Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-05-2018

Preparativos mediticos para una intervencin

Romain Migus
TopoExpress

Traducido de Maria Piedad Ossaba


El 20 de mayo de 2018 se celebrar la eleccin presidencial en Venezuela. Esta convocatoria del pueblo a las urnas ser la ocasin de pedir a los ciudadanos que hagan una eleccin sobre el futuro de su pas, de la forma ms soberana y ms democrtica. El chavismo, conducido por Nicols Maduro, afrontar cuatro candidatos de oposicin entre ellos Henri Falcn (1).

El ex gobernador del Estado de Lara fue el director de campaa del candidato de oposicin Henrique Capriles Radonski en la ltima eleccin presidenciales de 2013. Con un 22% de intenciones de voto en los sondeos, es hoy el candidato de oposicin en la mejor posicin para intentar arrebatar el ejecutivo al presidente saliente. Nicols Maduro, por su parte, ahora se acredita con un 52% de las intenciones de voto (2). Situacin improbable si se atiene a las coberturas mediticas dominantes pero que sigue siendo perfectamente racional en el contexto venezolano, donde el chavismo conserva una fuerte base electoral.

Es por lo tanto una eleccin crucial que se celebrar a finales de mayo, y que permitir a los venezolanos definir el rumbo poltico del pas para los prximos seis aos. Nada muy original para un pas que cuenta con 25 procesos electorales distribuidos en los 19 aos de Revolucin Bolivariana. Salvo que estas elecciones tendrn lugar en Venezuela, donde se desarrolla una terrible guerra de cuarta generacin, cuya batalla de la informacin es uno de los ejes centrales.

Varias operaciones psicolgicas ya fueron puestas en prctica desde la llegada de Hugo Chvez al poder. La ltima tuvo como objetivo lograr la aceptacin en la opinin pblica internacional de un cambio de rgimen por la fuerza tras la eleccin de una Asamblea Constituyente, el 30 de julio de 2017. Ante la increble movilizacin de los electores venezolanos a favor del proyecto de nueva constitucin, este objetivo debi abortarse. Pero ha causado grandes perjuicios, y la propaganda desplegada en ese momento consigui hacer admitir como verdicas toda una serie de matrices de opinin falsas. Es a partir de este terreno frtil que el sistema meditico se prepara de nuevo para tratar de hacernos aceptar como lgica una intervencin antidemocrtica contra el gobierno de Venezuela.

Este escenario no debe ser tomado a la ligera. Nunca la posibilidad de un ataque militar haba sido tan propicia como en la actualidad. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, no lo excluy (3). Tras el fiasco de la intervencin en Siria, un derrocamiento del Gobierno bolivariano podra realzar el prestigio militar de EE.UU en lo que considera como su feudo. A su vez, tambin es un buen medio para Washington de probar la determinacin rusa de defender un mundo multipolar y de saber en cuntos teatros de operaciones el Kremlin puede estar presente simultneamente.

Ahora le toca al sistema meditico convencer la opinin pblica de la pertinencia de una intervencin. Hasta la prxima eleccin presidencial, asistiremos a un acoso destinado por una parte a deslegitimar el alcance democrtico del proceso electoral, y por otra parte a crear en la opinin pblica un dejar hacer en caso de intervencin extranjera.

Por consiguiente debemos prepararnos para hacer frente a una operacin psicolgica de gran amplitud que se basa en varias falsedades elaboradas desde hace aos contra el Gobierno bolivariano. Los medios dominantes as construyeron varias matrices de opiniones que legitimaban cada una un pretexto para una intervencin contra el pas de Bolvar.

Una intervencin para restablecer la democracia

En mayo de 2016, algunos meses despus de la victoria de la oposicin en las elecciones legislativas, un proceso de dilogo entre el chavismo y sus opositores comenzaron en Repblica Dominicana bajo los auspicios del ex presidente del gobierno espaol, Jos Luis Rodrguez Zapatero, del ex Presidente de la Repblica Dominicana, Leonel Fernndez y el ex Presidente de Panam, Martin Torrijos. Esta serie de 150 reuniones tena como objetivo sacar al pas poltica y pacficamente de la crisis poltica provocada por los intentos violentos de la oposicin para derrocar al presidente Maduro.

En enero de 2018, pareca haberse encontrado un acuerdo con respecto a una vieja cantinela los Estados Unidos y sus aliados venezolanos: la convocatoria a una eleccin presidencial anticipada (4). El acuerdo se refera a las garantas electorales y la fecha de la eleccin, inicialmente prevista para abril.

Sin embargo, como seala Jorge Rodrguez, ministro de Comunicacin y jefe de la Comisin de dilogo para el Gobierno, Todo estaba listo [para la firma del acuerdo] hasta el escritorio donde debamos hacer nuestras declaraciones oficiales. Y luego, en la tarde, Julio Borges, el ex presidente de derecha de la Asamblea Nacional, recibi una llamada telefnica de Colombia del ex secretario de Estado de EE.UU, Rex Tillerson () La oposicin anunci que no firmara el acuerdo. De regreso a Caracas, Jos Luis Rodrguez Zapatero envi una carta a la oposicin para pedirle cul era su alternativa puesto que se negaba a participar en una eleccin presentando las garantas en las que ella misma haba trabajado (5). La franja ms radical de la oposicin decidi entonces boicotear la eleccin para hacer creer que Nicols Maduro se presentaba solo en la carrera al Palacio de Miraflores.

A pesar de que cuatro opositores se presenten contra el Presidente saliente, este argumento se reprodujo ampliamente por el sistema meditico para dejar creer a la opinin pblica que el gobierno bolivariano amaa las elecciones y organiza una parodia de democracia. Varios gobiernos ya anunciaron que no reconocern los resultados de la prxima eleccin presidencial: EE.UU, los pases latinoamericanos miembros del grupo de Lima (6), as como el reino de Espaa o la Repblica Francesa. Pero lo que los medios nunca muestran, es que las condiciones estn perfectamente reunidas para elecciones democrticas y transparentes.

En Venezuela, para evitar los fraudes, las elecciones no son organizadas por el ejecutivo. La Constitucin de 1999, que reconoce la existencia de cinco poderes independientes el ejecutivo, el legislativo, el judicial, el moral y el poder electoral- deja a este ltimo la tarea de organizar los procesos electorales, en funcin de la Ley orgnica de los procesos electorales. Este marco legal, adoptado en 2009, no se modific despus. Permiti, en particular, la eleccin de Henrique Capriles como gobernador del potente Estado de Miranda (por 2 veces), reconoci la eleccin de Antonio Ledezma como Alcalde Mayor del Distrito Metropolitano de Caracas o tambin la de Julio Borges como diputado a la Asamblea Nacional. Ninguno de los representantes electos de la oposicin nunca ha emitido una duda sobre el buen desarrollo del sufragio que lo dio vencedor, y la propia oposicin jams ha puesto en entredicho el marco legal de los procesos electorales. Cuando los medios nos hablan de una eleccin ilegtima, por qu no se refieren a la legislacin que encuadra el voto de los ciudadanos en vez de hacerse los portavoces de una oposicin poco democrtica?

Cmo se vota en Venezuela? He aqu una buena pregunta nunca abordada por el sistema meditico. Explicaciones: En primer lugar, cada partido poltico tiene el derecho a postular sus partidarios como asesores en los colegios electorales, as como una lista de observadores nacionales e internacionales. A continuacin, el Centro Nacional Electoral (CNE) convoca, en presencia de todos los partidos, a una auditora previa del programa informtico utilizado para la recoleccin de datos. Observadores de cada partido poltico seguirn el proceso electoral desde la sede del CNE y tambin desde la empresa de telecomunicacin encargada de la transmisin de los datos. Cada etapa debe ser aprobada por todos los participantes. Y de hecho, hasta ahora siempre lo ha sido.

Por lo que respecta al voto (7), Venezuela utiliza un doble sistema electrnico y manual. Cuando uno entra en el colegio electoral, se identifica mediante su tarjeta de identidad y de una mquina de reconocimiento de huellas digitales. Es pues imposible votar dos veces. A continuacin se escoge su candidato en una mquina que pide confirmacin del voto. Una vez confirmado, lo maquina emite un tiquete con el nombre del candidato, que el elector coloca en un sobre y deposita en una urna. Para terminar, despus de haber firmado el registro electoral, empapa su dedo pequeo en tinta indeleble para garantizarse una segunda vez que no repetir su voto. La noche de los resultados, el CNE proceder a una auditora donde se sortearn, delante de los responsables de los distintos partidos, los colegios electorales donde se verificar el resultado electrnico. Se trata entonces de comparar los resultados obtenidos en la urna tras el conteo final con el resultado electrnico. Nunca fue detectado un error durante los mltiples procesos electorales.

Cuando el mal perdedor, Capriles Radonski impugn la eleccin de Nicolas Maduro en 2013, el CNE abri 100% de las urnas para compararlas con el resultado electrnico que daba un corto margen del 1,49%. Despus de haber hecho abatir 11 chavistas por sus partidarios y haber puesto el pas a fuego y sangre durante varias semanas, Capriles Radonski tuvo que reconocer su derrota (8).

Estas garantas para blindar el resultado condujo al ex presidente estadounidense Jimmy Carter a definir el sistema electoral venezolano como el mejor del mundo (9). Son los mismos procedimientos que definirn el voto de la eleccin presidencial del 20 de mayo de 2018.

Olvidando sistemticamente presentar el funcionamiento del sistema electoral venezolano, los medios nos toman como blanco. Estas omisiones cuando dejan lugar a verdaderas campaas de propaganda son criminales. Como todo parece indicar que Nicols Maduro debera ganar la prxima eleccin (10), el no reconocimiento del carcter democrtico de esta eleccin por los medios tiene como objetivo legitimar una intervencin extranjera para restablecer la democracia como fue el caso en Hait o Serbia.

Una intervencin contra un Estado canalla (Rogue State) o fallido (Failed State)

La palabra fue pronunciada varias veces por el vicepresidente de EE.UU (11). El Estado venezolano seria fallido o incluso un Estado canalla.

Segn los servicios de propaganda estadounidenses y sus correas de transmisin mediticas, Venezuela ya no contara con un sistema institucional que funcione sino que dependera de la buena voluntad de un dictador y de una milicia que garantizara su proteccin y su permanencia en el poder. El ao 2017 dio lugar a varias construcciones mediticas en torno a este tema. Reanudemos la cronologa de los acontecimientos para no ser vctima de los bombardeos mediticos sobre este delicado tema.

Tras la eleccin legislativa de 2015, en la que la oposicin gan 112 de los 167 escaos, una denuncia por fraude fue presentada en tres circunscripciones. Tal medida no es exclusiva de Venezuela, es un procedimiento similar que fue iniciado contra el ex primer ministro francs Manuel Valls, cuya eleccin como diputado despert sospechas de fraude electoral (12).

Despus de la investigacin, la eleccin de estos diputados del Estado de Amazonas fue invalidada por el tribunal electoral que convoc de nuevo a los ciudadanos a las urnas en estas tres circunscripciones. Prefiriendo el enfrentamiento a la libre eleccin democrtica, el entonces presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup tom la decisin de no respetar la sentencia del poder electoral. Como lo estipula la Constitucin, fue el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que fall y declar la Asamblea Nacional en situacin de desacato judicial mientras la eleccin de los tres diputados no tuviera lugar. Por lo tanto, todas las decisiones de la Asamblea Nacional fueron consideradas nulas por el TSJ mientras persistiera esta situacin. Esta tensin institucional afect a los poderes legislativo, judicial y electoral.Es incluso suficientemente simblica por la vivacidad y el buen funcionamiento de las instituciones venezolanas que no permiten ni vaco jurdico ni falta de poder. Y donde el hilo constitucional nunca ha sido roto. Cabe sealar que en esta confrontacin, el ejecutivo no pudo tomar ninguna decisin.

A pesar de ello, los medios internacionales propagaron la idea de que las instituciones no funcionaban en Venezuela y que el presidente Maduro haba acaparado todos los poderes silenciando una Asamblea contradictoria. Este conflicto jurdico se duplicar rpidamente con un intento de golpe de Estado fallido. De marzo a julio de 2017, violentos enfrentamientos entre grupos armados y fuerzas del orden dejaran ms de 142 muertos y ms de 800 heridos. Inmediatamente, una campaa meditica se puso en movimiento para atribuirle al gobierno bolivariano la totalidad de las muertes ocurridas. Tras la investigacin, se revel que cerca del 70% de las muertes son imputables de manera directa o indirecta a los grupos de choque de la oposicin (13).

La eleccin de la Asamblea Constituyente y las elecciones locales posteriores permitieron un retorno a la calma, pero la propaganda de los medios ha hecho su camino y la idea de un Estado fallido, donde las instituciones ya no funcionan ar los espritus, manipulados por las empresas de comunicacin. Es desde esta perspectiva que es necesario comprender el reciente show meditico montado por la oposicin para juzgar y detener el presidente Maduro (14).

Un nuevo Tribunal Supremo de Justicia en el exilio designado por una Asamblea Nacional, cuyas decisiones se consideran nulas decidi, basndose en la demanda de la antigua fiscal de la Repblica Luisa Ortega, destituida y buscada por la justicia por corrupcin (15), de proceder al enjuiciamiento del presidente venezolano por corrupcin, y solicitar su captura por Interpol. La Asamblea Nacional aprob posteriormente la solicitud de esta judicatura ficticia, y Luisa Ortega orden a las Fuerzas Armadas de capturar el presidente.

Lo que parece una mala broma se inscribe en esta estrategia de hacer pasar Venezuela por un Estado fallido. Creando ilegalmente instituciones judiciales paralelas (TSJ y Fiscal en el exilio), la oposicin pretende dar la impresin de una crisis institucional. Esta situacin de ingobernabilidad artificial podra justificar a su vez la intervencin de pases que no reconoceran los verdaderos poderes legales existentes. Recordemos que la constitucin de poderes paralelos en el exilio siempre ha sido el preludio de aventuras militares como lo fue el caso en Libia y Siria.

De la misma manera, y sin ninguna prueba, Venezuela est acusada de ser una narco-dictadura, premisa necesaria para ser calificada de Estado canalla. En 2015, el diputado chavista Diosdado Cabello y un grupo de militares fueron acusados, sin ninguna prueba tangible, de pertenecer al misterioso Cartel de los Soles (16). La acusacin slo se basaba en los testimonios de antiguos miembros de la administracin venezolana refugiados en los Estados Unidos despus de haber sido acusados por la justicia de su pas por corrupcin. Pero el sistema meditico se desboc. Los grandes grupos de comunicacin comenzaron a construir una verdad por un astucioso sistema de triangulacin de la informacin. Por ejemplo, el Washington Post citaba como prueba un artculo del diario espaol ABC, que luego iba a ser retomado por el Wall Street Journal, luego por los diarios colombianos, quienes a su vez invocaban los artculos de sus colegas europeos, y as sucesivamente. El nico problema, la ausencia manifiesta de pruebas. Las ltimas noticias, tres aos despus de este caso las pruebas estn clasificadas en la misma carpeta que aquellas sobre las armas de destruccin masiva iraques o sobre las armas qumicas sirias.

Qu ms da, la idea germin en la opinin pblica para la cual Venezuela bolivariana, a pesar de sus esfuerzos en la lucha anti droga, ahora se asocia al narcotrfico. Esta matriz del narco -Estado fue reforzada por el arresto por la DEA, de dos miembros de la familia de la esposa del presidente Maduro, acusados de trfico de cocana. Una vez ms, ninguna prueba conectaba esta detencin a una operacin ilegal organizada desde las altas esferas del Estado.

Que importa, para el sistema meditico, Venezuela se convirti en una narcodictadura (17). Esta precipitacin del tribunal meditico es tan asombrosa como selectiva. El mismo ao, los hijos del presidente de Surinam y de un ex presidente de Mauritania fueron detenidos y condenados por trfico de drogas (18). Sin embargo, ningn medio utiliz estos sucesos para transformar los dos pases mencionados en narco-Estados.

No permitamos que nos engaen por las fake news de los medios dominantes. El relato meditico encaminado a transformar Venezuela en Estado fallido o en Estado canalla slo tiene un objetivo: justificar una intervencin extranjera como fue el caso en la operacin Causa Justa* en Panam, o en las destrucciones de Afganistn o Libia.

Una intervencin humanitaria

Al margen de la VIII cumbre de las Amricas, el vicepresidente estadounidense Mike Pence se reuni con miembros de la franja ms extrema de la oposicin venezolana. Durante la reunin, uno de los polticos presentes, Antonio Ledezma, que haba llamado algunas semanas antes la comunidad internacional a derrocar a Maduro (19), declar: ms que ayuda humanitaria, lo que necesitamos es una intervencin humanitaria (20). Ms claro imposible.

Esta declaracin se inscribe como punto culminante de la estrategia de guerra econmica desplegada contra el pueblo venezolano y cuyo propsito, como en el caso del Chile de Allende, es hacer chillar la economa venezolana (21). Especulacin contra el bolvar, la moneda nacional, contrabando de extraccin de los productos de primera necesidad, saqueo de la gasolina, trfico de billetes de banco venezolanos, reduccin de la nota de solvencia de Venezuela a pesar del pago de su deuda, todos los medios son buenos para asfixiar la economa del pas y podrir la vida de los ciudadanos.

A esto se aade un feroz bloqueo econmico y financiero por parte de EE.UU y sus aliados. Establecido bajo Obama, ha sido reforzado por el presidente Donald Trump. Como lo seala la economista Pascualina Curcio (22), un 64% del total de las importaciones de medicamentos y el 82% de los alimentos importados por Venezuela provienen de los Estados Unidos o de pases europeos y latinoamericanos alineados a la poltica de Washington y en su voluntad de penalizar a las empresas que comercian con entidades pblicas venezolanas. Es un acto criminal encaminado a fabricar la miseria para justificar una intervencin humanitaria, terminologa hoy famosa para cubrir los horrores de una guerra, como en Somalia o Kosovo.

Ahogados por esta guerra econmica, cientos de miles de venezolanos decidieron emigrar a los pases de la regin o a los Estados Unidos (23). Este proceso migratorio se convirti en un pretexto para atacar al gobierno y despertar el espectro de una intervencin humanitaria. Qu ms da que la Organizacin de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentacin no considere reales problemas de malnutricin en Venezuela en su ltimo informe 2017 (24), qu ms da que Alfred De Zayas, experto independiente de las Naciones Unidas para la promocin de un orden internacional democrtico y equitativo, haya declarado: He comparado las estadsticas de Venezuela con las de otros pases, y no hay una crisis humanitaria. S, hay problemas de abastecimiento y escasez pero para quienes hemos trabajado decenas de aos para las Naciones Unidas y que conocemos la situacin de pases de Asia, frica, e incluso de las Amricas, sabemos que la situacin en Venezuela no constituye en modo alguno una crisis (25). El tema de la crisis humanitaria va ser alimentado por toda una serie de ONG con objetividad dudosa (26) y retomado por todo el sistema meditico mundial para legitimar el oxmoron de una intervencin militar con fines humanitarios.

Justificndose por la crisis econmica de su vecino, el gobierno brasileo orden un despliegue militar en la frontera con Venezuela (27). Colombia, por su parte, decidi construir campamentos para refugiados en las ciudades fronterizas. El presidente colombiano Juan Manuel Santos envi incluso miembros de su gobierno a Ankara, para aprender de la gestin por la administracin turca de la afluencia de refugiados sirios que huyen de la guerra en su pas (28).

Si no se trata de negar la magnitud del proceso migratorio de los venezolanos, afectados por las consecuencias del bloqueo y la guerra econmica, la reaccin de los pases vecinos y de la administracin estadounidense nos parece indicar que estamos ms cerca de preparativos de guerra que de una simple gestin migratoria. A ttulo de contraejemplo, cuando, a comienzos del siglo XXI, un 15% de los ecuatorianos tuvieron que huir de la miseria en la cual las polticas neoliberales los haban sumido, ningn Estado pens a exigir una intervencin humanitaria en Ecuador. Y qu decir de Grecia donde la mitad de la poblacin vive fuera de las fronteras de la Repblica Helnica? Existiran unos medios coherentes para pedir el bombardeo de Atenas?

Poner nuestros cerebros en estado de alerta

A medida que se acercan las elecciones presidenciales, yla probable victoria de Nicolas Maduro, la presin meditica va a intensificarse. Este desbocamiento se realizar a las cuatro esquinas del planeta, al mismo tiempo, con los mismos argumentos, y sobre todo con las mismas fuentes de informacin. stas proceden o de ONG financiadas por los Estados Unidos, o por el prisma de la triangulacin de una informacin nunca comprobada. El desencadenamiento de fake news que se anuncia en la eleccin presidencial en Venezuela que, recordmoslo, no ser reconocida por ciertos pases- tendr por objetivo provocar un choque en la opinin pblica, y as impedir toda manifestacin de solidaridad contra las medidas punitivas que les seguirn. Paradjicamente, los que se atrevern a poner en duda la doxa meditica entonces sern linchados en nombre de la democracia y la libertad de expresin.

Debemos negarnos a que nuestro cerebro sea tomado como blanco por los ataques y los misiles mediticos. Defender Venezuela en la tormenta programada, no es solamente afirmar nuestra adhesin con los principios de respeto de la soberana democrtica y de la no injerencia; es tambin rebelarse contra los atentados a nuestra integridad mental, no aceptar ser cmplice del conflicto anunciado y reafirmar nuestro derecho a ser informados de manera honesta y equilibrada.

Traducido del francs por Maria Piedad Ossaba

N de la T:
* Operacin Causa Justa: La Invasin estadounidense de Panam de 1989 fue un operativo militar del ejrcito de EE.UU llevado a cabo entre el mircoles 20 de diciembre de 1989 y el 31 de enero de 1990​ cuyo objetivo era el de capturar al general Manuel Antonio Noriega, gobernante de Panam, quien era requerido por la justicia estadounidense acusado del delito de narcotrfico, como tambin neutralizar las Fuerzas de Defensa de Panam. El operativo fue denominado Operation Just Cause(Operacin Causa Justa) por el comando militar de EE.UU, y dej aproximadamente un saldo de 3.000 muertos.

Publicado originalmente en la web del autor: http://www.romainmigus.com/

Nuestra fuente: http://www.elviejotopo.com/topoexpress/venezuela-preparativos-mediaticos-para-una-intervencion/





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter