Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-05-2018

Contratos a dedo y lmparas de papel
Las cargas de profundidad de la derecha contra la economa social madrilea

Diego Sanz Paratcha
El Salto

La oposicin de derechas acusa a Ahora Madrid de promocionar redes clientelares en su poltica de contratacin, en un nuevo marcaje a Carmena basado en informaciones dispersas publicadas en la prensa


Una Unin Temporal de Empresas que ya firmaba contratos con las alcaldas del PP; un proyecto financiado, aprobado y auditado por la Unin Europea; o contratos menores adjudicados segn un reglamento aprobado por unanimidad de todos los grupos municipales. Son algunos de los proyectos de empresas y asociaciones de la economa social y el cooperativismo madrileos a los que los diarios El Pas, El Mundo y la oposicin de derecha estn sealando por recibir supuestos tratos de favor por parte del Ayuntamiento de Madrid.

Con el PSOE en perfil bajo, los grupos municipales del PP y Ciudadanos han hablado de una red clientelar y de puertas giratorias a raz de estas denuncias, pero hasta ahora ninguno de los grupos municipales de la oposicin a Ahora Madrid ha registrado ninguna denuncia en los juzgados contra los supuestos responsables o beneficiarios de esos contratos, difundidos con nombres y apellidos en diversos medios.

En respuesta a El Salto, una representante del grupo municipal del PP seala: No tenemos ms informacin que la que ha aparecido en la prensa. En consecuencia, los populares pedirn una comisin de investigacin sobre estos contratos, si bien la portavoz declara que no tienen previsto hacer ninguna interpelacin al respecto en el prximo pleno municipal.

Ciudadanos ha afinado algo ms el discurso. Tanto en rueda de prensa como en declaraciones a este medio, la formacin naranja define como corruptelas la concesin de fondos como los 300.000 euros adjudicados desde 2016 a un proyecto sobre inteligencia emocional en el distrito de Villaverde, contrato ganado por una Unin Temporal de Empresas formada por las cooperativas Acais y Gara.

Aqu, sobre todo, no se est hablando tanto de legalidad como de tica pblica, explica a El Salto Miguel Angel Redondo, concejal de Ciudadanos y portavoz de economa de la formacin en el ayuntamiento de Madrid, que evita responder a la pregunta de si se presentar alguna denuncia judicial al respecto. Hay demasiados casos en los que se estn dando subvenciones y contratos a dedo a personas vinculadas a Ahora Madrid, zanja.

Redondo precisa que Ciudadanos apoyar una posible comisin de investigacin en el caso de que el PP finalmente la solicite. Preguntado por ejemplos concretos el redactor mencion los casos de Gara y REAS, cuyos contratos y subvenciones (respectivamente) han sido puestos en duda por la prensa, Redondo contesta que eso lo tendrn que decidir los jueces. De la misma manera responde a la peticin de ms detalles sobre vnculos polticos concretos, trato de favor o simplemente el carcter fraudulento de las contrataciones por ejemplo, que los servicios no se hayan realizado. Preguntado de nuevo sobre si su partido denunciar, Redondo vuelve a hablar de la diferencia entre ilegalidad e inmoralidad.

Con el argumentario algo ms fresco, Villacs y el propio Redondo sealaban en rueda de prensa la base empresarial de esa supuesta red clientelar: un conjunto de cooperativas, asociaciones y proyectos de escaso valor aadido y que no son el motor del empleo de calidad (Redondo). No nos oponemos a que se promueva la fabricacin de lmparas de papel, el reparto en bicicleta, o a que expliquen cmo hacer ganchillo, ironizaba Villacs. Y concluan: Hay mucho dinero invertido y no vemos los resultados.

Es as? El conjunto de proyectos con cuantas relevantes puestos en cuestin apenas supera los dos millones de euros en varios ejercicios: son los contratos de grupo Tangente (717.000 euros en dos aos), la subvencin del proyecto Mares (1.200.000 euros municipales en tres aos, con otros 4 millones financiados por la Unin Europea, y del que son socias varias cooperativas junto con el propio Ayuntamiento) o el contrato de Gara (los ya mencionados 300.000). Nada comparado con un presupuesto municipal en expansin de ms de 5.000 millones de euros, que entre enero de 2015 y mayo de 2016 destinaba el 54% de sus adjudicaciones a 10 grandes empresas, tal y como publicaba El Diario.

En el caso de Gara, el servicio llevaba siendo adjudicado desde el ao 2004 con el PP en la alcalda y de hecho esta cooperativa apenas ha facturado un 5% del contrato sealado: la empresa que ha facturado el 95% de los trabajos ni siquiera ha sido mencionada por prensa y oposicin pese a ser tambin una cooperativa.

Pese a ser minoritaria en dicha UTE, a Gara le distingue haber tenido como socia a Yayo Herrero, referencia del ecofeminismo madrileo a la que El Pas relacionaba con Izquierda Unida y con Ganemos. El titular vena servido: Carmena dio 300.000 euros a la firma de una impulsora de Ahora Madrid, destacaba el diario el 30 de abril. La activista de Ecologistas en Accin y actual presidenta de la Fundacin Hogar del Empleado (FUHEM, una conocida organizacin progresista madrilea) responda en un artculo que haba abandonado Gara en 2011, cinco aos antes de las adjudicaciones y cuatro aos antes de la formacin de Ahora Madrid, entre otros detalles sobre su trayectoria laboral y poltica.

En un artculo publicado en El Salto, otro socio de Gara detallaba tambin los principales clientes de la cooperativa: en 2017, tan slo un 5% de su facturacin fue con el Ayuntamiento de Madrid, y el 73% de su volumen de negocio el ao pasado fue con entidades privadas. Por su parte, el grupo Tangente informa a El Salto de que ms del 50% de su facturacin es con entidades privadas, y que en breve publicar un detalle sobre sus cuentas.

Sobre las acusaciones de El Pas y El Mundo a la economa social
Una contratacin prevista en la ley

El resto de informaciones publicadas por goteo han tenido que ver con los llamados contratos menores: licitaciones por menos de 40.000 o de 15.000 euros (respectivamente segn sean para obras o para servicios) que se pueden hacer sin concurso pblico para agilizar su ejecucin. Su uso por parte del Ayuntamiento de Madrid ha merecido la calificacin de contratos a dedo, en una expresin que ha usado tanto la prensa como PP y Ciudadanos.

 

El contrato menor es un recurso completamente habitual en las administraciones pblicas, seala a El Salto el consultor Santiago Lesmes, afincado en Pamplona y uno de los expertos que ha colaborado en la redaccin de la nueva Ley de contratacin pblica, precisamente un caballo de batalla de las organizaciones de la economa social. Este experto responde que ni la actual ni la anterior ley obligan a la administracin a solicitar tres ofertas distintas para uno de estos contratos. El supuesto de que el ayuntamiento se hubiera saltado esta obligacin era uno de los indicios con los que la prensa ha calificado de contratos a dedo determinados ejemplos de contratacin menor del equipo de Manuela Carmena.

Lo cierto es que dicho equipo ni siquiera ha hecho un uso discrecional de esta frmula. Tal y como ha precisado el rea de Economa y Hacienda, los contratos menores han pasado de representar el 0,55% de la facturacin municipal en 2011 (5.898 contratos menores en total) al 0,47% en 2017 (4.497 contratos). Esta bajada relativa (y absoluta por nmero de contratos) tambin se explica por el aumento total del presupuesto municipal, en expansin desde la poca del exconcejal de rea Carlos Snchez Mato. En esta misma etapa el denominado procedimiento abierto ha subido hasta el 97,2% de las licitaciones.

El Ayuntamiento tambin se ha defendido alegando que el nuevo reglamento de contratacin fue aprobado por unanimidad del pleno en septiembre, y que este incluye controles y obligaciones de transparencia hasta ahora inditas. Villacs mencion en su rueda de prensa que estos controles no se estn cumpliendo en la prctica. El Salto se ha interesado por esta denuncia, pero preguntado al respecto el portavoz econmico del grupo municipal, Miguel ngel Redondo, no ha dado ms detalles.

 

El 1.000% que no lo era
La portavoz municipal de Ciudadanos, Begoa Villacs, mencion el supuesto aumento en un 1.000% de los denominados contratos menores por parte del Ayuntamiento de Madrid. El porcentaje procede de una informacin del diario El Mundo, que no haca referencia a este tipo de contratos a los que se atribuyen las adjudicaciones a dedo, sino a las llamadas convalidaciones de gasto: generalmente partidas dedicadas a pagar los servicios de empresas que ya han sido adjudicatarias pero que todava no han recibido la prrroga del contrato. El Mundo inform de que entre febrero y marzo de 2018 esa partida aument un 1.166%. Segn precisa la consejera de Economa y Hacienda a El Salto, dicho clculo no slo no se refiere a los contratos menores, como pretenda Villacs, sino que adems es arbitrario: el aumento interanual de marzo de 2017 a marzo de 2018 sera de tan slo un 2,7%.

A m, como consultor, me molesta que se ponga el foco en el Ayuntamiento de Madrid, cuando hemos asistido a centenares de administraciones pblicas con casos importantes de corrupcin que estn siendo juzgados, seala Lesmes, que hace esta apreciacin a nivel general y precisando que no conoce en detalle las actuales acusaciones de trato de favor contra la corporacin. Me llama la atencin porque el Ayuntamiento est apostando por una contratacin pblica responsable y por la transparencia, apunta.

Con el trasfondo de determinadas guerras culturales, las acusaciones contra la poltica de contratacin del Ayuntamiento de Madrid son anteriores a abril de 2018. Un miembro de la Red de Economa Alternativa y Solidaria (REAS) entrevistado por El Salto descarta que haya intereses de competidores empresariales en este goteo de informaciones contra los proyectos. Los contratos son de cuantas muy bajas y para tareas tan especializadas que no hay competidores, seala. Otro entrevistado coincide en el mvil poltico como explicacin: Somos vctimas de un fuego cruzado en el que se nos est utilizando para hacer dao al Ayuntamiento.

 

La ambigedad calculada no es corrupcin, sino corruptelas, no es ilegalidad, sino inmoralidad marca Ciudadanos se corresponde con el peso econmico y poltico de la corporacin: las acusaciones a cara de perro enfrentaran inevitablemente a los naranjas con los funcionarios repartidos en los 96 rganos de contratacin municipales, entre reas de gobierno, distritos y organismos autnomos.

Pero las acusaciones s cobran su sentido cuando se dirigen al entorno de una alcaldesa que se ha mostrado extremadamente sensible a las denuncias de la derecha: Antonio Hernndez, uno de los exsocios de Gara, fue cesado por otros motivos por Carmena como coordinador de Ahora Madrid el pasado mes de abril. Otros sealados (el cooperativista y exmiembro de Ganemos Fernando Sabn) o el concejal del distrito de Villaverde, Guillermo Zapata, forman parte de Madrid 129, tendencia salida de Ganemos y hoy una galera de defenestrados por Carmena en la que se sitan tambin los concejales Javier Barbero y Celia Mayer.

De modo igualmente superficial, las acusaciones han afectado a otro concejal con trayectoria anterior en la economa social, el autnomo Pablo Carmona, o al ya cesado Snchez Mato (y an concejal presidente de los distritos de Latina y Viclvaro). Es decir, los perfiles menos afianzados polticamente dentro del ayuntamiento de cara a una nueva lista municipalista (o simplemente municipal). Tanto la portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre, como el actual concejal de Economa y Hacienda, Jorge Garca Castao, han defendido pblicamente la gestin econmica y la poltica de promocin de la economa social por parte del Ayuntamiento de Madrid.

Fuente: http://www.elsaltodiario.com/economia-social/contratos-cooperativas-derecha-oposicion-ayuntamiento-madrid


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter