Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2018

La condicin existencial de la economa

John Cajas Guijarro
Rebelin


Me preguntaron cmo viva, me preguntaron. Sobreviviendo dije, sobreviviendo

Vctor Heredia. Sobreviviendo

Sobrevivir. Si me piden explicar cul es el objetivo de la economa, dira que es la comprensin sobre cmo hacemos los seres humanos -e incluso los dems seres vivos- para sobrevivir en trminos materiales, cmo hacemos para alcanzar los medios materiales de vida -en palabras de Friedrich Engels- y cmo los usamos para sobrevivir. De ah, temas como la produccin, distribucin, circulacin, consumo y reproduccin seran de relevancia solo en tanto contribuyan a sostener la vida.

Seguro muchos dirn que ver a la economa como un estudio de la supervivencia material de la vida es demasiado reduccionista. Posiblemente, pero prefiero a una economa que se centre en estudiar la pugna material de la vida contra la muerte, a una economa desesperada por optimizar las ganancias del capital (incluso exacerbando la muerte). Para qu sirve pensar en cuestiones tales como el crecimiento, la optimizacin, la escasez, la produccin, la distribucin, la sustentabilidad, etc., cuando las personas -y los dems seres vivos- dejen de ser y deje de existir todo tipo de consciencia? Quiz quienes piensen que la supervivencia material de la vida no es el tema fundamental de la economa sean, sobre todo, aquellos que tienen asegurada su supervivencia y, por tanto, la cuestin no les parece particularmente relevante ni urgente.

Por desgracia vivimos en un mundo donde la supervivencia es, para muchos, un logro extraordinario. En un mundo donde una de cada nueve personas sufre de hambre, en donde unos 3 millones de nios mueren al ao por mala nutricin, mientras que -al parecer- 42 personas tienen la misma riqueza que la mitad de la Humanidad en un mundo lleno de tanta porquera en contra de la vida, el hecho de que quienes estudien economa no pongan a la subsistencia como objeto principal de estudio parece realmente repudiable.

Incluso pensadores clsicos como Adam Smith tenan claro que uno de los objetos de la llamada economa poltica es justamente el estudio de la subsistencia del pueblo (vase, por ejemplo, el inicio del libro IV de la Riqueza de las Naciones). Y, qu es la subsistencia?, qu es sobrevivir? Evitar la muerte dira yo. Evitar la muerte no es ese el fin mismo de los seres humanos que han decidido seguir aceptando el privilegio -o el castigo- de la consciencia?

Si aceptamos a la supervivencia material como objeto principal de estudio de la economa, entonces la condicin existencial de la economa emerge de inmediato. Las condiciones materiales que vuelven posible el existir seran el corazn mismo de una mal llamada ciencia que en la actualidad, penosamente, se ha centrado en discutir la superficialidad de forma muy sofisticada (como sugiri alguna vez Joan Robinson).

La condicin existencial, de hecho, parece un elemento crucial, en especial para entablar mayores dilogos entre economa y filosofa; un dilogo que empapara a la economa de una profundidad de la cual hoy carece (llegando al punto de microeconmicamente banalizar hasta a las relaciones interpersonales). Pero la cuestin ira mucho ms lejos que la mera construccin terica. Al reconocer que la subsistencia debera ser el corazn de la economa, entonces la lgica de la acumulacin capitalista sera, en esencia, antieconmica pues termina sofocando a la vida con el fin de concentrar y centralizar el poder en manos de las clases explotadoras y sus sanguijuelas. Asimismo, seran antieconmicas las acciones de aquellos canallas que embargan la subsistencia actual y futura de sus pueblos por medio del saqueo -muchas veces elegante y de corbata- y el abuso de su poder. Por ende, la condicin existencial de la economa tambin nos lleva a un -inevitable- dilogo entre economa y poltica.

Solo pensemos: en un mundo donde la economa reconozca la finitud humana, reconozca con humildad que solo somos seres de paso, pequeos, quiz hasta nfimos frente al tamao de todo el Universo que nos rodea, y que nuestra nica real posesin es la vida (o quiz ni eso), seguramente la propia idea de capital y de poder se veran vanos y dejaran de existir. Los esfuerzos por acumular se veran ridculos -y criminales- frente a la amenaza de la muerte, a la vez que el consumo exacerbado perdera sentido pues bastara con sabernos vivos y saber que nuestras hermanas y hermanos tambin siguen vivos para sentirnos realizados. Esto no implica -para nada- aceptar una economa de subsistencia mnima, sino simplemente aceptar una economa de subsistencia digna para todas las personas y todas las dems formas de vida de este planeta.

Posiblemente nada sea ms relevante que la dialctica entre la vida y la muerte, y si la economa acepta su condicin existencial y contribuye en la dialctica inclinando la balanza en favor de la vida, entonces quiz ah la ciencia lgubre gan un poco de luz y sentido

John Cajas Guijarro, economista ecuatoriano. Profesor de la Universidad Central del Ecuador. Estudiante de doctorado en economa del desarrollo de FLACSO-Ecuador.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter