Portada :: Mundo :: Afganistn
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-05-2018

El da ms letal para los periodistas en Afganistn desde al menos 2002

Mujib Mashal y Fahim Abed
The New York Times

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez



Los periodistas y otras personas que acudieron al lugar tras producirse la primera explosin en Kabul quedaron atrapados como vctimas de la segunda
(Omar Sobhani/Reuters)

Dos atentados acaecidos en Kabul el pasado lunes mataron al menos a 25 personas, entre ellas nueve periodistas. Fue el ataque ms mortfero en el que se han visto involucrados periodistas en Afganistn desde al menos el ao 2002, y uno de los ms letales en todo el mundo, segn el Comit para la Proteccin de los Periodistas.

Un dcimo periodista, del servicio afgano de la BBC, fue asesinado a tiros en un ataque distinto que tambin se produjo el lunes en las afueras de Kabul.

Los atentados constituyen el ltimo espasmo de un conflicto que se inici hace ms de dcada y media y que no muestra signo alguno de atenuarse.

A travs de un ataque perpetrado en dos etapas, los terroristas detonaron un primer artefacto en la hora punta matinal y un segundo apenas 40 minutos despus, matando a los trabajadores de los servicios de emergencia y a los periodistas que se haban acercado al lugar, segn declaraciones de las autoridades.

Una rama del Estado Islmico reivindic despus su responsabilidad en dichos ataques, que se produjeron justo ocho das despus de que el grupo asumiera la responsabilidad de otra explosin que mat a 57 personas que hacan cola para registrarse para votar.

Un portavoz de la polica afgana, Hashmat Stanikzai, declar que en los ataques de Kabul del lunes haban muerto al menos 25 personas, incluyendo cuatro agentes de polica, y hubo tambin 49 heridos, pero las autoridades y los testigos presentes en el lugar dijeron que era muy probable que la cifra final de vctimas fuera ms elevada.

Nueve periodistas murieron, incluido el principal fotgrafo en Afganistn de la Agencia France-Press, Shah Marai, que llevaba veinte aos cubriendo la guerra que asola su pas desde. [Vase aqu parte del importante legado que ha dejado su trabajo.]

El gobierno afgano dijo en un comunicado que los atentados constituan un ataque contra el Islam y describa el asesinato de los periodistas como un crimen imperdonable.

Los ataques pusieron de relieve la naturaleza interminable de la violencia en Afganistn, que lleva sufriendo oleada tras oleada de guerras civiles, invasiones extranjeros y golpes de Estado durante el ltimo medio siglo.

La fase actual del conflicto empez en 2001 con la invasin liderada por los estadounidenses que derroc al rgimen de los talibn, a los que nunca ha llegado a expulsar por completo, tampoco a otros grupos extremistas emergentes, como el Estado Islmico.

Las autoridades afganas y estadounidenses creen que algunos ataques son el resultado de la colaboracin entre elementos del Estado Islmico y los talibn.

A pesar de ms 100.000 millones de dlares en ayuda y la continuada presencia de soldados estadounidenses en el pas y que el gobierno afgano que apoya Occidente ha luchado para lograr el control total sobre su territorio, sus fuerzas han perdido incluso el control de una ciudad importante en dos ocasiones.

Los ataques urbanos contra los civiles se han convertido en ley de vida, transformando la existencia diaria en una lotera. Desde que comenz el ao, ms de 210 personas han sido asesinadas en espacios pblicos.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, ofreci recientemente un acuerdo de paz a los talibn, que controlan o disputan ms de 40% del territorio afgano, segn datos del ejrcito de EE. UU. publicados en enero. Pero semanas ms tarde, los talibn anunciaron una nueva operacin contra los estadounidenses y sus partidarios.

El atentado del lunes se produjo en un contexto de renovado compromiso estadounidense con la contrainsurgencia en Afganistn. A pesar las promesas iniciales de frenar la implicacin en Afganistn, el presidente Trump decidi enviar ms tropas el pasado verano.

Los ataques areos estadounidense sobre el pas han alcanzado una intensidad no vista desde 2012, segn los registros militares. Ms de 14.000 soldados estadounidenses estn ahora estacionados en Afganistn, lo que supone un descenso importante desde los 100.000 que haba en 2010 y un incremento desde los 9.800 de 2015.

Desde 2002, alrededor de 2.400 soldados estadounidenses han muerto asesinados en suelo afgano, pero una investigacin de la Universidad Brown sugiere que los civiles afganos que han perdido la vida a causa de la violencia en ese mismo perodo superan la cifra de 31.000.

No creo que haya ningn analista serio de la situacin en Afganistn que crea que la guerra puede ganarse, dijo Laurel Miller, ex representante especial en funciones para Afganistn y Pakistn en el Departamento de Estado, en un podcast del pasado verano.

Segn el Sr. Stanikzai, de la polica afgana, el caos del lunes empez a las ocho de la maana, cuando un terrorista que circulaba en motocicleta se inmol en el distrito de Shah Darak, en el centro de Kabul. El ataque tuvo lugar cerca de una calle vigilada que va por la parte posterior de la embajada de EE. UU. y que conduce a muchas oficinas, incluidas las de la agencia de la inteligencia afgana.

La segunda explosin, que se ha descrito como mucho ms intensa, alcanz a los trabajadores de la ayuda de emergencia que se congregaban cerca del cordn policial que bloqueaba la zona.

Algunos funcionarios afganos dijeron que el segundo terrorista iba disfrazado de fotgrafo, aunque no ha habido confirmacin independiente.

La segunda explosin fue enorme y se produjo entre la multitud, en la que haba periodistas y funcionarios del gobierno que esperaban para ir a la oficina, dijo Muhammad Yunus, un testigo de 38 aos. Me encontraba muy prximo a la segunda explosin y vi docenas de cuerpos tirados por el suelo. Final del formulario