Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-05-2018

La hipoteca del 155

Jess Gellida
Rebelin


Ms de seis meses despus de la aplicacin del artculo 155, la intervencin del autogobierno ha paralizado la Generalitat de Catalua. A la destitucin del Gobierno y la imposicin de las elecciones del 21-D hay que sumar el cese de 254 cargos, la liquidacin del Diplocat, los retrasos en los pagos a proveedores, las afectaciones a las contrataciones, el decaimiento de toda una serie de iniciativas normativas, as como el atasco de muchos proyectos, subvenciones y ayudas. Una situacin de administracin en standby que hay que revertir formando gobierno.

El ejecutivo de Rajoy reivindica, a travs del delegado del gobierno espaol en Catalua, una supuesta normalidad gracias a la aplicacin del 155 que, obviamente, no existe. Desde la plataforma de trabajadores pblicos ServidorsCAT se recoge un inventario de daos, se denuncia que los efectos de la intervencin son cada vez ms profundos, y se hace nfasis en las dificultades que tendr un nuevo Gobierno cataln para revertir la hipoteca del 155. Una parlisis de las polticas pblicas de la Generalitat que, cada vez, afecta a ms departamentos y que, segn ServidorsCat son la prueba de que no nos podemos permitir unas nuevas elecciones. Unas elecciones que alargaran la intervencin y, en consecuencia, las dificultades para el aparato administrativo de la Generalitat .

El incremento de la burocracia y la suspensin o el retraso de partidas y proyectos comprometidos por el Gobierno son algunos de los efectos de la intervencin estatal a las consejeras catalanas. En este sentido, todas las decisiones tienen que ser autorizadas por Madrid, por lo tanto, todo se retrasa. Una aplicacin del 155 que ha dejado a los servicios jurdicos de la Generalitat sin autonoma para recorrer a los tribunales contra el Estado, con el caso ms fragante de las obras de Sijena. Por otro lado, la intervencin tambin ha supuesto el control de los mossos , una parlisis del programa de actuaciones en fosas de desaparecidos de la Guerra Civil y el franquismo, un bloqueo de inversiones en sanidad, innovacin y emprendedura o unas afectaciones en las polticas de asuntos sociales, entre otras consecuencias.

Un ejemplo ms del alcance del 155, al cual hay que hacer referencia, es el del Diplocat. Al respecto, los ex-trabajadores denuncian que la liquidacin de la entidad es "injusta y arbitraria" ya que afirman, en un comunicado hecho pblico a mediados del pasado abril, que "el artculo 155 no habilita al Estado a disolver organismos autonmicos, porque las medidas tienen que ser temporales y no definitivas", y piden al nuevo gobierno que se forme en Catalua "que vuelva a crear el Diplocat o una entidad similar". Otro ejemplo perverso es el de la situacin sufrida por el tercer sector, uno de los ms afectados por el 155. En este sentido, la Mesa del Tercer Sector Social, que agrupa ms de 3.000 entidades, denunciaba que la intervencin econmica del Estado abocaba al abismo al sector. Retrasos en los pagos a las entidades supusieron un riesgo inherente de cerrar programas. No obstante, la denuncia hizo que el Gobierno espaol desbloqueara, a mediados de noviembre, 103 millones de euros imprescindibles para el funcionamiento de los programas de unas entidades sociales, y sin nimo de lucro, que llegan all donde no lo hace la administracin. Un respiro, no exento de riesgo de convertirse en ahogo si el 155 se prolonga en el tiempo. Una situacin que hace aflorar, una vez ms, la precariedad de un sector social fundamental que requiere de un sistema de relacin ms estructural.

El 155 ser una mochila para el nuevo Gobierno si es que lo hay; un lastre que puede ser ms profundo y que tiene a la radio-televisin pblica y al modelo de escuela catalana en el punto de mira. El esperado levantamiento del 155, si se forma un gobierno efectivo, no ser suficiente para que Catalua deje de estar bajo libertad vigilada, no obstante, y con todas las contradicciones, formar Gobierno es una condicin necesaria para empezar a revertir los efectos del 155, para recuperar las instituciones de autogobierno y evitar males mayores, y para acumular fuerzas en el arduo camino hacia la Repblica Catalana.

Jess Gellida, politlogo y escritor

@jesusgellida

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter