Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2018

1 de Mayo De qu movimiento obrero hablamos?

Juan J. Paz-y-Mio Cepeda
Rebelin


Cada 1 de mayo se recuerdan los sucesos de Chicago de 1886, cuando la represin a la lucha reivindicativa de los trabajadores deriv en la ejecucin de varios lderes obreros. Desde entonces esa fecha se ha consagrado como Da del Trabajo. Y en Ecuador se la conmemora oficialmente desde 1913.

La fecha sirve, adems para recordar la trayectoria del movimiento de los trabajadores, cuyos orgenes en Ecuador se remontan a fines del siglo XIX e inicios del XX. Aparecieron, entonces, las primeras organizaciones de trabajadores asalariados y semiasalariados urbanos. Pero el sindicalismo creci bajo un lento proceso, que acompa al ritmo igualmente lento de desarrollo del capitalismo. Por eso, recin en 1938 se fund la Confederacin Ecuatoriana de Organizaciones Catlicas (CEDOC) como primera central nacional auspiciada por la Iglesia y jvenes conservadores, a la que sigui en 1945 la Confederacin de Trabajadores del Ecuador (CTE) patrocinada por el Partido Comunista y en 1962 la Confederacin Ecuatoriana de Organizaciones Sindicales Libres (CEOSL), vinculada al sindicalismo anticomunista norteamericano.

Aunque el romanticismo sociolgico y tambin el marxismo dogmtico han credo que el movimiento de los trabajadores siempre se ha identificado con la izquierda, bajo la idea de que el proletariado cumple una misin histrica, el mismo hecho de que las primeras centrales nacionales tuvieran distinta ideologa y diferentes motivaciones de lucha, desmiente las idealizaciones conceptuales.

Si se examina la historia del proceso sindical y tambin poltico del movimiento de los trabajadores ecuatorianos, se advertira que sus luchas no han tenido siempre e inexorablemente un camino progresista y democrtico, sino que tambin se han levantado consignas cuestionables, hubo dirigentes reaccionarios, vnculos con partidos de derecha o momentos de confusin para apoyar ciertos gobiernos o combatir a otros. Algo de ello puede seguirse a travs de la Historia del Movimiento Obrero Ecuatoriano que public ese entraable militante obrerista que fue Patricio Ycaza Cortez (1952-1997), quien no ha tenido alguien que le reemplace en su dedicacin a la historia de los trabajadores.

Las centrales nacionales recin convergieron en procesos unitarios a fines de la dcada de 1960 e inicios de la de 1970, de manera que el nacimiento del Frente Unitario de Trabajadores (FUT) en 1981, que agrup a esas centrales, fue el resultado de un largo proceso que fluctu entre la confrontacin mutua y el acercamiento de las reivindicaciones. Patricio y yo escribimos la historia del FUT que todava est indita.

Con el FUT se identific la izquierda ecuatoriana y respald las famosas huelgas nacionales que se sostuvieron hasta mediados de los ochentas. Enseguida actuaron contra el movimiento de los trabajadores una serie de factores histricos: el represivo gobierno de Len Febres Cordero (1984-1988) quien jams se reuni con algn dirigente del FUT; la sucesin, a partir de 1992 de los presidentes Sixto Durn Balln, Abdala Bucarm, Fabin Alarcn, Jamil Mahuad, Gustavo Noboa, Lucio Gutirrez y Alfredo Palacio, quienes, adems de evidenciar la crisis poltica e institucional del pas, apuntalaron el modelo econmico empresarial/neoliberal de nefastas consecuencias sociales y laborales; y, sobre todo, el derrumbe mundial del socialismo y con l la desvalorizacin del marxismo y la debacle de todas las izquierdas polticas del pas.

Para 2006, el FUT, los partidos marxistas y varias organizaciones de izquierda no pasaban de ser membretes. Las nuevas generaciones no saban siquiera cules eran las centrales sindicales nacionales. Las derechas campeaban en la poltica y los empresarios dominaban en la economa. Ninguna organizacin de izquierda tradicional y peor marxista haba sido capaz de levantar una alternativa electoral. De modo que bajo tales circunstancias, un out sider como Rafael Correa (as se lo calificaba por entonces) y un movimiento-partido nuevo, como era Alianza Pas, capitalizaron las reacciones nacionales, obtuvieron el apoyo de todas las izquierdas y tambin del movimiento de los trabajadores.

El gobierno del presidente Rafael Correa (2007-2017) abri un nuevo ciclo histrico en Ecuador, edific otro modelo econmico y antepuso los intereses y derechos de los trabajadores a los del capital, por lo cual el primer sector de oposicin sistemtica a su gobierno estuvo en la elite empresarial del pas identificada en las cmaras de la produccin y los banqueros.

Instituciones internacionales como PNUD, FMI y BM reconocieron, en diversos documentos, los logros econmicos y tambin sociales de ese gobierno. La CEPAL tiene estudios anuales sobre la realidad latinoamericana en los que permanentemente se resalt el manejo econmico del Ecuador, que nada tuvo de neoliberalismo, y sobre todo los significativos avances del pas en redistribuir la riqueza, consolidar obras y servicios pblicos, avanzar en derechos sociales y en servicios pblicos. Acadmicos de otros pases latinoamericanos igualmente han sido objetivos en estudiar ese avance del Ecuador, colocado como referente para otros Estados.

Sin embargo, hoy resulta incmodo para muchos reconocer esas realidades del pasado inmediato, las olvidan a propsito, tratan de tomar distancia frente a ellas por conveniencia y solo resaltan aquellas reformas laborales del corresmo que ciertamente significaron frmulas de flexibilidad laboral, contra las que escrib a su debido tiempo.

Es plenamente explicable que el movimiento de los trabajadores se haya dividido frente al gobierno de Correa, con centrales tradicionales en la oposicin y nuevas organizaciones en respaldo. Tambin tiene explicaciones histricas el hecho de que durante el gobierno de Correa, una serie de dirigentes y lderes sindicales hayan pasado del apoyo a la oposicin total, hasta llegar a identificarse con las derechas polticas del pas y converger incluso con personalidades de las cmaras de la produccin. Esta historia es la que no se recuerda.

Pero el gobierno de Correa ya no est. Y el movimiento de los trabajadores, otrora activo, combatiente y luchador contra el corresmo, carece de similar comportamiento en la actualidad. Est lejos del ambiente que tuvo el FUT originario, que fue capaz de despertar amplia movilizacin y solidaridad de las clases medias, sectores populares e izquierdas.

En un ao de nuevo gobierno las definiciones han cambiado totalmente: la economa se enrumba bajo los principios de la empresa privada y el mercado, se favorece esa visin con medidas que apuntan a reducir las capacidades del Estado, debilitar el sistema tributario directo y seguramente introducir mecanismos de flexibilizacin y precarizacin del trabajo, que guarden coherencia con el modelo de sociedad. El presidente Lenn Moreno inici otro ciclo histrico que ha roto con el progresismo latinoamericano.

En tales circunstancias, en este 1 de mayo ciertamente debemos saludar a los trabajadores ecuatorianos y del mundo; pero, al mismo tiempo, este Da debera servir para que el propio movimiento de los trabajadores evale su actuacin en el pasado, sea crtico frente a lo que ocurre en el Ecuador del presente y asuma una lnea de conduccin que le reivindique como sujeto de la construccin de una sociedad diferente. Los trabajadores ecuatorianos demandan de sus dirigentes esa coherencia histrica, porque nada pueden esperar en las filas de las derechas polticas y econmicas.

Blog del autor:

HISTORIA Y PRESENTE
www.historiaypresente.com // www.juanpazymino.com  

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter