Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-04-2018

Cooperativas no agropecuarias: qu dicen los expertos

Eileen Sosin Martnez
Progreso Semanal


El propio nombre empieza mal, a priori tiene una connotacin negativa. Las cooperativas no agropecuarias (CNA) se definen por lo que no son. Han pasado casi cinco aos desde que en julio de 2013 comenzaran a funcionar las primeras de su tipo, y hoy el panorama dista de ser alentador.

Las que algunos tambin llaman cooperativas urbanas nacieron sin estar reconocidas en la Constitucin de la Repblica. Por otro lado, les antecede una historia de avances y fallas en el cooperativismo agrcola. Qu aprendizajes nos deja esa trayectoria?

El primer gran logro es que se ha ido avanzando en una legislacin cooperativa, opina Juan Valds Paz, acadmico y Premio Nacional de Ciencias Sociales, aunque hasta hoy no hay datos pblicos al respecto. Otras ganancias son la descentralizacin de la agricultura y el surgimiento de cierto ambiente cooperativo en el pas, insuficiente, pero que existe.

Creo que tenemos otro problema con la indecisin del lugar del cooperativismo en el desarrollo socialista cubano; y lo que me parece ms determinante es la falta de una cultura cooperativa. Esto vale para todos los temas: siempre la pregunta es con qu cultura vamos a acompaar la promocin de los cambios, seal el experto, durante el Taller de Intercambio sobre Cooperativas no Agropecuarias, realizado por el proyecto Incuba Empresas, del Centro Loyola Reina.

Sin duda un punto crucial est en la articulacin Estado-cooperativas. No obstante, las dificultades comienzan desde dentro. Luis Guzmn Hernndez, consultor de CNA en La Habana, ha observado la inexistencia de planes de negocio, desconocimiento de herramientas financieras elementales, y problemas en el manejo de la contabilidad.

Algunas distorsiones afectan las esencias mismas de esta figura. Hay cooperativas donde usted llega y el presidente es el dueo, y los dems son empleados destaca Guzmn. Esto se ve mucho en las cooperativas inducidas, donde el antiguo administrador sigue siendo el presidente.

A su vez, el carcter experimental con que fueron concebidas las CNA provoca incertidumbre entre los socios. Esto lleva a una mentalidad de corto plazo, cuyo objetivo principal es ganar dinero. Por eso pocas cooperativas invierten en investigacin y desarrollo: como no se sabe cunto durar el experimento, tampoco hay una visin de adnde se quiere llegar con el negocio.

Lo que debe ser cambiado

Una investigacin en Centro Habana [1] muestra cmo el propio gobierno local identifica a las cooperativas no agropecuarias como trabajadores por cuenta propia, lo cual remite nuevamente a la falta de cultura en este sentido.

En las CNA inducidas se reproducen dinmicas heredadas del modelo estatal. Aunque la Asamblea sigue siendo la principal instancia de participacin, estas se caracterizaron por ser espacios silenciosos, donde las decisiones ya venan tomadas, explica el socilogo Francisco Damin Morillas, autor del estudio.

La pesquisa arroj que las 12 cooperativas del municipio en ese momento, tenan pocas relaciones entre s, y con otros actores sociales y econmicos de la localidad. Si bien este anlisis no es generalizable fuera del territorio, el investigador recomienda a los decisores proyectar la constitucin de las CNA con la participacin real de los gobiernos locales y la comunidad, as como fortalecer la capacidad de decisin de las autoridades municipales.

En este punto coincide la jurista y profesora Natacha Mesa Tejeda [2]. A su juicio, la intervencin administrativa resulta excesiva durante el proceso de creacin, el cual debe flexibilizarse y otorgarle real autonoma a los gobiernos locales, para que determinen si la cooperativa procede o no.

Bien pudiera pensarse en la posibilidad de crear un rgano especializado en cooperativismo, que tenga a su cargo el fomento, impulso, desarrollo y regulacin de las cooperativas en nuestro pas, agrega la especialista.

Luego de este perodo de probeta, uno de los mayores resultados, en trminos regulatorios, debe ser una Ley general de Cooperativas, que unifique de manera armnica las diferentes normativas que hoy rigen el cooperativismo.

Se considera que la cooperativa est mejor preparada que la empresa privada para tener una gestin econmica eficiente, que satisfaga necesidades sociales y promueva relaciones sociales socialistas, precisa Camila Pieiro Harnecker[3].

La profesora e investigadora menciona algunos de los beneficios ms visibles: aumento de la motivacin, mayores ingresos de los trabajadores, mejoras en las condiciones materiales y las relaciones laborales

No obstante, el cmo tambin es importante. Los procesos de creacin diseados desde arriba y la falta de preparacin, generan conflictos que afectan las relaciones entre los socios. En muchos casos, los estudios de factibilidad fueron conducidos por entes externos a la cooperativa y como una formalidad, lo cual podra derivar en el fracaso econmico, subraya la experta.

En realidad lo que necesitan estas nuevas cooperativas no es solo capacitacin formal apunta Pieiro, sino tambin asesoramiento y espacios para aprender de las experiencias prcticas de otras cooperativas.

Entre la prisa y la pausa

Hace ms de un ao no se aprueba ninguna cooperativa; por el contrario, se han cerrado varias. Malas noticias, si pensamos lo que eso significa en trminos de empleo y diversidad en la oferta de productos y servicios. Aun as, tampoco conviene mantener cooperativas disfuncionales.

En opinin del investigador Ovidio DAngelo, en el momento actual confluyen la falta de apropiacin de experiencias cooperativas internacionales, un vaco conceptual, y una prctica marcada por urgencias.

No hay un movimiento cooperativo: tenemos cooperativas, y aisladas, sostuvo. De igual forma, para las CNA no existe un rgano de asociacin, capaz de recoger demandas, establecer una agenda y hacer propuestas. Estas carencias de articulacin y de cultura cooperativa resultaron dos puntos fundamentales de consenso en el taller de Incuba Empresas.

Hace falta una conceptualizacin de qu cosa es una cooperativa, y analizarla desde el punto de vista de la teora de las organizaciones y de la administracin, anot el profesor Ricardo Jorge Machado.

Valds Paz recuerda que las cooperativas no constituyen solo figuras econmicas: son sujetos sociales, culturales; sujetos de opinin, y por lo tanto, polticos. Si son formas de autogestin, y el socialismo es autogobierno y autogestin al final de la historia, cul ser la contribucin del cooperativismo al desarrollo democrtico de la revolucin cubana?.