. Hay informes sobre la destruccin de registros de propiedad por parte de las fuerzas del rgimen en una serie de zonas que han vuelto a estar bajo control estatal. Por ejemplo, en julio de 2013, el catastro en Homs se quem hasta los cimientos, un hecho que se consider un ataque deliberado. Hay informes similares de Zabadani, Daraya y Qusayr. Y mucha gente escap de sus comunidades sin llevarse las escrituras de propiedad u otras formas de documentacin civil (como partidas de nacimiento, defuncin o matrimonio) o no pudieran registrarlas al estar en el exilio.

A amplios niveles, se considera que la Ley n 10 responde al intento del rgimen de imponer un cambio demogrfico. Se la ha comparado con la Ley de Propiedades de Ausentes de Israel (1950), que legaliz la apropiacin de las propiedades de los palestinos expulsados de sus hogares, transfiriendo a Israel dicha propiedad. En este caso, el Estado quiere trasferir las propiedades de las comunidades a las que nunca podr gobernar con su consentimiento a manos de sus partidarios.

Una y otra vez, comunidades enteras que se rebelaron contra el Estado se han visto sometidas a traslados forzosos de poblacin. Sucedi en Madaya, Zabadani, Daraya, Moadamiya, en el este de Alepo, y ahora est pasando en Guta oriental, donde hay decenas de miles de personas desahuciadas. En todos los casos se sigue un patrn similar: la comunidad rebelde es sometida a un asedio que impide la entrada de alimentos y suministros mdicos; de forma implacable y deliberada, se llevan a cabo bombardeos areos sobre zonas residenciales, tierra agrcola (donde exista) e infraestructuras civiles vitales. A la poblacin, traumatizada y muerta de hambre, que puede haber estado resistiendo durante aos, se le da un ultimtum: rendirse o enfrentarse a su aniquilacin. Los acuerdos de capitulacin forzosa van acompaados de traslados forzosos de poblacin: un crimen de guerra y un crimen contra la humanidad. La Ley n 10 constituye la segunda parte de la historia de desplazamiento, la parte que asegura que tal desplazamiento se convierta en permanente.

En algunos casos, los hogares de los expulsados han sido ya demolidos. En 2014, Human Rights Watch inform de que se estaban llevando a cabo demoliciones no autorizadas de miles de viviendas en los baluartes de la oposicin de Damasco y Hama, borrando eficazmente del mapa a barriadas enteras. En algunas zonas, los hogares de los desalojados a la fuerza fueron entregados a los leales al rgimen. Esta prctica tiene a menudo una dimensin sectaria. Las comunidades de la oposicin estn en gran medida integradas por musulmanes sunes, mientras que muchas de las comunidades minoritarias han permanecido leales al rgimen. Cuando en 2014 se limpi de sus habitantes la zona antigua de Homs, se inform de que partidarios del rgimen alaues y chies se estaban trasladando a los hogares sunes vacos. Tambin se trasladaron all colonos extranjeros. Hay informes de propiedades entregadas, con el apoyo de Irn, a militantes chies y a sus familias, procedentes de Irn y Lbano. Tambin hay informes de falsificacin de registros para posibilitar la transferencia de propiedades a sus nuevos dueos. La nueva ley establece que en caso de no disponer de documentos de propiedad, un reclamante puede presentar su solicitud si dispone de un documento oficial de identidad o pasaporte. Informes recientes (no confirmados) afirman que el rgimen ha emitido miles de pasaportes sirios a combatientes iranes, afganos y pakistanes.

En un discurso de 2015, Asad declar: Siria no es para quienes poseen un pasaporte sirio o residen en ella; Siria es para quienes la defienden. Mediante la transferencia de propiedades a manos de los lealistas, el rgimen est desarrollando hechos sobre el terreno, asegurndose un bastin en las zonas que desea para un futuro Estado aadido. Tanto el Estado iran como los promotores inmobiliarios iranes estn comprando tierra alrededor de la capital y de Homs. Irn espera que sus compaas se beneficien de la futura campaa de reconstruccin y tiene tambin inters estratgico en la adquisicin de tierras, especialmente en las montaas Qalamun, a lo largo de la frontera libanesa, para asegurar una conexin con su cliente Hizbollah.

La campaa de reconstruccin del pas se estima que sern necesarios ms de 250.000 millones de dlares- ser el mbito en el que el rgimen recompense a sus aliados. El rgimen ha apadrinado siempre la lealtad, practicando un capitalismo mafioso implacable, y la reconstruccin le permitir afianzar an ms su base de poder poltico y econmico. En mayo de 2015, se emiti el decreto n 19, que otorgaba poder a las unidades administrativas para establecer holdings empresariales que llevaran a cabo trabajos de reconstruccin y administrar propiedades en su nombre con exenciones fiscales. Mediante la asociacin con inversores y contratistas privados, estos holdings gestionarn el desarrollo inmobiliario. Esto facilita bsicamente la transferencia de activos pblicos y propiedades expropiadas a empresas privadas.

Este modelo se ha puesto en marcha ya. En 2012, el decreto n 66 considerado precursor de la ley actual- allan el camino para la expropiacin de propiedades en dos zonas con habitantes informales en Damasco (el distrito de Basatin Mezzeh y el rea que abarca desde Qadam hasta Daraya, en el sur). Se desaloj a los residentes, entregndoles indemnizaciones insignificantes. Se ha anunciado como un proceso de gentrificacin para poner en desarrollo zonas de viviendas no autorizadas y asentamientos informales, convirtindolos en viviendas residenciales de nivel alto, centros comerciales y parques. El gobernorado estableci la Sociedad Annima Privada Damasco Cham para llevar a cabo esos desarrollos, con un capital inicial de alrededor de 120 millones de dlares. El Grupo Aman, propiedad del compinche del rgimen Samer Foz, que trabaja en el sector inmobiliario y alimentario, es uno de los socios. Hijo de un estrecho aliado sun de Hafez al-Asad, se ha convertido en uno de los empresarios ms poderosos del pas en el curso de la guerra. Aunque muchos de los que se han beneficiado proceden de la extensa familia Asad y de sectores de la secta alau a la que pertenece, el rgimen lleva tiempo buscando el apoyo de la comunidad empresarial sun, que a su vez ha sacado partido de las reformas econmicas neoliberales de Bashar al-Asad y de su creciente deriva hacia la privatizacin.

Otra de las personas que va a beneficiarse de estos proyectos es el primo de Asad, Rami Makhlouf. En cierto momento se estim que controlaba alrededor del 60% de la economa a travs de sus mltiples intereses empresariales, y se piensa que su fortuna personal supera los miles de millones de dlares. En los primeros das del levantamiento, muchos de los gritos de la poblacin y de sus amigos empobrecidos se dirigan contra l. Pedan justicia social y el fin de la corrupcin, as como libertades polticas.

De forma similar, en Homs se ha anunciado un plan para recuperar zonas destruidas por el rgimen, incluidas las antiguas barriadas rebeldes de Baba Amr y Jobar. En la actualidad, el rgimen est recuperando el Proyecto Sueo de Homs, que motiv una serie de Llamado por los vecinos la Pesadilla de Homs, su objetivo es poner en desarrollo las zonas sunes con rascacielos con fachadas de cristal, restaurantes y centros comerciales. Estas zonas del centro de la ciudad han soportado ataques y bombardeos desproporcionados a pesar de no ser tener un valor militar importante. Un informe del Syria Institute and PAX afirmaba que el objetivo del proyecto es la redistribucin de la poblacin para reforzar el control fsico de la ciudad por parte de la comunidad alau progubernamental. La reciente Ley n 10 significa que por todo el pas se pondrn en marcha planes similares confiando en que los fondos y la estabilidad se materialicen.

Se necesitar inversin extranjera directa para responder a las inmensas necesidades de reconstruccin. Ciudades enteras han sido convertidas en pramos de desolacin. Los pases que probablemente van a beneficiarse son los aliados del rgimen, Rusia, Irn y China, que fueron invitados el pasado ao a la Feria Internacional de Comercio celebrada en Damasco. Estos pases no van a condicionar su ayuda a que se atiendan los derechos humanos o se lleven a cabo reformas polticas. Autoridades del rgimen han afirmado ya que las compaas europeas y estadounidenses no van a beneficiarse a menos que sus gobiernos se disculpen por su oposicin al rgimen. Los esfuerzos de reconstruccin van a beneficiar, fundamentalmente, a los capitostes del rgimen y a sus aliados, responsables de la destruccin del pas, mientras afianzan el poder de la familia Asad y la elite empresarial.

En 2011, el pueblo sirio pidi libertad, dignidad y justicia social. No se ha cumplido ninguna de esas demandas. El pueblo sirio ha sido tratado con una brutalidad inconcebible y millones de seres han sido expulsados de sus hogares. Ahora, la pregunta es: cuntos de ellos van a tener un hogar al que poder volver? Y, en cualquier caso, qu significa la palabra hogar si su pas se reconstruye a la imagen de su torturador?


Leila Al-Shami es una escritora siria, activista por los derechos humanos y coautora, junto a Robin Yassin-Kassab, de Burning Country: Syrians in Revolution and War (Pluto Press, 2016). Tweeter: @LeilaShami

Fuente: https://www.aljumhuriya.net/en/content/syrias-shock-doctrine

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter