Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-05-2018

Israel y su empeo criminal contra el pueblo palestino

Pablo Jofr Leal
Rebelin


Uno de las grandes directrices del sionismo y que le ha permitido ser la base ideolgica de los distintos gobiernos que se ha dado la entidad israel, desde mayo del ao 1948 a la fecha, es centrar su discurso de odio y apartheid contra el pueblo palestino.

Y se explica y defiende advirtiendo, que si no se tiene esa poltica de discriminacin se podra sufrir una nueva persecucin como la vivida durante los aos previos a la Segunda Guerra mundial y bajo la ocupacin de Europa del nacionalsocialismo, pues Israel vive rodeada de enemigos segn esta teora racial del que se considera el pueblo elegido para una tierra prometida.

En ese marco fantasioso y donde el pueblo palestino est pagando las consecuencias de polticas de discriminacin sufridas en Europa, el rgimen israel se empea en invisibilizar, no slo la lucha del pueblo palestino y mantener en la impunidad los crmenes cometidos da a da en la Franja de Gaza y los territorios de la Ribera occidental, incluyendo a Al Quds, sino tambin enterrar la historia de este pueblo, su cultura, su idioma y sus posibilidades de autodeterminacin.

Israel lleva adelante este plan funesto y criminal mitificando una historia construida en base a engaos, la imposicin de dogmas de fe como si fuesen leyes de obligatorio cumplimiento y la frrea alianza con Estados Unidos, quien ha actuado como padre putativo del sionismo, sirvindose mutuamente en materia de polticas de dominio y agresin en Oriente Medio. Ello, con fuerte sustento en el trabajo realizado, en el propio territorio estadounidense, a travs del Lobby Sionista en el denominado Comit de Asuntos Pblicos Estadounidense-Israel AIPAC por sus siglas en ingls a lo que se suman poderosas redes de cristianos sionistas, facilitadores de esta idea de dominio de Israel bajo consideraciones religiosas ms propias de fanticos que de creyentes en una religin de paz.

Israel, sus lderes polticos y militares, sus partidos terroristas, los colonos extremistas que se han asentado en forma invasiva en la Ribera Occidental, los medios de comunicacin afines a este poltica de apartheid, utilizan estrategias diversas para consumar esta ocupacin y usurpacin del territorio palestino, intentando hacer invisible sus crmenes ante los ojos del mundo. La manera de llevar adelante esta poltica es mediante una estrategia de desorientar, de torcer la atencin de la sociedad israel en particular y de sus propios problemas internos (corrupcin de los partidos gobernantes, un pas sustentado en la ocupacin y asesinato de otro pueblo, un pas que se ha desarrollado en base a las ddivas extranjeras y multinacionales vinculadas estrechamente a la industria militar y hasta polticas de alianzas con pases como Arabia Saud). Una sociedad israel ciega, sorda y muda en su gran mayora al clamor de justicia del pueblo palestino.

Y, en el plano externo, ese desviar la atencin se expresa a travs del bombardeo incesante de noticias, centradas, ya sea en los sucesos de Siria o los ataques contra la Repblica Islmica de Irn y el Acuerdo nuclear, pero escasamente en la poltica colonial que el rgimen que gobierna a Israel impone a millones de seres humanos, sometidos al arbitrio, la usurpacin, el saqueo de sus recursos naturales e incluso la poltica de poner un manto de olvido sobre la historia palestina. Sumemos a ello las dinmicas de agresin que Israel y su rgimen cvico-militar llevan a cabo contra pases vecinos como El Lbano y Siria. Sus amenazas constantes de atacar a Irn y sus apoyos a las bandas terroristas takfiri que operan en Siria e Irak. Analicen cualquier conflicto que exista en Oriente Medio, Asia Central y el Magreb y all estar el rgimen israel apoyando a lo ms rancio y retrgrado de las castas dirigentes.

No olvidemos la poltica de asesinatos selectivos que lleva el rgimen israel a contratar sicarios y mercenarios para asesinar opositores, lderes rabes, militantes palestinos y todo aquello que el sionismo y sobre todo el rgimen de Netanyahu considera enemigos. Notorios has sido los asesinatos de cientficos iranes vinculados al programa nuclear de la nacin persa asesinados por agentes del Mossad. O el reciente crimen cometido por sicarios contratados por Israel en Malasia contra Fadi Mohamad al-Batash, inventor y profesor universitario de 35 aos y originario de la Franja de Gaza, quien fue baleado por dos motociclistas cuando se diriga a una mezquita para la oracin de la maana.

El peridico israel Haaretz denunci este crimen como parte de una poltica de los gobiernos de su pas para eliminar supuestos peligros para la seguridad del pas: Un estado que enva escuadrones de la muerte a los confines de la tierra no es motivo de orgullo. Al final, son asesinos a sueldo, sostuvo el analista Gideon Levy, un frreo crtico de las polticas colonialistas de su gobierno. Parte importante de la hipocresa del mundo frente a este actuar sionista radica en que estos crmenes quedan impunes.

Lo descrito me lleva a preguntar: cmo actuaran los organismos internacionales si Palestina, por ejemplo, a travs de sus autoridades mandara a ejecutar a agentes del Mossad, a cientficos israeles que trabajan en el diseo de armas que se usan contra el pueblo palestino o contra lderes polticos porque afectan la seguridad del pueblo palestino? Tal vez sea hora de responder a la vieja usanza de la Tor, me dijo un viejo amigo antisionista, en aquello escrito en xodo 21:23-25: Pero si hubiera algn otro dao, entonces pondrs como castigo, vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe. Concepto repetido en Levtico 24:18-20 y en Deuteronomio 19:21 para aquellos piadosos seguidores de la ley de Jehov y que suelen rasgar vestiduras a la hora de hablar de dios pero no del respeto a la vida de los seres humanos. Sepulcros blanqueados dira algn personaje histrico

El Nacionalsionismo Israel

Israel traslada los problemas fuera de Palestina y, as, la entidad sionista se beneficia, ocultando los crmenes que comete da a da contra la poblacin palestina. Una estrategia luctuosa, de un fanatismo rayano en la idea de una solucin final al estilo del criticado nacionalsocialismo, que tanto ha sido utilizado por Israel para conseguir rditos que han consolidado, no la reparacin para miles de vctimas del rgimen hitleriano, sino para haber apuntalado, precisamente, un rgimen segregacionista, colonial y criminal que no puede ser denominado de otra forma ms que Nacionalsionismo.

Ese pueblo palestino que es asesinado diariamente, en forma violenta, que es expulsado de sus hogares, cuyas viviendas son demolidas, sus cultivos arrasados. Un pueblo palestino surcado en su territorio, ya sea por un Muro de Segregacin en la Ribera Occidental o por un bloqueo criminal en la Franja de Gaza el campo de concentracin ms grande del mundo en cuyos lmites.

Ese pueblo palestino vive all, a pocos kilmetros de los lugares que habitan hoy una poblacin juda de origen europeo, que se instal en la Palestina histrica a partir de fines de la dcada de los noventa del Siglo XIX en un proceso de colonizacin que contina hasta hoy y que tuvo su punto de instalacin fctica en mayo del ao 1948, cuando nace la entidad sionista con el apoyo de las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial y en el marco de una visin hegemnica de instalar una punta de lanza occidental en tierras rabes.

Ese pueblo palestino est ah, ms vivo que nunca, ms digno y fuerte en su empeo de lograr su autodeterminacin, que ha sido castrada por la alianza entre el sionismo y su padre putativo. Ese pueblo palestino est presente da a da, a pesar de la poltica de exterminio llevada a cabo por el sionismo. Est en los jvenes, los hombres y mujeres de la Franja de Gaza. El pueblo de Al Jalil Hebrn y la represin constante que sufren a mano de colonos y soldados enquistados en el casco antiguo de la ciudad.

Ese pueblo palestino est en Al Quds, en cada rincn de la Palestina Histrica, hoy profanada por la ocupacin sionista. Est en la Explanada de las Mezquitas, en Bethlehem donde cristianos y musulmanes se hermanan en la lucha contra el ocupante. En Beit Jala, en Beit Sahour, en Ariha y la imposibilidad de rozar sus pies en las aguas del Mar Muerto. Estn en Tulkarm, en Nablus, Ramallah. En cada pueblo y aldea que resiste, que ha sido borrada de los mapas por la poltica de judaizacin llevada a cabo por el rgimen israel e impulsada por aquellos judeo-nazis (as denominados en artculos escritos en el diario israel Haaretz) como el diputado racista Bezalel Smotrich, del partido Hogar judio o el Presidente de la organizacin delictiva Lehava, Benzion Gopstein, entre otros fanticos cmplices de miles de crmenes de lesa humanidad.

Palestina est ah frente a nosotros, por ms que los ciegos, sordos y mudos de este mundo no la quieran ver, no la quieran escuchar y no le quieran gritar estamos contigo! Tal como lo sostiene el Director Ejecutivo de la Organizacin BTselem, Hagai El Ad, la ocupacin se mantiene porque el mundo se niega a actuar. En cada respiracin los palestinos respiran ocupacin. Esto debe terminar as sea por vas diplomtica o por la fuerza de la razn. Por ms empeo que el sionismo ponga, en lo que denomina macabramente la solucin final al tema palestino, este pueblo hermoso est ah, lo ha estado y estar incluso cuando ese sionismo sea el que desaparezca, en el marasmo del olvido, con su carga de muerte y destruccin.


Blog del autor: www.palestina soberana.info

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter