Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-05-2018

Las crecientes revelaciones de casos de violacin de bebs obligan a reaccionar
Papi, por qu me odias?

Carolina Vsquez Araya
Rebelin

Los depredadores sexuales son sujetos normales, respetados socialmente, amparados por el sistema


Algo muy malo sucede con la especie humana cuando padres, hermanos, maestros, lderes espirituales o simples vecinos son capaces de violar. Pero algo mucho ms perverso se revela ante las agresiones sexuales perpetradas contra seres tan indefensos como bebs, nias y nios en sus primeros aos de vida. Cuerpos y mentes aniquilados por ese embate violento y espeluznante que suele acabar con su vida.

Los casos recientes en Chile y Colombia de violaciones y asesinatos de bebs -por mencionar solo algunos- provocan un asco indescriptible. Sin embargo la repulsa social no es an suficientemente rotunda para evidenciar el horror de estos hechos por existir una especie de pacto de silencio tendente a poner etiquetas grises sobre los atroces crmenes sexuales perpetrados por hombres. Eso es el patriarcado. As es como se manifiesta a travs de los medios de comunicacin, los crculos sociales y los tribunales de justicia esa inconcebible complicidad ante las violaciones sexuales.

No me lo cuentes es la primera reaccin ante la noticia de una beb de poco ms de un ao de vida, prcticamente destrozada por la penetracin del pene de su propio padre o de su protector asignado por un juez de familia. Eso, porque no queremos saber los detalles de uno de los episodios ms crueles que es posible imaginar contra un ser indefenso. Entonces se nos agolpan las imgenes de nuestras propias hijas e intilmente intentamos borrarlas para hacer como que nunca nos hubiramos enterado. Pero estos hechos nos perseguirn porque, como sociedad, tenemos la responsabilidad de hacer algo para evitarlos.

La violacin es un crimen convertido en costumbre, en una especie de derecho del macho, en una forma de diversin para jauras de jvenes o adultos capaces de asaltar, torturar e incluso asesinar a una nia o una mujer. La violacin se considera una manera de reafirmar la virilidad imponindose fsica y psicolgicamente sobre alguien del sexo opuesto o de su mismo sexo y por ello se ha utilizado histricamente como tctica de guerra. La violacin ha sido la manera de someter a otro ser humano y arrebatarle la dignidad.

Esto es una realidad a la cual se enfrenta la mitad de la poblacin mundial; esa mitad que para equiparar sus derechos humanos con los de sus pares masculinos ha tenido que arriesgar la vida y soportar mltiples campaas de desprestigio por tener los arrestos de intentar un cambio radical. Pero los avances, aunque importantes, no son suficientes. A las mujeres se les niegan sus derechos desde antes de nacer y esa desigualdad contribuye a colocarla en posicin de inferioridad en su hogar, en su escuela y en su puesto de trabajo durante todo el resto de su vida. Por ello, cuando denuncia una violacin o un acto de acoso, es la primera vctima del sistema. A ella se la interroga con dureza, en ella recaern las dudas y ser sancionada por ponerse en la situacin objeto de su denuncia. De hecho, se la condenar por haber tenido el descaro de poner de manifiesto uno de los mayores vicios de la sociedad: la misoginia.

Si para las mujeres adultas el sistema patriarcal representa un atentado a su integridad como ser humano, la situacin de una nia dependiente de las decisiones de los adultos que la rodean puede llegar a ser una de las peores pesadillas si esos adultos abusan de su debilidad y la convierten en una esclava sexual desde sus primeros aos de vida. Para estas prcticas inhumanas, sin embargo, no existen obstculos bien definidos porque la voz de las vctimas apenas ahora comienza a escucharse.

Blog de la autora: http://carolinavasquezaraya.com/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter