Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2018

No dejarse tentar por las sirenas neoliberales

Fander Falcon
Rebelin


El desafo econmico de la izquierda latinoamericana, en esta hora, es no dejarse tentar por las sirenas neoliberales, que no estn en nado sincronizado sino dando patadas de ahogadas. En forma abierta se habla en los medios occidentales de la muerte del neoliberalismo (ver https://www.theguardian.com/commentisfree/2016/aug/21/death-of-neoliberalism-crisis-in-western-politics), visible en la crisis capitalista: la an no superada de 2008. La razn principal de esta muerte es la creciente desigualdad social, polticamente insostenible.

En 1980, una miniserie de televisin se present en Estados Unidos y fue asimilada por miles de pequeos empresarios y ejecutivos de empresas, que la recibieron como la catequizacin capitalista. Aunque no tuvo tan alta audiencia ni fue tan aplaudida fuera de las fronteras estadounidenses, como pas con Races (1977), la serie Free to Choose (Libre para elegir) marc el inicio de una nueva etapa econmica: el neoliberalismo. Los ttulos de los 10 episodios sugieren su objetivo: El poder del mercado, La tirana del control, Anatoma de la crisis, De la cuna a la tumba, Creados iguales, Lo malo de nuestras escuelas, Quin protege al consumidor?, Quin protege al trabajador?, Cmo curar la inflacin? y Cmo permanecer libre? En 1990 se aadieron dos ttulos: Libertad y prosperidad, y El fracaso del socialismo.

La serie de televisin y el libro previo (Friedman, Milton y Rose, Libre para elegir, 1980, Editorial Harcourt, California), que es casi su guin, fueron realizados por Milton y Rose Friedman, un matrimonio de economistas. La serie es la vulgarizacin de las teoras de Milton Friedman, Nobel de Economa 1976, asesor econmico de Pinochet y de Reagan. l sostena que el Gobierno no debe meterse en cuestiones econmicas, excepto en casos extremos de supervivencia nacional. Friedman crea que lo mejor de un pas aflora cuando hay libre mercado y lo peor aparece con la intervencin estatal.

Naci as el neoliberalismo, corriente que propugna la libertad a ultranza de los mercados, exige la reduccin del denostado gasto pblico y minimiza la intervencin estatal en los procesos econmicos. La economa neoliberal carece de restricciones. En este sistema se dice que la distribucin viene luego del crecimiento econmico. Todo se deja en manos del mercado (dios), mientras el Estado debe ser humilde y pequeo.

Si en los pases ricos la aplicacin de esta corriente fracas en la crisis de 2008, tras 30 aos de dominio en la mayor parte del mundo, en Latinoamrica fue desastrosa su ejecucin. Aqu el neoliberalismo, de la mano de la globalizacin del capital, ha incrementado nuestra dependencia del capitalismo supranacional, secundado por el Fondo Monetario Internacional, siempre vigilante del pago de la deuda externa que se increment en exceso, causando catstrofes sociales, como pas en Argentina. El neoliberalismo increment la pobreza en la regin y disminuy la cobertura de los servicios sociales. Hubo crecimiento econmico en pases como Chile, pero nunca lleg la redistribucin prometida.

Frente a ese modelo obsoleto que la derecha sigue maquillando, ms como servicio funerario, la izquierda debe ofrecer una opcin realista. Esta es una economa para las personas, con regulaciones. Ese Estado debe considerar prioritario el pago urgente de la deuda social. Eso implica construir capacidades humanas en salud y educacin, as como reducir la pobreza y combatir la desigualdad.

Esta opcin que ofrece la izquierda puede dar un paso adelante si incluye a naturaleza en la primera prioridad. As aparece el concepto ampliado de pago de la deuda social y ecolgica (esta ltima es la que deben pagar los pases ricos a los pobres, por haber lesionado el ambiente y por pagar mal a nuestras exportaciones o por subvalorar los costos ambientales de los procesos extractivos). La desigualdad y la inequidad se combaten tomando en cuenta a quienes han usufructuado del deterioro ambiental, ellos tienen la obligacin de restituir el dao al resto de la poblacin. El crecimiento econmico que implica reducir la pobreza y combatir la desigualdad debe moderarse segn el impacto ambiental que genere.

As como el fracaso del neoliberalismo no es una prediccin terica, sino un resultado que est a la vista, el nuevo modelo de la izquierda no es una utopa, ni siquiera un simple proyecto. Es una esperanza.

Fander Falcon Bentez, economista ecolgico y acadmico ecuatoriano. Actualmente es ministro de Educacin de Ecuador.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter