Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-05-2018

Compaeros ricos? Los grupos de altos ingresos en Cuba

Tania Chappi Docurro
Nodal

Crnica del debate celebrado en el Centro Cultural Fresa y Chocolate, el 29 de marzo, dentro del espacio ltimo Jueves, de la revista Temas


Unas doscientas personas abarrotaron la sala Fresa y Chocolate, del ICAIC, durante el ms reciente encuentro de la revista Temas. Buena parte debi permanecer de pie, o transform en gradas las escaleras del local. Sin dudas, al asunto califica entre los de mayor inters para todos los cubanos, inmersos en la actualizacin (o mejor, renovacin?) de su sistema econmico y social.

Reto de los grandes signific para el panel abordar una problemtica ante la cual las indagaciones se ven obligadas a seguir caminos tangenciales y hasta tortuosos, pues como declar Juan Carlos Albizu-Campos Espieira, investigador del Centro de Estudios Demogrficos, de la Universidad de La Habana, es muy difcil encontrar informacin; en Cuba las fuentes clsicas [por ejemplo, el censo y los anuarios estadsticos] para conocer de los ingresos de la poblacin ya no los recogen, y otras no son pblicas. Con l coincidieron sus compaeros de mesa: Jos Luis Rodrguez, exministro de Finanzas y Precios y de Economa, actual asesor del Centro de Investigaciones de la Economa Mundial; Oniel Daz, Licenciado en Biologa y trabajador por cuenta propia, en el campo de la asesora de negocios; y Ernel Gonzlez, decano de la Facultad de Filosofa, Historia y Sociologa, de la Universidad de La Habana.

Los acompa el director de Temas, Rafael Hernndez. Como moderador, record que en los documentos generados por el VII Congreso del Partido se acepta la existencia de grupos con altos ingresos. Sin embargo, ni en ellos ni en los registros al alcance de la ciudadana hay una definicin precisa de quines los integran o a cunto ascienden sus dividendos.

Puntos de vista comunes expusieron Albizu-Campos y Rodrguez en cuanto a varios aspectos: es imprescindible diferenciar entre salario e ingreso (el primero no es la nica fuente del segundo); el poder adquisitivo del actual salario estatal se encuentra por debajo del vigente en el ao 1989; desde el Perodo especial ha disminuido de manera significativa el peso del salario dentro de los ingresos percibidos por los cubanos; y el concepto de altos ingresos es relativo: no es lo mismo fuera que dentro de Cuba, en La Habana que en Campechuela o en los polos tursticos; por eso siempre debemos contextualizar los anlisis.

En qu contexto estamos hablando de altos ingresos? Si bien la Isla muestra rasgos muy semejantes a la transicin demogrfica de naciones desarrolladas (niveles muy bajos de fecundidad y mortalidad), en lo tocante a penetracin de la tecnologa en la sociedad y al nivel medio de los ingresos personales, se encuentra al nivel africano. En este escenario el salario medio ha crecido ms del doble: de unos 300 pesos en el ao 2006, subi a 740 en 2016. Pero ese pago solo beneficia a 38% de los trabajadores, mientras 60% recibe emolumentos por debajo; y su capacidad adquisitiva no posibilita dar respuesta a las necesidades cotidianas y solo alcanza en 50% la denominada lnea de pobreza.

Apenas 1% de los trabajadores reciben salarios que promedian los 2000 cup mensuales. Adems, hoy 85% de lo depositado en el banco corresponde a 13% de la poblacin. Los altos ingresos no son un problema per se, sino cuando conllevan un proceso de concentracin de la riqueza en un determinado grupo como las cifras empiezan a indicar y la polarizacin de las oportunidades, razon el demgrafo.

Diversos estudios de casos, de corte cualitativo, efectuados en La Habana, estipulan que los ms bajos ingresos rondan los 10 cuc al mes (250 cup), mientras las personas ubicadas en el otro extremo del espectro declaran obtener unos 20 000 cuc mensuales agreg, ganancia vinculada a la renta de inmuebles y a quienes son depositarios de flujos de dinero provenientes del exterior, frecuentes, de altos montos y sobre todo destinados a la inversin de tipo personal en el mbito del turismo, el comercio y la gastronoma de alto estndar, por ejemplo, as como a actividades vinculadas a circuitos forneos de comercio. Tambin a ciertos tipos de industrias que ya se hacen notar, entre ellas las dedicadas a la reconstruccin y remodelacin de los autos clsicos de lujo, las cuales estn conectadas a circuitos internacionales por donde fluyen las partes, piezas, accesorios, y los recursos financieros.

No se puede identificar ingreso con poder de compra; en determinados lugares, debido a que los precios son ms bajos, por una misma cantidad de dinero se obtienen mayores o mejores productos que en otros, recalc Jos Luis Rodrguez antes de adentrarse en el desplazamiento de los ingresos, a partir de los aos 80. Hasta el inicio del Perodo especial, se relacionaban mayormente con los niveles de calificacin, educacin e importancia social del trabajo; de ese modo, en la Universidad los salarios podan ascender a 500 pesos, una cifra bien alta entonces.

Durante los 90 ocurrieron transformaciones sustanciales dentro del propio entorno estatal: comienza a desarrollarse el llamado sector emergente, que envuelve a los trabajadores del turismo y de las empresas mixtas; y en 1994 se instaura en determinadas entidades el sistema de estimulacin en divisas, el cual lleg ; a 30% de los trabajadores, pero con montos muy diferentes, algunos reciban solo 3 o 4 cuc mensuales, otros obtenan 40 y 50. Ese mismo ao empezaron a entrar al pas 537 millones de dlares por concepto de remesas; ellas han aumentado enormemente despus de 2010, a tenor de las inversiones en el sector no estatal.

A pesar de no contar con todas las estadsticas, es posible sacar conclusiones. Se ha producido un deterioro notable en la distribucin equitativa del ingreso, si en 1988 el ndice Gini (coeficiente para medir la desigualdad) era de 0.25, los ltimos datos calculados a vuelo dan ahora ms de 0.45. Aunque el salario medio de las empresas estatales es de 824 pesos, solo 2% de los trabajadores gana ms de 2 000. Mientras, quienes laboran en negocios particulares perciben unos 3 000 pesos mensuales, como promedio; no obstante, recordemos que no es lo mismo tener un paladar que ser transportista, artesano, peluquero, mensajero de bodega

En resumen, no es privativo del trabajador por cuenta propia devengar altos ingresos, el salario estatal en la zona especial del Mariel es equiparable al de las cooperativas no agropecuarias (puede estar en torno a los 8 000 pesos mensuales)& rdquo;, y a 25% de la poblacin cubana incluidos quienes no pertenecen a la categora de cuentapropistas llegan al ao, segn clculos de analistas estadounidenses, entre 2 500 y 3 000 millones de dlares . En general, puede estimarse que el ingreso de los trabajadores del sector no estatal salt de constituir 22% del captado por la poblacin en 1989, a representar 50% en el ao 2016, opin el economista.

Ciertamente, el Estado suele pagar los jornales ms bajos, teniendo, contradictoriamente, las actividades que ms aportan o pueden aportar al desarrollo estratgico del pas. En comparacin, los profesionales cubanos residentes en la Isla y asociados a contratistas forneos cobran honorarios muy buenos, pero siempre muchsimo menos que sus colegas en el exterior, aun cuando los de aqu realicen actividades de similar o mayor complejidad; ejemplo puntual es el de los desarrolladores de software que hacen outsourcing, especific Oniel Daz.

Su experiencia como asesor de negocios lo avala para afirmar que el sector privado no es un bloque homogneo, asumir que dentro de l todos somos ricos es una idea completamente alejada de la realidad. La mayora de los trabajadores por cuenta propia son contratados, viven de un salario. Y en los barrios ms humildes tambin hay cuentapropistas, con cafeteras y talleres modestos. El actual grupo de grandes ingresos por lo general proviene de aquellos que han estado ms favorecidos econmicamente en las diferentes etapas del pas, sobre todo del 90 para ac. Por lo que he visto, en su mayora son hombres, entre cuarenta y cincuenta y cinco aos de edad, blancos; tienen experiencia empresarial, o han vivido fuera de Cuba y, de manera coherente con las transformaciones econmicas de los aos recientes, decidieron regresar.

Igual de difcil que al resto de los panelistas, le es a este joven licenciado determinar cul cifra constituye el punto de partida para hablar de altos dividendos en Cuba. Solo la declaracin jurada sobre los ingresos personales, documento que anualmente deben entregar a la ONAT quienes obtienen ganancias por labores ajenas al trabajo estatal, le brinda un indicio del criterio asumido por el gobierno. Al parecer, este toma como nivel aceptable para los cuentapropistas la cifra de 10 000 pesos no convertibles (400 cuc), monto exento de impuestos y bsico para garantizar la subsistencia y dar respuesta a las necesidades productivas de esos trabajadores. En el otro extremo de la escala progresiva para la determinacin del impuesto se encuentra la obligacin de tributar 50% de lo ingresado por encima de los 50 000 pesos anuales (2000 cuc); teniendo en cuenta que es el tratamiento impositivo mximo, el Estado ve a los poseedores de ese dinero como las personas de ms altos ingresos.

Ernel Gonzlez mostr una realidad desconocida para numerosos cubanos, e incluso no reflejada en las correspondientes estadsticas: Ya en la dcada de los 80 haba campesinos con cuentas bancarias millonarias, debido a su trabajo. Segn estudios de casos, por entonces los productores individuales mejor situados aquellos que disponen de tierras de calidad, con agua suficiente y cercanas a los grandes centros de consumo podan obtener ingresos tres y cuatro veces superiores a los de un cooperativista, mientras este perciba dos o tres veces ms en relacin con un obrero agrcola. A ello contribuy la cooperativizacin en los aos 70 y 80, pues quienes decidieron mantenerse independientes compraron casi toda la maquinaria de los que ingresaban en las nuevas organizaciones.

En consecuencia, reforzaron su equipamiento, y tambin se hicieron con el mejor ganado. A inicios de los 90, otra exploracin en la provincia de La Habana evidenci que las diferencias antes mencionadas se haban acentuado y los ingresos de los campesinos individuales podan duplicar o triplicar los de los cooperativistas y ser ocho y nueve veces superiores a los de los obreros agrcolas. Otro aspecto a favor de los productores independientes, en especial los no dedicados a renglones fundamentales para el pas (caa, tabaco, ganado), fue que se les imponan menos obligaciones y restricciones.

Smese que no se trataba de guajiros sin conocimientos tcnicos, por el contrario, casi todos haban trabajado para la empresa estatal, donde aprendieron mucho, y sus hijos y nietos tenan mayor calificacin, algunos eran ingenieros agrnomos. De todo ese aprendizaje las familias tomaban lo ms factible de aplicar y as lograban costos de produccin ms bajos. A pesar de sus recursos, puntualiz el investigador, el grupo de altos ingresos en la esfera agropecuaria no ha podido capitalizar la produccin; o sea efectuar inversiones a gran escala.

Del otro lado de la sala

Buena parte de quienes dialogaron desde el auditorio considera que los ingresos elevados no constituyen un problema en s mismos, son positivos si provienen del trabajo honrado. Se convierten en negativos cuando se obtienen ilcitamente o se originan en una relacin de expropiacin sin devolucin, sin contribucin; cuando el acceso a ese grupo es muy restringido, elitista, y si est en un contexto de reproduccin de la pobreza muy rgido, plante una sociloga. Luego se refiri a una investigacin en curso, emprendida por una colega, quien ante la falta de datos apel a imaginar un modesto modelo de bienestar esperado y a determinar cunto dinero sera indispensable hoy para alcanzarlo.

Parecera que tener acceso mnimo a tal bienestar representa disponer de 8 000 cup (320 cuc) per cpita, ya 15 000 (600 cuc) y 20 000 pes os (800 cuc) hacen un ingreso alto; y muy alto sera tener 1 000 cuc per cpita. Teniendo en cuenta las entradas monetarias de cierto nmero de cubanos, en la Isla est formada una capa media alta, integrada por empresarios privados asociados a negocios de altos ingresos, por cooperativistas agropecuarios y no agropecuarios con esta misma salvedad, algunos campesinos, trabajadores en empresas mixtas, personas que reciben remesas en los rangos indicados, deportistas y artistas insertados en circuitos internacionales y los llamados semiemigrantes, esos que van y vienen, laboran afuera y aqu.

A un trabajador por cuenta propia no le pareci idneo el clculo anterior, pues en las tiendas cubanas un artculo bsico en el hogar, como es un refrigerador, vale ms de mil cuc. La misma persona coincidi con varios argumentos anteriores, en cuanto a que es imprescindible crear alternativas para que quienes perciben dividendos fuera de las entidades estatales, ms all de pagar impuestos contribuyan de dismiles maneras al desarrollo del pas. En lugar de eso, lo que abundan son las restricciones. Por qu, donde vivo, no puedo ayudar a la escuela de la esquina, por qu quienes tienen negocios en la calle 23 no pueden contribuir a su remozamiento?, inquiri. Varias intervenciones giraron en torno a la necesidad de que el capital generado en Cuba por los productores privados, u obtenido por artistas, deportistas y personalidades de otros mbitos, tenga mayores opciones de inversin, de modo que genere empleo.

Un politlogo pregunt a los expertos: si los ingresos elevados cumplen una funcin social cuando son capaces de revertirse en progreso, cmo puede materializarse eso en nuestra sociedad, interesada en gozar de prosperidad, sustentabilidad y equidad? Y un economista les solicit juicios relativos al desempeo actual de los actores nacionales que generan propiedad privada capitalista y altos ingresos personales en la esfera rural: algo ms de treinta mil campesinos aislados que se han negado siempre a asociarse y los productores agrcolas unidos en las cooperativas de crditos y servicios; asimismo, sobre las reglas del juego para las micro, pequeas y medianas empresas (pymes) que se prev autorizar en sectores industriales como la produccin de alimentos, la construccin y la artesana.

No podemos discutir sobre altos y bajos ingresos sin aludir a la poltica que los produce expres otro investigador y a la creciente desigualdad instaurada en la sociedad cubana, donde ya tenemos casi 25% de la poblacin por debajo del umbral de pobreza. Igualmente alert acerca de que una vez rebasado cierto nivel de consumo, los poseedores de crecidas ganancias adquieren la capacidad de corromper y de acumular ventajas polticas. Otro habitual asistente a las sesiones de UJ apunt hacia determinadas capas dirigentes que pueden llegar al enriquecimiento mediante el disfrute de prebendas inherentes a sus cargos. Y record que una vez aprobada la instauracin de la empresa privada no es posible ignorar la tendencia de esta a la reproduccin ampliada de su capital.

Con una ancdota, un joven periodista destac las crecidas utilidades que en Cuba disfrutan algunos productores musicales. La undcima persona en hacer uso de la palabra desde el pblico manifest: Este debate es muy oportuno, porque ocurre en un momento de polarizacin de la riqueza y de precarizacin de la existencia. Una nueva burguesa urbana est invirtiendo millones de dlares en el sector inmobiliario o en las pymes, cul es la poltica del Estado al respecto?

Ms vacos que soluciones

Precisamente la ltima de las interrogantes concebidas por Rafael Hernndez para sus invitados tena similar enfoque: qu polticas y regulaciones se aplican en relacin con los grupos de altos ingresos?, son o no eficaces?

Las cuentas bancarias constituyen una va para, en beneficio de la nacin, darle movilidad a ese dinero; sin embargo, no la hemos explotado en toda su potencialidad. Igual sucede con otros mecanismos. No debemos temer a los altos ingresos bien habidos, sino evitar que haya cubanos viviendo por debajo del nivel de pobreza. Requerimos desarrollar la capacidad de realizar transformaciones a corto plazo, no puede ocurrir que se dilaten demasiado en el tiempo y cuando se vayan a aplicar ya haga falta hacer otras. Necesitamos poner en claro y enfrentar problemas como la forma en que algunos se estn enriqueciendo, aprovechando su capital relacional y social. Eso la ley debe evitarlo por todos los medios, arguy Ernel Gonzlez.

El posible aporte de las pymes aleg Oniel Daz est validado en el mundo, incluidas las naciones socialistas ms exitosas: China y Vietnam. En las condiciones actuales, la economa nacional no podr progresar sin darle mayor participacin al sector privado y a su pequea y mediana empresa. Pero aceptarlo, e impulsarlas, implica el reto de hacer coherente y consistente la generacin de riqueza con la igualdad social.

Jos Luis Rodrguez discurri que partiendo de la existencia objetiva del sector privado y el cooperativo, hay que regularlos, lo cual no significa aplastarlos ni pretender normarlos con medidas administrativas solamente. Y el capital generado por ellos debe asociarse con los proyectos del Estado. Una experiencia muy til fue puesta en prctica en la Yugoslavia de los aos 70: personas de esa nacionalidad, quienes trabajaban en Alemania, enviaban a casa un nivel de remesas importantsimo, con ellas se cre un fondo de inversiones conjunto, el banco retena el dinero durante un mes, lo utilizaba en sus operaciones y luego lo entregaba, con intereses, a su dueo; as movan miles de millones de dlares. Por qu nosotros no podemos hacer eso? Otra frmula vlida sera vender a los particulares bonos de deuda pblica, con atractivas tasas de inters. A la regulacin fiscal es preciso sumar, entre otras medidas, nuevas polticas crediticias y de vinculacin con los grupos que devengan altos ingresos. Y ante la desigualdad, el camino no es reducir a los que ganan mucho, sino incrementar la proteccin social a los desfavorecidos.

Ya se ha demostrado que hay un proceso de formacin de capital en Cuba, por parte del sector privado; sin embargo, las opciones para invertir ese dinero son en extremo reducidas, pues carecemos de un marco jurdico propicio; la actual ley de inversin solo est dirigida a los empresarios extranjeros, subray Juan Carlos Albizu-Campos. Esta situacin tiene que cambiar si el propsito es impulsar las pymes con la actual regulacin del trabajo por cuenta propia es imposible desarrollarlas legalmente y atajar las tantas deformaciones que hoy tienen lugar.

Llegado el final de la jornada, Rafael Hernndez redonde uno de sus planteamientos iniciales: Quiero insistir en que los documentos del Congreso del Partido reconocen la presencia de los grupos de altos ingresos y sealan la necesidad de desarrollar polticas eficaces en relacin con ellos. Pero, las prcticas y los discursos no siempre van acompaados.

Tania Chappi Docurro. Periodista. Revista Bohemia. Revista Temas.

Fuente: http://www.nodal.am/2018/05/companeros-ricos-los-grupos-de-altos-ingresos-en-cuba-por-tania-chappi-docurro/

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter