Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-05-2018

Decreto 3.368

Rafael Ramrez Carreo
Aporrea


Este Decreto Presidencial, publicado el 12 de abril de 2018, abre las puertas a lo que ya hemos venido denunciando, como la entrega del petrleo y la liquidacin de Petrleos de Venezuela, PDVSA.

Como ha venido sucediendo en este gobierno, se intenta deliberadamente, que sto pase bajo la mesa, que no se sepa, que no se entienda lo que est sucediendo realmente.

Entre escndalo y escndalo, en medio del caos, y bajo todo tipo de justificaciones, se siguen dando pasos inequvocos, hacia la entrega de nuestros recursos naturales, estratgicos para el pas y, en este caso, reservados al Estado por los artculos 302 y 303 de la Constitucin por "razones de conveniencia nacional carcter estratgico y soberana", como lo es, la industria petrolera.

No me deja de sorprender que temas tan importantes para el futuro del pas, sean sepultados por la avalancha de problemas y la disfuncionalidad generalizada, no slo del Estado y sus instituciones, sino tambin de la opinin pblica, del estamento poltico y fuerzas populares.

Es una situacin parecida al periodo de gobierno de Jaime Lusinchi, cuando la estrategia comunicacional, distraa sobre lo que suceda con su entorno ntimo, la corrupcin y el manejo escandaloso de la deuda; o el gobierno de transicin de Ramn J. Velzquez, en el que, no slo se indultaron narcotraficantes, sino que se firmaron la mayora de los contratos de la nefasta "apertura petrolera".

As, mientras colapsaba la IV Repblica y la lite poltica se regodeaba en sus propias disputas internas, en un forcejeo que era parte del espectculo, el sector petrolero transnacional avanz de manera eficaz, implacable, de la mano de Luis Gisti y su combo de PDVSA, en el control de nuestro principal recurso estratgico: el petrleo.

Es notable, como me comentaba un estudioso de la materia, que no fueran derogadas ni la Constitucin, ni las Leyes, sencillamente, las "interpretaron" a su manera, y de all en adelante se impusieron los contratos, todos ellos lesivos al inters nacional e instrumento del despojo al pueblo venezolano.

sto sobrevino en medio de una profunda crisis econmica, desestabilizacin poltica y un Estado disfuncional, entregado a la corrupta cpula "meritocrtica" de PDVSA.

Pocos del medio poltico prestaban atencin a lo que suceda, sin embargo, algo se mova en el seno del pueblo y el sector militar: una creciente inconformidad, molestia, inquietud que, primero se expres con el pueblo desesperado, sin direccin, el 27 de febrero de 1989 en "El Caracazo"; luego lo haran los militares Bolivarianos, el 4 de febrero y el 27 de noviembre de 1992.

El "por ahora", mostr el rostro de la dignidad a la lite poltico-econmica que, envilecida por el poder, se jactaba del "control" que tena sobre el pas. Sera bueno que los que manejan hoy el poder en el pas y actan como "si aqu no pasara nada", recordaran la historia reciente. El rostro del Comandante Chvez sigue all.

Cuando desde el campo revolucionario se emiten opiniones crticas o alertas, inmediatamente reacciona el madurismo, dir, en un primer momento: que ese no es el problema, que a "nosotros" no nos suceder, que tenemos cosas ms urgentes; que nos sancionan, nos amenazan; que si la guerra econmica, que la conspiracin, que si hay elecciones, que tenemos que ganar, etc. Luego, si se insiste en la opinin, entonces se te hace de lado, se te acusa de "traidor" o "corrupto", y de seguido viene el linchamiento moral, la persecucin e incluso la prisin.

De eso se trata para ellos, que no se discuta, que se imponga el miedo, el aplauso fcil, la despolitizacin, la campaa "ni fu, ni fa". Sin embargo, cuando todo est tan confuso, tan difcil, cerrado, entonces los principios te orientan, para saber qu hacer.

Depende de cada quin, no podemos seguir retrocediendo, llegar un momento, como sucede en la frontera, que ya no sabrs cmo pasaste al otro lado, no te dars cuenta, cundo fue que este gobierno dej de ser revolucionario y se convirti en un mal gobierno adeco.

Detrs del discurso "anti imperialista", las poses escandalosas, juramentos y promesas de papelillos de colores, en medio de las ms inverosmiles teoras conspirativas y acusaciones de todo tipo, abusando del poder para llevarse por el medio a quien sea, sigue, de manera inexorable, la entrega de nuestros avances polticos, econmicos y sociales, los que definen nuestro futuro.

Se nos cambian conquistas fundamentales por "espejos". S, la vieja tctica de la dominacin, la promesa de que "otros" arreglarn lo que ellos mismos destruyeron. Vana ilusin.

Si hacemos un alto a la rencilla y a la desesperanza, a los insultos y al tuiter, y levantamos la mirada, veremos claramente ms all del espectculo, de los "gingles" electorales, una sucesin de hechos que deberan prender las alarmas de todos, en especial, del campo revolucionario, de los lderes populares, polticos y militares, que esperan que "nada de sto sea verdad", "que despus arreglamos", en una inexplicable conducta de negacin de la realidad.

Ahora, yo pregunto, comento algunos temas fundamentales, para la discusin, la reflexin y que cada quien asuma su responsabilidad histrica. Veamos slo dos aspectos relativos al rea petrolera:

1.- La sentencia nmero 156 del Tribunal Supremo de Justicia, del 29 de marzo de 2017, establece que los contratos de creacin de las Empresas Mixtas en la industria petrolera, "pasan directamente del Ministerio de Petrleo a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia, donde sern aprobados".

Es que acaso no es grave, que los contratos donde se establecen las condiciones que regulan el derecho de realizar las actividades primarias de la industria petrolera, reservadas por la Constitucin (artculos 302 y 303), bajo condiciones especficas definidas en la Ley Orgnica de Hidrocarburos, sean aprobados sin ser del conocimiento pblico?,sin ser discutidos abiertamente, dado su carcter de contratos de inters pblico, definidos as en virtud de que garantizan y protegen la reserva del Estado, segn establece la Constitucin?

No se trata de que lo apruebe la Sala Constitucional, no tiene nada que ver con ella. De hecho, es nuestra mxima instancia para dirimir controversias en los temas petroleros, y as debe permanecer.

De lo que se trata es que un Contrato Petrolero, adems de los elementos legales, tiene elementos econmicos: estimaciones, proyecciones, compromisos financieros, compromisos de desarrollo del proyecto, plazos, mercados, acuerdos de comercializacin, etc. Tiene elementos tcnicos: condiciones de explotacin, de preservacin de los yacimientos, complejidades tecnolgicas, procesos, integraciones, mecanismos de control operacional, regulaciones, transferencia tecnolgica, etc. Tiene temas polticos: gobernanza de la empresa, toma de decisiones, aprobacin de presupuestos, planes de inversin, industrializacin, procura nacional, temas ambientales, desarrollo territorial, social, econmico, etc. Adems de los temas especializados del Derecho Minero, y de nuestra propia experiencia del periodo concesionario y de la apertura petrolera.

As que, los contratos de las Empresas Mixtas, son muy complejos, multidisciplinarios, y requieren siempre del concurso de equipos especializados para su redaccin y negociacin.

La Sala Constitucional, as como la Sala Plena del TSJ, deben reservarse slo para que ante las mismas, sea dirimido cualquier cuestionamiento durante la aprobacin de stos o cualquier controversia durante su desarrollo, toda vez que, en ninguno de nuestros contratos de Empresas Mixtas durante el gobierno del Presidente Chvez, se contempla ceder nuestra Soberana Jurisdiccional. Es decir, no existe el Arbitraje Internacional, nuestra Sala Constitucional es el rbitro!

Pero, adems de la naturaleza y complejidad de estos contratos, quiero insistir en la discusin pblica y la participacin de las distintas instancias del Estado en su aprobacin, porque, el proceso de tal aprobacin constituye en s mismo un mecanismo de control, dada la importancia estratgica que revisten para el pas.

Explico. Luego del fraude de la "apertura petrolera", el Estado Venezolano, la Constitucin de 1999 y la Ley Orgnica de Hidrocarburos que entr en vigencia el 1ero. de enero de 2002, establecieron condiciones muy estrictas para que la ruta de aprobacin de los contratos de las Empresas Mixtas, siempre estuviese a la vista, y sometida al escrutinio del Estado y de todo el pas. Nunca ms se aprobaran contratos petroleros de espaldas a la opinin pblica.

Durante el desarrollo de la Poltica de Plena Soberana Petrolera, nuestro gobierno, el del Presidente Chvez, cre ms de 33 Empresas Mixtas, en las que el Estado mantena la propiedad del petrleo y ejerca el control de su explotacin a travs de la Nueva PDVSA. La Empresa Mixta, bajo control de PDVSA, operaba, PDVSA comercializaba, venda a precios de mercado, obtenidos de frmulas, sin descuentos, no se contemplaba el arbitraje internacional y se pagaba todo el rgimen Fiscal establecido en nuestras leyes, sin excepciones de ningn tipo.

A pesar de lo complejo de nuestro rgimen petrolero, que por cierto, responde a los intereses de nuestro pas como productor (que no puede ser el rgimen petrolero de los pases consumidores), pudimos atraer a las empresas petroleras ms importantes del mundo, las cuales invirtieron miles de millones de dlares y euros, trajeron financiamiento, tecnologa, y todo ello preservando nuestro control, la mayora accionaria de PDVSA, nuestras leyes, nuestro marco fiscal y nuestra soberana jurisdiccional y econmica.

Gracias a ello y a nuestra poltica de defensa del precio, regulando la produccin, obtuvimos, en un periodo de 10 aos, ms de 500 mil millones de dlares que ingresamos al Fisco Nacional y al Estado Venezolano. La Nueva PDVSA, al recuperar todas sus capacidades, se fortaleci y mantuvo como la quinta empresa petrolera ms importante del mundo. Fue un esquema exitoso.

As, durante nuestra gestin al frente del Ministerio de Petrleo, cada contrato de Empresa Mixta, segua la siguiente ruta:

  1. Se estructuraba una propuesta conjunta entre PDVSA y el socio, la cual siempre era consultada al Presidente de la Repblica y era producto de un Acuerdo Internacional (aprobado por la Asamblea Nacional), como sucedi en la Faja Petrolfera del Orinoco y reas tradicionales, o producto de un proceso pblico de seleccin de empresas (como el concurso de ofertas de socios para la explotacin de reas en el Bloque Carabobo de la Faja Petrolfera del Orinoco).
  1. Cualquier empresa que entrara a participar en las actividades primarias de produccin de petrleo, tena que pagar al Estado, por intermedio del Ministerio de Petrleo, un monto por la informacin geolgica del rea y un bono por la cantidad de reservas probadas que seran desarrolladas por la Empresa Mixta (la cuota parte correspondiente a su participacin). En el rea de Carabobo, por ejemplo, logramos 5.000 millones de dlares de bonos al Estado, sin colocar en garanta nada, mucho menos ceder nuestra soberana sobre las reservas de petrleo.
  1. La propuesta y el respectivo contrato se revisaba en el Ministerio de Petrleo, para que se ajustara a nuestro marco legal y fiscal, a nuestro plan de produccin, y que cumpliese con toda la normativa regulatoria del Estado, para administrar la explotacin del yacimiento y preservar el recurso natural.
  1. Todas las condiciones del desarrollo se explicaban al Presidente de la Repblica y se le exponan los detalles correspondientes. Si contaba con su aprobacin, mediante el respectivo Punto de Cuenta, se enviaba al Consejo de Ministros, para la revisin y aprobacin del Gabinete. Luego, el Consejo de Ministros lo remita a la Presidencia de la Asamblea Nacional, que, a su vez, lo someta a la consideracin de la Comisin de Energa y Minas.
  1. La Comisin nos convocaba y haca toda clase de preguntas y observaciones, eran largas sesiones, donde se explicaba el proyecto y los trminos y condiciones de los contratos. Estaban todos los diputados que quisieran estar, oposicin y Bolivarianos. Luego, se proceda a declarar a los medios de comunicacin sobre los pormenores, y nuevamente se respondan preguntas.

Un elemento importante es que, no tenamos un contrato distinto o especial para cada Empresa Mixta, n. Nuestro equipo poltico-jurdico del Ministerio de Petrleo, estableci un contrato nico para todas las Empresas Mixtas. Los socios saban a qu atenerse y se acab la prctica de "ajustar" los contratos al inters de los socios, eran ellos los que tenan que ajustarse al inters del Estado y de PDVSA.

  1. La Comisin de Energa remita el contrato a la Plenaria de la Asamblea Nacional, donde se discuta abiertamente, cualquiera poda comentarlo u objetarlo. Se enviaba nuevamente al Ejecutivo, volva al Consejo de Ministros y slo despus de todo este proceso, es que se emita el Decreto del Presidente, con la aprobacin de la Empresa Mixta y la publicacin en Gaceta de los contratos, con todos los trminos y condiciones. Era una gestin transparente.

Si por cualquier razn, algn ciudadano quera recurrir en contra de estos contratos, entonces poda introducir una accin ante el Tribunal Supremo de Justicia.

As debe ser, para preservar el inters general, para ser honesto, para enterar a todo el pas de lo que se est haciendo en este sector tan sensible a nuestra economa, cules son nuestros socios, las condiciones, etc.

Ahora, con base en esta sentencia que comentamos, todos estos pasos se obvian, se saltan a la "torera". La propuesta pasa directamente de los socios a PDVSA y de all, van directo a la Sala Constitucional y se aprueban. Alguien conoce el contrato de la Empresa Mixta "Petrosur", ya aprobada bajo este procedimiento?, se conoce a los socios?, su experiencia, sus capitales?, los trminos y condiciones?

Se argumenta que existe un conflicto de Poderes con la Asamblea Nacional, que el Ejecutivo no la reconoce, est en desacato y ser un obstculo. Bueno, entonces debe ir a otras instancias del Estado y de discusin pblica, pero ms pblica por lo menos que las discusiones en la Asamblea Nacional Constituyente, porque all tampoco se sabe qu sucede, no se discute, se pasa una "aplanadora" de algo que ya viene decidido.

Lo que no se puede es aprobar los contratos de las Empresas Mixtas petroleras en secreto. A nadie le preocupa sto?, dnde qued la democracia participativa y protagnica?, otra vez los polticos en el poder se manejan de espaldas al pas?, y la soberana? Es muy grave.

2.- El Decreto Presidencial 3.368, publicado el 12 de abril de 2018, con base en el "estado de excepcin y de emergencia econmica en todo el territorio nacional", dicta de manera "transitoria" actos que, sin embargo, modifican de forma permanente lo que se califica en la Constitucin como "Disposiciones Fundamentales", que son "las instituciones intocables", que no pueden modificarse bajo ningn respecto, como son, entre otras, las relativas a la soberana y a las actividades reservadas al Estado, como las actividades primarias de la Industria Petrolera.

Al actual Ministro de Petrleo y Presidente de PDVSA se le dan poderes ilimitados, para cambiar unilateralmente nuestro rgimen petrolero. Pregunto, a nadie le preocupa que a un ministro (sea quien sea, no se trata del ministro, es que nunca haba sucedido algo parecido), se le den poderes "exorbitantes", es decir, sin ningn tipo de limitacin, para "crear, suprimir o efectuar modificaciones a Petrleos de Venezuela y sus empresas filiales"?, o para "crear, suprimir, modificar rganos de direccin, administracin y gestin de las empresas petroleras"?, para el "establecimiento de un rgimen definitivo adaptado a la dinmica petrolera internacional"?

As, de un plumazo, entre el caos y "dakazos" de cualquier tipo, se despachan toda la legislacin que garantiza, nada ms y nada menos, que la reserva que hace la Constitucin de esta actividad al Estado, por razones de "inters general, estrategia y soberana".

Las transnacionales deben estar todava estupefactas y preocupadas de lo fcil y de la forma como se vulnera el marco legal de la Plena Soberana Petrolera, la poltica petrolera del Comandante Chvez, uno de los mayores aciertos de la Revolucin Bolivariana, una poltica de Estado.

Pero a los ejecutores no les importa nada, se promete que "entrar mucho dinero" y que "subiremos la produccin de petrleo a 2.8 millones de barriles da, en poco tiempo" ahh, pero, adems, "hemos descabezado las mafias chavistas en PDVSA, perdn, las mafias corruptas en PDVSA". ste podra ser el discurso de Capriles, si hubiese derrotado al Comandante Chvez en las elecciones de 2012, o si la derecha llega al poder en cualquier momento. Pero n, es el discurso del madurismo!

Lo he denunciado innumerables veces y lo seguir haciendo porque, a pesar de que lo arriesgo todo, en lo personal, mi seguridad, libertad, imagen, a pesar de las amenazas proferidas en pblico por las ms altas instancias de este gobierno de que "ser capturado", como si se tratara del enemigo, a pesar del pasmoso silencio de mis antiguos camaradas de lucha, es mi responsabilidad hacerlo, tengo la responsabilidad de custodiar el legado del Comandante Chvez, en especial en este sector.

Porque el tema petrolero, adems, es un tema nacional, tiene que ver con la soberana. Aqu hablo a todos los venezolanos, los patriotas: slo el control sobre la Industria Petrolera y la posibilidad de captar la renta petrolera para ponerla al servicio del pueblo, ser lo nico, igase bien, lo nico, que nos permitir salir de este profundo abismo donde hemos cado.

Estoy comprometido, hasta los huesos, con mi pas y la suerte de nuestro pueblo, la justicia social, el desarrollo, el "vivir bien" que nos planteamos. Lo que est en el centro de la disputa, ms all del odio, amenazas y violencia es, quin controla el petrleo. Reivindico la consigna durante la derrota del Sabotaje Petrolero: el Petrleo es del Pueblo y debe ser su instrumento de liberacin!

Volvamos al Decreto en cuestin, algunos elementos claves y alertas:

El ministro puede "suprimir, eliminar a PDVSA, eliminar sus filiales", transformarla en otra cosa, es decir, vaciarla de sus capacidades, que no opere ms, que slo administre "contratos" y otorgue tierra y reservas a los privados?, la vuelta a los "convenios operativos", a "las asociaciones estratgicas", la "tercerizacin" ?, quin va a ocupar sus espacios?, quin va a operar?, ser la fiesta de los "panas" y sus socios internacionales?

No es necesario eliminar a PDVSA como figura jurdica. Eso sera demasiado torpe. Basta con convertirla en un cascarn vaco, como hicieron en la "apertura petrolera": que no opere ms, que no compre, que no decida, que no perfore, que no venda, nada. Slo ser la oficina de recibir las quejas o requerimientos de los socios, la pantalla.

El ministro puede "modificar, suprimir rganos de Direccin y gestin de PDVSA", cmo va a ser el gobierno corporativo de la empresa?, eliminar la estructura que permite su operatividad, respuesta oportuna, la atencin de sus procesos, su transparencia, su trazabilidad de operaciones financieras, de decisiones, su posibilidad de rendir cuentas?, cmo va a ejercer el Estado Venezolano su control y direccin como nico accionista de PDVSA?, cmo ejercer el Estado, a travs de PDVSA, el control sobre los socios en las Empresas Mixtas?,cmo controlar las exportaciones, el establecimiento de precios?, quin lo har, los "traiders"?

El ministro puede "fijar, suprimir, modificar normas operativas de las empresas petroleras", cmo va el Ministerio de Petrleo a garantizar la correcta explotacin de nuestros yacimientos?, cmo va a garantizar el Ministerio de Ambiente el cuidado de nuestras cuencas, acuferos, ros y tierras?, cmo va alguna autoridad a obligar a que las petroleras no hagan una depredacin salvaje, pero ms "econmica" para ellas, de nuestros recursos?, cmo fiscalizar el Ministerio de Petrleo los volmenes de petrleo que salen del pas, los que se almacenan fuera, para pagar lo que corresponde en Regalas e impuestos?

La explotacin comercial petrolera comenz en el pas en 1914 y fue slo en 1950 que se cre el Ministerio de Minas e Hidrocarburos, con sus normas operacionales y regulaciones para proteger al pas, para tratar de impedir que las transnacionales siguieran envenenando el Lago de Maracaibo, destruyendo y agotando nuestros yacimientos o haciendo "fosas de desechos" por todo el Oriente, contaminando aire, agua y tierra, vamos a retroceder de esa manera?

El ministro puede "generar normas para el establecimiento de un rgimen definitivo adaptado a la dinmica petrolera internacional". Se despacharn nuestro rgimen petrolero, el de un pas productor, para instaurar el de un pas consumidor?

La "dinmica petrolera internacional" est gobernada, subordinada, a los intereses de las grandes economas consumidoras, para las cuales las "empresas nacionales", como PDVSA, como la de los pases miembros de la OPEP, son un problema, porque insisten en salvaguardar los intereses de su propio pas productor de las apetencias de las trasnacionales, dejaremos de tener una empresa nacional?

El mundo petrolero se divide en dos grandes grupos: el de los pases consumidores por un lado y; el de los pases productores, por el otro. Cada uno, obviamente, tiene intereses opuestos, nosotros, somos y seremos por mucho tiempo, un pas productor.

El ministro proceder a "la compra, adquisicin y ejecucin de obras mediante la modalidad de contratacin directa", acto seguido el decreto pasa a enumerar todas las operaciones de procura de bienes y servicios de la industria petrolera, es decir, ahora, bajo el argumento de la "emergencia", creada por ellos mismos, su incapacidad e irresponsabilidad, TODO en la industria petrolera se comprar y contratar por adjudicacin directa, sin Comits de Licitacin, sin procesos internos, todo, ser adquirido sin control de ninguna ndole. Se desataron los demonios.

Claro, se le pide a los privados "que sean buenos", que no se aprovechen de una empresa desahuciada y de un Estado disfuncional, que se har de la "vista gorda", ver hacia otro lado, a otra parte, mientras liquidan a nuestra PDVSA y se hacen los negocios ms extraordinarios, el sueo de los "sicarios econmicos".

Lo que indigna y descubre el cinismo de este gobierno es que, buena parte de todos los presos de PDVSA, que hoy da estn secuestrados, sin derecho a la defensa, vilipendiados por el Fiscal-triste-poeta, es que se les acusa de haber realizado "adjudicaciones directas". Y si as hubiere sido, stas no podan haber sido decididas de manera unilateral por funcionario alguno, por muy alto nivel que tuviera, pues siempre, las decisiones partan de un rgano colegiado, los Comits Internos de PDVSA y todo el Sistema SAP de control.

Hoy, basados en un Decreto Inconstitucional, que adems se fundamenta en otra norma inconstitucional, se le da potestades exorbitantes y unilaterales a un ministro, sin establecerle si quiera algn lmite como obliga el Principio de Racionalidad y Proporcionalidad que ha de regir en toda actuacin discrecional de la Administracin Pblica y que ninguna norma puede derogar.

Ahora, el gobierno descubre que, si se declara una emergencia operacional, se pueden hacer adjudicaciones directas, con consulta de precios, de manera temporal y para garantizar la continuidad operacional. Ahora entendieron que no administran un Ministerio, que no estn comprando utensilios, ni productos de limpieza.

Ahora, parecieran entender que estn lidiando con una empresa petrolera de orden internacional que no para, que opera todos los das, 24 x 24, que si se paralizan los procesos de procura y contrataciones de servicios petroleros, se paralizan las reas de produccin, procesamiento, refinacin, de manera inexorable. Que es lo que ha sucedido, he all la famosa "conspiracin".

Ahora, parecieran entender que los gerentes y directores de PDVSA, no toman decisiones operativas, ni procura de materiales y servicios, porque temen que en cualquier momento los acusen de "corruptos" y se los lleven encapuchados del SEBIN, como ya es frecuente en las instalaciones.

Ahora se dan cuenta que los socios no estn dispuestos a firmar procura y contratos con sobreprecios, as se los lleven detenidos, porque ellos estn sujetos a las leyes de su propio pas. Que los socios entienden, que todas estas irregularidades y desviaciones a los trminos y condiciones de los contratos de Empresas Mixtas, no son sostenibles en el tiempo.

Los miembros de la Junta Directiva, en su desconocimiento, sus mltiples intereses y la instruccin dada de buscar "culpables" de las cosas que los abruman, que no entienden, paralizan todos los procesos internos mientras alguien les explica cmo funciona sto. La empresa se paraliza por falta de decisiones y conocimiento, el efecto sobre las reas es ms daino en la medida que las decisiones se postergan y sus consecuencias se acumulan.

Habrn entendido por qu existieron siempre en PDVSA las normas correspondientes de delegacin financiera y todo el sistema de Comits operacionales, procura, licitacin, estructura de filiales caracterstica de un "holding" pblico de empresas, en particular, petrolero.

Sabrn all en la Junta Directiva, en el problema que los han metido?, se dan cuenta que no es fcil, que no se pueden aceptar cargos por las ansias de poder, porque estn volando un "Sukoy", que se viene a tierra si no reaccionas a tiempo y si no tienes idea de cmo navegar esa poderosa mquina?

Desde agosto de 2014, lo que ha pasado en PDVSA es entera responsabilidad del madurismo, que se puso a desarmar un reloj, una mquina precisa, entre chanza e improvisacin, y no supo volverlo a armar, ahora lo va a entregar en pedazos. La historia pondr las cosas en su sitio. Porque se viene todo abajo y nuestro pueblo sufre las consecuencias.

A pesar de sus torpes astucias, nosotros prevaleceremos y seremos capaces de conducir a nuestro pueblo hacia el futuro que, finalmente podremos conquistar, porque nos pertenece. Con Chvez siempre Venceremos!

* Rafael Ramrez Carreo es Ingeniero y poltico venezolano. Ex-embajador de la Repblica Bolivariana de Venezuela ante la ONU. Ex-ministro de Energa y Minas y expresidente de empresa pblica Petrleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) hasta el ao 2014.

Fuente: https://www.aporrea.org/actualidad/a262753.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter