Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-05-2018

Reformar la reforma en Cuba: existe consenso poltico sobre el mercado?

Pedro Monreal
El Estado como tal (Blog)


Una parte de la burocracia cubana parece habrselas arreglado para seguir estrangulando el espacio ms adelantado de la actualizacin del modelo econmico: la reforma del sector agropecuario nacional.

Si el gobierno cubano no lograse transformar ese sector en un rea exitosa de coexistencia de diversas formas de propiedad y de gestin, en el que la integracin de estas se resolviese mediante el mercado, no ser creble la capacidad gubernamental para desarrollar un modelo descentralizado de economa socialista.

Ninguna otra actividad econmica estratgica de Cuba y la seguridad alimentaria lo es- ha avanzado tanto en solventar, de manera relativamente acelerada y sin excesiva controversia poltica en la ltima dcada, la legitimidad de la actividad privada nacional en el nuevo modelo econmico que intenta establecerse. Sin embargo, an falta por resolver la otra mitad: el consenso poltico sobre la nueva institucionalidad del mercado que se necesita.

Cuando la actividad privada nacional es normal, pero el mercado es impugnado

La dimensin y funciones del sector privado nacional sigue siendo el asunto poltico ms divisivo de la reforma econmica actual, excepto en el caso del sector agropecuario. Cualquier propuesta para establecer empresa privadas nacionales productivas en Cuba por ejemplo, en la industria- generalmente se transforma rpidamente en una contienda poltica dentro del debate pblico.

El capital privado nacional no solamente es un rea de controversias sino tambin de inaccin y de zigzagueos de la poltica econmica. Desde hace dos aos se espera por una legalizacin de la micro, la pequea y la mediana empresa privada nacional, pero ello no acaba de ocurrir. Por otra parte, algunas de las licencias para el ejercicio del trabajo por cuenta propia (TCP) fueron suspendidas temporalmente hace nueve meses, una temporalidad que resulta excesiva.

La idea de una empresa privada nacional produciendo muebles o confecciones textiles resulta polmica, pero en la produccin agropecuaria eso no ocurre desde hace tiempo. Se acepta, con naturalidad, que el 75,5% de las viandas y hortalizas, el 64,8% del arroz, el 72,9% de los frijoles, el 83,9% de los frutales y el 63,6% de la leche fresca, sean producidos por el sector privado nacional. (1)

Todava no es posible operar legalmente en Cuba una microempresa privada que produzca taburetes, pero se reconoce, sin problema alguno, que la alimentacin del pueblo descansa en el sector privado y que eso no pudiera ser de otra manera.

Sin sector privado no hay alimentos nacionales y esa es una realidad que se entiende claramente. El sector privado se ha ganado ese espacio produciendo algo de valor estratgico (la comida) en condiciones no precisamente favorables, con notables carencias de medios y en un contexto de relaciones complicadas con el sector estatal, como es el caso del retraso en los pagos por las producciones privadas vendidas a las empresas estatales.

La situacin es paradjica, porque mientras que el componente ms polmico de la reforma cubana la expansin del sector privado- es aceptado en el mbito agropecuario, el componente supuestamente menos controvertible de la reforma el papel regulador del mercado- contina siendo rechazado, esencialmente, por el sector estatal en el funcionamiento de la actividad agropecuaria.

De hecho, a pesar del incontestable predominio productivo del sector privado en el agro cubano, las relaciones de intercambio en la esfera agropecuaria no son mayoritariamente reguladas por el mercado.

De entrada, el 42,6% del valor de las ventas de productos agropecuarios en 2017 y el 35,3% del peso en toneladas de estas estuvieron a cargo de los mercados agropecuarios estatales, que esencialmente no operan con precios de mercado. (2)

Si a ello se suman las ventas realizadas por las cooperativas no agropecuarias de mercados agropecuarios, que comercializan una parte de los productos con precios de acopio centralizados a precios minoristas mximos, y se adiciona el segmento de los llamados puntos de venta, parte de los cuales tienen que aplicar precios minoristas mximos, pudiera entonces afirmarse que la mayor parte de la comercializacin de los productos agropecuarios no es regulada por el mercado.

Si no es el mercado el mecanismo de regulacin de los precios agropecuarios, qu es entonces lo que los determina? La pregunta no es difcil de responder: las conjeturas de la burocracia.

El sistema de Acopio: una burocracia incombustible?

Cuando nos referimos a la funcin reguladora del mercado como un componente de un modelo econmico que se mantiene en un paradigma planificador, pero descentralizado, no se trata de una idealizada regulacin libre del mercado.

Como se conoce, la autoridad pblica regula los mercados, con variada intensidad y diversos mecanismos, en casi todas partes del mundo. Sin embargo, la utilizacin de palancas econmicas para intervenir estatalmente en la regulacin de un mercado (por ejemplo, compras estatales, impuestos, acceso a crditos, y subsidios) es algo muy distinto a sacarse de la manga los precios agropecuarios.

No deja de ser curioso el mecanismo de formacin de precios agropecuarios mayoristas que se utiliza en Cuba, que consiste en agregarle al costo de produccin un por ciento preestablecido de utilidades. Tmese el caso del precio de acopio de la papa (65 pesos el quintal), que asume un 50% de utilidades sobre el costo de produccin.

La pregunta obvia es de dnde sali la idea de que producir papas debe tener esa elevada rentabilidad? En Canad, por ejemplo, la rentabilidad promedio de una granja de papas no alcanza el 17%. (3)

En EE.UU, el 69% de las granjas se encuentran en la llamada zona critica, es decir, con rentabilidades inferiores al 10%. (4)

En el caso de Cuba, la formacin de precios mayoristas agropecuarios incluye la adicin de una alta utilidad sobre el costo en muchos productos: tomate (40%), arroz (30%), carne de res (30%), carne de cerdo (50%), frijol (70%), y maz (50%). (5)

Tiene que ver eso con la funcin de regulacin econmica de un mercado? No parece ser el caso.

Se ha esgrimido el argumento de que esos elevados niveles de utilidad planificada tienen como objetivo estimular al productor para que, como resultado de un previsible incremento de la oferta, pudieran reducirse los precios que paga el consumidor. El problema es que tales objetivos no se han materializado, ni existe evidencia de que eso pudiera ocurrir.

Una rpida revisin de las estadsticas oficiales en cuanto a los resultados productivos y los precios minoristas del agro, desde que a mediados de 2015 se aumentaron los precios de acopio, indican que ni han existido incrementos significativos en los volmenes de produccin, ni han crecido notablemente los rendimientos, y los precios minoristas continan estando divorciados de los niveles de ingresos de la mayora de la poblacin.

No es propsito de esta breve nota analizar los detalles del desempeo de Acopio y de su funcin en la regulacin de la produccin y la comercializacin del sector agropecuario. El tema ha sido discutido ampliamente en la prensa nacional y ha sido analizado por varios colegas. Juan Triana escribi recientemente un interesante artculo al respecto, incluyendo la relacin entre Acopio y el tema ms amplio de la planificacin nacional. (6)

Lo que deseo hacer es llamar la atencin respecto al sinuoso proceso que primero desvaloriz oficialmente a Acopio para poco tiempo despus -en una fenomenal marcha atrs- hacerlo renacer, como ave Fnix, en su condicin de uno de los principales florones de la burocracia cubana.

A finales de 2013, la prensa cubana consideraba que una de las mayores deficiencias que tiene la agricultura cubana es el acopio y la comercializacin de los productos. Durante aos se han tratado de introducir cambios en las formas para su realizacin, pero siempre quedan baches e insatisfacciones, tanto de los productores como de los consumidores Ahora se instaurar, con carcter experimental, un nuevo procedimiento para la comercializacin de productos agropecuarios en La Habana, Artemisa y Mayabeque, que en un trmino ms o menos de un ao, debe dar los frutos esperados para su extensin a todo el pas. (7)

Se planteaba que entre las modificaciones establecidas se libera, para la base productiva, la comercializacin de los productos agrcolas luego de que hayan cumplido sus compromisos contractuales con el Estado; y permite el vnculo directo entre esas unidades y el mercado para que estas participen en mayor medida de los precios minoristas. (8)

Unos meses ms tarde, en julio de 2014 se anunciaba que se extinguir la Unin Nacional de Acopio y los mercados bajo su administracin se traspasan al Ministerio de Comercio Interior. (9)

Sin embargo, luego se produjo una especie de frenazo en seco pues menos de dos aos despus de tal anuncio, se desmontaba parcialmente el experimento en las tres provincias mencionadas, una vez que se retoman los mecanismos de acopio estatal y se fijan topes a los precios, como analiz en aquel momento el colega Pavel Vidal. (10)

A principios de 2016 la prensa cubana ya se refera a los nuevos rumbos de Acopio e informaba que recuperar su funcin de principal comercializador de la produccin agrcola se inscribe entre los pasos esenciales para ordenar la distribucin y rebajar los precios. (11)

Comenz a utilizarse entonces la expresin programa de recuperacin de la Empresa de Acopio. (12)

El noveno perodo de sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en julio de 2017, pudiera haber marcado el momento culminante de un proceso al que eufemsticamente se le llam el programa de dignificacin del sistema acopiador.

Las reseas de la prensa cubana sobre esas sesiones parlamentarias se refirieron a que los participantes coincidieron en el impacto positivo que ha tenido la recuperacin del sistema de acopio, a la vez que insistieron en la necesidad de garantizar todo el sistema logstico. (13)

El papel lo aguanta todo, pero la poltica debera ponerle coto a la desercin de la transformacin del modelo

Hace unas semanas, el peridico Invasor, de la provincia de Ciego de vila, public un artculo que debera haber funcionado como un torpedo en la lnea de flotacin del buque Acopio, pero todava no sabemos si ese ha sido el caso. (14)

Se afirma en ese artculo que la Empresa Provincial de Acopio cerr el 2017 con sus utilidades sobrecumplidas al 730 por ciento. Cuando sus ganancias no prometan llegar al milln de pesos, ellos terminaron quedndose con casi seis millones; y eso, en el mismo ao de intensa sequa, huracn demoledor y sin que los precios de venta se fueran por encima del tope. (15)

Concluye la nota del peridico Invasor afirmando que el estado financiero de la empresa, que el ao anterior (2016) cerrara con prdidas, a causa de un desfalco de millones de pesos, concluy el 2017 con saldos muy positivos, sin que se hayan traducido, en lo fundamental, en ms comida transportada del surco a la mesa. (16)

A ver si queda ms claro as: la dignificada institucin no solo no cumple su objeto social, sino que en ella se produce un desfalco millonario y protagoniza un timo contable de campeonato.

En esas circunstancias, qu es exactamente lo que regula Acopio con mayor coherencia que el mercado?

El texto de la conceptualizacin, uno de los principales documentos guas de la reforma econmica, establece como una de las principales cuatro transformaciones a realizar reconocer, regular y lograr un adecuado funcionamiento del mercado, de modo que las medidas administrativas centralizadas, en interaccin con las polticas macroeconmicas y otras, induzcan a los actores econmicos a adoptar decisiones de acuerdo con los intereses de toda la sociedad. (17)

El documento precisa que se trata de un mercado regulado que se subordina al logro de objetivos sociales. Se reconoce explcitamente la funcin reguladora del mercado, en el sentido de facilitar de modo ms eficiente y efectivo, el acceso de los actores econmicos de las diferentes formas de propiedad y gestin a los insumos y a los mercados de sus producciones y servicios, en funcin de cuyas demandas deben optimizar oportunamente las ofertas en surtido y calidad. (18)

En realidad, existen suficientes mecanismos alternativos para lograr todo lo anterior prescindiendo absolutamente de Acopio.

De hecho, pudiera pensarse que a Acopio cabran aplicarle acciones que respondan a uno de los seis objetivos definidos en el documento de la actualizacin en relacin con la funcin reguladora del Estado y el Gobierno respecto a las funciones del mercado: Impedir que productores o comercializadores de tipo monoplico o de otra ndole impongan condiciones contrarias a los intereses y principios de la sociedad, con independencia de la forma de propiedad o gestin. (19)

Existen dos cuestiones importantes que deben ser aclaradas. En primer lugar, el aseguramiento del volumen de productos agropecuarios de origen nacional que el gobierno desea distribuir a destinos de utilidad social (escuelas, hospitales, etc.), a la venta normada (la libreta), o a la venta minorista a precios asequibles en determinados puntos de venta, no necesita del funcionamiento de algo como Acopio.

La distribucin a esos destinos de demanda pudiera hacerse en condiciones de mercados regulados en los que funcionasen una combinacin de mecanismos tales como las compras estatales de grandes volmenes (con capacidad para reducir precios mayoristas en los mercados) y los subsidios estatales al consumo, para reducir los precios minoristas de productos seleccionados.

En segundo lugar, la principal disfuncionalidad de los mercados agropecuarios de oferta y demanda de Cuba -niveles de precios totalmente desconectados del ingreso promedio de los trabajadores- no es algo respecto a lo que Acopio pueda hacer algo positivo. Esa disfuncionalidad se explica, en alto grado, porque son malos mercados: mal concebidos y peor operados, pero eso tiene solucin. (20)

El punto que desea destacarse es que Acopio parece funcionar como un caso tpico del ruido que se hace con viejos instrumentos.

El nuevo modelo econmico que esboza el documento de la conceptualizacin necesita un mercado distinto a todos los que han existido hasta ahora en el pas. Debe contar con instituciones efectivas que puedan operar en esos mercados y no con entidades que puedan darse el lujo de combinar su inefectividad con una artificial e insultante rentabilidad.

Sin instituciones efectivas de mercado no podr avanzar la reforma econmica

Pudieran drsele los giros que se desee y adornarse con las palabras que se quiera, pero al final, el tipo de reforma econmica que describe el documento de la actualizacin consiste en una transformacin relativamente radical del sistema de gestin de la economa y de la sociedad: el paso hacia un mecanismo de regulacin econmica concebido para una diversidad de actores que tendran un peso relativo mucho mayor que antes -con una participacin indita del sector privado nacional y extranjero- y que solamente podra funcionar mediante una extensin del mercado y de sus funciones reguladoras, mediadas por la intervencin estatal.

Cuando en Cuba se utiliza la palabra descentralizacin o la expresin modelo descentralizado se estn empleando cdigos, ms o menos polticamente correctos, para identificar procesos que cambian cuantitativa y cualitativamente las funciones del sector privado, del mercado y del Estado en el funcionamiento de la economa y de la sociedad.

No es un proceso que pueda predeterminarse en detalle, tampoco es pronosticable, y mucho menos sus claves se encuentran en teorizaciones generales. Inevitablemente implica experimentacin, aprendizaje sobre la marcha y adaptaciones. No ha sido un reto exclusivo para Cuba pues otros pases, como China y Vietnam, han transitado por ese camino. De esas experiencias pudiera aprenderse, pero no es razonable asumir que pudieran copiarse y que el trasplante funcionara bien en Cuba.

El proceso de descentralizacin tiene importantes componentes polticos, siendo uno de ellos las posibles modificaciones de poder que pudieran derivarse. No me refiero aqu a la trillada cuestin, casi siempre discutida en abstracto en el caso de Cuba, acerca de si la expansin de lo privado y del mercado pudieran generar actores polticos capaces de modificar la naturaleza del sistema poltico, es decir, acabar con el control del poder poltico ejercido por el Partido Comunista de Cuba (PCC).

Ese es un aspecto que pudiera tener inters acadmico, pero, hasta donde conozco, est muy lejos de ser un tema de actualidad poltica. De hecho, parece no existir el tipo de evidencia en la que pudiera sustentarse hoy un anlisis objetivo.

Cuando me refiero a las modificaciones de poder que pudieran derivarse de un mayor peso de lo privado y del mercado, lo que trato de sealar son tres cosas:

a) mantener instituciones econmicas socialistas en un contexto de ampliacin de las relaciones de mercado implica la aceptacin de que -en alguna medida- la lgica del mercado pudiera instalarse en el interior de esas instituciones. No digo que sea bueno ni que sea malo, simplemente afirmo que es algo que sucede;

b) el incremento de las funciones reguladoras del mercado debe implicar una reduccin del peso relativo de las instituciones estatales en la regulacin de la economa; y

c) esa prdida relativa del poder tradicional de las entidades estatales socialistas trata de ser compensada con nuevos mecanismos para el ejercicio del poder por parte del partido comunista, tanto los que se ubican hacia arriba (por ejemplo, nuevos sistemas de impuestos, de crdito y de contralora), como los que se ubican hacia abajo (por ejemplo, el control popular sobre el funcionamiento del mercado).

Todo lo anterior ya ha estado ocurriendo en Cuba desde hace algn tiempo, pero cabe esperar que el avance de la reforma intensifique esos cambios.

El diseo e implementacin de la descentralizacin ha sido un proceso polticamente controversial donde quiera que ha intentado hacerse. Usualmente, el aspecto ms polmico y polticamente ms desgastante es el relativo a la transformacin de activos estatales mediante la venta o arriendo de estos a entidades privadas nacionales y extranjeras. Lo polmico no se limita a ser una expresin de discrepancias ideolgicas y de perspectivas polticas divergentes, sino que es tambin el resultado de la afectacin de intereses econmicos concretos.

En la experiencia de China y de Vietnam, sobre todo en los primeros momentos de la reforma, ese componente poltico controversial fue minimizado al evitarse poner el acento en una reforma radical de las empresas estatales para poder colocar el nfasis en la creacin de una institucionalidad de mercado que pudiera funcionar para integrar las diversas formas de propiedad y de gestin.

La institucionalidad del mercado no est exenta de controversias, pero su efecto poltico divisorio ha sido considerablemente menor que cualquier propuesta que pudiera ser entendida como un desmantelamiento del sector empresarial estatal.

En trminos de viabilidad poltica, construir las instituciones de un mercado regulado parece haber funcionado mejor que otras acciones que pudieran ser percibidas como desmantelar la empresa estatal.

Una nota final de carcter poltico

No existe un mejor espacio que el sector agropecuario para que el gobierno de Cuba pudiera hacer avanzar ms rpidamente la descentralizacin.

Como se ha expresado anteriormente, al agropecuario es probablemente el nico sector estratgico en el que ya se ha logrado una aceptacin poltica consensuada respecto a la coexistencia de una amplia diversidad de formas de propiedad y de gestin, donde -en lo esencial- la empresa estatal es minoritaria y la actividad privada es crucial.

Para decirlo rpidamente, pudiera decirse que, lejos de haber provocado un efecto de divisionismo poltico, el proceso ha favorecido un consenso poltico amplio acerca de que ese tipo de estructura es la ms apropiada en las circunstancias actuales y en las condiciones previsibles a mediano plazo, a pesar de que se mantienen muchos problemas.

No existe, hasta donde puede apreciarse, una corriente de opinin influyente en la poltica nacional que sostenga abiertamente que tales problemas pudieran ser resueltos con una reduccin de la produccin no estatal. Es por esa razn que resultan discordantes los intentos dirigidos al fortalecimiento de Acopio, una entidad que ni posee los medios ni tiene los cdigos necesarios para funcionar con efectividad y eficiencia en un modelo descentralizado.

Hay otro aspecto importante del sector agropecuario -adems de haber quedado resuelta la aceptacin poltica de la diversidad del tejido econmico- que hace ideal ese sector para que funcione como borde delantero de la reforma econmica: su enorme escala.

El sector agropecuario es, de lejos, el principal empleador del pas, ofreciendo trabajo a 820 mil personas, casi el 18% del total de los ocupados. Esto significa que aproximadamente 1 de cada 5 de los trabajadores del pas labora en la agricultura, la ganadera y la silvicultura. Ninguna de las otras 17 categoras de actividad econmica registradas en el Anuario Estadstico de Cuba se aproxima a esas cifras. La educacin y la salud, segunda y tercera actividades empleadoras del pas, dan empleo a 504,6 mil y 489,4 mil trabajadores, respectivamente. (21)

Desde el punto de vista de la reforma del entramado econmico institucional del pas, el sector agropecuario es crucial pues concentra aproximadamente la mitad del total de entidades registradas en el pas. Adems, una de cada cinco empresas estatales cubanas se subordina al Ministerio de la Agricultura. Por otra parte, el sector agropecuario (sin contar el azcar) concentra ms de las tres cuartas partes de las cooperativas del pas. Las cifras de empleo del sector privado en la actividad agropecuaria son ms complicadas de entender -dado su registro opaco- pero es razonable asumir que del total del milln 139 mil trabajadores del sector privado nacional, algo ms del 50% trabajan en actividades agropecuarias. (22)

En trminos del peso relativo de una reforma de la institucionalidad de los mercados agropecuarios en el contexto ms amplio de la reforma econmica general del pas, el establecimiento de mercados funcionales en el sector agropecuario significara resolver aproximadamente la mitad de la nueva institucionalidad total del mercado que se requiere, en cuanto al nmero de entidades. Igualmente, contribuira poderosamente a la reforma econmica general al hacer avanzar la nueva institucionalidad del mercado en el 20% de las empresas estatales y en un mbito que ofrece empleo al 20% de los trabajadores del pas.

Es precisamente esa combinacin de tramo adelantado (existencia de consenso poltico respecto a la diversidad de actores) y de gran escala (elevado peso relativo en cuanto a entidades y empleo) lo que refuerza el potencial del sector agropecuario como vanguardia de la reforma econmica que se necesita para avanzar hacia un modelo descentralizado.

Debera colocarse el acento de los debates actuales en temas polticamente divisivos como el de la concentracin de la riqueza y los ingresos, que adems se discuten en ausencia de datos, o es polticamente ms efectivo enfocarse en temas -como la actividad agropecuaria- donde las transformaciones descentralizadoras ya operan con un consenso poltico ms amplio y por tanto ofrecen la posibilidad de avanzar ms rpidamente en la reforma?

No es polticamente ms redituable tratar de avanzar desde un frente en el que se cuenta con claras ventajas, que tratar de abrir varios nuevos frentes que pudieran producir efectos de fragmentacin y de fatiga poltica?

Tiene sentido dedicarle mucha atencin a discutir el trabajo por cuenta propia (TCP), restndole atencin a la necesidad de construir la institucionalidad del mercado en el nico componente grande y estratgico de la economa cubana -sector agropecuario- que, dada su diversidad de actores, reclama a gritos esa nueva institucionalidad?

Lo que est en juego no es solamente una cuestin sectorial, ni se limita a lo econmico. Hay una importante dimensin de credibilidad poltica.

Si no pudiera avanzarse en el terreno particular de lo agropecuario, que es el ms favorable para la descentralizacin en las circunstancias actuales de Cuba, no resultara verosmil la proposicin oficial de que el modelo econmico general puede ser transformado.

Notas

1 Fuente: ONEI. Sector Agropecuario. Indicadores Seleccionados. Enero septiembre 2017. Edicin de enero de 2018. Tabla 1.2 Participacin por Sectores de Propiedad. http://www.one.cu/publicaciones/05agropecuario/ppalesindsectoragrop/mensualprincipalesindicadoresagropecuario/Agricultura%20no%20ca%C3%B1era.pdf

2 Fuente: ONEI. Ventas de productos agropecuarios. Indicadores seleccionados. Enero-diciembre 2017. Edicin de marzo de 2018. http://www.one.cu/publicaciones/05agropecuario/ventasmercadoagrop/public_dic17.pdf

3 Serecon Management Consulting Inc. Profitability of Vegetables, Potatoes and Fruits. Final Report. Alberta, Canada. April 2012. https://www.serecon.ca/public/download/documents/6641

4 Robert A. Hoppe. Profit Margin Increases with Farm Size, USDA Economic Research Service. February 2, 2015. https://www.ers.usda.gov/amber-waves/2015/januaryfebruary/profit-margin-increases-with-farm-size/

5 Nuevos precios para estimular la produccin agropecuaria, 6 de agosto de 2015 http://www.cubadebate.cu/especiales/2015/08/06/nuevos-precios-para-estimular-la-produccion-agropecuaria/#.Wucjq5q-laQ

6 Juan Triana. Acopio, comercio y planificacin, On Cuba, 2 de abril de 2018. https://oncubamagazine.com/columnas/acopio-comercio-planificacion/

7 La frmula definitiva para la agricultura cubana? Peridico Trabajadores, 9 de noviembre de 2013 http://www.trabajadores.cu/20131109/la-formula-definitiva/

8 Ibidem.

9 La agricultura exige desarrollo. Peridico Trabajadores, 4 de julio de 2014 http://www.trabajadores.cu/20140704/la-agricultura-exige-desarrollo/

10 Pavel Vidal. Un peligroso repliegue de las reformas en la agricultura cubana. Una propuesta para que contine el experimento, Cuba Posible, 16 de mayo de 2015, https://cubaposible.com/un-peligroso-repliegue-de-las-reformas-en-la-agricultura-cubana-una-propuesta-para-que-continue-el-experimento-2-aa6-5-aa6-aa-5/

11 Los nuevos rumbos de Acopio. Peridico Escambray, 4 de febrero de 2016. http://www.escambray.cu/2016/los-nuevos-rumbos-de-acopio/

12 Acopio vs. Precios. Peridico Trabajadores, 13 marzo de 2016 http://www.trabajadores.cu/20160313/acopio-vs-precios/

13 El campo, acopio y la comercializacin de productos agrcolas a debate en la Asamblea Nacional. Cubadebate, 1 de julio de 2017, http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/07/11/el-campo-acopio-y-la-comercializacion-de-productos-agricolas-a-debate-en-la-asamblea-nacional/#R40430120180430

14 Sayli Sosa Barcel y Katia Siberia El papel lo aguanta todo cuando las empresas sobrecumplen. , Cubadebate, 21 de marzo de 2018 http://www.invasor.cu/es/secciones/economia/el-papel-lo-aguanta-todo-audio-grafico

15 Ibidem.

16 Ibidem.

17 Conceptualizacin del modelo econmico y social cubano de desarrollo socialista. Julio de 2017. http://media.cubadebate.cu/wp-content/uploads/2017/07/PDF-510-kb.pdf

18 Ibidem.

19 Ibidem.

20 Pedro Monreal. Precios agrcolas en Cuba: cuando el mal mercado es el problema. Blog El Estado como tal, 15 de septiembre de 2017, https://elestadocomotal.com/2017/09/15/precios-agricolas-en-cuba-cuando-el-mercado-es-el-problema/

21 ONEI. Anuario Estadstico de Cuba 2016. Tabla 7.3 Ocupados por clase de actividad econmica. http://www.one.cu/aec2016/07%20Empleo%20y%20Salarios.pdf

22 ONEI. Anuario Estadstico de Cuba 2016. Tabla 7.2 Ocupados en la economa segn situacin del empleo. http://www.one.cu/aec2016/07%20Empleo%20y%20Salarios.pdf

Fuente: http://elestadocomotal.com/2018/05/02/reformar-la-reforma-en-cuba-existe-consenso-politico-sobre-el-mercado/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter