Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-05-2018

La independencia judicial, en entredicho?

Juan Garca Ballesteros
Rebelin


El artculo 117 de la Constitucin dice que: La justicia emana del pueblo, se administra en nombre del Rey por Jueces y Magistrados integrantes del poder judicial, independientes, inamovibles, responsables y sometidos nicamente al imperio de la ley. Si analizamos el texto muchos de los contenidos que recoge son papel mojado en la aplicacin de la justicia.

Emana del pueblo, sin embargo, lo que sera posible, que en votaciones democrticas se eligieran a las distintas instituciones de la justicia, no es verdad. Son los partidos polticos los que eligen, por tanto controlan, las distintas instituciones judiciales. Con este sistema, est claro que el pueblo espaol no est representado, sino los intereses, en bastantes jueces y magistrados, de los grupos polticos mayoritarios. Veamos cmo se distribuyen ese poder:

- El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de veintin miembros, diez son elegidos por el Congreso y diez por el Senado y su Presidente es el Presidente del Tribunal Supremo.

- El Tribunal Supremo: tiene un nmero indeterminado de Magistrados. Son nombrados por el rey a propuesta del CGPJ.

- El Tribunal Constitucional: tiene12 miembros de los que 10 son elegidos directamente por el poder poltico y otros 2 por el CGPJ.

Queda claro que, aunque con honrosas excepciones, los nombrados a dedo por los partidos (los mayoritarios controlan), lgicamente busca no al mejor preparado, al ms profesional, sino a aquel que defienda mejor sus intereses partidarios. Basta leer algunos dictmenes judiciales para saber que esconden las sentencias y a quin benefician. Aqu queda en entredicho lo que recoge el artculo 117 independientes y sometidos nicamente al imperio de la ley.

A lo largo de las diferentes legislaturas hemos comprobado como el Fiscal General del Estado, elegido directamente por el Gobierno de turno, controla a bastantes fiscales que obedeciendo las instrucciones de su jefe se han comportado, en ocasiones, como defensores de los acusados cuando stos pertenece a un estatus poltico cercano al Gobierno, a la monarqua o al poder econmico.

Para esclarecer esta influencia decisiva del poder poltico en las decisiones judiciales voy poner algunos ejemplos:

- La Vicepresidenta del Gobierno, Senz de Santamara, el pasado mes de Diciembre lanz un discurso alardeando que el PP haba descabezado a ERC y Junts per Catalunya Esta seora se convirti en juez y apart a polticos elegidos democrticamente antes que ningn juez lo hiciera. Despus el juez Llarena le hizo caso y meti en la crcel a los mximos responsables de ambos partidos con una resolucin y argumentacin plagada de suposiciones y valoraciones personales.

- El Ministro de Justicia, Rafael Catal (reprobado por el Congreso), ante las multitudinarias manifestaciones en contra de la sentencia a La Manada, al igual que ha hecho el Gobierno del PP cuando la reivindicacin de derechos sale masivamente a la calle (Igualdad y derechos de la Mujer, Pensionistas), ha salido para aprovechar la coyuntura y sumarse a la ola de indignacin. El Sr. Catal ha censurado el voto de absolucin de uno de los jueces, afirmando que tiene algn problema singular. Grave error, pues un ministro nunca debe dudar pblicamente de la capacidad de un juez. Sin embargo, no ha criticado la sentencia (slo por abusos sexuales), autntica barbaridad que refleja el talante de determinados jueces, Ante esta metedura de pata, las asociaciones de jueces y fiscales han pedido la dimisin del ministro, pero han levantado su voz estas asociaciones ante los casos de personas enjuiciadas, y algunas condenadas, que acogindose al derecho constitucional de libertad de expresin, han manifestado pblicamente crticas a las barbaridades que se estn cometiendo desde el Gobierno contra los trabajadores, las mujeres, los pensionistas, los jvenes y la ciudadana ms desfavorecida?

- Mientras se condena a aos de crcel, como he recogido, a personas pacficas por ejercer el derecho a la libertad de expresin o de manifestacin, determinados jueces, aplicando la represora ley Mordaza que intenta acabar con las crticas y oposicin a las desastrosas polticas del Gobierno, utilizan distinto rasero para hacer justicia. La extrema derecha valenciana tiene un largo historial de crmenes (asesinato de Guilln Agull en 1993) y ataques gravsimos contra ciudadanos, polticos e instituciones. Sin embargo, en un solo caso ha sido condenado un asesino y de todas las tropelas que han cometido han quedado absueltos. Tampoco ha visto delito el juzgado n 42 de Madrid y archivado la causa ante los gravsimos insultos (desearle la muerte, vejestorio despreciable, comentarios racistas y otras lindezas), que policas municipales de Madrid (funcionarios pblicos que deben respeto a las personas y a la institucin a la que pertenecen) hicieron contra su alcaldesa, Manuela Carmena Qu hubiera ocurrido si esos WhatsApp los hacen pblicos otros ciudadanos? Posiblemente hubiera habido otra sentencia Tendr algo que ver en la sentencia de La Manada que entre los encausados hay un guardia civil y un soldado profesional?

La justicia en nuestro pas est en entredicho (barmetro de confianza institucional 7-4-13). Los ciudadanos cada vez confan menos en ella y su indignacin crece ante determinadas decisiones judiciales que difcilmente se pueden entender en un estado democrtico y de derecho. Y no les falta razn.

El reparto poltico del CGPJ, cuya funcin es garantizar la independencia de los jueces y magistrados frente a los dems poderes del Estado, condiciona su independencia y lleva aparejado que este organismo judicial sea correa de transmisin poltica. No hay separacin de poderes, como explic Jos Antonio Martn Palln, exfiscal del Tribunal Supremo y Magistrado Emrito del mismo, en su conferencia del pasado 15 de Febrero en Crdoba sobre La justicia en la Transicin.

Esto mismo es lo que manifiesta una Asociacin de Juristas que defienden los derechos civiles y que han presentado a la Sala Segunda del Tribunal Supremo una acusacin por un presunto delito de prevaricacin contra la cpula judicial del CGPJ por afinidad poltica con el PP, favoreciendo los casos de corrupcin que le afectan y, por tanto, falta de independencia en sus actuaciones (Kaos en la Red, 3-5-18).

Tambin el Consejo de Europa (formado por 47 estados), cuya funcin principal es la defensa y proteccin del Estado de Derecho y los DDHH, ha llamado la atencin al Gobierno de Rajoy por la falta de independencia judicial en Espaa. El Presidente del Grupo de Estados contra la Corrupcin (perteneciente al Consejo de Europa), Marin Mrčela , critica esta falta de independencia y ha sealado que l o que queremos es eliminar la posibilidad de que la poltica influencie el sistema judicial (Insurgente, 4-5-18).

La situacin que viven los dirigentes catalanes encarcelados por el juez Llarena del Tribunal Supremo, para muchos expertos en derecho internacional y DDHH ha supuesto una gran preocupacin porque no se puede encarcelar a personas por ejercer sus derechos de expresin, de opinin y de participacin poltica. Los argumentos esgrimidos por el juez Llarena para solicitar la extradicin de Puigdemont a Alemania han sido rechazados. La decisin del Tribunal Superior de Justicia de Schleswig-Holstein de dejarlo en libertad y no aceptar la peticin por rebelin supone un varapalo para la justicia espaola, cuando adems aade que el comportamiento del que se acusa al seor Puigdemont no sera penalmente punible en la Repblica Federal de Alemania segn la ley aplicable en Alemania.

Est claro que un estado ser realmente democrtico y de derecho si existe separacin de poderes y, por tanto, si la justicia es independiente e igual para todos los ciudadanos. Por desgracia en nuestro pas no es as y arrastramos valores y comportamientos heredados del rgimen anterior.

Para el futuro habr que plantear, para garantizar la independencia de la justicia, que los miembros de las diferentes instituciones de la judicatura sean elegidos democrticamente o bien por los propios miembros o por la ciudadana, buscando los ms preparados y con mejor experiencia.

Juan Garca Ballesteros. Colectivo Prometeo /FCSM

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter