Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-05-2018

Nias reducidas a reservorios de identidades comunales y religiosas en Cachemira

Nyla Ali Khan
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Desde hace un tiempo, las mujeres en Jammu y Cachemira han estado viviendo en una atmsfera insoportable creada por la feroz implementacin de leyes draconianas. Las fuerzas paramilitares, los militantes y los mercenarios de la India han desatado la violencia indiscriminada en el Estado, que ha metamorfoseado la belleza legendaria de Cachemira en un infierno intolerable de perdicin sin fondo.

La ley de la jungla, que prevalece en varias partes del Estado, no deja margen para la rehabilitacin de las vctimas de la violencia. La profanacin del marco poltico, social y cultural se cierne sobre el hermoso y majestuoso rostro de la naturaleza. Inevitablemente, los agravios de los corazones lacerados de los embrutecidos no se reparan. Como consecuencia se ha empaado la pureza y la iluminacin espiritual que inspira.

Los intentos de ahogar en el olvido las voces de mujeres progresistas se hicieron ms frecuentes con la arremetida de la militancia y la contrainsurgencia en 1989-1990. Pueden abordarse las exigencias polticas y sociales de las mujeres de Jammu y Cachemira de maneras ms matizadas y tiles?

Las jerarquas de gnero asimtricas legitimadas por la diseminacin forzada de discursos militarizados y fundamentalistas auguran la degradacin de las mujeres.

El brutal y despiadado asesinato de Asifa, de ocho aos, en el distrito de Kathua, en la provincia de Jammu, culmin con la extincin de una vida joven que podra haber hecho cosas maravillosas. La pequea Asifa perteneca a la comunidad nmada musulmana de Bakharwal de Jammu, que histricamente ha estado marginada social y econmicamente. La inocente nia fue secuestrada, mantenida en cautiverio y violada a instancias de un residente hind de 60 aos del distrito de Kathua, quien tema que los crecientes asentamientos de Bakharwal en la zona cambiaran la demografa de esa parte del Estado, reduciendo la poblacin hind a una minora muy pequea. Entonces, qu mejor manera de infundir miedo en un pueblo y expulsarlo de la tierra?

El sitio para la deshonra y el asesinato despiadado de Asifa era un templo hind local. Fue sacrificada como un pen en el tablero de ajedrez de antipatas regionales y comunitarias, lo cual es simplemente pattico!

Siempre he mantenido que en la India el Congreso hace sigilosamente de noche lo que hace el Bharatiya Janata(Partido Popular Indio) a plena luz del da. Y por supuesto el presidente de la Asociacin de Abogados del Tribunal Superior de Jammu -que est desempeando un papel muy reprensible en la defensa de los responsables del bestial asesinato de la pequea Asifa- est afiliado al Partido del Congreso.

Adems, el exministro del BJP, Lal Singh, contina perpetuando la poltica discriminatoria clasificando a las mujeres segn castas y filiaciones religiosas. Cmo demonios puede justificar la barbarie del brutal asesinato de la pequea Asifa!

La retrica polarizadora desplegada por los peces gordos del BJP en la provincia del estado de Jammu ha plasmado en la nacin una invencin que engendra odio implacable. Su visin miope hace que la nacin sea an ms amenazante porque la poltica beligerante que lleva a su construccin es de aniquilacin mutua y no vincula a musulmanes con hindes o bengales con Cachemira, sino que separa a los bengales de Bengal yde Cachemira. Tal poltica irregular polariza estos grupos tnicos en hindes y musulmanes a los que se les exige que desautoricen sus vnculos culturales, lingsticos y sociales. Tal miopa ser an ms perjudicial para la integridad constitucional de la India.

El partido poltico gobernante en India, el Partido Bharatiya Janata (BJP) tiene un ala de mujeres que afirma que la imagen de la mujer como madre poderosa enfatiza la independencia econmica de las mujeres y refuerza su fortaleza y coraje de conviccin para sacrificarse por la familia. El BJP hace campaas vociferantes por mujeres en el Parlamento y la magistratura. Las mujeres miembros de este partido poltico argumentan que nunca podran identificar a la mujer india moderna con la mujer liberada del mundo occidental. Por el contrario, hacen campaa para volver a un pasado mtico donde supuestamente las mujeres eran iguales en la sociedad. Al hacerlo, el ala de mujeres del BJP hace un ardiente intento de reconstruir la historia para inspirar el tipo de poltica que requiere el nacionalismo actual. Sin embargo, los actos ms viles contra las mujeres se justifican como medios para restaurar la dignidad perdida de una casta/comunidad, que el caso Asifa ha dejado claro como el agua.

Y en la prctica, la violencia de gnero es una caracterstica constante de los disturbios y la matonera poltica que espasmdicamente se apoderan del subcontinente. El miserable crimen cometido contra Asifa es testimonio de la interseccin de los conceptos de familia, nacin y comunidad. Las horribles historias de mujeres -que en la mayora de los casos se atribuyen al folclore- reiteran la complicidad de la historiografa oficial y nacionalista para perpetuar estos conceptos. Debo agregar que la feminizacin de la "patria" -como la "patria" para la cual los nacionalistas estn dispuestos a sacrificar sus vidas- sirve, de hecho, para conservar a las mujeres nativas en un retraso prstino.

Asifa podra haber pertenecido a cualquier regin, a cualquier comunidad y a cualquier familia. Era una nia que mereca vivir con dignidad, crecer, alcanzar su potencial y prosperar al mximo. Eso en s mismo es motivo suficiente para evocar mi simpata y condenar enrgicamente la miseria de aquellos que no dejan piedra sin mover para negar su justicia.

Ya es hora de que aprendamos a ver a las nias y mujeres como individuos por derecho propio y no meramente como depositarias de valores comunitarios y tradicionales.

Desafortunadamente, los polticos en la provincia del Estado de Cachemira son culpables de utilizar a Asifa como un pen para avivar la anarqua, que llev al cierre de las instituciones educativas y los estudiantes toman las calles para protestar por el crimen. Un movimiento dominante o un movimiento militante nacionalista debe tener la precaucin de prestar atencin a si la legislacin y la ejecucin de polticas y programas polticos, econmicos y sociales en la Cachemira contempornea estn abordando con xito las experiencias y preocupaciones tanto de mujeres como de hombres. De lo contrario, la retrica poltica y religiosa no va ms all de lo discursivo.

Nyla Ali Khan es autora de Fiction of Nationality in an Era of Transnationalism , Islam, Women, and Violence in Kashmir , The Life of a Kashmiri Woman, y editora de The Parchment of Kashmir . Nyla Ali Khan tambin se ha desempeado como editora invitada trabajando en artculos de la regin de Jammu y Cachemira para Oxford University Press (Nueva York), ayudando a identificar, buscar y revisar artculos. Ella puede ser contactada en [email protected]

Fuente: https://www.counterpunch.org/2018/04/23/girls-reduced-to-being-repositories-of-communal-and-religious-identities-in-kashmir/

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter