Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2018

EEUU juzgar a Francis Fukuyama y a Snchez de Lozada?

Anselmo Esprella
Rebelin


...La sangre comenz a salir como de un grifo. Ella no se quejaba ni deca nada, pero me miraba como un ave, dijo la madre de Marlene Rojas, en la Corte Federal de Fort Lauderdale, sur de Florida (EEUU). Marlene tena ocho aos, cursaba el segundo bsico hasta que una bala del ejrcito boliviano, le arranc de cuajo el corazn y el sentimiento. El relato de Etelvina, madre de Marlene, conmovi incluso a los abogados del expresidente Gonzalo Snchez de Lozada y del exministro de Defensa, Carlos Snchez Berzan, quienes se abstuvieron de interrogarla.

Tras desbloquear a tiros la carretera, lleg a Warisata el primer convoy militar. Eran las 5 de la maana del da sbado 20 de septiembre del 2003. El corazn acribillado de una nia de ocho aos, dara inicio a la Guerra del Gas, que concluir con la renuncia y la fuga a EEUU del expresidente Gonzalo Snchez de Lozada, 67 muertos amontonados en las aceras y cientos de heridos de bala.

Despus de 14 aos de tecnicismos y chicanas jurdicas, los familiares de las vctimas, lograron llevar ante la justicia norteamericana, a los principales autores de la Masacre de Octubre, acaecida en la lejana Bolivia. Pas con una largusima historia de genocidios y masacres impunes.

Obnubilados con el relato de que por fin haba llegado el fin de la historia que no exista alternativa que Bolivia morira, sino venda sus empresas: Entre 1985 y el ao 2003, los gobernantes bolivianos, vendieron al 20% de su valor, 212 empresas del Estado, por lo que el 20 de septiembre del 2003, a Bolivia, fuente inagotable de recursos naturales; no le queda nada que ofrecer al mundo, salvo las reservas de gas, elemento voltil y escurridizo, como la suerte de los bolivianos.

A travs de los medios de comunicacin, los mercaderes vuelven a entregar al pueblo espejitos de colores, cascabeles y ofrecimientos de un pronto alivio a los ayunos. Pero el futuro que prometen es una copia tosca del pasado.

La clase poltica no supo interpretar los signos que tres aos antes anunciaban que los vientos de la historia haban cambiado a favor de los nadies. La Guerra del Agua, acab con la maldicin de quince aos de derrotas del movimiento popular. Cualquier aprendiz de analista hubiera cado rpidamente en cuenta, sin embargo, los aos de discurso unsono, les aturdieron el entendimiento, creyeron que se trataba de un hecho aislado que difcilmente volvera a repetirse, nada que una buena operacin de comunicacin, acompaada del ensordecedor argumento de las armas, no pudiese corregir.

A diferencia de los dems pases de la regin, la propuesta econmica neoliberal boliviana, consista en dejar al Estado, sin una sola prenda para cubrirse las vergenzas; vender las joyas de la abuela e incluso a la abuela. Pero haba que tener sangre de pato, para robarle al pas ms pobre del continente y ellos la tenan de sobra. Sin embargo, el pueblo que haba vivido de las migajas del banquete, no estaba dispuesto a continuar siendo el convidado de piedra de esta largusima jarana neoliberal.

Entonces sali a bloquear las calles y las carreteras, el gobierno sac los tanques y la sangre volvi a brotar como otras tantas veces, pero esta vez sera diferente.

El domingo 12 de octubre de 2003, el vicepresidente Carlos Mesa advirti a Snchez de Lozada: Los muertos te van a enterrar le dijo amablemente. El comentario estremeci al presidente y le record sus aos de estudiante de literatura en EEUU. Mientras ambos mandatarios conversaban sobre una saludable dieta vegetariana y beban whisky con vainilla y coca-cola; en la ciudad de El Alto, 26 personas son acribilladas y ms de un centenar resultaban heridas.

Al da siguiente Carlitos como le encanta que lo llamen, por fin tom la decisin de renunciar, pero ya haba 40 cadveres en las calles polvorientas de El Alto.

Gracias al noble trabajo de los medios de comunicacin, una opinin pblica desmemoriada, le perdona la vida a Carlos Mesa. Cuesta entender, por qu no ha sido procesado junto a los otros genocidas. La justicia tiene sus razones que el corazn se resiste a entender.

El martes 14 de octubre, Snchez de Lozada recibe el espaldarazo que estuvo aguardando desde el inicio de la Masacre. La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, declara que su pas: "apoyar decididamente al gobierno constitucional de Bolivia".

Condolezza, alta ejecutiva de la petrolera Chevron, no lo sabe, pero su relacin con Bolivia, comenz 20 aos antes de que ella hubiera nacido (14 de noviembre de 1954). La Chevron, surge de la fusin, entre la Standard Oil y la Kentucky. La antigua Standard Oil, una de las hijas ms queridas de John D. Rockefeller, la misma que en los aos 30, financi la carnicera de miles de soldados bolivianos en la Guerra del Chaco.

En enero de 1935, el senador de EEUU, Huey Long, denunci que la Guerra del Chaco, era sufragada por la Standard Oil. Seis meses despus, fue acribillado en las gradas del Capitolio; Como dira Sergio Almaraz, cuando hay petrleo de por medio, no existen los accidentes ni las casualidades. Si no se puede ser sutil, un par de tiros pueden ayudar a solucionar, cualquier problema.

El mismo da martes, el secretario general de la OEA, Csar Gaviria, con tono ceremonioso, anunci que el organismo, rechazaba cualquier intento de golpe de Estado en Bolivia.

Tres aos antes, Csar Gaviria, ya le haba echado un cable a Goni, cuando desestim un informe sobre la masacre de 15 campesinos en la localidad minera de Amaya Pampa y lo absolvi de responsabilidad ante la Masacre de Febrero Negro.

14 aos despus, el 3 de abril de 2018, los diez miembros que componen el jurado del tribunal federal en Fort Lauderdale, hallaron al expresidente boliviano Gonzalo Snchez de Lozada y a su ministro de Defensa, Carlos Snchez Berzan: culpables. Exactamente a la misma hora, en que se emiti el veredicto contra Los Snchez, el actual secretario general de la OEA Luis Almagro, se sac una fotografa, con el ex Ministro de Defensa, que haba autorizado abrir las puertas del infierno y ordenado disparar contra Marlene Rojas.

Este es un juicio civil, por lo que los genocidas no podrn ser extraditados a Bolivia. Luego de 45 horas de deliberaciones, el jurado lleg a la conclusin de que Snchez de Lozada y Snchez Berzan, son responsables de las muertes extrajudiciales y que deben compensar a los familiares de las vctimas, con un pago de 10 millones de dlares.

Los medios de comunicacin de la ciudad de La Paz Bolivia, consideran que todo se compra que todo se vende, por eso les preguntaron a los familiares de las vctimas que se abrazaban llorando: y ahora cmo se van a repartir la plata? Cunto le tocar a cada uno? En qu se la van a gastar?

Este histrico juicio, tiene exactamente el nombre que debe tener: Mamani vs. Snchez de Lozada y Snchez Berzan se llama, es el juicio entre los nadies y los dueos del mundo.

Sin embargo, en el banquillo de los acusados hay dos grandes ausentes: Francis Fukuyama y Carlos Mesa. Ambos escribieron libros sobre lo bueno que era para la humanidad, la muerte de la historia, ambos fueron por la vida anunciando la derrota del futuro y armaron de impunidad a cuanto desalmado neoliberal quiso escucharles. Ningn crimen es posible sin las razones que proporciona el autor intelectual. Segn el actual ordenamiento jurdico penal boliviano, no existe diferencia entre el autor material e intelectual y determina responsabilidad compartida entre el autor intelectual y/o material del hecho.

En septiembre de 1998, Francis Fukuyama, admiti pblicamente que al FMI, no le importa la corrupcin oficial, esos son los valores del libre mercado que hoy pugnan por regresar.

Bolivia ha pagado caro por recuperar sus recursos naturales, por el pan y la alegra, por esta modesta racha de esperanza y contina pagando, mientras observa sin entender cmo se aproxima esa nube de lluvia que trae la Epidemia del Olvido.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter