Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-05-2018

Los polticos libaneses insisten en que los refugiados sirios vuelvan a casa pero, a qu casa?

Franklin Lamb
CounterPunch

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez.


Campo de refugiados cercano a la frontera sirio-libanesa: (Quiero volver a mi hogar, a Siria!)

Estas son las palabras seguramente ms escuchadas por los voluntarios de Comidas para los Nios Refugiados Sirios en Lbano (MSRCL, por sus siglas en ingls) y de otras ONG que trabajan con ellos.

Foto: Maher Salloum (24 abril 2018)

En la foto superior, campamento de refugiados en el valle de la Bekaa (Lbano). Los sirios que escaparon de la carnicera que asolaba y asola su pas, se estn viendo sometidos a crecientes presiones para que se vuelvan a Siria, a pesar de los graves peligros que tendrn que enfrentar si as lo hacen de parte de toda una variedad de fuentes. En 2017, segn la Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, 1.300 familias sirias fueron expulsadas de sus asentamientos en el valle de la Bekaa. Se dijo que casi el 60% de los desalojos fueron ordenados por la inteligencia militar libanesa; en el 30% de los casos, la orden proceda de las autoridades locales.

Todas esas expulsiones forzosas violan las leyes internacionales relativas al principio de prohibicin de retornos forzados, segn aparece definido en la Convencin de la ONU sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951: Ningn Estado podr, por expulsin o devolucin, poner en modo alguno a un refugiado en las fronteras de los territorios donde su vida o su libertad peligre por causa de su raza, religin, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social o de sus opiniones polticas.

En el Lbano, uno de los partidarios ms acrrimos de que los sirios que buscaron seguridad huyendo de la guerra en el pas vecino regresen por donde han venido sin tardanza es el patriarca de la iglesia catlica maronita libanesa, Bechara Al-Rahi. Su santidad pretende representar a todos los patriarcas y cristianos de Oriente Medio, segn inform a este observador su portavoz, Walid Ghayyad, tras una reunin con el autoproclamado Vicario de Cristo.

En este perodo previo a las elecciones parlamentarias del 6 de mayo de 2018, hay muchos que consideran a Al-Rahi ms poltico que prelado, al igual que la mayora del resto de lderes de media docena de sectas religiosas libanesas, porque hay muy pocos temas polticos partidistas en los que el patriarca no se meta. Esto se debe a que el caballero evita cualquier nocin de separacin entre la religin y el gobierno (Iglesia y Estado).

Durante nuestra reunin, el patriarca llevaba encima lo que quiz supusieran 20 kilos de gruesos e impresionantes ropajes de brillantes colores y una inmensa cruz de oro mientras se sentaba bajo un gran cuadro de Jesucristo. Acababa de llegar de un evento religioso y no se molest en cambiarse por algo ms laico. Al patriarca le haban advertido de que yo iba a verle en busca de su apoyo para que el parlamento libans dedicara 90 minutos de su tiempo a conceder a los refugiados palestinos en el Lbano los derechos civiles elementales para poder trabajar y comprar una casa, algo que todos los refugiados de nuestro planeta tienen garantizado excepto los palestinos en el Lbano.

Haba escuchado su discurso electoral en un par de ocasiones alegando que los 500.000 refugiados palestinos estaban arruinando la economa, el orden social, la moralidad y la poltica del Lbano, y que deban abandonar el pas y encontrar otros pases de acogida que poblar. Como el patriarca es seguramente consciente, el primer recuento serio de refugiados en el Lbano dio una cifra que es la mitad de la que l pretende, o 270.000 como mucho. Adems, puede que unos 15.000 palestinos de Siria todava se encuentren all.

La mayor parte de los palestinos que llegaron al Lbano expulsados por la guerra en Siria han regresado, y mis amigos del campo de Yarmuk, en Damasco, ahora prcticamente destrozado, me expresaron todos lo conmocionados que se haban quedado al ver las condiciones de vida de sus compatriotas en el Lbano. Sin embargo, al igual que los sirios que todava buscan refugio en el pas, la mayora no puede regresar en este momento por toda una variedad de razones polticas y de seguridad, algunas de las cuales expondr ms adelante.

A su santidad no le divirti nada cuando este servidor hizo un gesto hacia el cuadro de Jesucristo el Justo por encima de l y pregunt: Seor, con respecto al caballero palestino del cuadro que tiene por encima, de quien la Biblia informa que disfrut visitando Qana y Sidn en el Lbano, qu deberamos hacer con l? El patriarca me mir con enojo e ignor mi insolente pregunta, volviendo bruscamente al tema de los refugiados sirios en el Lbano, a quienes considera una amenaza existencial an mayor para las 18 sectas existentes en el Lbano, a menudo en disputa.

Como suele suceder prcticamente con todos los polticos en el Lbano, el patriarca al-Rahi conoce bien la cuestin de los derechos civiles palestinos y estaba seguro de que iba a ser un tema complicado. Pero el caballero le ofreci a este observador una escucha imparcial de los hechos segn yo los veo y no pude pedir ms. Pero estaba claro que se opona, como la mayor parte de sus hermanos y hermanas cristianos en el Lbano, a otorgar a los palestinos ni el ms elemental derecho civil, y que no ha hecho nada para animar a su rebao a que apliquen a los refugiados sirios la splica de Jesucristo que encontramos en Lucas 6:31: No hagas a los dems lo que no querras que ellos te hicieran a ti.

Para muchos en el Lbano, incluido el patriarca al-Rahi, el retorno de los refugiados a Siria es vital para la futura existencia del Estado libans. Casi todos los partidos polticos libaneses, con independencia de sus actuales alianzas, han exigido la repatriacin de refugiados, ya estn a favor o en contra del rgimen de Asad.

Algunas autoridades libanesas maltratan a los sirios intentando as forzarles a regresar a casa

El primer ministro libans Saad Hariri prometi recientemente que no se iba a forzar a los refugiados sirios a abandonar el Lbano hasta que su regreso fuera seguro. Pero esta semana, mientras buscaba miles de millones de subvenciones de los pases que asistan a la conferencia de Bruselas, hizo hincapi ante los posibles donantes en que el Lbano se ha convertido en un gran campo de refugiados, inflando en un tercio la cifra estimada por la ONU de sirios en ese pas. De hecho, las agencias de la ONU informan de que el nmero no supera el milln de refugiados, con el 70% viviendo en la pobreza.

El entorno electoral libans en el que se produce el actual debate, cada vez ms txico, est aumentando las presiones para que los refugiados en situacin de vulnerabilidad regresen forzosamente a Siria, a pesar de la inseguridad de la situacin all. Es posible que la mayor parte de la poblacin libanesa lo apruebe al estar influida por los discursos de una campaa que no hace sino sembrar el miedo contra los refugiados. Estos discursos se han intensificado y hecho cada vez ms estridentes desde hace menos de dos semanas y los polticos han convertido a los refugiados en uno de los principales caballos de batalla. El ministro de asuntos exteriores Jibran Bassil, que dirige el partido del Movimiento Patritico Libre del presidente Michel Aoun, y que es yerno del presidente, ha estado insistiendo estridentemente desde el pasado enero de que el momento para que los refugiados regresaran a casa hace mucho tiempo que pas. l y otros polticos cristianos advierten a los votantes de que la abrumadora poblacin refugiada musulmana sun siria es una amenaza para la identidad nacional del Lbano. Muchos polticos musulmanes chies dicen a sus votantes que no debe haber ms musulmanes sunes en el Lbano.

Irn y sus basij chies irrumpieron en la regin, entre otras razones, para ayudar a reducir la poblacin sun de Siria en unos diez millones y que as Tehern tuviera un mejor control de sus proyectos. Para conseguir este objetivo all, cada vez hay ms esquemas ilegales de limpieza tnica civil y traslados de poblacin en nombre de los acuerdos de reconciliacin o zonas de reduccin de conflictos. En pocas palabras, si uno apoya al rgimen de Asad (la mayor parte de los chies), la persona quiere que los refugiados que buscan seguridad en el Lbano sean devueltos a Siria para enfrentarse a su destino. Si uno se opone al rgimen de Asad (mayora sun), es probable que quiera que los refugiados sirios reciban el estatuto de refugiado internacional y asistencia humanitaria hasta que puedan volver a salvo a casa.

Las Naciones Unidas y los grupos de los derechos humanos insisten en que en Siria no hay seguridad para que los refugiados puedan volver a casa. El pas ha sufrido daos catastrficos, y muchos hombres dicen que tienen miedo de que les arresten cuando regresen, con acusaciones de haber escapado para evitar la llamada a filas o por tener familiares que apoyan la oposicin al rgimen de Asad. Sin embargo, segn Human Rights Watch, las autoridades locales del Lbano estn obligando a los sirios a abandonar sus ciudades en violacin de sus derechos como refugiados y residentes. HRW ha informado tambin esta semana de que: Las autoridades locales de varios municipios expulsaron en masa a refugiados sirios, colocando avisos de expulsin en sus puertas y, en ocasiones, enviando a la polica a intimidarles fsicamente si no los cumplan.

Los refugiados sirios se enfrentan tambin a numerosas barreras al empleo, educacin y vivienda en el Lbano, vindose muchos de ellos obligados a sobrevivir en la economa sumergida al no disponer de documentacin, porque el Lbano orden al ACNUR en 2015 que dejara de hacer registro de refugiados.

En la reunin en Bruselas de naciones donantes para recaudar dinero para los vecinos de Siria que albergan a los refugiados de la guerra, un importante grupo internacional por los derechos humanos y la Agencia para los Refugiados de la ONU afirmaron que las autoridades libanesas estn expulsando a los refugiados de las ciudades y campamentos en el pas en base a motivos legales ms que cuestionables. Algunos refugiados sirios han informado esta semana que cuando iban a pedir ayuda de las autoridades locales para que detuvieran las expulsiones sumarias, se les responda: Vulvete a Siria. HRW ha documentado expulsiones en 13 ciudades y pueblos que, a partir de 2016, han puesto en la calle a ms de 3.600 sirios. Se dijo que el ejrcito libans expuls a otros 7.500 refugiados que haba cerca de una base militar en las navidades de 2017.

Mientras tanto, a primeros de mes, la agencia policial de seguridad general del Lbano, que se encarga de la seguridad fronteriza, escolt a 500 refugiados que estaban en las granjas de la Shebaa, en la zona del sur del Lbano, con instrucciones de devolverles a sus pueblos en el oeste de Siria. La ONU no particip en la operacin afirmando que no crea que Siria fuera lo suficientemente segura para que pudieran volver. Segn el ACNUR, otras 1.300 familias sirias fueron desalojadas de sus campos y casas en el valle de la Bekaa en 2017. Se dijo que cerca del 60% de las expulsiones haban sido ordenadas por la inteligencia militar libanesa; el 30% por las autoridades locales.

Lamentablemente, existen inmensas barreras para que millones de sirios en los pases vecinos y en Europa quieran volver a su pas. Se ha estimado que ms de tres millones de refugiados de Siria estn siendo buscados por varias agencias de seguridad del rgimen y que es muy difcil averiguar si uno est en esas listas. Muchos de los que volvieron a Siria han desaparecido sin dejar rastro, y sus familias estn muy preocupadas ante la posibilidad de que puedan haber acabado en alguno de los mataderos de la seguridad de Siria, ampliamente denunciados por las organizaciones de derechos humanos y los desertores del rgimen.

Millones de sirios desplazados pueden perder sus hogares y propiedades

En funcin de una nueva ley de propiedades emitida por el gobierno sirio a instancias de Qassem Soleimani [general iran responsable de la Fuerza Quds de Irn], los sirios tienen slo 30 das para acreditar y registrar la propiedad de sus casas. Introducida el 2 de abril de 2018, la Ley 10 pone en marcha una revisin masiva del catastro del gobierno por toda Siria. La Ley 10, como es comnmente llamada, da a los propietarios de inmuebles que se encuentren, bien en Siria o bien en el extranjero, slo 30 das que empezaron a correr a partir el 11 de abril de 2018- para presentar sus escrituras en las oficinas locales del registro de todo el pas. Si no es as, el Estado puede liquidar sus ttulos y apropiarse de sus casas y terrenos. Una vez cerrada la ventanilla de registro, las parcelas restantes se vendern en subasta, segn el artculo 31 de la mencionada ley. Se espera que miles de millones de dlares en propiedades inmobiliarias vayan a manos de ciertos inversores que cuentan con las bendiciones del rgimen, mientras millones de sirios, principalmente sunes, pierden sus propiedades en Siria. Se estima que alrededor de 5,7 millones de sirios han huido del pas como refugiados, y que 6,5 millones de seres ms estn desplazados en el interior de Siria, lo que hara que ms de 12 millones de sirios van a correr el riesgo de perder sus hogares. La ONU calcula que slo el 9% de los sirios que escaparon de la carnicera conservan sus ttulos de propiedad. La mayor parte de los refugiados los perdi durante la guerra. Pero hay muchas otras barreras a la espera de ese 9%.

Quiz lo ms terrible para los opositores al rgimen, que constituyen la gran mayora de la poblacin siria que se vio obligada a huir, as como quienes no pueden ya escapar, todos los propietarios que deseen registrar sus tierras deben primero obtener el permiso de varias autoridades de la seguridad del rgimen. La necesidad de tal autorizacin de seguridad podra excluir a la mayora de la poblacin siria de dentro y fuera del pas que tengan rdenes de arresto pendientes o actitudes antigubernamentales.

Si no cuentan con la aprobacin de las agencias de seguridad, los refugiados sirios no podrn demostrar la propiedad de sus bienes, que acabarn vendidos en subasta o reclamados por otra persona que apoye al rgimen o que forme parte de cierta secta progubernamental.

La ley 10 se ha presentado inmediatamente despus de que el gobierno sirio haya recuperado, a principios de abril, Guta oriental, una de las ltimas zonas rebeldes que quedaban cerca de Damasco. El traslado forzoso de ms de 60.000 residentes al territorio de la oposicin sume en la incertidumbre el destino de miles de propiedades cercanas a Damasco. Bajo la nueva ley, los antiguos residentes en el enclave necesitarn ahora que algn familiar registre sus propiedades en su nombre o arriesgarse a que los arresten si vuelven al territorio

Una abogada de Damasco informa que el momento en el que se ha presentado la Ley 10 hace que sus motivos sean ms que sospechosos. La eleccin del momento del decreto, teniendo en cuenta que la guerra ha ocasionado millones de desplazados y la creacin de refugiados que no pueden regresar a sus hogares debido a la situacin de la seguridad, crea muchas dudas, dijo. Incluso antes de esa reciente ley, las agencias de la ayuda internacional advirtieron de las ramificaciones legales alrededor de la cuestin de las propiedades perdidas o daadas en Siria. Un informe del Norwegian Refugee Council de febrero pasado estimaba que el Estado podra tener que enfrentarse a ms de dos millones de demandas de sirios que buscan la restitucin de sus propiedades perdidas o daadas en el curso de la guerra.

Como se informaba en un reciente informe del Carnegie Middle East Center, el tema de los ttulos y escrituras de propiedad en Siria es enormemente complicado por la existencia de sistemas administrativos paralelos que surgieron en el mosaico de reas de oposicin durante el conflicto. Cuando las fuerzas del gobierno recuperan esas zonas, la documentacin generada durante el tiempo que estuvo all la oposicin es destruida a menudo.

El conflicto sirio ha provocado la destruccin de los registros de la propiedad sirios tambin por motivos sectarios. Por ejemplo, cuando una zona sun ha sido despoblada, la Oficina del Registro de la Propiedad es a menudo incendiada por los seguidores chies del rgimen a fin de facilitar las transferencias de poblacin. Esta prctica se ha llevado a cabo extensamente desde el norte de Damasco a Homs y Alepo, hasta el gobernorado de Latakia, para asegurar la zona y afianzar el futuro control de las sectas no rebeldes y para el proyecto del corredor De Tehern al Mediterrneo.

Este observador cree que pasarn varios aos antes de que la mayor parte de los refugiados sirios que se hallan en el Lbano u otros pases puedan volver a su tan amado pero tan inmensamente destruido pas. La guerra est lejos de terminar porque las milicias y rebeldes derrotados se reagrupan y lanzan guerras asimtricas y de guerrillas que probablemente duren indefinidamente hasta que haya un nuevo orden que garantice al ciudadano medio sirio dignidad, derechos civiles completos, oportunidades econmicas y participacin en el gobierno nacional y local. Intensas operaciones militares siguen en curso en varias regiones, provocando nuevas oleadas de desplazamientos de poblacin.

Siria sigue fragmentada en mltiples zonas de influencia, aumentando las posibilidades de conflictos futuros. Incluso las zonas de desescalada han resultado ser inestables, habindose registrado numerosas violaciones en los ltimos meses.

La cuarta parte, aproximadamente, de los sirios vive en el exilio y casi un tercio estn internamente desplazados. Sin embargo, sus prioridades no estn representadas en las tan cacareadas negociaciones sobre un acuerdo poltico de posguerra. El proceso de Ginebra y las conversaciones de Astana se han centrado en los esfuerzos de estabilizacin y desescalada, ignorando en gran medida la gravsima situacin de los refugiados y de las poblaciones internamente desplazadas.

Desde la perspectiva de los refugiados sirios en el Lbano, y en vista de la situacin actual en Siria, es cada vez ms improbable que puedan volver en los prximos aos. Y va a depender de cuestiones que escapan a su control.

El gobierno del Lbano debera continuar recibiendo patrocinio internacional para ayudar a los refugiados sirios siempre que pueda haber un control de cmo se utilizan los fondos y si trata a los refugiados sirios de acuerdo a los principios y estndares establecidos en el artculo 33 (1) de la Convencin de la ONU de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, que establece: Ningn Estado Contratante podr, por expulsin o devolucin, poner en modo alguno a un refugiado en las fronteras de territorios donde su vida o su libertad peligre por causa de su raza, religin, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social, o de sus opiniones polticas.

Aunque el Lbano se ha negado a firmar esa Convencin, no obstante est plenamente obligado por sus disposiciones, en virtud de las normas de derecho internacional consuetudinario, incluida la prohibicin del regreso forzoso (no devolucin).


Franklin Lamb trabaja en la actualidad como voluntario de la ONG Meals for Syrian Refugee Children Lebanon (MSRCL), que trata de ofrecer comidas nutritivas a los nios refugiados sirios, y de otros pases, en el Lbano

Fuente: https://www.counterpunch.org/2018/04/27/lebanons-politicians-insist-syrian-refugees-return-home-but-to-what/

Esta traduccin puede reproducirse libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelin.org como fuente de la misma.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter