Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-05-2018

Sanfermines 1978
Rescatar la verdad silenciada

Fermn Rodrguez, Amaia Kowasch y Sabino Cuadra
Rebelin


El 19 de julio de 1978, diez das despus de vivir la salvaje agresin policial padecida durante los Sanfermines de ese ao, la Comisin de Interior del Congreso de Diputados se reuni para debatir de aquellos sucesos, as como tambin de los de Donostia (un manifestante muerto por balas policiales el da 11) y Rentera (un pueblo arrasado por el vandalismo policial el da 13).

En Iruea, el 8 de julio, al finalizar la corrida de toros, un par de decenas de mozos bajaron al ruedo portando una pancarta en la que se reclamaba amnista y unos Sanfermines sin presos. De ah se deriv un pequeo altercado despus de que algunas personas arrojaran sobre aquellos distintos objetos. El incidente cuatro empujones, insultos y tortas- fue tomado como razn-excusa suficiente para desencadenar una salvaje intervencin policial.

Cerca de veinte mil personas fueron testigos de lo que luego sucedi. All se carg y dispar indiscriminadamente pelotas de goma, botes de humo, de gas y fuego real contra la gente que ocupaba ruedo y tendidos. Luego, en la calle, la Polica lo arras todo y un joven, Germn Rodrguez, fue asesinado por balas policiales. Segn datos oficiales, slo en aquella noche se dispararon 5.000 pelotas de goma, 1.000 botes de humo, otros 1.000 de gas y ms de 150 balas de municin real. La emisora policial transmiti aquellos das rdenes criminales: Disparar con todas vuestras energas. No os importe matar.

Martn Villa era entonces ministro del Interior. A las pocas horas de suceder aquello afirm: Lo nuestro son errores. Lo de ellos, crmenes. Tena experiencia en estas lides. Dos aos antes, en 1976, en la masacre de Gasteiz (cinco trabajadores muertos, ms de cien heridos de bala), siendo ministro de Relaciones Laborales, fue corresponsable poltico, junto a Fraga Iribarne, de aquella sarracina. Sin parpadear siquiera afirm entonces que la polica dispar en defensa propia tras ser asaltada por los trabajadores que, despavoridos, salan de la iglesia de Zaramaga, gaseada previamente por aquella.

Pero volvamos al principio. En aquella Comisin de Interior del 19 de julio, Martn Villa compareci para explicar los errores propios y crmenes ajenos de los que habl. Segn l, la actuacin policial haba que enmarcarla en un contexto social previo en el que los agentes del orden estaban siendo rechazados y amenazados en Euskal Herria. Esto haca entendible que algunos que debieran ser servidores de la serenidad, pierdan la serenidad. Solo le falt decir que la orden de no os importe matar estuvo tambin motivada por la tensin y estrs policial vivida en Iruea.

Aquella Comisin aprob exigir la mxima claridad en la informacin sobre los hechos y responsabilidades ocurridos y derivados de ellos, as como respecto de las medidas disciplinarias y sanciones aplicadas, o en vas de aplicacin. Pero lo aprobado fue, sin ms, un brindis al sol. Nunca ha sido dada informacin oficial alguna sobre aquellos hechos, ni se ha sabido de expediente, sancin o medida disciplinaria adoptada.

Despus de aquello, ninguno de los sumarios abiertos tuvo mayor recorrido. Las pruebas solicitadas por la acusacin particular fueron boicoteadas notoria y desvengonzadamente por el Ministerio del Interior: remisin de documentacin, identificacin de policas, aportacin de pruebas, Otras fueron rechazadas por los jueces: testigos directos de la agresin policial en la plaza de toros, calles y lugar donde se asesin a Germn, material recogido por la Comisin Investigadora de las Peas,

Los jueces miraron para otro lado. Todo fue archivado. No hubo juicio alguno. Ningn polica lleg siquiera a sentarse en el banquillo. Ninguna pena fue impuesta. Los Autos judiciales fotocopiaron la versin ministerial. All, a lo ms, se dieron unos malos entendimientos de las rdenes dadas sin que, por otro lado, tampoco fuera posible individualizar autoras ni responsabilidades en mandos, oficiales o agentes concretos. En definitiva, las resoluciones de aquellos jueces se escribieron al dictado de Martn Villa y su lo nuestro son errores; lo de ellos, crmenes. Al igual que sucede hoy con el juicio contra los chavales de Altsasu, era el Gobierno y su Polica quienes encauzaban los procesos penales y sentaban las bases para las actuaciones judiciales.

Hoy, cuarenta aos despus, a peticin de Sanfermines 78: gogoan!, el Parlamento de Navarra ha aprobado una Declaracin reclamando del Gobierno del PP la desclasificacin de toda la documentacin existente en el Ministerio del Interior relativa a aquellos hechos. El apoyo conseguido fue casi unnime (Geroa Bai, EH Bildu, PSN, Podemos, I-E y UPN), con la sola abstencin del PP. La necesidad de hacer aflorar la memoria secuestrada era evidente.

En la Declaracin aprobada se pormenorizan los documentos, pruebas, actas, expedientes, investigaciones y pruebas de todo tipo que se reclaman. Muchas de ellas fueron ocultadas o no aportadas en su da por el Ministerio del Interior. De la existencia de otras se ha sabido con posterioridad. Pues bien, queremos que se desclasifique toda esta informacin y que sea hecha pblica.

Nuestra pretensin es rescatar la verdad silenciada, pues esto sera el primer paso para poder obtener despus justicia y reparacin. Para eso, con la ayuda de siete grupos polticos del Congreso espaol, hemos presentado en su Comisin de Interior una peticin que se debatir y votar el prximo ocho de mayo, a fin de que esta ratifique el acuerdo del Parlamento de Navarra. Queremos en definitiva que la misma Comisin de Interior del Congreso que aprob en 1978 exigir la mxima claridad en la informacin sobre los hechos y responsabilidades ocurridos.. le diga al Gobierno del PP que han pasado ya cuarenta aos desde aquello y que nada se ha hecho al respecto.

Confiamos, por supuesto, que todos los grupos que aqu, en Nafarroa, votaron a favor de esta peticin al Gobierno del PP lo vuelvan a hacer en el Congreso espaol y que la resolucin sea as aprobada. Puro sentido comn.

  

Fermn Rodrguez, Amaia Kowasch y Sabino Cuadra son miembros de Sanfermines 78: gogoan!

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter