Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-05-2018

Entrevista a Isabel Rauber, filsofa e investigadora argentina
El mayor lmite de los gobiernos progresistas fue no haber profundizado la participacin popular

Lucio Garriga y Gerardo Szalkowicz
Nodal


La recomposicin de los proyectos conservadores en Amrica Latina se explica en parte por su dominio de los poderes fcticos y los aciertos y artimaas que han desplegado, pero tambin por las debilidades y los lmites de los gobiernos progresistas y populares. Isabel Rauber filsofa, investigadora y docente argentina- es una de las interpretadoras ms lcidas de este cambio de escenario en la regin. Marca tres dilemas claves: la poltica de alianzas, el empoderamiento popular y la matriz productiva, tpicos que desarrolla en esta entrevista. Adems, analiza el conflicto social en Nicaragua y la nueva etapa que se abri en Cuba con la asuncin de Miguel Daz-Canel quien, segn Rauber, encabeza el proceso de evolucin en la revolucin.

-Por dnde ves las principales razones del cambio en el escenario poltico en Amrica Latina en los ltimos aos? Cules son los lmites que mostraron los gobiernos progresistas y populares?

Creo que uno de los problemas fundamentales que tuvieron los gobiernos populares es haberse estancando luego del primer perodo. Esos gobiernos asumieron despus de largos perodos neoliberales, como consecuencia de levantamientos populares y luchas sociales. Hubo un perodo inicial en el que haba tareas urgentes que resolver como la comida, la educacin, un mnimo de infraestructura. Ese perodo se termina ms o menos en los primeros 10 aos, es decir, resueltos esos dramas urgentes de sobrevivencia haba que profundizar los procesos hacia cambios de raz, cambios desde abajo. Esos cambios de raz implicaban acelerar la disputa con los poderes hegemnicos de siempre. Y ah creo que predomin, en casi todos los procesos, una actitud de pensar que podan conservar el gobierno acordando con los sectores del poder. El caso ms emblemtico es Brasil, donde el PT gobern en acuerdo con un Parlamento que acumul el poder suficiente hasta terminar inventando un proceso para tumbar a Dilma y ahora encarcelar a Lula.

Alguna vez lo llamaste cogobernar con los adversarios.

No est mal hacerlo en determinados momentos, pero son momentos que se agotan. No se puede gobernar as 12 aos porque lo que se agota es el pueblo. Sobre todo un pueblo que no participa en las decisiones. Las movilizaciones en Brasil sobre el pase libre ya haban sido un indicativo, y cul fue la conclusin del PT? Que eran sectores medios impulsados por Estados Unidos. Basta de tener una visin tan paranoica de la poltica. El adversario siempre va a estar presente en las debilidades porque quiere disputar el poder. El problema es por qu ocurre lo que ocurre y cul es tu actitud con lo que est ocurriendo. Es decir, salvo en casos muy puntuales, no te pods aliar con el adversario para resolver los problemas fundamentales.

La segunda cuestin es el empoderamiento de los pueblos, que implica que los pueblos se hagan cargo de las polticas de gobierno y para que se hagan cargo tienen que decidir. Los pueblos no son carne de can que slo salen a manifestarse. Tienen organizaciones de base, tienen capacidad de interpretacin, de conocimiento, de saber y de poder territorial. Por lo tanto, se necesita que el Estado abra las compuertas para la participacin del pueblo en la toma de decisiones, lo que llamamos un empoderamiento creciente. Si un pueblo decide que quiere vivir de una forma no hay campaa de prensa posible que le diga que ha sido engaado porque actu y decidi con plena conciencia. La fuente meditica ms poderosa que tenemos es la conciencia de cada persona sobre cmo quiere vivir. Creo que el mayor lmite de los gobiernos progresistas fue no haber profundizado la participacin popular.

Una tercera pata es el tema de la produccin de formas alternativas que salieran del marco del extractivismo, y en el sentido econmico se quedaron en lo que podramos llamar un neodesarrollismo de izquierda que pens que el extractivismo si sirve para financiar un plan social est bien. Est bien para los primeros 10 aos, porque los gobiernos tienen que funcionar, pero se apost y se apoy realmente a los modelos alternativos en lo que hace a la energa, a otras formas de produccin? Muy dbilmente.

No es que los gobiernos progresistas retrocedieron, estas cuentas pendientes, estos agujeros negros, son los que han intervenido en las cadas.

Cmo analizs la situacin que se dio en Nicaragua en las ltimas semanas?

Nicaragua es otro emergente de una problemtica comn, ms all de las caractersticas particulares de cada pas. Me parece importante evaluar los procesos analizando siempre cmo se da la participacin popular en la toma de decisiones. Es decir, hay un empoderamiento real o hay un desplazamiento del lugar de los sectores histricos del poder por una cpula que, aunque se diga de izquierda, no garantiza que se trate de un proceso real de cambio.

Hay que recordar que el detonante de las protestas en Nicaragua es un cambio en los impuestos, una propuesta de reduccin de las jubilaciones del 5% y un aumento de un impuesto interno. Fue como una bomba de tiempo que estall en la ciudadana. Luego el gobierno se autocritica y quita la medida. Pero la pregunta es: por qu tom la medida? No quiero escuchar explicaciones tcnicas, estoy saturada de escuchar a tecnlogos y tecncratas que explican cmo eso haca falta. La pregunta es: a quin le haca falta? En segundo lugar, si es tan necesario por qu no se construy en consenso con los sectores del pueblo? O no es un gobierno del pueblo? El problema es que siempre estamos con lo mismo, el dficit de la participacin popular en la toma de decisiones. Los gobiernos creen que pueden decidir desplazando el protagonismo popular. Creo que hay una gran debilidad en ese sentido en la construccin del proceso poltico en Nicaragua.

Por supuesto que el imperialismo se ha metido y financia tambin, pero esos son los cdigos de la poltica y es sabido que todos los espacios vacos que se dejan son ocupados por el adversario. Creo que Nicaragua es el ejemplo ms claro de eso y es bastante diferente a lo que ocurre en Venezuela, donde hay mucho ms un origen de desestabilizacin con la guerra econmica y el aislamiento; en cambio lo que ha ocurrido en Nicaragua est ms vinculado a errores del propio gobierno.

Viviste muchos aos en Cuba, donde se viene dando una renovacin generacional en la dirigencia de la revolucin ratificada con la asuncin en la presidencia de Miguel Daz-Canel. Qu crees que cambiar y qu no? Cmo imaginas la Cuba que se viene?

-Yo viv en Cuba casi tres dcadas, desde 1978 hasta 2006, lo suficiente como para comprender la idiosincrasia de los cubanos y cubanas. Daz-Canel es de la provincia de Santa Clara, fue el responsable de la provincia, dirigente de la juventud, estuvo desde 1994 hasta el 2003 en la provincia y tuvo una gestin muy buena, impulsaba todas las actividades comunitarias, es un hombre con mucha experiencia. Estuvo en misiones internacionalistas, despus fue viceministro de Educacin, primer viceministro del Concejo de Estado. Tiene una trayectoria para decir que no es un improvisado.

Esto tiene tanto de continuidad como de ruptura. De continuidad porque es la caracterstica de Cuba que pone nerviosos a los agentes de la prensa internacional que trabajan pagados por el imperio, que todo el tiempo vaticinan una ruptura. Hay que recordar a Silvio Rodrguez que deca que no se trata de una nueva revolucin sino de una evolucin en la revolucin. Creo que Daz-Canel encabeza ese proceso de evolucin en la revolucin. El gran desafo para Daz-Canel y para el pueblo cubano es repensarse a s mismos en revolucin parados sobre sus propios pies. Mart deca que hay que ser cultos para ser libres y Fidel se dedic a construir un pueblo culto. Podemos mencionar dos fortalezas evidentes del nivel social de Cuba, la educacin y la salud.

Lo malo es que Daz-Canel asume en una Amrica Latina que est agudizada por las contradicciones de un Norte imperial que se quiere devorar al continente y que acta para subvertir las relaciones al interior de cada pas para derrotar a gobiernos populares y progresistas y que, evidentemente, ha vuelto a girar las caoneras contra Cuba. Daz-Canel tiene que enfrentar el bloqueo de este tiempo.

Fuente: https://www.nodal.am/2018/05/isabel-rauber-filosofa-e-investigadora-argentina-el-mayor-limite-de-los-gobiernos-progresistas-fue-no-haber-profundizado-la-participacion-popular/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter